¿El sacrificio de Isaac?.

Foro General de la Tercera Era
DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Lun Ago 25, 2008 10:48 pm

Hermano, Alfredo,

Ud. me rectifica en ahora en este último escrito, la forma correcta de cómo lo escribí aclarando:

Referente a la “cátedra” que usted público, dice usted que POSIBLEMENTE DE ALLÏ SE SINTETIZÓ para la enseñanza 204 y 219.

Usted escribió. Estas fueron sus palabras:

“Parece ser que de esta Cátedra u otras, sea muy posible el que hayan sintetizado lo siguiente, en la "enseñanza" N° 204 referente a Abraham; y lo referente a los 6 Pactos de Israel, en la "enseñanza" N° 219 de El Libro de la Vida Verdadera:

Le contesto:

Gracias, hermano. Eso está escrito de forma Correcta; y expresado, muy Acorde a como lo escribí.

Además, le digo:

Analice muy bien, sí la frase:

… sea muy posible EL QUE HAYAN SINTETIZADO lo siguiente, …

Es igual o se parece en algo a su Deducción Afirmativa al respecto, donde Ud. dice:
….FUE EL RESULTADO DE LA IMPREPARACIÓN de quienes….


Ahora dígame, si al escribir:

… SEA MUY POSIBLE el que hayan sintetizado ….

En esas palabras se esté afirmando -o negando- el que sea de uno u otro de los varios tipos de trabajos realizados: unos de síntesis, otros de resíntesis y otros respetando, casi en todo, - en Esencia y contexto- lo recibido en su propio Recinto.

Recuerde que: La palabra POSIBLE, no es afirmativa, da a entender que pudo o no suceder dentro de las probabilidades, pero nunca estará calificando de que SU RESULTADO, FUESE DEBIDO A LA IMPREPARACIÓN de alguien.

Es Cierto el que le pedí de la manera más correcta y respetuosa, el que se retractara y escribiese tal cual lo hice, al pedirle lo siguiente:

….me agradaría hiciese el favor de Retractarse rotundamente de lo escrito o que lo Rectificase o Cambiase, con las PALABRAS EXACTAS y correctas EN SU ORDEN. ….

Pero Ud. con sus amplias Explicaciones al respecto, ya lo hizo y me cedió la Razón; lo cual, le Agradezco bastante, aunque Ud, insista -sin darse cuenta que ya lo Reconoció- y me diga después:

....He tratado -y lo seguiré haciendo- de reconocer los errores que cometo y de corregirlos, solo que por favor NO ME PIDA ME RETRACTE DE UN ERROR QUE NO HE COMETIDO, ni para agradarle a usted ni para agradar a nadie. ....

Y LE SEGURO, hermano, QUE SERÍA INCAPAZ DE PEDIRLE DE FAVOR, EN ALGO QUE FUESE INJUSTO O QUE CALIFIQUE COMO TAL; Y MUCHO MENOS, SI FUESE EN DETRIMENTO SUYO Y QUE NO FUERA TAMBIEN, PARA AGRADAR A NUESTRO PADRE DIOS. Ya que Dios se Solaza en nosotros, cuando Reconocemos nuestros errores y los Corregimos Humildemente. Y respecto a la mejor forma de Agradar a Dios, lo Hacemos, al hacernos Útiles a los demás.

Empero, Comprendamos, que: Si entre humanos, no nos damos la Justa Interpretación a nuestras palabras; no esperemos que nuestras Interpretaciones con Respecto a identificar lo Divino, sean las más Adecuadas o Correctas, con respecto a su Enseñanza y a lo que quiere Dios, de todos nosotros.

Y en lo personal, de mi parte, no creo tener contratiempos con Ud. ni con los demás, ni espero tenerlos con alguien más; y las diferencias entre nosotros, existirán, mientras no Aceptemos las diferentes opiniones de los demás; y no Comprendamos el tipo de Razonamiento de quienes vienen, ni el nivel Alcanzado por ellos mismos.

Con Amor y Comprensión, con suma Tolerancia y Paciencia, en Pro de la Superación Espiritual del Pueblo Israel del Tercer Tiempo y de la Humanidad.

Su hermano de Acapulco: Rafael Pérez Giroud

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Gerardo Anaya » Mar Ago 26, 2008 10:07 pm

Saludos, Rafael…

Como ya quedo algo atrás tu última participación, pondré de nueva cuenta lo que mencionaste, (no todo), para seguir analizando y meditando las pruebas que tuvieron que pasar los patriarcas. Para mí, siguen siendo pruebas divinas.

Veamos:

Nos mencionas que en un ángel o ser espiritual de alta luz espiritual, no pueden existir pasiones humanas sino sólo virtudes y atributos nacidos del amor. Estoy también de acuerdo con ello. Más ello no significa que a Jacob le halla dado batalla un ángel con pasiones humanas. ¿Qué de extraño tiene que un ángel del Padre sólo haya servido de prueba para el patriarca sin que el primero haya tenido una mala pasión?

Las Escrituras nos mencionan que Jacob no se dejo vencer, al ser probado por un ángel o un varón, mientras tú Rafael, te basas en que él luchó consigo mismo, y que fue pura ilusión suya. En el TT nos menciona nuestro Padre que fue un ángel Suyo, de igual forma lo hace el MEL. Entonces, si dije que fue un varón o un ángel, solamente me refería a lo que estaba escrito en las Escrituras, mas si vamos más exactos, entonces tendremos que decir que fue un ángel, por lo dicho en el TT y las EMEL. Y en ambas explicaciones o lecciones espirituales, ni uno ni otro se nos menciona que Jacob era un gran cobarde y que luchó consigo mismo en una ilusión suya, ¿o sí?

Es cierto que un ángel no tendría porque herir al patriarca; pero debes tener en cuenta que no fue una lucha como las que vemos todos los días, donde muchas de las veces se da muerte a un hermano nuestro. Esa lucha fue espiritual, el ángel tenía todas las fuerzas y circunstancias para ganar y no dejarse vencer; mas él solo utilizo la fuerza necesaria acorde a la de Jacob, dándose así una lucha de igual a igual.

Y Jacob fue el tercer patriarca, el primero fue Abraham y el segundo Isaac. ¿Hay complicación con esto? ¿Por qué lo haces tan difícil de explicar, si es tan sencillo? Y, ¿qué tiene de extraño que aquél ángel le haya profetizado o dicho al patriarca Jacob, que su nombre sería cambiado por Israel, por haber luchado con él y no haberse dejado vencer en la prueba? ¿Qué tiene de extraño que Jehová después haya ratificado lo dicho por su ángel a Jacob? ¿Acaso los profetas no hacían lo mismo, decían o profetizaban alguna cosa y después se cumplía, ratificando así que hablaban en Nombre de Jehová? Por mi parte no veo extrañeza alguna en todo esto.

Mencionas:
Hermano mío, sea más Claro: o fue un ángel o fue un varón, ya que cada palabra no significa lo mismo; o para Ud. Sí, y los dos términos son sinónimos y en el libro de Génesis, nunca dice que fue un ángel con quien lucho, ahora le pido busque sinónimos de la palabra: cobarde…, ya que a Ud. le parece un calificativo muy ofensivo y encontrará la de: temeroso, miedoso o asustadizo, lo mismo es y si ha observado Ud. Lo ha calificado casi igual, con acepción del prefijo superlativo: gran.


Rafael, tú fuiste el que lo calificaste con el superlativo de: gran. ¿Quieres que busque dónde lo escribiste?

Lo demás que nos comentas sobre Abraham y su esposa Saraí, tienes razón en lo que nos mencionas: Abraham tenía miedo por su vida y por lo tanto negó en Egipto a su esposa, al decir que no lo era, con todas las consecuencias que mencionas, así como la riqueza de Abraham. Igual paso con Isaac y su esposa, es cierto. También tienes razón cuando mencionas y explicas todo lo que hicieron los hijos de Jacob, aunque no lo había analizado de la forma como tú lo has hecho, sobre su hermana cuando fue “mancillada”. Esto es nuevo para mí. Y pienso que como lo has expuesto podrías tener razón. Valdría la pena analizarlo de nueva cuenta.

Sobre Jacob, cuando compartió con su hijo a la sierva de Raquel, no tengo palabras, así quedo asentado en las Escrituras. Que si es grave ese acto o aberrante, a mí no me toca juzgarlo.

Rafael, lo que expones de los patriarcas tienes bastante razón, y no es mi intención defender sus acciones que hoy en día nos parecen inconcebibles e inaceptables.

Nuestro Padre habrá tenido sus razones para haber elegido a cada uno de ellos, y así como para manifestarles en muchas ocasiones que un pueblo numeroso como las estrellas o la arena del mar saldrían de ellos.

Que te puedo decir, Rafael, somos Israelitas sin lugar a dudas, un pueblo reacio y de cerviz dura que incluso crucifico a su mismo Padre en la cruz, ¿hay obra más ignominiosa que esta? Somos un pueblo que ha adorado al becerro de oro, un pueblo que ha dado muerte a los profetas y a los enviados del Padre.

Y aún así, nuestro Padre nos dice, que todas las naciones serán benditas por el pueblo de Israel: Esa es Su voluntad, Su pacto y promesa hecha para todos los tiempos no sólo con el pueblo de Israel sino también con toda la humanidad.

Muchas de nuestras deshonras y desleales con nuestro Padre quedaron asentadas en las Escrituras sin lugar a dudas. Por todo ello, hemos sido esclavizados por otros pueblos, ha venido la peste, el hambre y la muerte. Y a pesar de todo el mal que hemos cometido a través de las Eras, Él ha venido en cada tiempo a este pueblo, a manifestarse y a bendecirlo de nueva cuenta.

En una parte que escribes no entiendo muy bien, tal vez me equivoque, pero me gustaría preguntarte, ¿te consideras Israelita?

Mas también debemos recordar que la Ley entregada a Moisés no fue conocida por el pueblo Israelita hasta después de ser liberado del yugo del faraón. Muchos actos cometidos anteriormente, pudo haber sido “normal” para el pueblo. Sin lugar a dudas los mandamientos entregados en esa Ley, ayudaron en mucho para saber con más certeza cual era la voluntad de Jehová.

Es cierto que nuestros patriarcas tuvieron errores que hoy en día –lo vuelvo a mencionar- nos parecen aberrantes e inverosímiles; pero sería necesario remontarnos hasta sus tiempos para comprender de mejor manera el por qué de todo ello.

Rafael, la mayoría de los elegidos de los tiempos anteriores si no es que todos, han tenido errores, no hace falta mencionar de más el asesinato que cometió el rey David o la inmoralidad e infidelidad de Salomón. La falta de fe y la negación de Job, así como la negación de Pedro o la traición de Judas, y que tal el asesinato que cometió Saulo de Tarso, llamado después, Pablo.

Y, ¿qué podemos decir de todos los que hemos oído al Padre nuevamente en este Tercer Tiempo? ¿Hemos sido limpios ante Su mirada divina? ¿Hemos acatado Su voluntad? ¿Cuáles han sido nuestros errores, de cada uno de nosotros? Por mi parte te puedo decir, que yo no soy libre ni antes ni después de conocer Su palabra en este Tercer Tiempo, de cometer actos que no van acorde a Su voluntad. Y, tú, Rafael, ¿eres libre de actos que no han sido en nada acordes a Su voluntad? Pues en cierto, hoy si meditamos de nuestra vida presente, antes y después de conocer Su tercera manifestación divina, te puedo decir con acierto de no equivocarme, que hay actos que hemos cometido todos nosotros, que nos son vergonzosos y hasta aberrantes en cierto sentido, ¿no es así, Rafael?

Ninguno de nosotros puede decir con certeza que ha caminado conforme a la Voluntad divina, y aún así, si meditando y analizando cada quien su vida en esta vida presente y encontrase que ha sido limpia, podría preguntar, ¿qué hay de las vidas anteriores?, ¿han sido también limpias de faltas, errores graves e infidelidades ante el Padre?

No nos corresponde el juzgar los actos de todos aquellos que nos antecedieron, porque podría preguntar, ¿acaso no habremos sido alguno de los que gritaron: “¡Crucificadle!” “¡Crucificadle!”, al Maestro Divino?

Rafael, nadie es libre de culpa, o acaso ¿tú si lo eres? ¿Cómo sabes, que en el Primer Tiempo no hayas sido alguno de los hijos de Jacob o alguno que grito que crucificarán al Maestro?

Te podría decir quien fui en el Primer Tiempo, pero eso me lo reservo, mas te puedo mencionar que de igual forma hay obras deshonrosas que duran y duelen al saberlas nuevamente hoy en día. Mas no me quebranto, puesto que hay que consumar una obra que no ha terminado aún.

Te pregunto nuevamente Rafael, ¿te consideras Israelita?

Y si tu contestación es afirmativa, entonces he de recordarte nuevamente que hemos sido un pueblo duro de cerviz, y aún así, el Padre te eligió nuevamente a ti, así como a cada uno de nosotros, a pesar de nuestras desleales y deshonras ante Él en todos los tiempos.

Pues sigamos adelante, puesto que aún el mundo no es bendito todavía por nosotros. Que esa bendición que vendrá a la humanidad por nuestro trabajo y gozo, sea la que nos otorgue la paz con nosotros mismos. Y que la felicidad nuevamente sea en nuestro espíritu, al saber con certeza que a pesar de todo cuanto hicimos mal en los Tiempos pasados y el presente, por fin hicimos un noble acto para alegría y dicha de Quién tanto nos ama, tiene fe en nosotros y nuevamente nos eligió para y en Su obra divina en este Tercer Tiempo.

Saludos… :roll:

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Jue Ago 28, 2008 2:43 am

Hermano, Gerardo Anaya, le aclaro lo siguiente:

Hermano mío, sea más Claro: o fue un ángel o fue un varón, ya que cada palabra no significa lo mismo; o para Ud. Sí, y los dos términos son sinónimos y en el libro de Génesis, nunca dice que fue un ángel con quien lucho, ahora le pido busque sinónimos de la palabra: cobarde…, ya que a Ud. le parece un calificativo muy ofensivo y encontrará la de: temeroso, miedoso o asustadizo, lo mismo es y si ha observado Ud. Lo ha calificado casi igual, con ACEPCIÓN del prefijo superlativo: gran.

Que de acurdo a lo por mí escrito tiene toda la razón en decirme que fui yo el que lo puse, puesto que así fue; ya que en ese párrafo, existe una palabra mal escrita que como equivocación no alcancé a notar el que estaba como un error en mi escrito; pero el párrafo, ya Corregido, debe decir, así:

Hermano mío, sea más Claro: o fue un ángel o fue un varón, ya que cada palabra no significa lo mismo; o para Ud. Sí, y los dos términos son sinónimos y en el libro de Génesis, nunca dice que fue un ángel con quien lucho, ahora le pido busque sinónimos de la palabra: cobarde…, ya que a Ud. le parece un calificativo muy ofensivo y encontrará la de: temeroso, miedoso o asustadizo, lo mismo es y si ha observado Ud. Lo ha calificado casi igual, con EXCEPCIÓN del prefijo superlativo: gran.

O sea: que la única diferencia mía, do lo que Ud. reconoció de que tenía miedo Jacob, fue que yo antepuse el prefijo: gran…, a la palabra: cobarde. … la cual es sinónimo de miedoso; o sea, igual a: tener miedo. …

Le pido de la manera más atenta me disculpe por mi error cometido, al no haber examinado bien mi escrito.

Y de paso también le aclaro, que tampoco en la única traducción al Español (presentada y realizada por nuestros hermanos los judíos) de su libro sagrado: la Torá…, versión judía del antiguo Testamento, -más Autentica que la de la Biblia, según ellos- está escrito, el que fuera contra un ángel; sino ahí dice y repite en tres ocasiones, -bien Claramente- que Jacob (Iaacov) luchó contra un HOMBRE. Y nunca menciona el que haya sido con un ángel. Además, para referirse a Dios, ellos nunca utilizan el Nombre de: Jehová… sino el de: El Eterno. …

Ahora de acuerdo a su forma de analizar cree Ud. que exista un ángel materializado en forma humana o de varón para ser más exactos; que fue mandado por Dios, para probarlo al pelear con él hasta el amanecer, algo que seguramente lo haría solo por diversión, puesto que podría derrotarle más fácilmente; si se supone, tenía más poder que Jacob; además ¿qué no ya era bastante la prueba, de tener que estar frente a frente con su hermano, que antes, ante su traición (porque además de temeroso, fue traidor a su padre y a su hermano) pensó en matarle?...

Revise nuevamente lo que les he aportado al respecto y ahí encuentra respuesta a sus insistentes preguntas, no vendría el caso el que le redundase con las mismas respuestas; ya mi forma de Comprender y Entender lo Divino, tal vez difiera e mucho de la suya, puesto que para mí un ángel sería un Ser todo Luz y Perfección y sin algún vestigio pasional o humano.

Sin embargo no intento cambiarle su forma de creer o no creer, si en algo le sirve lo aportado y expuesto por mí, tómelo y si no, tenga la Sutileza Espiritual de que no me lo marque como un error y pregúnteme de forma Sencilla y Humilde, sin intentar señalarme y evidenciarme; y en esa forma también, tratare de esclarecerle cualquier duda al respecto, siempre de acuerdo a lo que he Recibido y Aprendido referente a la Enseñanza del Tercer Testamento. Puesto que si quiere que examine y le de mi análisis, al respecto de algunas de las historias ponderadas y exageradas contenidas en los dos Testamentos anteriores, le diré que hay muy poco en Ejemplos Dignos de seguirse y de tomarse en muy cuenta; a excepción ¡claro!, de lo entregado por Moisés y los Profetas y de Jesús y de sus Discípulos.

Me insiste en que si soy o m considero Israelita, y referente a lo que me considero, le diré a Ud. y a todos mis hermanos:

Me considero un Espíritu Cosmopolita o Universal… Hijo de Dios. …

Para que le quede más clarificada mi respuesta:

Soy un Ser Perteneciente al Cosmos Infinito o al Vasto Universo… y Vengo y Estoy, en Pro de de la Superación Espiritual de todos mis Hermanos e Hijos de Dios, no importándome con qué o a que se identifiquen.

Espíritu o Ser Cosmopolita o Universal…, Nómbreme como a Ud. le plazca o le parezca mejor decirme, utilizando cualesquiera de esos dos Términos estará en lo correcto al referirse hacia mí como Entidad o Identidad de ser.

No he venido a este mundo, a tomar algún partido, ni a que mis hermanos lo tomen por mi causa, no he venido a separar ni a someter a mi voluntad, a ninguno; sino a ser copartícipe en su propia Liberación y Emancipación Espiritual en Pro del Espiritualismo y de la Unificación en el Amor al Padre y nuestros hermanos.
Espiritualismo, sí, pero de Espíritu a espíritu…, y bien Interpretado y Entendido, como Enseñanza Omniabarcante Universal o sea, como: La Enseñanza Espiritual en Cátedra Eterna del Espíritu Santo hacia todos los espíritus, hijos de su Mismo Espíritu Divino, Manifiesta en el Todo Mismo y por el Todo mismo para su propia Liberación y Superación Espiritual. …

Atte: Su hermano de Acapulco: Rafael Pérez Giroud

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Gerardo Anaya » Dom Ago 31, 2008 7:29 pm

Rafael...

Bien,... pienso que cada quien tiene su postura con respecto a todo lo relacionado con este tema... Al igual que tú, utilizaría los mismas respuestas o afirmaciones para dar certeza de lo que para mí lo que tuvieron los patriarcas son pruebas divinas, así que, tal vez por el momento podríamos dejarlo hasta aquí.

Con respecto si fue un ángel del Señor "materializado" para luchar con Jacob hasta el amanecer, tampoco se me haría extraño, si tomamos en cuenta, como algunos de los apóstoles presenciaron a Moisés, Jesús y Elías en la transfiguración en un alto monte:

Lucas 9: 28-36
28 Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. 29 Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente. 30 Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías; 31 quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén. 32 Y Pedro y los que estaban con él estaban rendidos de sueño; mas permaneciendo despiertos, vieron la gloria de Jesús, y a los dos varones que estaban con él. 33 Y sucedió que apartándose ellos de él, Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, una para Moisés, y una para Elías; no sabiendo lo que decía. 34 Mientras él decía esto, vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube. 35 Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd. 36 Y cuando cesó la voz, Jesús fue hallado solo; y ellos callaron, y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto.

Como observamos, aquí también se habla de "varones" que acompañan a Jesús en Su transfiguración, lo cual no puede ser que hayan sido hombres materiales, porque sabemos con certeza que lo que los apóstoles presenciaron fueron los espíritus de Moisés y Elías que tomaron forma corporea sin llegarlo a ser.

De igual manera pudo haberle sucedido al patriarca Jacob, haber luchado con un ángel tomando cierta forma corporea sin llegarlo a ser totalmente.

Ahora que si Jacob tuvo una lucha desde el anochecer hasta el amanecer, pues francamente diría que fue una muy dura prueba para el patriarca al haber luchado con espada por largas horas y no haberse dejado vencer.

Se imaginan si cualquiera de nosotros hubieramos tenido tal prueba, ya no digamos con un ángel sino con cualquier otro ser humano y pelear por largas horas sólo con los puños y no con espada como sucedió con Jacob. Sin lugar a dudas sería una prueba tremenda. ¿Se imaginan esa lucha y más el patriarca siendo humano totalmente defendiendo su vida y la de los suyos por largas horas? Es inimaginable.

Bueno... dije que ya no tenía argumentos, pero me parecio interesante esto. Así que... :mrgreen:

Qué opinan??? :mrgreen:

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Gerardo Anaya » Dom Ago 31, 2008 7:57 pm

Sobre las ofrendas y sacrificios que realizaban en el Primer Tiempo:

www.bibliaonline.org

Productos de origen animal o vegetal que se presentaban al Señor como una
expresión de adoración, gratitud o dedicación, o para la expiación del pecado.
En el AT se emplean los siguientes términos hebreos genéricos para sacrificios
y ofrendas: 1. Minjâh, "ofrenda" cruenta e incruenta; luego, en la ley
levítica, "ofrenda de cereal" (1 R.18:29, 36; Is. 1:13; 19:21; etc.). Cabe
acotar que para designar el sacrificio cruento en general se usa el heb. zebaj
(de la raíz verbal zbj, "inmolar para el sacrificio"). 2. Qorbân,'ofrenda" y/o
"don" santificados (Lv. 2:4 7; etc.). 3. Terûmâh, "contribución" (2 Cr. 31:14;
Is. 40:20; etc.). En Ez. 45:1-7 y 48:8-21 el término hebreo significa la
porción de tierra adjudicada al santuario y a los sacerdotes, un área que debía
ser muy santa. Véase Ejido.

El sistema de sacrificios fue establecido 1024 cuando el pecado entró en el
mundo (Gn. 4:3, 4), y sirvió durante los siglos siguientes como un recordativo
de que su paga es muerte, y que la vida eterna se puede lograr únicamente como
un don de Dios (Ro. 6:23). Por siglos los sacerdotes eran los jefes de cada
familia, pero en el monte Sinaí se hizo provisión sistemática para varias
clases de sacrificios, y con el tiempo todos ellos eran ofrecidos por los
sacerdotes. De una manera u otra, todos prefiguraban al inmensamente más
grande, al del "Cordero de Dios" (Jn. 1:29; cf Is. 53:7).

Las ofrendas por el pecado y la transgresión, en particular, representaban el
sacrificio vicario de Cristo, que "fue herido por nuestras rebeliones" (ls.
53:4, 5; cf v 6). En sí y por sí misma, ninguna ofrenda cruenta del AT no
podía, y en realidad nunca pudo, "quitar los pecados" (He. 10:4, 11) ni tampoco
"hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto" (9:9).
Sólo el inmaculado sacrificio de Cristo puede "limpiar" la "conciencia de obras
muertas" (vs 11-15). La verdad fundamental expresada simbólicamente por los
sacrificios era que "sin derramamiento de sangre no se hace remisión" del
pecado (v 22), y que esta muerte es vicaria (Is. 53:4,6).

En Levítico (especialmente los cps 1-7, 16 y 23), y en Exodo y Números, se nos
da detallada información acerca de los diversos sacrificios.

Los sacrificios y las ofrendas del AT se pueden clasificar tomando en cuenta su
propósito, quién las ofrecía y su clase.

I. Propósito.

1. El "holocausto" (ofrenda totalmente quemada) expresaba adoración, gratitud y
dedicación. Representaba la adoración inalterable e ininterrumpida y la
devoción de la totalidad de la congregación al Señor. 2. Las ofrendas "por el
pecado" representaban la confesión de las faltas cometidas contra Dios, y su
expiación; por otra parte, las ofrendas por "la transgresión" y "la culpa"
implicaban la confesión del mal cometido contra los hombres y la restitución
por el daño o la pérdida infligidos, aunque la diferencia exacta entre ellas no
siempre es clara. 3. Las ofrendas "de paz" expresaban gratitud, buena
voluntad, fraternidad y el cumplimiento de ciertos votos.

II. Quién las ofrecía.

Se establecía una diferencia entre los sacrificios que se realizaban en favor
de toda la nación y los que se ofrecían por los individuos. 1. Entre los
primeros se encontraban los holocaustos regulares (es decir, los que se
ofrecían en momentos previamente establecidos); todas las ofrendas periódicas
por el pecado; las que se presentaban en ocasiones determinadas por faltas
cometidas por todo el pueblo; holocaustos especiales que se ofrecían junto con
las ofrendas por el pecado cometido por toda la congregación; y la ofrenda de
paz regular que se presentaba junto con el pan del Pentecostés. 2. Las que
ofrecían los individuos eran todos los holocaustos y las ofrendas por pecados
especiales (requeridas en circunstancias específicas), con excepción de los
holocaustos y las ofrendas por pecados especiales de toda la congregación;
todas las ofrendas por la transgresión y la culpa; y todas las ofrendas
especiales de paz. La ofrenda de un príncipe era más complicada que la
requerida del común del pueblo, en armonía con su cargo y su responsabilidad;
lo mismo ocurría con los sacerdotes, para quienes se establecía, además, un
holocausto especial ofrecido en el momento de su consagración. Todos los
holocaustos especiales, las ofrendas por el pecado y las de paz, y todas las
ofrecidas por la transgresión, eran siempre en favor de individuos.

III. Clases de sacrificios que se presentaban.

Excepto las ofrendas por el pecado de una persona muy pobre, se prescribía para
las diversas ofrendas específicamente la selección de animales "limpios" y sin
tacha del rebaño o la hacienda; en algunos casos pichones de palomas, o
adultas. Algunos debían ser machos, otros hembras, y había casos en que era
indistinto que fueran machos o hembras. A veces se especificaban ciertas
clases de corderos y carneros, y en ocasiones un cordero o un carnero se podía
emplear indistintamente. Entre los animales grandes se especificaban los
bueyes y los becerros. Junto con todos los holocaustos, las ofrendas de paz y
algunas otras, se prescribían productos de origen vegetal, constituidos por
granos, harina de trigo o de cebada, a menudo elaboradas en forma de pan; a
éstos se les añadía sal, aceite e incienso y libaciones de vino (Lv. 2:2-7;
Nm.15:4-11). En el caso de las ofrendas de origen vegetal, después de haber
ofrecido una porción, el resto generalmente lo comían el sacerdote y el
oferente. No se nos dice nada acerca de las libaciones; algunos creen que en
un comienzo se derramaban sobre la ofrenda que acompañaban, y Josefo nos dice
que en su tiempo se las derramaba alrededor del altar.

Un holocausto diario regular se ofrecía cada mañana y cada tarde a lo largo
de todo el año, incluso en los días cuando otras ofrendas ya estaban
prescriptas. Se requerían holocaustos adicionales durante los sábados, las
nuevas lunas, las 3 grandes festividades anuales 1025 -la fiesta de los Panes
sin Levadura, de las Semanas (Pentecostés) y de los Tabernáculos (las
Cabañas)-, el día de Año Nuevo y el Día de la Expiación. Se ofrecían
holocaustos especiales: con la ofrenda del pecado en favor de la congregación,
en ocasión de la dedicación de los sacerdotes, junto con el voto de nazareato,
con la ofrenda por el pecado en favor de los pobres, para la purificación de
algunas contaminaciones corporales, por la lepra, después de un parto, por
algunos individuos voluntariamente, o por lo que estaba prescripto que
acompañaran ciertas otras ofrendas.

Las ofrendas regulares por el pecado se ofrecían en favor de toda la
congregación en ocasión de las lunas nuevas, del Año Nuevo y del Día de la
Expiación; y durante las 3 grandes festividades nacionales. Se requerían
ofrendas especiales por el pecado: 1. En ocasión de la dedicación de los
sacerdotes y los levitas. 2. En el caso de violación accidental del voto de
nazareato y cuando se completaba un voto. 3. Por el pecado de la congregación.
4. Por el pecado de un sacerdote o dirigente. 5. Por los pecados
individuales. También se requería una ofrenda por el pecado en relación con
impurezas corporales, en oportunidad del parto o para la purificación de la
lepra. El sacrificio por la culpa siempre era individual, y se ofrecía en caso
de ofensas como el perjurio, el sacrilegio involuntario, el fraude, los robos;
además, en algunos casos se estipulaba una especie de compensación.

En el día de Pentecostés se requerían ofrendas o sacrificios de paz. Algunos
de paz especiales se ofrecían en relación con el cumplimiento de un voto, en
particular el de nazareato, y cuando se consagraba sacerdotes. Además, todos
podían ofrecer sacrificios pacíficos en cualquier momento.

También existía una diferencia en el procedimiento que se seguía al ofrecer los
diferentes sacrificios. Los holocaustos siempre se consumían totalmente
sobre el altar, y la sangre se vertía separadamente sobre el mismo (y en un
caso al costado, Lv. 1). En el sacrificio por el pecado, por un sacerdote o
por la congregación, la sangre siempre se asperjaba delante del velo, y con
algo de ella se untaban los cuernos del altar de oro (cp 4). Pero cuando se
trataba del sacrificio por el pecado, ofrecido individualmente por un dirigente
o por el común del pueblo, la sangre se ponía sobre los cuernos del altar de
los holocaustos. En ambos casos, el resto de la sangre se derramaba al pie del
altar de los holocaustos. Ciertas porciones definidas de los animales que se
presentaban como ofrendas por el pecado se quemaban sobre el altar; el resto,
si involucraba a un sacerdote o a la congregación, se consumía a fuego fuera
del campamento (cp 4); sin embargo, cuando el sacrificio por el pecado era
individual, de un dirigente o de alguien del común del pueblo, el sacerdote
debía comer la carne del animal (6:25, 29). En el caso de los animales
ofrecidos por la culpa, el procedimiento que se seguía era semejante al de los
sacrificios por el pecado, sólo que la sangre se rociaba alrededor del altar en
lugar de ponerla sobre los cuernos del mismo (7:1-7). También se rociaba
alrededor del altar la sangre de los animales ofrecidos como sacrificios de paz
(cp 3). Algunas porciones definidas del animal eran "mecidas" y "elevada",
delante del Señor, y quedaban con el sacerdote (7:29-34); el resto tenía que
ser comido por los que presentaban el sacrificio de paz y sus familiares
(7:11-21; cf Dt. 12:6,7; 27:7). Para los pecados cometidos "con soberbia",
esto es, en rebeldía contra el pacto y sus provisiones, no había sacrificios
previstos (Nm. 15:30).

El sacrificio se presentaba a la puerta del santuario, donde quien lo ofrecía
ponía sus manos sobre la cabeza de la víctima para dedicarla a Dios y hacer de
ella su verdadero representante y sustituto. Quien la ofrecía derramaba la
sangre -esto fue después tarea del sacerdote- y éste la aplicaba
simbólicamente. A esto le seguía la total destrucción del sacrificio por medio
del fuego, o de partes de él, o la ingestión de algunas porciones, tal como
estaba prescripto para los diferentes casos.

El sistema de sacrificios era un medio educativo adaptado a la comprensión de
la gente de aquel tiempo, y tenía como propósito ayudarles a desarrollar
conceptos correctos con respecto a la santidad de Dios, el carácter aborrecible
del pecado y acerca de cómo podían acercarse al Señor para reconciliarse con
él.

Pero tanto el AT (Mi. 6:6-8) como el NT (Mt. 9:13; 12:7) aclaran que su
importancia estaba subordinada a la piedad práctica. Mientras Cristo vivió
en esta tierra, el sistema de sacrificios estaba en pleno funcionamiento, y él
lo sancionó (Mt. 5:23, 24; 8:4; 23:2, 3; cf Gá. 4:4). También subrayó su
carácter simbólico (Mt, 26:28). Del mismo modo, Pablo se refiere a ellos como
tipos o símbolos del verdadero sacrificio de Cristo(1Co. 5:7; cf He. 10:1-11).

Bib.: FJ-AJ iii.9.4.

La tabla que aparece en las páginas siguientes resume los ofrecidos por grupos
o individuos, en momentos y con propósitos definidos, y la clase de ofrenda que
se prescribía para cada caso (cf CBA 1:710-723).1026

TABLA DE SACRIFICIOS Y OFRENDAS I
1027
TABLA DE SACRIFICIOS Y OFRENDAS II
1028

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Alfredo » Lun Sep 08, 2008 2:09 pm

En anterior escrito publique: “Aclaro que en lo personal no encuentro problema en que Dios puso a prueba la fe de Abraham….”, hoy explico la forma en que interpreto aquellos hechos:

Gen 22:1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

Las razones por las que Dios probó a Abraham las puede encontrar en anterior participación publicada en agosto 20 en este mismo tema.

Gen 22:2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

En este versículo, se menciona a Isaac como único hijo no por el hecho de que fuera el único según la carne, sino porque en estos párrafos se esta hablando proféticamente del unigénito del Padre. Aunque también existen quienes han traducido tu amado hijo.(1)

Esta es pues la óptica de mis observaciones. Isaac fue una representación profética del Mesías, mientras que Abraham representa la figura de nuestro Padre, quien le dio el nombre de Abraham que significa Padre de muchedumbre de gentes y/o Padre enaltecido.
(1)En la versión griega (LXX), la palabra hebrea que significa único se traduce por amado. El NT recoge esta última expresión y la aplica a Jesucristo (Mt 3.17).

Gen 22:3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

Los dos siervos que nuestro padre Abraham tomo, son a semejanza de los dos Olivos del Libro de Apocalipsis, quienes Nuestro Padre Celestial tomo para manifestar su verdad y representar dos de las eras espirituales.

Gen 22:4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.

El Patriarca vio el lugar de lejos, entendiéndose eso de que aun faltaba tiempo para que el Ungido fuese sacrificado por causa de nuestros errores.

Gen 22:5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros.

En su espíritu, pero sin saber su carne como, Abraham sabía que habría de volver con su hijo (“y volveremos a vosotros”).
Esto es lo que dice el apóstol Pablo en su Epístola a los Hebreos:11:19 ….pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos.

Gen 22:6 Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos.

Isaac cargo con la leña del holocausto así como Cristo el madero que representa nuestros pecados.

Gen 22:7 Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto?

Isaac quizás advertía lo que podría suceder y no se rehusó, con gran humildad a semejanza del Maestro solo pregunto por el cordero el cual represento su salvación… y la nuestra.

Gen 22:8 Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos.

De nuevo la gran palabra profética; “Dios se proveerá para el holocausto”…..Y Dios proveyó.

Gen 22:9 Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña.

Note como no se habla de que Isaac se revelara cuando fue atado, como tampoco lo hizo El Maestro.
Hace falta que nosotros también hagamos un elevado altar espiritual y demostremos amar a Nuestro Padre más que a cualquier persona o cosa.

Gen 22:10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo.
Gen 22:11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí.
Gen 22:12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.
Gen 22:13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.


Mas no hubo quien detuviera el sacrificio de nuestro Maestro, pues Él fue el cordero que Dios proveyó.

Gen 22:14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.
Gen 22:15 Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo,
Gen 22:16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo;
Gen 22:17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.


El apóstol Pablo, nos aclara por que razón Dios Juro por si mismo:

Heb 6:13 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,
Heb 6:14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.

Gen 22:18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.


También esclarece el Apóstol en quien serian benditas todas las naciones:

Gal 3:16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.

Considere lo siguiente:

Heb 11:17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,
Heb 11:18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;
Heb 11:19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.

Santiago 2:21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?

02-044.59 En el Primer Tiempo, por la obediencia de Abraham a mi mandato, hice con él un pacto de amor, premiando su constancia, su celo y fidelidad, bendiciendo y multiplicando su descendencia. Para probar su obediencia y su fe, le pedí la vida de su hijo Isaac, a quien tanto amaba, y con la sumisión de los grandes espíritus, estuvo dispuesto a inmolarlo; mas Yo le detuve, porque ya en su corazón había demostrado su obediencia y ella me bastaba.

03-060.49 Yo di a Abraham un hijo a quien llamó Isaac y al que amó profundamente, y para probar la fe y obediencia del patriarca, le pedí que lo sacrificara. Abraham se estremeció en su carne y en su espíritu, mas reconociendo que era orden divina la que estaba recibiendo, sólo pidió en su oración fuerza para llevar a cabo aquel supremo mandato y se dispuso al sacrificio de su hijo.

03-060.50 Eso me bastó, y cuando el brazo de Abraham se levantó para asestar el golpe, Yo detuve su mano, le devolví la vida del hijo amado y le di mi ósculo de paz. Sólo uno de mis elegidos podía resistir esa prueba, por eso Yo lo escogía a él para que su ejemplo quedara escrito para los hombres de su tiempo y de la posteridad.



Si en el primer testamento se declara el hecho de que Dios puso a prueba a Abraham, pidiéndole la vida de su hijo Isaac, y en el segundo y tercer testamento lo ratifica con toda claridad, no encuentro necesidad de dudar de lo escrito en ellos y querer hacer prevalecer lo que proviene en otros escritos.

Aquella fue en mi parecer, la única ocasión en que Dios pidiera que se le ofreciera la vida de alguien, y solo fue para mostrarnos a todos la grandeza de la fe de Abraham, y darnos también una figura simbólica y profética del sacrificio de nuestro Maestro.

O usted ¿Qué opina?

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Mié Sep 10, 2008 3:04 am

Referente a Abraham e Isaac y el Sacrificio

Hermano Alfredo, Ud. escribió:

Si en el primer testamento se declara el hecho de que Dios puso a prueba a Abraham, pidiéndole la vida de su hijo Isaac, y en el segundo y tercer testamento lo ratifica con toda claridad, no encuentro necesidad de dudar de lo escrito en ellos y querer hacer prevalecer lo que proviene en otros escritos.

Le contesto, lo siguiente:

El NO conocer la Intención y Propósitos Divinos de nuestro Padre Dios, sería el aceptar que Dios conculque, falte o esté en contra de sus Propias Leyes Divinas; negando así, su Inmutabilidad. Es casi como si Ud. aceptase que se siguió Comunicando en la misma forma después del Año 1950 como otros lo aceptan y niegan la Verdad de su Palabra, o sea: el pensar y aceptar que Dios, todo Verdad Absoluta, no se ajuste a sus propios Mandatos Divinos en Pro de Testificar su Misma Verdad Predicada en su Enseñanza Divina. Esas aseveraciones erróneas al respecto, son tan solo provocadas por las plasmaciones Eidéticas Religiosas de esos Portavoces que entregaron dichos Mensajes; mas, no procedentes de Dios, como muchas otras más que se irán descubriendo y presentando que se le atribuyen también Dios.

Ud. Escribió también:

Aquella fue EN MI PARECER, la única ocasión en que Dios pidiera que se le ofreciera la vida de alguien, y solo fue para mostrarnos a todos LA GRANDEZA de la fe de Abraham, y darnos también una FIGURA SIMBÓLICA y Profética del sacrificio de nuestro Maestro.
O usted ¿Qué opina?

Le contesto:

Será solo en su propio parecer y en la de los muchos que se nombran “cristianos” o “espiritualistas” que aceptan, el que Dios vaya en contra de su propia Palabra o de sus Mismos Mandamientos o Legislaciones Divinas; mas, no en mi parecer a la Luz de la Verdad Divina contenida en su Enseñanza, puesto que Dios Mismo, como Espíritu de Verdad, nos dice: “Yo quiero que vuestro sí, sea siempre un Sí; y vuestro no, sea siempre un No. ….. ¡¡¡Entonces!!! ¿Porqué Dios Mismo, iba a Transgredir o Faltar a su Propia Palabra y Mandamientos?... ¿¿¿Sería eso un buen Ejemplo Divino de su parte???...

Referente a Abraham, él no fue el único que intentó hacer ese tipo de Holocausto o Sacrificio Caníbal él solo quiso Copiarlo de otros fanáticos adoradores de dioses; ya que, todas la tribus de ese entonces, lo hacían con mucha “Fe” para Agradar a sus dioses y tal vez también a su paladar, por comer carne humana tierna; y no por ello son nominados por Dios, ni por los hombres, como Símbolos de “Grandeza” sino todo lo contrario; Dios Mismo los califica como actos aborrecibles y detestables ante Dios.

Y en lo relativo a lo de la “Figura Simbólica” que menciona, esa es una interpretación a mi parecer muy equivocada y solo aceptada por Usted, el Clero y algunos de sus seguidores; pero se diferencia de la entregada por sus Profetas y de la Realidad Misma; ya que, en el hijo de Abraham, no consumó tal Sacrificio; además, fue él el que iba a cometer ese crimen; y en el caso de Jesús, no fue El Padre el que iba a consuma tal Sacrificio, sino los hombres fueron los que dieron muerte a Jesús; por lo cual no es comparable ni aplicable, a tan grande y vergonzoso evento de la Crucifixión del Hijo Representativo de Dios. Repito: Abraham, el padre, iba a matar a Isaac su hijo, y en el caso de Jesús: los hombres, no El Padre; fueron los que mataron a su “Hijo”, o sea a Jesús, en su Representación como el Hijo de Dios.

Con suficiente Amor, suma Comprensión y Tolerancia hacia todos, en Pro de la Superación Espiritual del Pueblo Israel del Tercer Tiempo y de la Humanidad.

Atte.: Su Hermano: Rafael de Acapulco Gro.

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Alfredo » Vie Sep 12, 2008 4:21 pm

Saludos

Para intentar darles a conocer mi parecer sobre el asunto, le pregunto a Rafael ESPECIFICAMENTE ¿cual seria la forma en que, de ser cierto como interpreto, Dios habría de Transgredir o Faltar a su Propia Palabra y Mandamientos?

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Sab Sep 13, 2008 1:00 am

Hermano Alfredo, Ud. anteriormente, escribió:

Si en el primer testamento se declara el hecho de que Dios puso a prueba a Abraham, pidiéndole la vida de su hijo Isaac, y en el segundo y tercer testamento lo ratifica con toda claridad, NO ENCUENTRO NECESIDAD DE DUDAR de lo escrito en ellos y querer hacer prevalecer lo que proviene en otros escritos.

Aquella FUE EN MI PARECER, LA ÚNICA OCACIÓN EN QUE DIOS PIDIERA que se le ofreciera LA VIDA DE ALGUIEN, y solo fue para mostrarnos a todos la Grandeza de la fe de Abraham, y darnos también una Figura Simbólica y Profética del sacrificio de nuestro Maestro.

Ahí con su Propio Escrito, nos está dando a conocer Clara y Perfectamente su Parecer al respecto, de que: sí está o estaría de acuerdo, en que fuera Dios quien pidiese la vida de alguien…, no sé por qué intenta hacer creer después, que no ha ni siquiera el intentado el dar aún su Parecer, al decir:

Para INTENTAR DARLES A CONOCER MI PARECER sobre el asunto, le pregunto a Rafael ESPECIFICAMENTE ¿cuál sería la forma en que, de ser cierto como interpreto, Dios habría de Transgredir o Faltar a su Propia Palabra y Mandamientos?

A lo que le contesto con mucho cariño y además le Aclaro y Explico, a la altura de nuestra Comprensión y Entendimiento humano, lo Referente a los Holocaustos o Sacrificios realizados en ofrenda como una muestra de Adoración a los dioses o a Jehová el Dios de Abraham y Dios nuestro.

Lo que no está acorde ni dentro de la Verdad Misma de su Enseñanza Divina, de lo entregado en el Primer Testamento.

Empecemos, con lo que Dios, nos Ordena en Uno de sus Mandamientos:

Analicemos de los Mandamientos Divinos, (Éxodo cap.20 Vers. 3 al 17 y Deuteronomio cap. 5 Vers. 7 al 21) entregados a Moisés, en el monte Sinaí, el Quinto Mandamiento de la Ley Divina: NO MATARÁS. … (Éxodo cap.20 Vers. 13 y Deuteronomio cap. 5 Ver. 17)

Además, dijo así Nuestro Padre DIOS, a su pueblo Elegido en ese tiempo:

Deuteronomio Cap. 12:

Ver. 30. Guárdate que NO TROPIECES EN POS DE ELLAS, (sus costumbres e ídolos) después que fuesen destruidas delante de ti; no preguntéis acerca de sus Dioses, DICIENDO: DE LA MANERA QUE SERVÍAN aquellas gentes á sus dioses, ASÍ HARÉ YO TAMBIÉN.
Ver. 31. NO HARÁS ASÍ Á JEHOVÁ TU DIOS; porque TODO LO QUE JEHOVÁ ABORRECE, HICIERON ELLOS á sus dioses; pues aún á sus hijos é hijas (.MATABAN sacrificándolos como ofrenda en Holocausto y les) quemaban en el fuego a sus dioses.
Ver. 32. CUIDARÉIS DE HACER TODO LO QUE OS MANDO; no añadirás á ello ni quitaras de ello.

Y un supuesto “dios” o “ángel de dios” lo Contradice al decir lo Contrario A Abraham, en: Génesis Cap. 22:

Vers. 1. Y aconteció después de estas cosas, que tentó “Dios” á Abraham, y él respondió: Heme aquí.
Ver. 2. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, (¡Mentira!: ¡no era el Único!... Ismael, era su hijo también…, debería decir: …a tu segundo hijo,…) á quien amas y vete á tierra de Moriah, y OFRÉCELO ALLÍ EN “HOLOCAUSTO” sobre unos montes que yo te diré.
(¡¡¡Mentira!!! Dios dice: …NO HARÁS ASÍ Á JEHOVÁ TU DIOS…. Después en Su 5° Mandamiento, nos dice: NO MATARÁS. … Y ese “dios” o “ángel” infiere o da Clarísimamente a Entender: “y MÁTALO, Sacrificándomelo en Ofrenda”.

¡¡¡El ÚNICO, AUTENTICO Y VERDADERO DIOS, JAMÁS CONCULCARÍA NI INFRINGIRIA O IRIA EN CONTRA DE SU PROPIA PALABRA NI SUS MANDATOS DIVINOS!!!...

Es decir: Dios es inmutable y NUNCA VA A DESMENTIR SU PROPIA ENSEÑANZA NI CONTRADECIR SUS PROPIOS MANDAMIENTOS o Legislaciones Divinas, Entregados al ser humano, aunque se pensara erróneamente que Dios, no nos Conociera en nuestras Reacciones y tuviese que Tentarnos o Probarnos, -lo mismo es- para saber si Cumplimos o no con todos sus Mandatos Divinos.

Muy Lógico será el Deducir:

Que si Dios no quería que ellos, dijeran: ….DE LA MANERA QUE SERVÍAN aquellas gentes á sus dioses, ASÍ HARÉ YO TAMBIÉN. … Mucho menos Dios nos lo fuera a pedir directa o indirectamente, por mucho que algunos crean que quiera o quiso: “Tentarnos” o “Probarnos”...

Dios es Perfectísimo Conoce todo de nosotros y sabe de todos nuestros actos y reacciones pues conoce todos nuestros deseos; y conoce todos nuestros Anhelos, y Pedimentos hacia Él, muchísimo antes que se los hayamos pedido

Lo que está dentro de la Verdad de su Enseñanza Divina, se auto identifica por sí Mismo, puesto que en su Esencia y Sentido, es Irrefutable.

Con Amor, suma Comprensión y Tolerancia, en Pro de la Superación Espiritual del Pueblo Israel del Tercer Tiempo y de la Humanidad.

Atte.: Su Hermano: Rafael Pérez Giroud Angeles de Acapulco Gro.

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Alfredo » Jue Sep 18, 2008 6:54 pm

Saludos a todos.
Saludos Rafael.

Entiendo la dificultad que se presenta para entender plenamente esos párrafos, sin embargo me siguen pareciendo que el hecho fue tal y como lo describen el primero, segundo y tercer testamentos, pues marcan el mismo hecho en la misma forma, además, la alternativa que usted presenta carece de sentido por las causas que antes había descrito.

Conviene resaltar que de antemano sabía Dios lo que habría de suceder y que finalmente la vida de Isaac habría de ser respetada, pues no era la muerte de Isaac lo que Dios buscaba sino que se valorase la obediencia de Abraham. Desde ese punto de vista, no existe contradicción entre los relatos.

Si alguien considera que Dios se contradecía porque al haber pedido la vida de Isaac, se habría la posibilidad de que se pensara o inculcara que Él gustase de los sacrificios humanos, yo le digo que lo que enseña ese relato es exactamente lo contrario, pues allí se indica que Él habría de proveer un cordero que habría de verter su sangre para nuestra redención, haciendo innecesario todo tipo de sacrificio material.

Consideremos también que la evolución de la humanidad en ese tiempo era escasa y la forma en que se enseñaba era distinta. La ley del talion, esa de ojo por ojo y diente por diente fue dada a los primeros como guía, y ya en los tiempos de Jesús se les dieron nuevas y mejores leyes, acordes a la evolución que se había adquirido. ¿Será que Dios se contradijo también allí?

Nadie debe juzgar mal a un maestro por enseñar a los párvulos a contar con manzanas aun que para él resultan innecesarias ahora.


Usted escribió:
Referente a Abraham, él no fue el único que intentó hacer ese tipo de Holocausto o Sacrificio Caníbal él solo quiso Copiarlo de otros fanáticos adoradores de dioses; ya que, todas la tribus de ese entonces, lo hacían con mucha “Fe” para Agradar a sus dioses y tal vez también a su paladar, por comer carne humana tierna; y no por ello son nominados por Dios, ni por los hombres, como Símbolos de “Grandeza” sino todo lo contrario; Dios Mismo los califica como actos aborrecibles y detestables ante Dios.

Me parece que su concepto de Abraham es demasiado grotesco y fuera de realidad, en ninguna forma se le podría llamar el Padre de la Fe, si sus ideas fueren ciertas. Su parecer contrasta con lo que El divino Maestro nos dice sobre él:

07-204.20 Os maravillaréis al encontrar en aquellos tiempos espíritus tan grandes como Abraham, aquel que amó a su Señor sobre todo lo creado con amor puro. Meditad en la vida y en las obras de aquel hombre y encontraréis que su fe, su fuerza, su mansedumbre y su amor, son el verdadero tronco del árbol israelita.

Tambien escribio usted:
Y en lo relativo a lo de la “Figura Simbólica” que menciona, esa es una interpretación a mi parecer muy equivocada y solo aceptada por Usted, el Clero y algunos de sus seguidores; pero se diferencia de la entregada por sus Profetas y de la Realidad Misma; ya que, en el hijo de Abraham, no consumó tal Sacrificio; además, fue él el que iba a cometer ese crimen; y en el caso de Jesús, no fue El Padre el que iba a consuma tal Sacrificio, sino los hombres fueron los que dieron muerte a Jesús; por lo cual no es comparable ni aplicable, a tan grande y vergonzoso evento de la Crucifixión del Hijo Representativo de Dios. Repito: Abraham, el padre, iba a matar a Isaac su hijo, y en el caso de Jesús: los hombres, no El Padre; fueron los que mataron a su “Hijo”, o sea a Jesús, en su Representación como el Hijo de Dios.

Afirmar que no tuvo paralelismo aquel relato con la muerte del Maestro es tanto como afirmar que todas aquellas ceremonias de la ley que practicaban los judíos tampoco lo tipificaban. Ni el relato de la pascua, ni los sacrificios de corderos o palomas, ni el tabernáculo, ni el templo de de Salomón, etc.
El hecho de que usted no alcance a ver el paralelismo de ese relato con el sacrificio del Maestro, no significa que no exista, y si otros coinciden con mi interpretación –o con la suya-, ni le quita ni le agrega veracidad a los argumentos.

Por favor lea lo que nos dice el Divino Maestro en su tercer testamento.

05-119.18 En Abraham y en su hijo Isaac OS DI UNA IMAGEN DE LO QUE SERIA EL SACRIFICIO DEL REDENTOR, CUANDO PUSE A PRUEBA el amor que Abraham me profesaba pidiéndole que él, por su propia mano sacrificara a su hijo, a su muy amado Isaac. EN AQUEL ACTO, SI SABEIS MEDITAR, ENCONTRAREIS UNA SEMEJANZA DE LO QUE MAS TARDE FUE EL SACRIFICIO DEL UNIGENITO POR LA SALVACION DEL MUNDO.

05-119.19 ABRAHAM FUE LA REPRESENTACION DE DIOS, E ISAAC LA IMAGEN DE JESUS; en aquel momento el patriarca pensaba que si el Señor le pedía la vida de su hijo, era para que la sangre del inocente lavase las faltas del pueblo, y a pesar de amar profundamente al que era carne de su carne, fue más fuerte en él la obediencia hacia su Dios y la caridad y amor hacia su pueblo, que la vida de su amado hijo. El obediente Abraham estuvo a punto de descargar el golpe mortal sobre su hijo; en el instante en que transido de dolor, levantaba el brazo para sacrificarle, mi poder le detuvo, ordenándole que inmolara un cordero en lugar de su hijo, para qué quedara aquel símbolo, como testimonio de amor y obediencia.

05-119.20 Siglos después, la humanidad había de pedirme el sacrificio de Jesús, mi amado Hijo, Y OS LO HABIA DE ENTREGAR, Para que su ejemplo de mansedumbre, sellado con su sacrificio y con su sangre, quedase imborrablemente escrito en la conciencia de la humanidad.

05-119.21 SI EN EL CASO DE ISAAC, UN CORDERO VINO A SUSTITUIRLE PARA RESCATAR SU VIDA, EN EL CASO DE JESUS NO HUBO QUIEN LE REMPLAZASE, pues El sabía que era necesario que su sangre fuese derramada, para que la esencia y la luz de aquel sacrificio iluminasen al espíritu, al corazón y entendimiento de los hombres carentes de espiritualidad. Por eso Jesús es llamado también el Cordero de Dios. La ley os dijo: "No matarás", y Cristo en su doctrina de amor os enseñó la sublime lección de morir por salvar a los demás.

05-119.22 Bienaventurado el que muera dando vida a quienes la necesitan, porque vivirá eternamente.

05-119.23 Ved cómo ha llegado el tiempo de que podáis extraer la esencia espiritual contenida en mis revelaciones pasadas, aquellas a las cuales la humanidad sólo interpreta en forma material, sin tratar de profundizarse en ellas para encontrar su sentido espiritual.

05-119.24 Yo os coloco en el principio del camino del análisis, para que después podáis llegar al fondo de mis lecciones. si todo es lo diese completamente esclarecido, vuestro espíritu no se esforzaría por penetrar al fondo de mi palabra.



Finalmente reproduzco aquí lo que dicen diversos párrafos de cátedras del Divino Maestro que confirman el hecho:

01-002.21 No estoy exigiéndoos sacrificio alguno, sólo quiero que vuestras obras sean espontáneas y vuestro amor verdadero. Sin embargo, no olvidéis el ejemplo de obediencia y sumisión de Abraham, cuando el Padre le pidió la vida de Isaac, el hijo amado. ¿Quién de los hombres de este tiempo, de los que me aman, me daría esa prueba de obediencia, de amor y de fe?

02-044.59 En el Primer Tiempo, por la obediencia de Abraham a mi mandato, hice con él un pacto de amor, premiando su constancia, su celo y fidelidad, bendiciendo y multiplicando su descendencia. Para probar su obediencia y su fe, le pedí la vida de su hijo Isaac, a quien tanto amaba, y con la sumisión de los grandes espíritus, estuvo dispuesto a inmolarlo; mas Yo le detuve, porque ya en su corazón había demostrado su obediencia y ella me bastaba.

03-060.49 Yo di a Abraham un hijo a quien llamó Isaac y al que amó profundamente, y para probar la fe y obediencia del patriarca, le pedí que lo sacrificara. Abraham se estremeció en su carne y en su espíritu, mas reconociendo que era orden divina la que estaba recibiendo, sólo pidió en su oración fuerza para llevar a cabo aquel supremo mandato y se dispuso al sacrificio de su hijo.

03-060.50 Eso me bastó, y cuando el brazo de Abraham se levantó para asestar el golpe, Yo detuve su mano, le devolví la vida del hijo amado y le di mi ósculo de paz. Sólo uno de mis elegidos podía resistir esa prueba, por eso Yo lo escogía a él para que su ejemplo quedara escrito para los hombres de su tiempo y de la posteridad.

05-117.60 Mas no sólo en Mí podéis hallar ejemplos dignos de imitar; recordad la mansedumbre de Abraham, cuando su Señor le pidió la vida de su hijo, la paciencia de Job, que me bendecía en cada una de sus tribulaciones, y así como esos ejemplos, muchos más que hasta vosotros han llegado a través de la historia.

10-294.12. ¿Dónde está Abraham, a quien le pedí la vida de su amado hijo y estuvo dispuesto a obedecerme? ¿,En dónde podría encontrar la fuerza y la fe de Moisés, atravesando el desierto, seguido de su pueblo? ¿Y la fidelidad de mis apóstoles para seguir hasta la muerte las huellas trazadas por su Maestro, en donde podría volverla a encontrar?,

10-294.13. Ved que no estoy pidiendo la vida de vuestros hijos, ni que deis vuestra sangre en mi nombre, y sin embargo, os parece pesada la misión que os he confiado y hay muchos que la rehúyen.

10-308.11. No siempre será necesario que bebáis hasta el fondo el cáliz de amargura, porque bastará con mirar vuestra fe, vuestra obediencia, vuestro propósito e intención de obedecer mi mandato, para que Yo os exima de llegar al instante más duro de vuestra prueba. Recordad que a Abraham le fue pedida la vida de su hijo Isaac, a quien mucho amaba y que el patriarca, sobreponiéndose a su dolor y pasando por sobre el amor a su hijo, se aprestó a sacrificarlo en una prueba de obediencia, de fe, de amor y humildad que aún vosotros no podéis concebir; mas no le fue permitido que consumase el sacrificio en el hijo, porque ya en el fondo de su corazón había probado su obediencia ante la voluntad divina y con ello era bastante. ¡Cuán grande fue el gozo de Abraham, cuando su mano fue detenida por una fuerza superior, impidiéndole el sacrificio de Isaac! ¡Cómo bendijo el nombre de su Señor y se maravilló de su sabiduría!

12-343.68. Llevad en vuestro espíritu siempre grabado el ejemplo de Abraham: cuando le pedí el sacrificio de su propio hijo, supo confiar en Mí y me hizo presente su grande fe y obediencia. Y cuando estaba presto a sacrificar a su amado hijo, Yo le envié a mi ángel para que detuviera su mano. Entonces por su fe y obediencia, le hice una grande promesa, para que por su conducto alcanzara la humanidad. Mas a vosotros no he venido a pediros ningún sacrificio, sólo os recuerdo a Abraham para que le imitéis en su fe y obediencia y os prometo que conquistaréis la vida eterna.

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Alfredo » Mié Jun 25, 2014 11:18 pm

Saludos

En reciente reunión a través de una sala de conferencia virtual se hizo evidente una vez más, el lamentable desacuerdo que tenemos varios sobre este tema.

En lo personal creo que la evidencia que muestra el Tercer Testamento es muy clara al definir que efectivamente Dios pidió a Abraham la vida de su hijo Isaac, no para que le diera muerte, puesto que Dios sabía de antemano que aquel sacrificio habría de ser detenido, sino como una prueba de que aquel amaba mas a nuestro Padre que a su hijo, y de un ejemplo que servía de figura a la humanidad, donde Isaac representa al Hijo, quien eventualmente se habría de convertir en “El Cordero Inmolado”.

Puedo entender las dificultades que tienen algunos para asimilar o comprender ese hecho, pero no puedo estar de acuerdo en algunas de las posturas que allí surgieron, pues, al hacerles ver que ese relato era consistente tanto en el Primer como en el Segundo y el Tercer Testamento, hubo quien afirmo que los textos del Tercer Testamento donde se relata ese hecho, estaban corrompidos lo mismo que aquellos relatos que sobre eso tratan el Primero y el Segundo Testamentos, a los cuales algunos de antemano no han terminado de aceptar.

Por lo anterior, y para salvar las cada vez mayores distancias, el análisis que se debe a estos temas deberá de ser más amplio y más profundo. Solo que no creo que las personas más directamente involucradas quieran externar sus análisis.

A los demas participantes en esa reunión, los cuales no externaron su parecer sobre las escrituras de los tres tiempos pero que no creen lo dicho en párrafos pregunto, ¿están ustedes de acuerdo con quien dijo que las escrituras que tratan ese tema se deban de desechar?

cristina
Mensajes: 317
Registrado: Dom Feb 08, 2009 1:00 pm
Ubicación: Riehen/Basel - Suiza

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por cristina » Mié Jul 02, 2014 1:37 pm

Hola Alfredo,

en verdad es muy dificil para nuestra generación asimilar que Dios, nuestro Padre, le haya pedido a Abraham de sacrificarle su hijo por amor y obediencia (E. 60,48-50). Sobre todo cuando pensamos en uno de los 10 mandamientos que dice: no matarás! Sabemos ya desde el Antiguo Testamento que el Padre no quiere sacrificios, sino misericoridia (Osea 6,3-6).

En aquellos primeros tiempos los hombres solian buscar su purificación através del sacrifico de victimas inocentes (E. 155,56), y talvez ese Primer Tiempo haya sido el indicado para revelarle a la humanidad a través de esta gran prueba de Abraham la Salvación del Mundo a través del Sacrificio de Su muy amado Hijo en el Segundo Tiempo.

Podemos leer en E. 60,48 que Dios contempló en Abraham un hombre justo, por lo cual hizo con el un pactó de alianza. Al ser Abraham justo en los ojos de nuestro Padre, el también tuvo la fuerza y el valor de comprender y cargar con tremenda prueba por parte de su Dios. Porque al ser justo Abraham, el sabía que su Dios también era justo y que no pedería de el algo, que no tuviese mucha razón de hacerlo. Luego, pasada la prueba, su Dios fue descrito por el Pueblo Israelita como el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, con lo que el Pueblo mismo concibió que Dios obró en Abraham milagrosa- y grandemente.

Porque el Padre eligió a este justo varón, Abraham, y lo probó de tal manera?

En el Tercer Testamento (E. 119,19-23) nos explica el Padre que Abraham representó en esa prueba a Dios, e Isaac representó la imagen de Jesús. Ya que en el Segundo Tiempo, fueron los hombres quien le pidieron a Dios la vida de Su Hijo Unigénito, y cómo en el Primer Tiempo Abraham le ofreció a Dios la vida de su hijo Isaac, después de habersela pedido Dios, así nuestro Padre nos dió la vida de Su Hijo por gran Amor a todos sus hijos. Pero nuestro Padre detenió la mano de Abraham y salvó a Isaac de ese golpe mortal. En cambio los hombres no sólo le pidieron la vida de Su Hijo Muy Querido, sino que la tomaron cruelmente y la llevaron ellos mismos al sacrificio.

Podemos concluir que Dios sólo utilizó esta gran prueba y ejemplo de Abraham, varón justo ante Dios, utilizó su obediencia y amor por su Dios, para mostrar en la figura de Abraham Su gran amor, mansedumbre, sacrificio y perdón para nosotros, sus hijos desobedientes y duros de corazón a través del sacrificio de Su Hijo Jesúcristo en el Segundo Tiempo.

Sólo un varón justo como Abraham era capaz de soportar tal prueba, porque el Padre sólo puede mostrar Su Grandeza y Misericordia a través de sus hijos justos y llenos de fé, cómo lo fue Abraham, Noe, Hiob y muchos otros de sus elegidos.

Queda por decir, que el Padre nos pide también a nosotros nuestras vidas, y las vidas de nuestros queridos. No en forma material, pero si espiritual. Porque sólo de esa manera podremos estar unidos a Él y Su Voluntad y vivir una vida en plenitud.

cristina
Mensajes: 317
Registrado: Dom Feb 08, 2009 1:00 pm
Ubicación: Riehen/Basel - Suiza

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por cristina » Mié Jul 02, 2014 1:47 pm

Cómo resumen yo diría que ese Primer Tiempo ha sido el indicado para revelarle a la humanidad proféticamente a través de esta gran prueba de Abraham. la Salvación del Mundo en el Segundo Tiempo a través del Sacrificio de Su muy amado Hijo Jesucristo!

cristina
Mensajes: 317
Registrado: Dom Feb 08, 2009 1:00 pm
Ubicación: Riehen/Basel - Suiza

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por cristina » Mié Jul 02, 2014 1:57 pm

Sólo un varón justo como Abraham era capaz de soportar tal prueba, porque el Padre sólo puede mostrar Su Justicia, Grandeza y Misericordia a través de sus hijos obedientes, mansos, humildes y llenos de fé, cómo lo fue Abraham, Noé, Job y muchos otros de sus elegidos.

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: ¿El sacrificio de Isaac?.

Mensaje por Alfredo » Jue Jul 03, 2014 1:18 pm

Saludos Cristina.

Estoy en completo acuerdo con tus conclusiones.

Para que quien lea tu mensaje pueda leer las citas que referiste, colocare los párrafos completos, solo que la cita de E. 155,56 no corresponde a este tema, quizás te referías a la 9.276.14


3.60.48. Cuando hablé a Abraham, él escuchó mi palabra y con la fe contempló a su Señor. Aquella voz dijo al patriarca: Contemplo que sois justo en la Tierra y hago con vos un pacto de alianza; es mi voluntad hacer brotar de vos numerosas generaciones, las cuales formarán un pueblo que deberá reconocerme y amarme y en él serán benditas todas las naciones de la Tierra.
3.60.49. Yo di a Abraham un hijo a quien llamó Isaac y al que amó profundamente, y para probar la fe y obediencia del patriarca, le pedí que lo sacrificara. Abraham se extremeció en su carne y en su espíritu, mas reconociendo que era orden divina la que estaba recibiendo, sólo pidió en su oración fuerza para llevar a cabo aquel supremo mandato y se dispuso al sacrificio de su hijo.
3.60.50. Eso me bastó, y cuando el brazo de Abraham se levantó para asestar el golpe, Yo detuve su mano, le devolví la vida del hijo amado y le di mi ósculo de paz.
Sólo uno de mis elegidos podía resistir esa prueba, por eso Yo lo escogía a él para que su ejemplo quedara escrito para los hombres de su tiempo y de la posteridad.

Ose 6:6 Porque misericordia quise, y no sacrificio; y conocimiento de Dios más que holocaustos.

9.276.14 Lejos estáis ya de aquellos tiempos en que los hombres buscaban su purificación mediante el sacrificio de víctimas inocentes; también habéis comprendido la inutilidad de los ayunos y las penitencias mal entendidas que por mucho tiempo practicasteis, ahora sabéis que sólo la regeneración y la espiritualidad podrán dar a vuestro espíritu la paz y la luz.

5.119.18 En Abraham y en su hijo Isaac os di una imagen de lo que seria el sacrificio del Redentor, cuando puse a prueba el amor que Abraham me profesaba pidiéndole que él, por su propia mano sacrificara a su hijo, a su muy amado Isaac. En aquel acto, si sabéis meditar, encontraréis una semejanza de lo que más tarde fue el sacrificio del Unigénito por la salvación del mundo.
5.119.19 Abraham fue la representación de Dios, e Isaac la imagen de Jesús; en aquel momento el patriarca pensaba que si el Señor le pedía la vida de su hijo, era para que la sangre del inocente lavase las faltas del pueblo, y a pesar de amar profundamente al que era carne de su carne, fue más fuerte en él la obediencia hacia su Dios y la caridad y amor hacia su pueblo, que la vida de su amado hijo. El obediente Abraham estuvo a punto de descargar el golpe mortal sobre su hijo; en el instante en que transido de dolor, levantaba el brazo para sacrificarle, mi poder le detuvo, ordenándole que inmolara un cordero en lugar de su hijo, para qué quedara aquel símbolo, como testimonio de amor y obediencia.
5.119.20 Siglos después, la humanidad había de pedirme el sacrificio de Jesús, mi amado Hijo, y os lo había de entregar, Para que su ejemplo de mansedumbre, sellado con su sacrificio y con su sangre, quedase imborrablemente escrito en la conciencia de la humanidad.
5.119.21 Si en el caso de Isaac, un cordero vino a sustituirle para rescatar su vida, en el caso de Jesús no hubo quien le reemplazase, pues El sabía que era necesario que su sangre fuese derramada, para que la esencia y la luz de aquel sacrificio iluminasen al espíritu, al corazón y entendimiento de los hombres carentes de espiritualidad. Por eso Jesús es llamado también el Cordero de Dios. La ley os dijo: "No matarás", y Cristo en su doctrina de amor os enseñó la sublime lección de morir por salvar a los demás.
5.119.22 Bienaventurado el que muera dando vida a quienes la necesitan, porque vivirá eternamente.
5.119.23 Ved cómo ha llegado el tiempo de que podáis extraer la esencia espiritual contenida en mis revelaciones pasadas, aquellas a las cuales la humanidad sólo interpreta en forma material, sin tratar de profundizarse en ellas para encontrar su sentido espiritual.

Como dije anteriormente, al igual que tu, puedo comprender que a algunos les resulta difícil asimilar que Nuestro Padre haya pedido a Abraham el sacrificio de su hijo, sin embargo, me parece muy errado que para buscar resolver ese dilema se afirme que los textos del Primero, Segundo y Tercer Testamentos que tratan ese asunto están corrompidos. Creo que el solo hecho de mencionarse en el mismo sentido en los Tres Testamentos debiera ser suficiente para meditar con cautela si lo que se cree pudiera estar errado, pues me parece temerario desechar la palabra de Dios cuando no concuerda con nuestros criterios.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados