Las Pruebas y la Ley del Amor

Foro General de la Tercera Era
Martín

Las Pruebas y la Ley del Amor

Mensaje por Martín » Sab Ago 12, 2006 5:14 pm

Queridos Hermanos: quisiera compartir con ustedes algunos conocimientos del modo más sencillo posible. Espero que les sean útiles.

Las pruebas en la vida de todo Cristiano son llamados de Dios a la puerta de nuestra Alma. Él nos llama a través de sufrimientos y de situaciones difíciles en nuestras vidas. Si no fuera así, probablemente no nos acordaríamos de Él. En mi vida he tenido experiencias en las que he alcanzado la desesperación y la soledad. De ese tipo de soledad que uno no busca ni desea. He agradecido a nuestro Señor por haber permitido esa situación, porque sólo así le pedí ayuda. Porque nadie me podía entender ni ayudar. A una situación así mi Señor me llevó. Así Él llamó a mi puerta, porque yo estaba tan dormido espiritualmente, que no me daba cuenta de qué se trataba esta vida, quién era yo, de dónde venía y hacia dónde iba. Mi Señor no sólo me llamó, sino que cuando incliné hacia Él, me ayudó, me rescató, me salvó. Me hizo comprender que el sufrimiento que había pasado había sido necesario para ablandar mi alma. Desde entonces puedo reconocer que nunca deja desamparados a sus hijos, a nosotros. Siguen habiendo pruebas en mi vida y seguirán habiéndolas, porque el camino a la Perfección del Alma es largo y difícil, pues lo espiritual (que viene de Dios) es lo más valioso y lo más difícil de conquistar, por lo tanto.
Las pruebas en la vida del Cristiano son llamados y además oportunidades. Porque cuando un hijito de Dios inclina a su Señor, Él comienza a confiarle mayores conocimientos, que se obtienen a través de las dificultades (las pruebas). Estos nuevos conocimientos, que se obtienen a través del sufrimiento y de las buenas obras, nos permiten ayudar a más Hermanos. La obra de Dios es maravillosa.
La ley de Dios, como vemos, se fundamenta en el Amor. Es la gran enseñanza de nuestro Señor Jesús, Amarnos.
Ojo por ojo, diente por diente, significa que todo acto que cometamos contra los demás nos retornará. Sufriremos del mismo modo que hacemos sufrir a otros. Pero los encargados de que se cumpla esta Justicia no somos los seres humanos, sino Dios. Los hombres hemos mal entenido esta ley, creyendo que ante un daño que nos produce un Hermano, debemos vengarnos. ¡Debemos Amar! Jesús nos enseñó cómo actuar en caso de ofensa: "mostrando la otra mejilla". Esto quiere decir que el Cristiano que tiene conocimientos espirituales, debe permanecer en el lugar que le corresponde, es decir, amar al otro sin importar lo que nos haga. Si un Hermano confundido e ignorante en lo espiritual actúa mal, uno debe permanecer firme en el amor, no vengarse, sino demostrar cómo un hijo de Dios debe actuar. Veamos cómo lo hizo Jesús: cuando era torturado en una cruz, El perdonaba a sus torturadores y pedía a nuestro Señor que los perdonara, pues no sabían lo que hacían. Nunca Jesús devolvió un golpe o un insulto, porque él sabía que aunque su cuerpo fuera flagelado, su Alma (la esencia Eterna del Ser) permanecería pura y brillante, pues era capaz de amar aún bajo el mayor sufrimiento infringido por sus Hermanos.

Amemos, Hermanos. Quien guste leer muchos libros sobre enseñanzas espirituales, que primero practique. El conocimiento espiritual que no se practica no tiene frutos y la mejor manera de practicar, de vivir lo espiritual es AMAR. Con paciencia, Hermanos, tal como nos gustaría que nos enseñen, así enseñemos. Con paciencia y con humildad, pidiendo a los seres de Luz que nos asistan cada vez que en nombre de Dios ayudemos a alguien.

Les envío mi cariño. Dios los bendiga.

Martín

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado