Tercera-Era.net

Foro de La Tercera Era
Fecha actual Jue Abr 17, 2014 8:45 am

Todos los horarios son UTC - 7 horas




Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Dom Sep 10, 2006 2:14 pm 
Dado el interes en los 22 preceptos, transcribo los 22 preceptos como fueron legados originalmente por Roque Rojas. Es ya por muchos conocido el hecho de que los que actualmente se conocen estan recortados y modificados.

Los transcribo del libro titulado "Ultimo Testamento" escrito por el mismo Roque Jacinto Rojas Esparza. Espero que les sea de utilidad para el analisis.


I. Amarás a tu Dios y Señor con toda tu mente, con toda tu inteligencia y con todo tu corazón, antes y sobre todo lo creado por Él.

II. Te queda prohibido, hablar mal de tu prójimo y semejantes aunque tuvieres justicia para ello, sólo a tu Señor y Dios, le toca defender tu causa, ya sea que ésta fuese justa o injusta.

III. No deberás amar ni aceptar ninguna religión que no sustente y tenga por bases fundamentales, el verdadero amor a Dios y practique la caridad en perfección a todos los hombres, sean estos quienes fuesen y de la categoría o clase que sean, de todas las razas y tribus de la tierra.

IV. Honrarás, amarás y respetarás a tus padres, teniendo para ellos toda la veneración y respeto, ocupando ellos el segundo lugar, después del de tu Señor y Dios; y en tercer lugar, para tus hijos tendrás amor y caridad, dándoles en todo tiempo un buen ejemplo con tu vida ordenada y moral. Mas si faltases a esto e hicieses todo lo contrario, llevad en cuenta que seréis juzgados con rigor como autores del mal.

V. No tomarás el Santo y Divino nombre del Señor tu Dios, para jurar con falsedad y mentira, porque no dejará el Señor sin castigo al que tomare en vano el nombre del Señor Dios suyo. También se te prohibe en este precepto que sobre el nombre o cosa alguna jures en falso pues, si tales cosas infringes; Elías, el hijo del hombre, él mismo te demandará, porque sólo a él toca defender tu causa.

VI. El Señor Dios tuyo en seis días formó la creación, y el séptimo día, que es el domingo (día del Señor, símbolo del Sol) lo destinó al descanso y por lo tanto en este día Domingo, lleva en cuenta que no deberás ejercer trabajos lucrativos; mas si tu pobreza y necesidad fueren grandes y tus necesidades demandasen que tú trabajases por ello, tendrás que imponerte un estado de penitencia con forme a tu propia persona, porque este día Domingo, está dedicado a la gloria y honra de Dios.

VII. El Señor tu Dios te dice; que no deberás de tomar la mujer de tu hermano como propia, porque esto es: abominación ante Él, y serás considerado como transgresor de adulterio. Tampoco desearás, codiciarás, ni les harás ningún mal a las esposas de los que no son de tus hermanos del pueblo de Elías; pues también el Señor te prohibe en todas formas el adulterio.

VIII. Te queda prohibido terminantemente, y que nunca deberás tomar nada de lo ajeno, si no es con el debido consentimiento y permiso de su dueño. También este precepto te prohibe ser usurero, máxime cuando se causa grandes males con la usura; pues si fueses agiotista esto tendrá que ser de restitución para ti, y sólo se te concede y permite que tú puedas obtener como ganancias, las que son permitidas y admitidas por las leyes de tu nación.

IX. Te queda terminantemente prohibido en todo tiempo, que no deberás tomar bebidas embriagadoras o embriagarte, y también se te prohibe que en ningún tiempo deberás comer la inmunda carde de cerdo (puerco). De lo que se te prohibe comer y beber en este precepto, si tal haces, esto es abominación ante Dios.

X. No deberás tener ocupación o trabajo que sea ruinoso para tus semejantes, ni tampoco aquel que proteja la degeneración, los vicios o que ataque a la moral y buenos principios.

XI. No deberás de dividir a tus hermanos de sangre y raza, ni tampoco deberás de proteger la guerra civil. Se te concede y permite, que puedas tomar parte en guerra extranjera o cuando haya invasión en tu suelo o patria; siendo siempre, cuando el gobierno de tu patria lo considerare prudente; pero lleva en cuenta, que aun en ese caso tú siempre deberás portarte dentro de la mayor bondad y caridad posible, porque todos los hombres de la tierra, sois hermanos e hijos de un solo Dios.

XII. No debéis bajo ningún concepto, hacer infanticidios en los niños que están por nacer y si tal cosa hacéis desobedeciendo e infringiendo este mandato Divino, seréis duramente castigados con el anatema (o maldición) del Señor Dios como Espíritu Santo.

XIII. Por este precepto, practicarás las dos más grandes virtudes que el Señor tu Dios te señala, y que son; el amor y la caridad hacia los hombres, pues no deberás menospreciar, humillar, ni ejercer rigor a los pobres, sean estos los que fuesen; sino verlos, con el don del amor y ejercer hacia ellos el más excelso y sublime de todos los dones, la caridad.

XIV. No deberás nunca maldecir nada de lo creado por Dios, sino que antes deberás glorificar y ensalzar todas sus obras, aunque algunas de ellas te sean contrarias a tus propios intereses. Si hacéis lo contrario a este precepto, seréis juzgados como blasfemos, teniendo en cuenta que tales no podrán heredar el reino del Señor tu Dios.

XV. No deberás ver ni tratar con repugnancia, desprecio y asco, a todos aquellos que sufran enfermedades de las más asquerosas y contagiosas; porque tú, aún no estás limpio y por lo tanto te encuentras sujeto a ellas. Antes bien teniendo en cuenta el amor deberás ejercer la caridad en tu comportamiento para los que tales enfermedades sufran.

XVI. No deberás hablar públicamente de tu semejante, ni de tu hermano en religión; mas si algo tuviereis que demandar de alguno de ellos, deja tu causa a Dios, que es la justicia suprema. Mas si tú hablas mal de los seres humanos en público causando por tal motivo su deshonra y su muerte moral, esta falta se te castigará con la abominación, anatema y maldición del Espíritu Santo.

XVII. No deberás abandonar a tus hijos, pues como padre y madre, ambos tenéis la responsabilidad de ellos ante Dios. Y si faltando a vuestras obligaciones paternales, maternales, y deberes contraídos como padres, dejáis a esos hijos en manos extrañas, seréis juzgados con rigor y dureza por el Espíritu Santo; pero se te hace la salvedad de que si por tu necesidad o verdadera pobreza lo hiciereis en dejarlos en poder de otras personas, deberás examinar y reconocer si dichas personas son de buena conducta para poder ser los bienhechores de tus hijos.

XVIII. No deberás enseñar ni esforzar a los niños o menores de edad, que hagan y digan todas aquellas cosas que les enseñen o inculquen los vicios, la maldad y la blasfemia; porque si lo hacéis, vuestro juicio será de anatema y maldición.

XIX. No deberás creer ni enseñar a ninguna persona, fábulas, por vía de consejas, de historias o cuentos vanos y superfluos; porque todo esto es desagradable y abominable ante Dios. Las cosas que se te señalan ampliamente y en las cuales, no deberás de aceptar ni creer por ningún concepto son las que enseguida se expresan: Diablos, brujas, duendes, espíritus malignos, apariciones de imágenes, que de realidad y de hecho, no hayan sido verdad (sólo aceptarás en esta salvedad las apariciones reales), tampoco deberás creer, en falsos castigos, transformaciones de gentes, todo lo vano y superfluo. Te queda prohibida toda practica mágica y no deberás creer en amuletos, talismanes, sortilegios ni limpias de fuego o de las que sean. En este precepto tienes todas las prohibiciones de las cosas falsas que no deberás creer. Como tampoco creerás en: naguales, hechiceros, cartomancianos, adivinos ni en gentes que tengan espíritus de pitón, por ser esto abominable y nefando ante tu Dios y Señor, tampoco creerás en los innumerables santos inventados de las religiones, ni en todos aquellos milagros que no sean ciertos y ni verídicos.

XX. Nunca ni por ningún concepto, ni de manera alguna, debes tener en tu poder lo que no te pertenece, o sea lo ajeno retenido en contra de la voluntad de su dueño. Mas si tú lo tomares o retuvieres más tiempo, y su verdadero dueño deba tenerlo en su poder, o si retuviereis lo que no te pertenece; quedarás sujeto a restituir lo ajeno.

XXI. Tu deber será consolar y visitar a los enfermos siempre que tus ocupaciones y tiempo te lo permitan, procurando darte tiempo y cumplir con este precepto. Aquí también se te señala, que deberás dar sepultura a tus muertos los cuales deben ser amortajados, y el lugar de tierra a donde ellos recibirán sepultura, debe ser bendecida por un sacerdote Elías, y tu luto será conforme lo marca Elías el hijo del sol y mesías mexicano de la tercera era, que es la era Elías o Eliana.

XXII. Te queda estrictamente prohibido tomar armas para quitar la vida a tu prójimo o semejante. También se te prohibe terminantemente que a estos les quites la vida civil por medio de la difamación y la calumnia.

Obedeced, cumplid y hacer cumplir, para la tercera era mexicana Elías, estos veintidós preceptos, que es la divina ley moral de vuestra iglesia; y vuestro Dios y Señor Todopoderoso reinará en todo su esplendor entre vosotros. Tened caridad y siempre caridad con vuestros hermanos y daréis testimonio de que todo el que cumple esta ley verá a Dios en todo su esplendor y grandeza; porque este es el gran testimonio de que la iglesia mexicana de Elías es la única fiel, santa y verdadera iglesia de Dios.
ASÍ SEA.


Reporte este mensaje
Arriba
  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Sep 11, 2006 10:01 am 
Desconectado

Registrado: Mar Mar 21, 2006 12:49 pm
Mensajes: 204
"Las religiones son el opio de las masas"

Declaró el marxismo, ya que según la visión de sus fundadores constituía uno de los medios para someter a los pueblos a la servidumbre, a la esclavitud, a la inmovilidad, al estancamiento, a la sumisión; por parte de una cúpula que sólo busca satisfacer sus propios intereses y poco o nada le interesan los demás.

"Las religiones aletargan el espíritu de la humanidad".

Declara el Maestro, conocedor que el espíritu de la humanidad necesita librarse de ellas, para consagrar a su divinidad el culto elevado y puro que hace tiempo reclama de nosotros, libre de ritos, símbolos y de toda representación que de lo espiritual se haya entregado a los hombres, aún si tales cosas las hayan instituidos sus propios emisarios para hacer comprensible la enseñanza en un instante de tiempo determinado, pero que pasado aquél deberían de desaparecer, para que sólo subsista la esencia espiritual del culto.

Moisés instituyó ritos y símbolos, que fueron eliminados por Cristo, ya que el pueblo conservador daba más importancia a los mismos que a la propia Ley. Roque Rojas también instituyó ritos y símbolos que fueron eliminados por Cristo, porque ese tiempo ya pasó, éste es el de la adoración en espíritu y en verdad.

"Quién crea que he venido a fundar una nueva religión, se equivoca".

Elías en todos los tiempos a sido el precursor, en el segundo tiempo Juan alentó a sus seguidores a que continuasen su preparación con Jesús, quien los bautizaría con el fuego de su Espíritu; ahora en el tercer tiempo volvió entre la humanidad para desempeñar idéntica misión a través de Roque Rojas, preparó un pueblo, para que fuese capaz de reconocer a su Maestro, quien desde 1884 hasta 1950 se manifestó entre la humanidad, legándole una doctrina gratísima al Espíritu. Pero sabe Dios que una parte de su pueblo es de dura cerviz, amante de rituales, conservador de tradiciones y símbolos, que sólo EL podrá doblegar, por lo que son mis deseos el que la pureza, la fuerza, la fe, la interpretación, el amor, la sabiduría estén en nosotros para identificarnos por encima de nuestras pequeñeces humanas.

Héctor


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Lun Sep 11, 2006 5:56 pm 
Desconectado

Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Mensajes: 697
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA
No estoy seguro sobre lo que dice el invitado que escribió que la versión que presenta son los originales 22 preceptos escritos por Don Roque Rojas aunque estos estén escritos en un libro que se dice que Don Roque escribió.
Independientemente de que fue lo que escribió o recibió, tenemos en nuestra conciencia una guía segura que nos habla de su palabra y debemos usarla para analizar la verdad-o falta de ella- que pudiera existir en cualquier escrito o dicho de quien fuere.
En seguida, y en algunas otras participaciones, expondré mi criterio para entender esos preceptos.

VI. El Señor Dios tuyo en seis días formó la creación, y el séptimo día, que es el domingo (día del Señor, símbolo del Sol) lo destinó al descanso y por lo tanto en este día Domingo, lleva en cuenta que no deberás ejercer trabajos lucrativos; mas si tu pobreza y necesidad fueren grandes y tus necesidades demandasen que tú trabajases por ello, tendrás que imponerte un estado de penitencia con forme a tu propia persona, porque este día Domingo, está dedicado a la gloria y honra de Dios.

Creo que en este precepto solo debemos puntualizar que Dios hizo la creación en siete etapas que no fueron días de 24 horas como los nuestros, de acuerdo a lo que dice el apóstol Pedro. “Delante de Dios, un día es como mil años y mil años es como un día.”Tampoco es necesario creer o decir que ese día es símbolo del sol, ¿Que importancia podría eso tener?

Es cierto que el séptimo día fue dedicado al descanso, pero no es cierto que ese día tenga que ser el domingo, pues para los antiguos judíos quienes recibieron de Moisés esa ley se les ordeno guardar el sábado. Fue hasta el segundo tiempo en que los primeros cristianos empezaron a guardar el día domingo pues fue en el primer día de la semana en que resucito nuestro Señor.

Veamos lo que el propio Maestro dijo sobre el día de reposo:
MK 2:27….“El sábado fue hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado.”Esto también quiere decir que al hombre le conviene descansar un día de la semana, pero no debe tomarlo, por si solo, como una formula para agradar a Dios, sino como una oportunidad de hacer en cualquier día que la persona descanse, alguna obra en beneficio de su espíritu. De otra manera, ¿Pecaría quien es su trabajo descanse solo en lunes o en sábado o en cualquier otro día? Obvio es que no.

Por otro lado, la parte que menciona que Dios dedico al descanso el séptimo día también es simbólico, pues El, siendo todo poderoso, no se cansa de sus obras por grandes que sean.
Mas bien creo que seria mejor entender que Dios destino el séptimo día a recrearse de su obra. No hablando de la obra de la creación material, sino de la obra de redención que concluye precisamente en el séptimo sello, pues la creación material es apenas un símbolo de la creación espiritual.


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mar May 04, 2010 2:12 pm 
Desconectado

Registrado: Mar May 04, 2010 1:58 pm
Mensajes: 2
Hola hermanos veo que en muchos foros se busca la respuesta sobre Roque Jacinto Rojas Esparza
los invito a ver mas sobre la postura oficial de le Iglesia de Elias en iglesiaeliasista.org.mx o visitando la sede donde podran solicitar los documentos de la iglesia sin ningun costo Tambien los invitamos al III Magno Congreso Ministerial Eucumenico Evaristo Lara Reyna donde podran compartir dudas y comentarios


Reporte este mensaje
Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC - 7 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro

Buscar:
cron
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al Español Mexicano por nextgen en colaboración con phpbb-es.com