El don de curación espiritual

Foro General de la Tercera Era
Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

El don de curación espiritual

Mensaje por Alfredo » Sab Nov 24, 2007 12:45 pm

En el tema “Buscando un recinto donde cumplir” surgió el tema sobre la curación espiritual, que me pareció conveniente que lo tratemos como tema aparte.
Jesús Pérez escribió: “leyendo sus recomendaciones pensé que a lo mejor tenían textos donde fundamentaban esas practicas”.
Tratare pues de que existan esos buenos fundamentos en estos escritos, aunque también creo que quizás no todo lo que se escriba satisfaga el pensamiento de quienes lo lean, pues en parte será la interpretación que de algún párrafo se de según la experiencia que cada quien haya tenido. Espero que me hagan saber cuando se requiera de alguna aclaración.

En lo personal no me parece mal que alguien critique mi parecer, al contrario, quisiera pedirle a usted que con toda confianza lo haga pues su comentario me es útil ya sea para desechar una idea errónea o para reforzar una correcta.
Pido pues a todos a que participen en todas las formas posibles en este tema y que se cuestione y se analice todo así como dice el apóstol Pablo: “Analizad todo y retened lo bueno.”

Este es el mejor momento de dedicarnos a profundizar sobre la doctrina espiritualista como estaba escrito.

11-324.07. Vuestra mente se ha recreado y más aún vuestro espíritu, saboreando los deleites de esta palabra, guardándola en vuestro corazón para estudiarla más tarde. Ya se acerca el momento de grande estudio para el pueblo de Israel, en que habréis de deliberar sobre las palabras que os dije, sobre las lecciones que os di como un testamento para vosotros y para toda la humanidad.

Lo primero que quisiera proponer es asegurarnos de tener una mentalidad adecuada hacia todo lo que tenga que ver con este tema y con el tema en general de las capacidades que Dios ha puesto en nuestro espíritu.

12-339.40. Id a vuestros hermanos como Jesús en el Segundo Tiempo, llevando antes que mi palabra, el bálsamo y ¿Cuál es el bálsamo, oh discípulos? ¿Acaso el agua de los manantiales bendecida y transformada en medicina para los enfermos? No, pueblo, Ese bálsamo de que os hablo está en vuestro corazón, ahí lo he depositado como esencia preciosa y sólo el amor puede abrirlo para que brote como un torrente; cuando queráis derramarlo sobre algún enfermo, no serán vuestras manos las que unjan, sino el espíritu inundado de amor, de caridad y de consuelo, y ahí donde vosotros dirijáis vuestro pensamiento, se obrará el prodigio.

El tema que estaremos tratando es la curación espiritual. El tema no es la medicina moderna, ni la medicina tradicional, ni curaciones con yerbas, ni curaciones a través de limpias, ni será un tratado sobre talismanes, ni sobre el uso del péndulo, ni de curaciones a través de repetición de rezos o mantras, etc., aunque de todo ello podamos hablar para conocer que valor pudieran tener si es que tienen alguno.

Conviene saber que si Dios puso algún tipo de poder curativo en los elementos que usamos para recobrar la salud, mucho mas tenemos en nuestro propio espíritu pues este fue creado a la imagen del Espíritu Divino.

Por favor medite usted bien en esto.
¿Cree usted que en verdad nuestro espíritu esta mejor dotado que los elementos y las hierbas, y que es más poderoso que los ritos, limpias etc.?
Si alguien dijera “Puede que eso sea cierto, pero por ahora no he visto yo a ninguno que haya desarrollado de manera importante el don de curación espiritual.” Le respondería que si bien poco lo hemos desarrollado nosotros, solo Dios conoce de aquellos que han logrado un desarrollo verdadero, y que si no hubiese ninguno, entonces mayor merito tendría usted, si se dedica a obtenerlo. Por mi parte no reclamo tener un gran desarrollo en este don, aunque se que he entendido lo suficiente sobre el, como para atreverme a hablar sobre ello.

Nadie mejor que el espiritualista esta capacitado para analizar los métodos espirituales de curación. Pero requerimos de salir de nuestras prácticas materializadas para entrar en los caminos del conocimiento y de las prácticas más espirituales, como Abraham salio de la aparente seguridad que le brindaba la tierra de sus padres para ir en busca de la tierra de promisión, tierra que manaba leche y miel.

Hay quienes afirman que la forma utilizada hasta 1950 o la que se practica hasta ahora para entregar la curación era o es lo más elevado, pero la verdad es que la misma enseñanza del tercer tiempo nos dice que no es así:

10-301.12. Algunos creen que ha sido demasiado elevado lo que he concedido a este pueblo en la presente Era, tomando en cuenta mi comunicación a través del entendimiento humano y la del mundo espiritual empleando el mismo medio; a otros les ha parecido tan grande lo que hasta ahora han logrado, que suponen que ya no se podrá ir a más, a lo cual debo deciros que esto que habéis tenido y visto en este tiempo, es apenas una pequeña visión de lo que en el futuro habrán de ver los espiritualistas, cuando vencidos todos los prejuicios y liberados el espíritu y la mente, hayan dado mayores pasos que los vuestros. ¿Quién podrá detener el curso de esas manifestaciones reservadas con la evolución de la humanidad? Necios e insensatos serán los que se opongan, ciegos en su fanatismo.


Como dice arriba, es necesario que nos liberemos de los prejuicios y limitaciones que tengamos en nuestra mente sobre este y otros temas. Por ello había escrito anteriormente:
“La persona que desee practicar, deberá estar convencida del beneficio que se obtiene porque si nuestras prácticas las iniciamos creyendo que son inútiles, entonces solo estaremos realizándolas de bulto, sin sentido, derrotados antes de iniciarlas. Nuestro límite se encontraría en nuestra mente y es necesario eliminar los límites que creemos que tenemos. Pues según creamos así actuaremos. Para erradicar de nuestras mentes toda falsa suposición con respecto a este tema debemos seguir estudiando.”


Considere estos siguientes párrafos:

LVV 10-288.16. ¿Por qué aprisionar a vuestro pensamiento dentro del orbe terrestre, cuando él tiene un mundo de luz más allá de lo material? ¿Por qué sujetar al espíritu a la vida humana, si él tiene un espacio infinito más allá de vuestra mirada y de vuestra mente?
10-288.17. Esos mundos del pensamiento y del espíritu se encuentran vírgenes, ya que no habéis querido llegar hasta ellos, porque no habéis sabido orar.
10-288.18. El pensamiento y el espíritu, unidos para orar, crean en el hombre una fuerza superior a toda fuerza humana.


Si los mundos del pensamiento y del espíritu no han sido explorados, creo que podemos internarnos en esa aventura y con la guía del Maestro, estoy seguro que podremos conocerlos bien o por lo menos mejor.
Note también que el pensamiento unido al espíritu crean una gran fuerza en nosotros. Estas frases son básicas para confiar en que lo que hagamos con el pensamiento y con una intención pura y elevada (con el espíritu), tendrá necesariamente una repercusión importante en aquellos sobre quienes las dirigimos.
Existen escuelas donde tienen prácticas para adiestrar el pensamiento a través de distintas disciplinas, pero poco entienden sobre el espíritu. Nosotros entendemos un poco sobre el espíritu pero usamos poco la mente.
La mente por si sola es muy limitada.
En nuestras practicas, la usamos poco y seguimos haciendo cosas que podríamos superar ya. Pero nos hace falta ampliar nuestro concepto de la oración.

En una familia, el hermano menor que se encontraba sobre un andador le pidió con señas y gemidos a su hermano, quien era mayor que el, que le diera unas galletas que se encontraban en la parte alta de la alacena.
El hermano siendo a su vez incapaz de alcanzarlas, le pidió a su padre que le diera unas galletas para compartirlas con el menor a lo cual accedió gustoso, todos encontraron así grande satisfacción.
Pasaron algunos años y el mayor se convirtió en un joven fuerte y capaz, cuando el menor que aun no alcanzaba a tomar por si mismo las galletas de la alacena, volvió a pedir a su hermano que le diera de ellas. ¿Seria justo que el joven le pidiera a su padre que le alcanzara las galletas si el mismo podía ya tomarlas y compartirlas?
Creo que nosotros muchas veces pedimos a nuestro Padre cosas que El gustoso nos puede conceder pero le daría mas gusto que las alcanzáramos con nuestro esfuerzo.
Recuerdo en una ocasión estarle dando gracias a Dios por una amistad que tenía y le pedí que le hiciera ver mi gratitud hacia esa persona, en ese momento sentí una respuesta que me hizo sonreír; ¿Por qué le pides a Dios que haga lo que te corresponde hacer a ti?
Así, creo que debemos poner en práctica lo que del don de curación espiritual vayamos aprendiendo.

LVV 10-288.20. El espíritu, cuando ha logrado armonizar con la mente para alcanzar la verdadera oración, se convierte en un soldado invisible, el cual, apartándose momentáneamente de lo que a su ser toca, se traslada a otros sitios, se liberta de la influencia de la materia y se entrega a su lucha de hacer el bien, de conjurar males y peligros, de llevar un destello de luz, una gota de bálsamo o un hálito de paz a los necesitados.
10-288.21. Por todo lo que os digo, comprended cuánto podréis hacer con el espíritu y con la mente en medio del caos que ha envuelto a esta humanidad. Estáis en un mundo de pensamientos e ideas encontradas, donde las pasiones palpitan por el materialismo y los espíritus navegan entre tinieblas.
10-288.22. Sólo el que por medio de la oración haya aprendido a elevarse en pensamiento y espíritu a las regiones de la luz, a las moradas de la paz, podrá penetrar en el mundo de contiendas, donde se reflejan todas las humanas pasiones, sin salir vencido y dejando en cambio algo de provecho para los que han menester de la luz del espíritu.
10-288.23. Preparaos, discípulos amados, y Yo os permitiré penetrar en ese mundo cíe dolor y miseria. Ahí, vuestro espíritu llegará como emisario mío haciendo luz.
10-288.24. Si desde este mundo podéis mirar y saber todo esto, ¿Para qué esperar a estar en espíritu? No esperéis a que los días y los tiempos pasen sin contribuir al adelanto y liberación de vuestro espíritu. Haced cuanto esté de vuestra parte y Yo haré lo demás.


Yo creo que tengo limitaciones para atender a plenitud los deseos de Nuestro Padre, pero también creo que Él se encuentra por encima de nuestras imperfecciones, y si nos señala un camino, por lo menos debemos intentar caminarlo, hacer lo que este de nuestra parte y luego permitir que El termine lo que no fuimos capaces de realizar.

El propósito de las prácticas que anteriormente se señalaron son solo algunas formas para darnos confianza de usar nuestra mente unida al espíritu para lograr la curación espiritual. Luego hablaremos de cómo pulimentar esas practicas y de otras aplicaciones que pudieran tener.

Saludos a todos!!!

adeleon
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 20, 2006 6:02 am

Curacion espiritual

Mensaje por adeleon » Dom Nov 25, 2007 10:27 am

Hola hermanos,

Me parece perfecto que se abra este tema en el que espero que todos participemos. Incluso quienes no lo solemos hacer. Solo les pido que en este post no nos deviemos mucho del tema "curacion", para mantenernos enfocados y no perdernos.

Procuro seguir las discusiones que se tienen en el foro, relacionadas con diversos aspecto, pero creo que la curacion espiritual es una de las primeras y mas importantes practicas a las que nos debemos enfocar todos.

Esta ultima oración, hermanos, pense terminarla diciendo "...practicas a las que nos debemos enfocar los espiritualistas." Pero pensandolo bien, la curacion espiritual es responsabilidad de toda la humanidad, independientemente de religion o credo. Y hasta donde tengo entendido, todos los seres humanos la podemos desarrollar.

Me atreveria a decir que la curación es la manifestacion de amor mas pura a la que puedo aspirar como espiritualista encarnado. Lo que inspira el deseo de curar al prójimo, sea alguien cercano o a un hermano "desconocido" en otro rincon del planeta, es el mas puro amor.

El poder de aliviar el dolor de mi hermano sin esperar nada a cambio, sin esperar su agradecimiento y en muchos casos sin que siquiera se entere de lo que hemos hecho por el o por ella; esto es a lo que debemos aspirar.

Curar es accion directa y hacer verbo la palabra de Dios, que es amor.

Podemos hablar de los evangelios, podemos dar catedras de las escrituras y ser unos dcotores de la ley divina, pero no creo que haya mayor gozo que llevar la salud fisica y/o espiritual a nuestro hermano.

Ojala pueda ver sus contribuciones del "como", del camino para lograrlo.


Saludos y un abrazo
adeleon

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Mensaje por Alfredo » Mar Nov 27, 2007 7:41 pm

Saludos a Todos.

Por encontrarse el inicio de este tema en otro (Buscando un Recinto d……), me pareció conveniente repetir aquí lo que se había escrito allá, solo agregando citas y comentarios que ayuden a darle sustento.

Como es natural solo puedo relatar aquí lo que ha sido mi comprensión según mi experiencia, pido que se tome en cuenta mis limitaciones y las de quienes sobre este tema participen.

Lo primero que creo necesario recalcar es que las prácticas deben de ir acompañadas de un conocimiento cada vez mas profundo de la doctrina, para no caer en rutinas, fanatismo, misticismos o practicas de curanderismo.

EME 48.25. Analizad profundamente la divina palabra, para poder descubrir en su fondo todas las perfecciones que el Padre os pide, para encontrar en ella todos los pasos que el Maestro quiere que deis.
26. Ya es tiempo de que las curaciones espirituales tiendan a la simplicidad, a la sencillez y a la espiritualidad, para que con eso agradéis al Señor, deis su lugar al mundo espiritual de luz, practiquéis la Obra en forma más espiritual y así evitéis la crítica.


Recomiendo que se analicen las EME #10, 21, 48 y cualquier otra lectura del tercer testamento o de los anteriores que den luz sobre este tema. El análisis debe hacerse durante varias sesiones para asegurarnos que cada persona que va a practicar se enfoca correctamente y se motiva a conseguir el objetivo.

EME 48.42. Muchos enfermos han sanado sin necesitar más que el fluido espiritual, mas esos casos no han abundado; es vuestro deber hacer que esos casos se multipliquen, para que todo enfermo que se acerque a vosotros, tenga la dicha de experimentar en su espíritu y en su materia el verdadero fluido espiritual, para sentirse saturado de esas emanaciones.
43. No tenéis necesidad alguna de recurrir a prácticas atrasadas que el pueblo espiritualista debía ya haber abandonado, que todavía algunos, sea por ignorancia, por falta de estudio en la Obra o por falta de desarrollo, continúan practicando.
44. Lo que necesitáis, para poder derramar ese fluido verdadero en los enfermos, es mayor preparación espiritual, mayor desarrollo de vuestros sentimientos y de vuestros y vuestras virtudes.



Como en todo, la practica hace al maestro. Así que debemos buscar que la practica que se haga durante las reuniones de estudio, sean solo el inicio de las prácticas que deberán continuar en casa o en las diferentes actividades de la semana.

La persona que desee practicar, deberá estar convencida del beneficio que se obtiene porque si nuestras prácticas las iniciamos creyendo que son inútiles, entonces solo estaremos realizándolas de bulto, sin sentido, derrotados antes de iniciarlas. Nuestro límite se encontraría en nuestra mente y es necesario eliminar los límites que creemos que tenemos. Pues según creamos así actuaremos. Para erradicar de nuestras mentes toda falsa suposición con respecto a este tema debemos seguir estudiando.

Lo básico lo había escrito antes:
“Esa caridad se entrega en cada ocasión en que sentimos el dolor de nuestro semejante, esa caridad brota del Espíritu Divino y de los Seres Espirituales de Luz en forma de bálsamo, llega a nuestro espíritu si este está dispuesto a recibirle y se manifiesta en nuestro cuerpo en forma de una tristeza profunda en nuestro corazón, que manifiesta un deseo verdadero y desinteresado de que nuestro hermano mejore. La mente también se ilumina y nos faculta para poder entregar el bálsamo en muchas formas, ya sea con el sano consejo, con palabras de consuelo que da ánimos al necesitado, también a través de la revelación y la explicación de la palabra de Dios, a través de las emanaciones que brotan del corazón y la mente y de otras formas.”

EME 48.55. En vuestras manos espirituales ha depositado el Señor, con Su palabra y con Su Doctrina, la fuente de salud, el gran milagro, el gran don, la maravilla, el don precioso que vosotros todavía no habéis desarrollado y que se encuentra latente en vosotros; desarrolladlo, ponedlo en práctica y experimentad, que muy pronto obtendréis los grandes frutos.
56. Cuando vayas a experimentar al alcance de vuestro don curativo, iniciad vuestro trabajo sobre una conciencia y una caridad sentidas y profundas, que vuestro corazón se encuentre vibrando de ternura y compasión para todos los enfermos, ausentes y presentes, sin distinción alguna, y pensad también, en aquellos enfermos que no tienen materia, en las legiones de seres confundidos que vagan por los espacios, para que a ellos llegue también el bálsamo que brota de vuestro espíritu, porque os encontraréis entregando curación no por vuestra materia, sino por vuestro espíritu.


EME 48.47. El fluido espiritual bien puede darse en una mirada, en un pensamiento de amor, o en una palabra de consuelo; la forma más material de entregar la curación fluídica es tocando al enfermo, y es más espiritual usar la palabra, palabra que contenga esencia, consuelo y bálsamo.

En el anterior párrafo dice que la forma mas materializada de entregar el bálsamo es tocando al enfermo. Por ello como practica primera (muy materializada) puede una persona colocarse detrás de un compañero que este sentado y colocar sus manos ya sea en las sienes, o en la frente y en la nuca de la persona que esta sentada. La persona que se encuentra de pie, debe orar por su compañero, buscando que sus pensamientos sean puros y que su corazón logre sentir la necesidad de su hermano, cuando ese momento llegue, la persona que ora de pie, deberá buscar hacer pasar conscientemente ese bálsamo de su corazón hacia la cabeza de la persona sentada, a través de sus manos.

Luego de algunos minutos, la persona sentada quien también se debe siempre de encontrar en oración, tomara el papel del que entrega, permitiendo que la otra persona tome asiento e iniciando de nuevo la practica, para luego compartir ante el grupo lo que cada quien tenga a bien expresar sobre lo que experimentó, teniendo cuidado de no caer en exageraciones ni en vanidad.

Es necesario aclarar que no es la fuerza de las manos la que produce que fluya el bálsamo. Esto lo comento porque es práctica de muchos el tensar las manos cuando quieren ayudar al enfermo. Otros “barren” a sus semejantes con las manos alrededor del cuerpo, otros mas frotan sus manos como para hacer brotar energía que después tratan de entregar al necesitado. Debemos de comprender que la energía que brota al frotar nuestras manos tendrá que ser una energía material, y que las energías materiales tienes un efecto temporal y limitado, inferior al que se obtiene con el fluido espiritual, el cual no proviene de las manos sino que como su nombre lo indica, proviene del espíritu.

También conviene aclarar que aunque utilizamos nuestra mente, estas prácticas no son mentales ni nuestra convicción debe ser mental únicamente. Y si as energías que buscamos utilizar no son mentales entonces no es necesario forzar nuestra mente humana y/o nuestro cerebro.

Debe de haber siempre el mayor respeto hacia nuestro semejante, y nunca debe de existir ni un indicio de mala intención, o de una intención humana o carnal.
No existe ningún motivo para tocar al semejante en ninguna área de su cuerpo distinta a las manos o la cabeza.

Esta practica no siendo muy elevada, puede irle dando seguridad al que la realiza porque va conociendo que es capaz de recibir en su espíritu el bálsamo y de tener una sensación de paz en su corazón aparte del conocimiento de que empezó a canalizar el bálsamo a través de sus manos.

Si alguna persona al practicar esta forma de entregar el bálsamo, experimenta una sensación extraña como ansias en las manos o en las muñecas, muy posiblemente falto que se elevara espiritualmente un poco más. Me parece que esas sensaciones se deben a que la persona absorbe de las energías que enferman al cuerpo. Pero no debemos absorberlas, sino nulificarlas a través del bálsamo.

No debe de existir ningún temor de contagiarnos de alguna enfermedad, el temor nos hace vulnerables y bloquea que fluya el bálsamo espiritual. Dice el apóstol Juan: “En amor no hay temor; mas el perfecto amor echa fuera el temor: porque el temor tiene pena. De donde el que teme, no está perfecto en el amor.” (1JN 4:18 )

Dios a quien servimos, y su mundo espiritual nos protegen cuando nuestras obras son desinteresadas. Dejemos que teman quienes quieran usar estos conocimientos para un fin mezquino.

EME 10.01. ¿Estáis dispuestos a la espiritualidad y a la lucha, hermanos míos?
10.02. Tenéis la ayuda de vuestro Padre y del mundo espiritual de luz; no desmayéis en la lucha, que no os atemorice el no tener el pan, ni el contagio de las enfermedades por muy repugnantes que os pudieran parecer, no se os pide que derraméis vuestra sangre ni que paséis hambre.
10.03. ¿Que es entonces lo que os puede amedrentar?
10.04. No temáis de los demás, temed de vosotros mismo, porque es en vosotros donde se puede esconder la traición, donde se puede gestar la flaqueza de espíritu.
10.05. Preparaos más y más, para que no sean vuestras inspiraciones, vuestro amor y vuestro anhelo traicionados por vosotros mismos, traición a la que os puede llevar una palabra vuestra, un juicio insano o una mala interpretación.


También se puede buscar que durante el tiempo entre las reuniones de estudio, las personas que regularmente saludan de mano a parientes y amigos, pueden practicar entregar el bálsamo en el momento del saludo, cuidando de no hacer nada distinto exteriormente para no hacer notar lo que estamos practicando.

Durante el día, que el practicante este pendiente de sus actos y sus intenciones, para que mantenga su corazón repleto, y cuando llegue el momento, conscientemente extienda su mano y con humildad entregue esa sentida vibración de luz en el instante del saludo.

Contrario a la riqueza material, los dones del espíritu se multiplican en la medida en que se entregan, así que no debemos de reservar lo mejor para alguien en particular, pues esto solo limita lo que se pudieran estregar a todos.

Las que son madres pueden con este conocimiento entregar caricias a los pequeños y en ellas entregar esa sana vibración de amor, sin que nadie se percate.

Creo que algunas de estas prácticas las hacemos naturalmente en nuestra vida, y eso es bueno, pero conviene tener conciencia de lo que realizamos para que el desarrollo sea mayor.

Esta práctica sencilla que se ha descrito es solo el inicio, y deberá de tener variantes buscando hacerlas cada vez más espirituales, más plenas.
En siguientes participaciones expondré mas ideas de cómo llevarlas a cabo.

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

Mensaje por AlbertoTrevino » Mié Nov 28, 2007 10:32 pm

Saludos a Todos

El Don de la Curación solo se logra por Amor, con Fe y Oración unidos indisolublemente
Yo creo que el hombre no tiene fe ni confianza en si mismo se siente menesteroso y eso lo lleva a buscar a sus hermanos para obtener un consuelo o un alivio a sus pesares.
Y porque se siente menesteroso creo en dos posibilidades aunque las dos llevan al mismo punto, una puede ser heredada de vidas pasadas y la otra heredada en esta vida por su medio ambiente, podemos echarle un vistazo dentro de las religiones (todos hemos pertenecido a las religiones en esta o en vidas pasadas) la mayoría les trasmiten que son pecadores, que no merecen ni siquiera mirar al cielo, que se tienen que humillar etc. Eso se ha ido trasmitiendo de generación en generación vida tras vida, por eso en este tercer tiempo nuestro Padre prometió enviar al espíritu de verdad y de consolación para que su hijo recobre su “divinidad o herencia” perdida por el transcurso de su caminar.
El mismo Jesús “regaño” a sus discípulos por su incredulidad y falta de Fe, por eso creo que es importante que nos demos cuenta de que tan grandes somos como hijos de Dios y de lo que podemos lograr con la oración, el Amor y con Fe, Oración espiritual pura sin palabras, Amor hacia todo lo que tenga vida, Fe en nuestro Padre y fe en nosotros mismos, dejar de depender de las teorías, creencias, rituales, ceremonias, hierbas, etc. en una palabra dejar de depender de lo exterior y adentrarse uno en nuestro interior ahí donde radica el templo espiritual que es el verdadero y el único que no nos engaña y que nos lleva a un camino de perfección y pureza.

Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua.
16 Y lo he traído a tus discípulos, pero no le han podido sanar.
17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá.
18 Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y éste quedó sano desde aquella hora.
19 Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera?
20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.
21 Pero este género no sale sino con oración y ayuno. Mateo 17:15


EL DON DE LA CURACION SE LOGRA POR AMOR, FE Y ORACION.
EL DON DE LA CURACION SE LOGRA POR AMOR.

E 334:68 Ya habéis aprendido de Mí que la elevación del espíritu se logra por el amor, porque el que ama desarrolla todos los dones y potencias de su ser. No aspiréis a llegar a las altas cimas de la luz tan sólo por el desarrollo de la mente, sino buscad siempre la forma de armonizar la inteligencia con los sentimientos para que, al mismo tiempo que estudiéis la lección, la llevéis a la práctica.

E 311:18 A mis escogidos les he entregado grandes dones, uno de los cuales es el de la curación, el bálsamo, para que con ese don podáis cumplir una de las misiones más hermosas entre la Humanidad, ya que vuestro planeta es valle de lágrimas donde siempre se encuentra el dolor.

Ese bálsamo no está en vuestras manos, sino que él se desborda en miradas de compasión, de consuelo, de comprensión, pasa a través de los buenos pensamientos y se convierte en sanos consejos, en palabras de luz.

19 El don de curación no tiene límite, nunca olvidéis que estáis saturados de él y que si el dolor hiciera presa de vosotros, porque estéis sujetos a prueba, si con ese bálsamo no podéis apartarlo, recordad mis enseñanzas, olvidad vuestro sufrimiento y pensad en los demás, en quienes la pena es mayor y entonces veréis prodigios en vosotros y en vuestros hermanos.

22 Id siempre en pos de los que sufren y dejad como huella de vuestro paso los mejores frutos de vuestro amor.

No debéis esperar retribución alguna en este mundo, pero si queréis alcanzar recompensa, que ella sea la satisfacción, la alegría de haber logrado hacer reír al que lloraba, de haber resucitado al muerto a mi verdad y de haber consolado al triste.

E 64: 22 Con amar a vuestros semejantes estáis a salvo, cumplir con este precepto no es una penitencia. A quien viva para servir a su propio hermano sintiendo y aliviando su dolor, le bastará una breve oración a Mí para que Yo, por su conducto, haga prodigios.

E 76:12 Si queréis sanar a los enfermos, hacedlo en mi nombre, llevando con humildad vuestra misión.

LA CURACION DEL CUERPO
Cuando Yo señale el término de la vida de vuestros hermanos, no me pidáis que alargue su existencia; convertíos en guías de esos espíritus que son llamados al Más Allá, y los cuales confío a vuestra caridad; mas cuando tengáis que devolver la salud del cuerpo, sentid el dolor de vuestro hermano y recurrid a vuestros dones, aconsejando y dando fortaleza y vuestro amor hará prodigios.

LA CURACION DEL ESPIRITU
Mirad más allá de los dolores del cuerpo de vuestros hermanos; contemplad y pensad en sus sufrimientos y necesidades espirituales, y mitigadlos con vuestra oración y vuestro compañerismo, dejando en su corazón la alegría y la serenidad.

EL DON DE LA CURACION CON FE.
E 263:12 La fe es como un faro que ilumina vuestra ruta hasta llegar al puerto seguro de la eternidad.

13 No puede ser fe la de aquellos espíritus tibios y medrosos que hoy avanzan un paso y mañana vuelven atrás, que no quieren luchar con su propio dolor, confiando en el triunfo del espíritu únicamente por la caridad del Padre.

14 Fe es aquélla que siente el espíritu que, sabiendo que Dios está en él, ama a su Señor y goza sintiéndolo en sí y amando a sus hermanos y es tanta la fe en la justicia del Padre que no espera a que sus semejantes le amen, que perdona ofensas y errores, pero que mañana estará lleno de luz, porque con sus méritos alcanzó su purificación.

15 El que tiene fe tiene paz, posee amor que encierra bondad.

16 Ése es rico en espíritu y aun en materia, pero con la verdadera riqueza, no con aquélla que vosotros concebís.

E 132: 35 Aprended a orar, os dice vuestro Maestro. Quiero conversar con vosotros en el rincón de vuestra alcoba.

Quiero conversar con mis enfermos y ungirles, haciéndoles sentir el consuelo de mi bálsamo divino; quiero concederos aquéllo que hace mucho tiempo estáis esperando.

36 Aprended a conversar con el Doctor de los doctores, oh enfermos benditos, porque mucho habréis de invocarme mañana, cuando ya sanos tengáis a vuestro cargo otros enfermos.

37 Tened siempre fe, para que el milagro se verifique y haced méritos para que siempre os encontréis dignos de lo que solicitéis.

39 No os deis por vencidos, no os confeséis nunca fracasados, no os dobleguéis bajo el peso de vuestros sufrimientos, tened siempre ante vosotros la lámpara encendida de vuestra fe; esa fe y vuestro amor os salvarán.

41 Necesitáis conocer mi palabra para que sanéis y para que resucitéis a la vida verdadera, oh muertos del corazón y del espíritu.

EL DON DE LA CURACION CON ORACION.
E 286: 9 Cuando me interroguéis o me pidáis, no os esforcéis en tratar de explicarme con claridad las frases mejor construidas; a Mí me basta que vuestro espíritu se desprenda del mundo en ese instante y que deje limpios al corazón y al entendimiento, para que ellos puedan recibir mi inspiración. ¿De qué os servirá decirme muy bellas palabras si no sois capaces de sentir mi presencia en vuestro interior?

10 Yo todo lo sé y no tenéis que explicarme nada, para que Yo os pueda comprender.

11 Me preguntáis en qué consiste la oración y Yo os digo: En permitir que vuestro espíritu se eleve libremente hacia el Padre, en entregaros con plena confianza y fe en aquel acto, en recibir en el corazón y en la mente las sensaciones recogidas por el espíritu, en aceptar con verdadera humildad la voluntad del Padre. El que ora de esta manera goza de mi presencia en cualquier instante de su vida y jamás se siente menesteroso.

LOS DONES LA HERENCIA DE NUESTRO PADRE
E 301: 13 Cada era ha traído a los hombres nuevas y maravillosas luces para la mente y el espíritu; disponeos todos a recibir mis divinos mensajes, porque un nuevo tiempo ha abierto sus puertas y es mucho lo que tenéis que ver y que conocer.

14 Caridad y más caridad con vuestros hermanos, os dijo Elías en este tiempo; mas el pueblo que es pobre se pregunta: "¿Qué podremos dar, si nada tenemos?" Es verdad, nada poseéis, pero si almacenáis la gracia y los conocimientos que os doy en mi palabra y si desarrolláis los dones de que he llenado a vuestro espíritu, eternamente podréis dar y nunca veréis agotado vuestro caudal.

15 He aquí algunos de los beneficios que mi Espíritu os ha concedido: Bálsamo para curar toda dolencia física y para apartar toda aflicción del espíritu; paz perpetua para vosotros y para que deis a quien no la lleve en su corazón; luz del espíritu para iluminar vuestra senda, para encauzar vuestros pasos e inspiraros nobles pensamientos y obras elevadas del entendimiento para penetrar en la ciencia.

Os traje la oración espiritual, aquélla que os pone en comunicación con lo divino, convirtiéndoos en medios o instrumentos de mis mensajes y revelaciones.

El don de la profecía, del cual se deriva la intuición y el presentimiento, lo he derramado también sobre vuestro espíritu, porque a través de él podréis conocer por anticipado algo del camino que tiene que ir recorriendo cada uno de vosotros.

16 Estos y otros dones más os han sido confiados. ¿Quién podrá decirse menesteroso poseyendo tanta gracia? ¿Quién, por pobre que sea de lo que pertenece al mundo, se negará a hacer la caridad llevando en su espíritu tan espléndida herencia?

Sólo falta que vuestro corazón se abra al contacto de mi efluvio divino, como se abren las corolas de las flores cuando desciende sobre ellas el acariciador rocío; entonces os sentiréis fuertes para ascender por la espinosa senda y os sentiréis capaces de dar a todo el que a vosotros se acerque en demanda de caridad, porque estaréis llenos de mi Espíritu.

17 En el Segundo Tiempo Yo os di el más claro y vivo ejemplo de que no es menester poseer los bienes del mundo para practicar la caridad, y que teniendo un corazón lleno de amor hacia todos, dispuesto a compadecer al que sufre y a consolarlo, pueden obrarse milagros.

18 Yo multipliqué el pan cuando escaseó, transformé en vino el agua, devolví la salud a los enfermos, liberté a los indefensos poseídos, di nueva vida a los muertos, dulcifiqué con una palabra a los duros corazones y llené de luz a los espíritus.

Algo o mucho de todo esto podréis hacer si os preparáis; si aquellas obras las hice para ejemplo vuestro, prueba es de que podéis hacerlas; ahora bien, si os sentíais pequeños y torpes para llevarlas a cabo, vedme de nuevo entre vosotros, despertando todos los dones y potencias de vuestro ser, para que nunca más digáis que sois menesterosos, porque con ello ofendéis a vuestro Padre, quien os lo ha dado todo para que lleguéis hasta Él.

E 73:36 En Mí no puede existir el egoísmo; por eso siendo grande en mi Divinidad, he querido que también vosotros seáis grandes. Sé que mientras seáis pequeños, seréis débiles y no podréis seguirme, comprenderme ni amarme. Por eso os busco para enseñaros y haceros grandes de espíritu y de entendimiento; os amo y quiero sentiros cerca. Nunca podrá un Padre ser feliz sabiendo que sus hijos están ausentes y que además sufren.

37 Mi mansión está preparada para vosotros; cuando a ella lleguéis, la disfrutaréis en verdad. ¿Cómo podrá un Padre vivir en un regio aposento, saboreando manjares deliciosos, sabiendo que sus propios hijos están como pordioseros a las puertas de su propia casa?

EMPEZAR A RENUNCIAR A LO EXTERIOR
E 263:4 Benditos los que han apartado las prácticas fanáticas que a nada conducen y han alejado antiguas y erróneas creencias, para abrazar la verdad absoluta, desnuda y limpia.

5 Yo bendigo a quienes van renunciando a lo exterior para penetrar en la meditación, en el amor y en la paz interior, porque van comprendiendo que la paz no la da el mundo, que la podéis encontrar dentro de vosotros mismos.

6 Benditos vosotros a quienes la verdad no atemoriza ni os habéis escandalizado ante ella, porque de cierto os digo que la luz caerá como cascada sobre vuestro espíritu para mitigar por siempre vuestra sed de luz.

Que la Luz de Nuestro Padre Nos Ilumine

labriego del amor
Mensajes: 1
Registrado: Jue Sep 14, 2006 1:58 pm

el don de cruración

Mensaje por labriego del amor » Dom Dic 02, 2007 11:58 am

Hola a todos;
En mi humilde opinión solo puedo decir que aquél que ama realmente sin limites obrará muchos prodigios.
El que ama mucho ayudará a sanar a muchos, no solo el cuerpo por que ya sabemos que este no es eterno, sino el espiritu también es el que debe sanar primero.

La paz sea con todos....

adeleon
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 20, 2006 6:02 am

Curacion espiritual

Mensaje por adeleon » Lun Dic 03, 2007 9:54 pm

Hola hermanos, gracias por sus respuestas, en verdad me han sido muy utiles para ayudarme a encontrar el camino para ayudar a mi projimo.

Seria de enorme valor si me dijeran ¿ ustedes lo han logrado ? quiero decir ¿ han llegado a un nivel de desarrollo en el cual pueden y son conscientes de ayudar a sanar a los demas ? ¿ que experiencias pueden contar al respecto ?

Obviamente no queremos caer en la vanidad al decir cosas del tipo "yo pude sanar a fulano... yo cure a sutano.. ", entendemos que la idea no es "presumir" los logros; pero quiero aprender mas del "proceso" que los llevo a tener esos resultados. ¿ como fue su experiencia personal ?

Las citas del LVV y sus comentarios en este tema han sido muy valiosos, pero me gustaria que los enriquecieran con sus propias experiencias.

un abrazo
adeleon

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

La Curacion espiritual

Mensaje por AlbertoTrevino » Lun Dic 17, 2007 3:55 pm

Saludos a Todos

LIBRO DE LA VIDA VERDADERA o TERCER TESTAMENTO

La luz espiritual es inteligencia, es razón, es virtud, paz, amor; y cuando esa paz, ese amor, esa virtud y esa fuerza llegan a un espíritu necesitado de ellas, son en él como una iluminación, como una alborada, como un relámpago, porque en ese momento invade a aquel espíritu la luz de la razón y de la vida espiritual.

Esa luz la poseen todos los espíritus en mayor o menor grado, sin excepción alguna, sean encarnados o desencarnados; mas esa luz llega a empañarse por el pecado, por las bajas pasiones, por la falta de cumplimiento a las leyes espirituales, por la ignorancia y por el ambiente adverso en que el hombre penetra, pero dentro del espíritu siempre existe esa flama de luz.

En todos los tiempos ha existido en el Más Allá un número infinito de espíritus en diversas escalas, con diferentes grados de espiritualidad; los que se han encontrado en la parte más baja de la escala debido a su confusión, han tendido siempre a buscar a los seres humanos, abrumados por el peso de su materialismo.

Dios ha permitido que esos espíritus que necesitan de los hombres, desciendan entre ellos para experimentar y comprender muchas cosas, para restituir y hacer restituir a los demás.

Una gran parte de esos espíritus, viene en busca de consuelo, en busca de luz, de una mano que les ayude, de un afecto, de un corazón sensible.

Esos espíritus materializados, necesitados y turbados, han rodeado siempre a la Humanidad, más aún en este tiempo del Espíritu Santo, en que Él, con Su divina llave de amor y de luz, ha abierto las puertas del más allá para dar paso a la comunicación de espíritus entre sí, y entre ellos y su Creador.

Los espíritus necesitados descienden en este tiempo a las naciones, a los pueblos, a los hogares, invadiendo las comarcas, rodeando a los hombres y a todo ser viviente, y según sea lo que ellos contemplen y escuchen, será lo que reciban de la Humanidad.

Si donde penetran es un antro de vicio, su turbación será mayor y no recibirán la luz; si donde penetran encuentran un ambiente de dolor y desesperación, no pueden recibir consuelo alguno.

Mas, por el contrario, si ellos se acercan a hermanos con buenos sentimientos, con espiritualidad o con virtudes manifiestas, esos espíritus irán perdiendo su materialismo, sus malas tendencias y recibirán la luz que emana de aquellos espíritus encarnados.

Si esos espíritus en tinieblas penetran en un ambiente de espiritualidad, de fraternidad, de oración y de fe, ahí reciben luz, razón, paz y fortaleza.

esas enormes legiones acuden presurosas entre vosotros para rodearos, no siempre con el deseo de recibir luz.

¿Qué luz podrá recibir un espíritu de parte vuestra, si no sentís la caridad que debéis impartir a ese necesitado? ¿Qué podréis entregar, si en el momento de practicar vuestra misión, no se ha sensibilizado vuestro corazón ni elevado vuestro espíritu, si no habéis meditado en lo que estáis haciendo, si os halláis materializados o dominados por las tendencias humanas?

En vez de hablar con amor a esos espíritus, tomáis en vuestras manos las aguas que llamáis benditas y las esgrimís como látigos, y tomáis el nombre de Dios Todopoderoso para apartar a esos espíritus.

¡hermanos míos! Lo único que lográis con todo ésto, es ofenderlos y desafiarlos, y por su misma turbación no son capaces de perdonar las ofensas; entonces se levantan contra vosotros, aún con más saña.

En vez de entregar luz, habréis entregado confusión que es tiniebla.

la luz del espíritu es amor, paz, caridad, consuelo y fortaleza.

Cuando os encontréis rodeados de espíritus en tiniebla, sea en vuestro hogar, en vuestros caminos o en vuestra propia persona ¿cómo entregar en forma efectiva la luz a esos espíritus?

A través de vuestra oración espiritual; después, a través de vuestra caridad y, más tarde, practicando la virtud, los buenos modales y la moral en vuestra vida, y ellos, que habitan con vosotros y que os miran incesantemente, al contemplar que sois más fuertes por la virtud que ellos por el mal, se irán doblegando, deponiendo sus malas inclinaciones al recibir la luz.

No les arrojéis de vuestra vida y cuando fuese posible atraerles, hacedlo con amor, con caridad, y entonces formaréis en torno a vosotros, un ambiente de verdadera espiritualidad.

Y esos seres, que se acercaron para probar vuestra fuerza, al verse iluminados por la luz de vuestro amor y de vuestra caridad, se convertirán en la barrera que os proteja, serán vuestro escudo, vuestros defensores y amigos en la vida humana; y cuando vuestro espíritu traspase los umbrales del más allá, se encontrará seguido y bendecido por esas legiones de espíritus que os recibirán con amor y paz, y vuestro espíritu se sorprenderá al contemplarlos tan llenos de luz, la luz que vosotros supisteis darles.

La mayor parte de los seres espirituales turbados, lo son porque todavía no se han dado cuenta de que se hallan ya en estado espiritual, conservan la creencia de que continúan en el mundo material y persisten en querer vivir como vivieron cuando eran seres humanos.

Estando en espíritu, insisten en creer que son seres humanos, porque la impresión que la carne dejó en su espíritu fue muy profunda, muy intensa, debido a que vivieron sumergidos en el materialismo, en las pasiones, en el pecado y el fanatismo.

La ignorancia que tuvieron en su vida terrestre, les envolvió el espíritu y éste no tuvo fuerzas, al llegar la transición que llamáis muerte material, para despojarse de esa pesada carga, de ese pesado fardo.

Esos espíritus son dignos de la más grande caridad, porque no están plenamente en el valle material, como estáis vosotros, ni tampoco plenamente en el valle espiritual, como lo están los Ángeles.

Son seres que vagan en una situación muy penosa, mas aun dentro de su tristeza, el espíritu adquiere experiencia, evoluciona y alcanza a comprender que ha pasado a una vida distinta. Su postración no puede ser eterna y su turbación se puede apartar si se acercaran a un espíritu, a un corazón obediente de la Ley, a un labriego del Señor.

Cuando un espíritu turbado se acerca a una de vuestras congregaciones y se asoma a la enseñanza del Padre, una tempestad tiene lugar en su espíritu y en un instante toma el control de sí mismo y se entera de que es un espíritu que pertenece a otra vida; desde ese momento se pone obedientemente bajo la conducción del mundo espiritual de luz.

Pero no todos los espíritus alcanzan a perder su turbación en una sola ocasión y tendrán que regresar varias veces entre vosotros a aprender y a despejar su confusión.

¡Adelante! Id poniendo en práctica los dones que el Padre os ha confiado: el don de la palabra, los dones de la intuición y de la inspiración; el de la oración, el de trasladar vuestro espíritu a otras regiones, llevando siempre el mensaje de paz, de amor y de fraternidad.

¿Cómo rechazar la tentación? purificando, reconociendo que únicamente del Padre puede brotar lo bueno, no del mundo; que tan sólo en Él podréis encontrar dulzura para vuestro labio, y tan sólo en Sus brazos divinos hallaréis verdadero calor y refugio.

No sólo en la materia se encuentran las enfermedades, éstas son purificaciones del espíritu que agobian a la materia, mas si el espíritu se encuentra limpio, si se encuentra puro, entonces el Padre retira la purificación por innecesaria y así halláis alivio en la materia hasta llegar a la salud perfecta.

El Padre crea en perfección a Sus hijos, en la Creación no puso Él impurezas: es el espíritu quien en el camino va recogiendo cizaña y maldad, maldad que se refleja en el corazón y hace necesaria la purificación que es dolor, no por que el Padre así lo quiera, sino porque vosotros la habéis labrado, no siendo ésa la voluntad del Padre.

Penetrad en oración en el silencio de vuestra alcoba, elevad el pensamiento al Padre quien conoce toda cuita y conoce todo dolor en vuestro corazón, sin necesidad de pronunciar palabra alguna, y comunicaos con Él de espíritu a Espíritu, para sentir la vida, tanto en el espíritu como en el cuerpo y revestirles de este modo con fortaleza y luz.

¿Por qué mientras todo crece, se transforma, se perfecciona y desarrolla sin cesar, sólo vuestro espíritu ha de tener que permanecer estancado a través de los siglos?

El espíritu es quien debiera caminar al frente de cuantas obras realiza el hombre, porque él es a quien se le ha confiado la vida en la Tierra; sin embargo, ahí en vuestro mundo hacéis que el espíritu desatienda sus más altas misiones, para consagrarlo a los ideales terrestres y envolverlo cada día más en el vértigo de esa vida que habéis creado.

Ya que mucho habéis descubierto y aprendido por medio de la ciencia, no ignoráis la evolución incesante que existe en todos los seres de la Creación.

Pues Yo quiero que comprendáis que no debéis dejar abandonado a vuestro espíritu en ese retraso y en ese estancamiento en que le habéis hundido tanto tiempo ha, y que debéis luchar por lograr la armonía con todo cuanto os rodea, a fin de que llegue para los hombres un día en que la Naturaleza, en vez de ocultar sus secretos, los revele, y en vez de que los elementos os sean hostiles, lleguen a ser siervos, colaboradores, hermanos.

Yo envié al espíritu a encarnarse a la Tierra y convertirse en humano, para que fuese príncipe y señor de cuanto en ella existe, no para que fuese esclavo ni víctima, ni menesteroso, como veo que lo es.

El hombre es esclavo de sus necesidades, de sus pasiones, de sus vicios y de su ignorancia.

Es víctima de sufrimientos, tropiezos y vicisitudes que su falta de elevación espiritual que le ocasionan en su tránsito por la Tierra.

Es menesteroso porque, ignorando la parte de herencia que le corresponde en la vida, no sabe de qué es dueño y es como si nada tuviera.

Es necesario que esta humanidad despierte para que comience a estudiar en el libro de la vida espiritual y pronto, transmitiéndose esa idea de generación en generación, surja aquella simiente bendita en la que se cumpla mi palabra. Os he dicho que esta Humanidad alcanzará un día la espiritualidad y sabrá vivir en armonía con todo lo creado y sabrán marchar al mismo compás espíritu, entendimiento y corazón.

En los hogares seré sentido por los niños y por los mayores, y unos y otros darán testimonio de mi presencia.

No quedará un corazón al que no haga sentir mi divina presencia, invitándolo a la reconciliación, al amor y a la paz.

Mi amor será el que vuelva a los hombres al camino de luz y de verdad. Mi amor, penetrando sutilmente en cada corazón, acariciando a cada espíritu, manifestándose a través de cada conciencia, transformará las duras rocas en sensibles corazones, hará de los hombres materialistas seres espiritualizados y hará de los pecadores empedernidos, hombres de bien, de paz y buena voluntad.

Os hablo así, porque nadie mejor que Yo conoce la evolución de vuestro espíritu y sé que esta Humanidad, a pesar de su gran materialismo, de su amor por el mundo y de sus pasiones desarrolladas hasta el máximo del pecado, sólo en apariencia vive aferrada a la carne y a la vida material. Yo sé que en cuanto sienta en su espíritu el toque amoroso de mi amor, vendrá presto a Mí para despojarse de su carga y seguirme por el camino de verdad que, sin darse cuenta, mucho desea recorrer.

No podía el Padre llenarse de gloriosa satisfacción si no contemplaba méritos en sus propios hijos y es por eso que el Creador dispuso que la carne revelara al hombre los secretos de la vida humana, pero al mismo tiempo permitió que el espíritu le revelase a la carne, por medio de la intuición, la existencia del Padre Creador.

Y ante la debilidad de la carne estaba la fortaleza del espíritu, presidida siempre por la luz de la conciencia, en la cual está mi ojo, está mi balanza, está mi voz.

En el instante en que el espíritu despertó para la vida humana, antepuso el llamado de la carne a la voz de la conciencia y a la revelación de ella, y el hombre renunció así a su vida espiritual; en ese instante comenzó el crisol, la lucha, las necesidades, el dolor, las consecuencias o el resultado de todos los pensamientos, de todas las palabras y de todas las acciones.

Entonces comenzó el desarrollo del espíritu a través del dolor y de las facultades humanas también, y aquella paz, aquel bienestar incomprensible, aquella beatitud que el espíritu experimentara en medio de su inocencia, fue desapareciendo a medida que la lucha, las necesidades, el trabajo y el arduo desarrollo del espíritu y la carne fueron siendo en el hombre.

Y el hombre se sorprendió de no encontrar ya aquella tierra de bendiciones, que bien conocía y a la que después no podía hallar.

¿Dónde había quedado aquel jardín ameno, aquel edén que era el paraíso de las delicias, de la bienandanza, del bienestar y la inocencia? Se había elevado el Padre y había quedado solamente un átomo de paz, una chispa de luz y una conciencia para alumbrar la senda del hombre a través de su larga jornada.

Por eso en vano buscan los hombres aquel jardín; en vano los hombres han cruzado por distintos lugares en busca del paraíso y no lo han encontrado, porque el Paraíso nunca ha estado en esta Tierra, ha estado en el espíritu, en el corazón de los hombres.

Pero hoy os digo: El paraíso que poseyeron vuestros primeros padres por virtud de la inocencia, vosotros lo recobraréis por virtud de los méritos y de la conciencia.

Ya sabéis, discípulos del Señor, lo que es aquel paraíso que para unos ha sido solamente una figura o una parábola, para otros una leyenda y para muchos, algo sin valor.

El Paraíso existió, existe y persistirá en la eternidad. Y en todos los tiempos ese paraíso, que es el Reino del Padre, se ha acercado a los corazones que le buscan, a los espíritus que se elevan en pos de ese Reino, a los espíritus que abren sus puertas para recibir la influencia, el ambiente, la beatitud de aquel Reino.

Os he dado el secreto de la paz que es el amor de los unos a los otros.

Quien vive en la verdad, a nada puede temer.

jesuspch1
Mensajes: 141
Registrado: Sab Ago 18, 2007 11:43 am

Mensaje por jesuspch1 » Lun Dic 17, 2007 6:10 pm

mi hermano, treviño, como ahora yo te llamo,creo que este texto que pusiste es lo mas cercano al don de curacion que se busca, es el principio y el fin de nuestra vida, con palabras que solo nuestro padre nos puede dar se ilumina el camino de la sanidad,nosotros somos el motivo de lo que nos quejamos, y cuando el espiritu sea el guiador tambien nuestros hermanos confundidos veran esa luz de nuestro padre,y cuando encontremos ese eden perdido, solo la luz nos guiara.yo lo se por intuicion, pero como lo expones:nuestro padre ya lo dejo en su legado del tercer testamento, te digo bravo por esas lineas.saludos.jesus perez chiñas.

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Mensaje por Alfredo » Lun Dic 17, 2007 7:44 pm

Saludos buenos amigos.

Enseguida repito una participación anterior con algunos comentarios y referencias.

Una practica un poco mas espiritual de entregar el bálsamo al enfermo consiste en sentarse frente a la persona enferma a quien se le pedirá que se mantenga en un estado de oración espiritual.

La persona que ora por el enfermo, al igual que en la practica anterior, buscará la comunicación espiritual con nuestro Padre y con los Seres de Luz, y cuando sienta que su estado de elevación es suficiente y que de su corazón ya puede brotar un sentimiento puro de amor desinteresado, entonces podrá dirigir con su mente esa vibración a la persona necesitada.

Así como es posible entregar el bálsamo a través de las manos, también es posible entregarlo con nuestra mente.
Conviene buscar sentir una dulce vibración a la vez en nuestra frente –en la parte central- y en nuestro corazón, para que después podamos dirigirla de nuestra frente hacia la persona enferma.

EME 03.26. Vuestras sensaciones no son ya las de la carne, ahora son del corazón, de la mente y del espíritu, las sentís en la parte más elevada de vuestro propio ser.

Es importante que primero nos dirijamos con nuestra mente hacia el espíritu de la persona, que le expresemos nuestro deseo de que el también reciba directamente de Dios el bálsamo y se disponga a luchar por su evolución espiritual y por la recuperación de la salud de su cuerpo.

EME 48.46. Analizad, hermanos, que si el fluido benéfico verdadero brota del espíritu, él, entonces, buscará al espíritu, no a la materia del enfermo; ni tan siquiera os es necesario que vuestras manos materiales toquen o unjan a los enfermos.

Podemos recordarle de la conveniencia de aprender la lección que esa prueba le entrega para que una vez aprendida se retire el dolor, también podemos invitarle a que no se olvide de otros que encarnados o desencarnados, necesitan de la caridad de Dios. En fin, podemos “conversar” espiritualmente con ellos de lo que intuyamos conveniente, aunque no tengamos una confirmación material de que nuestra practica fue efectivamente escuchada por aquel espíritu.

LVV 01-008.50 Hoy me exponéis vuestros sufrimentos para que los alivie y en verdad os digo que esa es mi misión, a eso he venido, porque soy el Divino Doctor. Mas antes de que mi bálsamo sea en vuestra herida, antes de que mi caricia os llegue, concentráos en vosotros mismos y examinad vuestro dolor, analizadlo, meditad profundamente todo el tiempo que sea necesario, para que de esa meditación toméis la enseñanza que esa prueba encierra, así como el conocimiento que en ella se oculta y que debéis conocer. Ese conocimiento será experiencia, será fe, será mirar de frente la verdad, será la explicación de muchas pruebas y lecciones no comprendidas por vosotros.

Luego de habernos dirigido al espíritu de la persona enferma, entonces podremos dirigir nuestra mente hacia el área afectada de su cuerpo para derramar allí el bálsamo que hayamos recibido.

Nuestra intención cuando es pura siempre tendrá un efecto positivo en el enfermo, a pesar de que no exista en la mayoría de los casos manera de confirmar tal efecto. Nuestras prácticas deben de ser firmes, sin doblegarnos ante el peso de la duda. ¿Habrá mejorado en algo? ¿Habrá sido útil mi oración? Estas preguntas con frecuencia desalientan al que empieza a practicar.

Lo que verdaderamente nos debe de preocupar no es verificar el efecto material que tuvieron nuestras prácticas, sino conocer a través de un examen de conciencia si pudimos alcanzar suficiente pureza en nuestros pensamientos y paz en nuestro corazón, para poderlo transmitir al enfermo. Si así fue, entonces sabremos que Nuestro Padre hará su voluntad respecto a aquello que le pedimos.

EME 48.43. No tenéis necesidad alguna de recurrir a prácticas atrasadas que el pueblo espiritualista debía ya haber abandonado, que todavía algunos, sea por ignorancia, por falta de estudio en la Obra o por falta de desarrollo, continúan practicando.
EME 48.44. Lo que necesitáis, para poder derramar ese fluido verdadero en los enfermos, es mayor preparación espiritual, mayor desarrollo de vuestros sentimientos y de vuestros y vuestras virtudes.
EME 48.45. Mientras más se limpie vuestro espíritu, mientras más se sature de amor, mientras más adquiera el conocimiento verdadero de las cosas espirituales, más sanas, saludables y benéficas serán vuestras emanaciones.


En anterior participación mencioné que no existía razón de tocar al enfermo en otra área de su cuerpo que no fuera su cabeza o sus manos, esto es porque el bálsamo se puede enviar a través del pensamiento tocando o sin tocar al enfermo.

Es suficiente con desear que esa vibración fluya de nuestra frente hacia el área enferma, para que así suceda. Aunque también existen prácticas en las que el que ora por el enfermo dirige su espíritu proyectándose mentalmente como si se acercara al enfermo, y le tocara por ejemplo en la frente y derramara sobre él el bálsamo. En esta práctica, aun que la persona no se mueve de su asiento, seguido sucede que algún vidente describe exactamente lo que solo en intención sucedió.

Armando nos pidió que comentáramos también de algunas experiencias que pudieran dar fuerza a nuestras ideas, por ello comento lo siguiente:
Hace años, me encontraba en un lugar donde solíamos reunirnos, y una persona me pidió que orara por ella. Entonces me senté frente a ella y nos dispusimos a orar. Después de un poco de tiempo, me llego a la mente la idea de “proyectarme” con la mente hacia la persona y poner mi mano sobre el corazón de ella (solo en mi mente).
Así lo hice, y luego que paso un corto tiempo, al abrir los ojos, la persona -quien es vidente- me comento que “vio” como le colocaba sobre su pecho una luz que traía en mi mano.
Esto me pareció sorprendente pues no había dicho yo nada a ella sobre la “práctica” que acababa de realizar.
Aunque he recibido muchas validaciones sobre estas practicas que me han enseñado grandes lecciones (grandes para mí), sé que no debemos pedir a nuestro Padre que nos confirme cada una de nuestras obras que realizamos con el pensamiento y el espíritu, pues andamos por fe y no por vista


Espero que estas explicaciones pudieran ser útiles en darle confianza de practicar y desarrollar el don de curación que Dios nos ha entregado a todos pero mayormente al pueblo de Israel espiritual.

Cualquier comentario que usted tenga sobre estas líneas por favor envíelas a través de este foro, pues pueden ser útiles para corregir o complementar lo que se ha dicho.

En próxima intervención propondré otras prácticas que aunque siguen la misma línea, puede decirse que son más espirituales pues requieren de un nivel de confianza mayor.

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

Mensaje por AlbertoTrevino » Mié Dic 19, 2007 9:16 am

saludos a todos

Pues si mi hermano Jesús como son tan claras las palabras que expuse de nuestro Padre que no quise exponer nada de mi entendimiento pero te digo una cosa la “voz” de nuestro Padre es mas clara con sus hijos espíritus (hacia nuestro espíritu) El siempre nos ha estado llamando, nada mas que el materialismo es como una nube que no deja que nuestro espíritu lo escuche, lo comento no por experiencia sino por intuición. Cuando digo materialismo es: odio, rencor, envidias, fanatismo, idolatría, bajas pasiones, etc.
Nuestro espíritu creado a imagen y semejanza del Padre es mas “grande” que cualquier cosa material incluyendo lo natural como las hierbas. Las hierbas medicinales fueron creadas por la infinita misericordia de nuestro Padre al saber que con el paso del tiempo el hombre iba a descender espiritualmente y necesitar de ellas para aliviar un poco el dolor de su cuerpo.
Como ya bien lo dijo Alfredo existe una curación mas elevada o mas espiritual conocida y documentada en la Biblia y en el LVV, la curación a distancia o lo que es lo mismo la curación de espíritu a espíritu, sin importar donde se encuentran los cuerpos o su distancia, se conozcan o no o estén desencarnados o no, el cual seria muy difícil de comprobarlo o de darnos cuenta por la falta de intervención material.
Creo que todavía es necesario la curación espiritual con intervención humana (como lo ha mencionado Alfredo) porque el hombre todavía es como tomas necesita ver para poder creer y esa es una de las formas en la cual la humanidad va a creer en la doctrina espiritualista o en el pueblo Israel espiritual y darse cuenta que estamos en el principio de una nueva era, pero como quiera hay que seguir practicando la curación de espíritu a espíritu para que no se haga costumbre la curación con intervención material, ambas deben de practicarse aunque no se vea el resultado obtenido, pero siempre estar concientes de que nuestro espíritu siempre va a encontrar algo nuevo mas grande y perfecto.

EJEMPLO DE LA CURACION A DISTANCIA O DE ESPIRITU A ESPIRITU
Mateo 8:5 Cuando Jesús entró en Capernaum, vino a él un centurión, y rogándole,
6 le decía: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, y sufre terribles dolores.
7 Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.
8 Respondiendo el centurión dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado será sanado.
9 Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo soldados bajo mi mando; y digo a éste: Ve, y él va; y al otro: Ven, y viene; y si digo a mi siervo: Haz esto, el lo hace.
10 Cuando Jesús oyó esto, se maravilló, y dijo a los que le seguían: Les aseguro, que ni aun en Israel he encontrado tanta fe.
11 Y les digo que muchos vendrán del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;
12 pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí habrá llanto y crujir de dientes.
13 Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

Libro de la Vida Verdadera o Tercer Testamento
E 148:58 ¡Conoceos a vosotros mismos!, os he dicho. Penetrad en vuestro propio ser y haced uso de todas vuestras facultades y potencias, porque hoy necesitáis conocerlo todo y abarcarlo con vuestro espíritu, para que dejéis concluida vuestra obra en la Tierra.

De Enseñanza 142
31 ¿Qué os enseño ahora? A bendecir de corazón y espíritu a todo y a todos, porque quien bendice así es semejante a su Padre, al hacer llegar su calor a todos. Por eso os digo: Aprended a bendecir con el espíritu, con el pensamiento, con el corazón, y vuestra paz, vuestra fuerza y vuestro calor llegarán a aquél a quien se lo enviéis, por distante que lo creáis.

¿Qué pasaría si todos los hombres se bendijesen, aun sin conocerse ni haberse visto nunca? Que reinaría la paz en la Tierra; sería inconcebible la guerra. Para que ese milagro se realice, es menester que elevéis vuestro espíritu por medio de la perseverancia en la virtud. ¿Lo juzgáis acaso imposible?

E 76: 30 Venid al Padre por el camino estrecho del amor, que es caridad, que es perdón, que es humildad y apartaréis de él su tristeza.

31 Pueblo: Os he visto llorar por el mundo, benditos seáis. Comienza vuestro corazón a sentir el dolor ajeno. Os he contemplado en el silencio de la noche elevando vuestro pensamiento hacia Mí, para pedirme la paz y el bálsamo para la Humanidad. En verdad os digo: ¡No sabéis cuánto alcanza el mundo por vuestra oración!

32 No temáis no llegar a conocer en esta vida el resultado de vuestras peticiones y de vuestras lágrimas por aquéllos a quienes ni siquiera conocéis. El cincel del dolor está puliendo vuestro corazón y mi palabra os inspira a cada instante la caridad.

Hoy comprenderéis la fuerza que poseéis POR EL PENSAMIENTO, así como por otros dones que hasta ahora no habéis cultivado. Dentro de vosotros existe una vida aún desconocida.

33 ¿Imagináis el dolor de un espíritu cuando al retornar al valle espiritual se da cuenta de que no supo cumplir su misión en el mundo, ni revelar a la materia sus dones y atributos?

En este tiempo vengo a entregaros nuevamente mis lecciones, aunque en la doctrina que os di en el Segundo Tiempo ya os las había dado (Mateo 8:5); mas entonces no podíais aún analizarlas. Todo aquello que no acertabais a comprender lo considerabais misterio y sobre ello extendíais un velo. Ese velo es el que ahora vengo a desgarrar con mi luz, para que los misterios os muestren su esencia.

34 He aquí por qué os he dicho que no conocíais LA FUERZA DEL PENSAMINETO. Hoy os digo que el pensamiento es voz y es oído, es arma y es escudo. Lo mismo crea que destruye. El pensamiento acorta la distancia entre los ausentes y encuentra a los que había perdido.

Conoced vuestras armas antes de que la lucha comience; el que sepa prepararse será fuerte e invencible. No será necesario que esgrimáis las armas homicidas. Vuestra espada será el pensamiento, LIMPIO Y PURO, y vuestro escudo la fe y la caridad. Aun en el silencio resonará vuestra voz como mensaje de paz.

E 88:39 Ahora podéis preguntaros los que os sentís indignos de mi gracia: -¿Cómo es que ha habido hombres a quienes Dios les ha mostrado su luz y les ha hecho oír su voz al comunicarles sus mensajes y, en cambio, se ha ocultado a la mirada de la mayoría de sus hijos?- A lo cual Yo os respondo, que esos hombres que han logrado comunicarse con mi Espíritu, no han gozado de ningún privilegio; solamente han procurado conservar la luz de su espíritu con pureza, a fin de permitir que el pensamiento e inspiración de Dios se reflejen en su mente.

40 ¿No os dije por boca de uno de esos iluminados, que llegaría un tiempo en que todo ojo me vería? Ahora os digo que ese tiempo será aquél en que los hombres preparen su espíritu para sentir mi presencia. ¿Dónde está el privilegio de unos cuantos si son dones propios de todo espíritu?

E 1:45 Os enseñé a curar. Jesús era el bálsamo, Él era salud, su palabra sanaba al que la escuchaba, su mano entregaba la salud al que tocaba, su mirada impartía consuelo infinito al que la recibía; aun su túnica, cuando era tocada por la fe de los que a Él llegaban, cargados de amarguras y dolencias, les devolvía la paz, y hasta su sangre, cayendo sobre el rostro del Centurión, le devolvió a sus ojos la luz perdida.

46 Esos milagros sólo el amor y la caridad, que es hija de ese amor, los pueden realizar. Con ellos podréis curar.

47 Sentidme muy cerca de vosotros, pruebas de ello os doy en los instantes difíciles de vuestra vida. He querido que hagáis de vuestro corazón mi morada, para que en ella sintáis mi presencia.

48 ¿Cómo es que estando Yo en vosotros, no sabéis sentirme? Unos me buscan en la naturaleza, otros sólo me sienten más allá de todo lo material, mas de cierto os digo que en todo y en todas partes estoy. ¿Por qué habéis de buscarme siempre fuera de vosotros, cuando también en vuestro ser me encuentro?

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Curación espiritual a distancia.

Mensaje por Alfredo » Mié Dic 19, 2007 8:23 pm

Saludos a todos.

Me dio gusto que Alberto escribiera acerca de la curación a distancia pues esa es precisamente la práctica que seguía a las ya presentadas.

Para esta practica se recomienda sobre todo al principio que la persona que va a practicar, busque un espacio donde no sea perturbada y que cierre la puerta al egoísmo y ore a su Padre que se encuentra en lo secreto, en la intimidad de su propio espíritu. (Mateo 6,6)

Luego de haber por un tiempo hecho oración, buscara hacer contacto espiritual con el pensamiento, con aquella persona a la que desee ayudar.
Lo corto o largo de tiempo que se dedique a la oración a Dios dependerá de su preparación, en general será hasta que usted sienta en su corazón grande paz, y en su mente la claridad que se requiera para iniciar la practica.

Para ayudarse a sentir cerca al ausente, puede imaginarlo sentado frente a usted para luego bendecirle como en la práctica anterior.
Otra forma de hacerlo es con su mente ir hacia donde la otra persona se encuentra, no importa la hora del día o si la persona se encuentra dormida o despierta, trabajando o manejando etc., pues el espíritu recibe los mensajes y beneficios de la oración aun que la materia se encuentre ocupada.

En realidad una o la otra forma de acercarse al necesitado tiene el mismo efecto, pues la caridad que usted tanga es lo mas importante.
Sucede frecuentemente que la persona en ese momento recuerda o sueña, sin saber porque, a quien ora por ella.

LVV 142.31 ¿Qué os enseño ahora? A bendecir de corazón y espíritu a todo y a todos, porque quien bendice así es semejante a su Padre, al hacer llegar su calor a todos. Por eso os digo: Aprended a bendecir con el espíritu, con el pensamiento, con el corazón, y vuestra paz, vuestra fuerza y vuestro calor llegarán a aquél a quien se lo enviéis, por distante que lo creáis.

La anterior cita que Alberto nos compartió, nos habla de la importancia de Bendecir.
En una ocasión un amigo tenía enfermo a su hijo, y al empezar a hacer oración por él, vi en su torrente sanguíneo manchas obscuras y sentí que me decían “bendice”. En ese momento sin entender exactamente lo que se me pedía, en mi mente pensaba “bendita seas sangre, benditas sean venas”. Así hice hasta que sentí que hubo mejoría.
Fue hasta después que comprendí que lo que me pedían –y que por la intención realicé- era que depositara el bálsamo espiritual a través de pensamientos y deseo puros hacia la parte afectada de la persona enferma.

LVV 01-014.58 ¿Habéis observado alguna vez cómo las mismas fieras, responden mansamente a un llamado de amor? Pues de la misma manera pueden responder los elementos, las fuerzas de la Naturaleza, TODO LO QUE EXISTE EN EL MUNDO MATERIAL Y ESPIRITUAL.

Cuando dice “TODO” incluye al espiritu y tambien cualquier organo enfermo del cuerpo humano, o todo el cuerpo humano.
¿Lo cree usted?

01-014.59 Por eso os digo que todo lo BENDIGAIS CON AMOR EN EL NOMBRE DEL PADRE Y CREADOR DEL UNIVERSO.

01-014.60 BENDECIR quiere decir SATURAR. Bendecir es SENTIR EL BIEN, DECIRLO Y ENTREGARLO. Bendecir es IMPREGNAR TODO LO QUE OS RODEA, de PENSAMIENTOS DE AMOR.


Bendecir no es pues solo decir las palabras o solo pensarlas sino sentir caridad y entregarla.
Entendemos ahora que hay quienes saben bendecir hablando o sin hablar, y quienes creen que bendicen pero no entregan nada porque no sienten caridad.

adeleon
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 20, 2006 6:02 am

Gracias

Mensaje por adeleon » Mié Dic 19, 2007 9:11 pm

Gracias por sus contribuciones hermanos, en verdad aprendo mucho de ustedes y de la palabra del LVV. Este tema es particularmente importante por mi estado de salud que me hace sentir lo que sienten todos mis hermanos que estan postrados en cama o enfermos.

Usare el valioso recurso de la oración para ayudar a mi curación y espero que la misma sirva a mis hermanos que se encuentran igual o mas enfermos que yo.

Que Dios los bendiga
Armando

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Mensaje por Alfredo » Jue Dic 20, 2007 10:46 am

Saludos Armando.

No se si quieras compartir con nosotros que es la enfermedad o enfermedades que te aquejan.
Seguramente todos los que participamos en este foro estamos dispuestos a orar por ti para que se restablezca tu salud.

El motivo de pedirte nos expliques tu enfermedad es solo para identificarnos contigo de manera mas profunda, quizás lo necesitemos para sensibilizarnos y no olvidarte en nuestras oraciones.
En siguiente ocasión escribiré sobre la autocuración espiritual.

Deseo a todos que cada nuevo día sea el mejor de su vida para su espíritu y para su cuerpo.

adeleon
Mensajes: 37
Registrado: Lun Mar 20, 2006 6:02 am

enfermedad

Mensaje por adeleon » Vie Dic 21, 2007 10:59 pm

Hola Alfredo y hermanos,

Gracias por tu preocupación, agradeceré sus oraciones. Mi enfermedad se remonta a hace algunos años, curiosamente cuando empezaron los grandes problemas economicos de mi familia. La ruina en la que nos vimos de improviso origino que me enfermara al grado de andar de doctor tras doctor, sin que emitieran un diagnostico certero.

Los sintomas han sido dolor de pecho, a veces muy fuerte, presion alta, a veces temperatura. Recurri a varios doctores, examenes de sangre, electrocardiogramas, pruebas de sangre, radriografias, etc; vi especialistas e internistas, todos coincidieron en que fuera de una hipertension leve estoy sano, el corazon funciona perfecto (actualmente tengo 41 años).

De hecho el dolor de pecho lo han confundido con ataque cardiaco; incluso un dia entre de emergencia a un hospital con este diagnostico, para mas tarde descartar que haya sufrido ataque alguno.

Hace un par de años, buscando la cura acudi a un templo ETM en la Cd de Mexico. La curacion que efectuaron los hermanos fue muy interesante, creo que algunos de ustedes estaran familiarizados con ella: la medium en trance, te pasa las manos y con la boca al parecer "extrae" algo de tu garganta y lo deposita en un recipiente. Me dijeron que acudiera las siguientes semanas, pero como no vivo en el DF me pidieron que todas las noches usara un paño blanco en el pecho y orara.

Asi lo hice y poco tiempo despues los sintomas desaparecieron, aunque son recurrentes de tiempo en tiempo, como en estos ultimos dos meses.
Lo asocio a estress y a la presion un poco por encima de lo normal, aunque tambien a veces lo interpreto como una llamada de atencion, para volver a retomar la lectura del LVV y la oracion, que a veces descuido.

Es curioso como tambien esto me ha hecho reflexionar en como juzgo a los demas. Siempre he sido muy exigente, muy critico con todo el mundo. Mis juicios siempre son bien fundamentados y siempre pongo el dedo en la "llaga", pero a veces con un tono de hacer pedazos con mi critica en vez de que esta sea constructiva. Esto lo hago patente en el diario vivir cuando por ejemplo veo una noticia como "El senado de NL aprueba en lo oscurito la controvertida Ley de la Familia". Monto en colera y pienso cosas del tipo "... hipocritas de mierda, esta es la doble moral de los que se dicen defensores de la familia... ".

Sumandole a todo esto el estress por la falta de trabajo y oportunidades en un ambiente que pide "jovenes", pues puede ser la bomba de tiempo que desata mis problemas de salud.

Todo esto lo comento hermanos para poner en perspectiva mi enfermedad, la mente es muy poderosa e igual nos sana que nos enferma. Lo curioso es que aun siendo consciente de esto me cuesta trabajo el proceso de autosanacion. Toda mi vida me desenvolvi en un ambiente muy "material", digamoslo asi, y aunque puedo leer y entender muchas cosas del LVV, la Biblia, filosofia y demas, es esa "conexion"con la vida diaria lo que me hace falta.

Debo comentarles que como persona me comporto con la mayor honradez y amor hacia mi familia y mis semejantes. No soy una Madre Teresa, pero si soy consciente del dolor de los demas. De hecho por eso me llama mucho la atencion el don de la curacion, me parece una de las aportaciones mas valiosas que podemos hacer como seres humanos y como espiritualistas. Pero me pregunto ¿ como curar a los demas cuando ni yo mismo me puedo sanar ?

Curiosamente hermanos, esta semana me hicieron una oferta de trabajo para empezar el año, lo cual me hizo muy feliz. Ironicamente ahora que deberia estar mas relajado es cuando mas enfermo me he sentido. Segun mi familia, una vez que te liberas del problema es cuando el cuerpo mas lo reciente. Ahora mi preocupacion es estar bien para poder integrarme a laborar.

Espero no aburrirlos con mis problemas y todos los comentarios son bienvenidos. Claro, sus oraciones son valiosisimas y ustedes tambien estan en las mias.

Un abrazo
Armando

Eduardo Alvarado Orozco
Mensajes: 15
Registrado: Mié Ago 15, 2007 2:25 pm
Ubicación: MINATITLAN, VER.

Recetas para curar nuestras materias

Mensaje por Eduardo Alvarado Orozco » Jue Dic 27, 2007 11:40 am

Saludando la luz perfecta del Eterno Padre y después a cada uno de ustedes mis hermanos y siendo este un tema interesante les comparto de las recetas que se nos ha dado para curar nuestras materias y esta es una que se le dio a uno de mis pequeños inocentes que sufría de fatiga y dolor en el pecho al ejercitarse y que fue entregado en nuestra casa de oración, esperando le sea de utilidad al hermano Armando o a los que nos aqueja algún mal semejante.

Quiero mencionar que la participación que han aportado todos los que han escrito en este tema y en lo personal considero que son muy objetivos e ilustrativos lo cual les agradezco, ya que demostramos el desarrollo y progreso del Espiritualista Trinitario Mariano

Mundo espiritual Jose Rosita
Juchitán, Oax. Ver. 20 de Octubre 2007

Tengo dolor en el corazón y dificultad para respirar desde hace dos meses.

Jose Rosita.- Está inflamado su corazón, este niño tiene un aire que se le atora porque está inflamado, si pudiera eructar saldría el aire, pero no puede, le lastima.

Para desinflamar el corazón.

Te de bolita blanca, 1 taza en la mañana, 1 taza en la noche (tibia) por 7 días como agua de tiempo. No tomar nada frío, después de los 7 días tomar el maguey morado, te antes del desayuno.

Esto fue provocado por una caída.

En el desayuno ¼ de zanahoria
¼ de betabel
¼ de jugo de naranja
¼ jugo de pepino.

Por 3 noches cebo preparado pasar tibio en pecho y atrás, envolver en el periódico.

Segunda consulta una semana después:

Estoy contemplando que ya se encuentra bastante bien.

Le aplico una ampolleta (espiritual) para que le ayude.
Cortar un buen pedazo de Repollo morado (col) en forma de triángulo ponerlo que se pueda tapar, hierve 1 litro de agua descánsalo 15 minutos y taparlo, que lo tome hasta que lo acabe durante 7 días para el corazón.

De ahí va a recibir de alimento, el pepino o jícama (ensaladas) en el desayuno o medio día o a la hora que quiera, tiene mucho líquido que le va ayudar a su desarrollo.

En la mañana la leche de soya con ½ plátano, ½ manzana, ½ pera, una copa de miel de abeja licuado con avena, ese es su desayuno, con eso no le da hambre y lo fortalece, lo va ayudar a que no tenga grasa sino músculo.

Que se cuide durante un mes por lo menos (sin actividad física).

Otras recetas

Así mismo nos ha recomendado tomar un te amargo, cuando se tiene una impresión muy fuerte.

Por otro lado hace algún tiempo el Dr. Jose Rosita dio una receta cuando una hermanita se encontraba sumamente grave cuando le dio el dengue y le ayudo a recuperar las plaquetas, esta receta se ha esparcido en mi región y la gente que tiene fe en esta receta se ha salvado gracias a Dios.

Conseguirse una calabaza tierna y extraerle todo lo que este en el centro es decir semillas y venas, licuarlo con un poco de agua y tomar una pequeña porción (una copa), si esto se hace en la mañana tomarse en la tarde otra copa más hasta que se recuperen las plaquetas y sobre todo nosotros como espiritualistas acompañarlo de un pedimento y nuestras oraciones, que son sumamente poderosas.

Les doy nuevamente mi saludo espiritual y que la bendición de Dios esté con todos nosotros.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados