Unas preguntas sobre la Oracion

Foro General de la Tercera Era
Adriel

Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Adriel » Mié Sep 03, 2008 8:00 pm

En el segundo tiempo en Luc.11:2 al 4 dice: Y Jesus le respondio, cuando os pongais a orar, habeis de decir: Padre sea santificado en tu nombre,venga a nosotros tu reino el pan nuestro de cada dia,danoslo hoy y perdonanos nuestros pecados puesto que tambien nosotros perdonamos a nuestros deudores y no nos dejes caer en la tentacion....

Con fundamento en estos versiculos , muchas congregaciones se apoyan para afirmar que tu dijiste esta oracion y en ella nos dejabas la enseñanza de orar.

Las preguntas son :
1a. ¿Dijiste tu tal oracion?y si las dijiste.
2a. ¿Nos induciste con ella a repetirla siempre que nos dirijamos al padre o que nos quieres decir al respecto?

RESPUESTA:
' Oh ¡ Cuanta ceguera existe en el hombre,cuando atribuye algunas palabras que no pronuncie ...Nunca ore de ese modo.Yo os digo ahora:Padre nuestro que estas en Mi, has en Mi tu voluntad;guiame
por snderos de luz y pon en mis palabras tu verdad,que mis palabras alimenten a tod aquel que tiene hambre y den vida a todo aquel que tiene sed.
Padre nuestro que estas entre nosotros ,que nuestyros hechos sean tu voluntad y tu voluntad sea en todo momento seguida por todos nosotros .
Padre nuestro,que estas en nosotros ,bendito seas y bienenido en todo instante,para que todas las cosas canten loas y den gracias a tu voluntad.
Padre nuestro que estas entre nosotros .
ESTO ES LO QUE YO DIGO AHORA Y ESTO SI ES PALABRA DE JESUS DE NAZARETH.

Nota esta es la pregunta de una catedra dada en la ciudad de Guadalajara. Se encuentra en los Documentos del Tercer Tiempo para la Humanidad Tomo Primero capitulo Sexto. y corresponde ala pregunta No. 25

Saludos desde Guadalajara.
De la Escuela Espiritualista Fuente de Paz

hector
Mensajes: 213
Registrado: Mar Mar 21, 2006 12:49 pm
Contactar:

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por hector » Jue Sep 04, 2008 12:35 pm

Seas bienvenido Adriel de Guadalajara, de la Escuela Espiritualista Fuente de Paz.

Adriel, entiendo, que no estás buscando respuestas, sino que nos las estás compartiendo, por lo que se agradece tu buena intención, pero agradecería así mismo, lleves la siguiente reflexión a tu grupo, para que la analicen; y que la voluntad de nuestro Padre sea en todos nosotros:

Pero antes de desarrollar mi respuesta, voy a transcribir los párrafos que mencionas, Lucas 11:2-4, además Mateo 6:9-13.

Lucas 11:2-4 (Biblia Reina Valera, revisión 1995):

Lc. 11:2. Él les dijo: Cuando oréis, decid:
“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu Reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
Lc. 11:3. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
Lc. 11:4. Perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal”.

Mateo 6:9-13 (Biblia Reina Valera, revisión 1995):

Mt. 6:9. Vosotros, pues, oraréis así:
“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
Mt. 6:10. Venga tu Reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
Mt. 6:11. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
Mt. 6:12. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
Mt. 6:13. No nos metas en tentación, sino líbranos del mal, porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria, por todos los siglos. Amén”.

Además, a lo mejor, para muchos les resulta más cercana la transcripción que aporta el R.P. Dr. Frédéric Manns, católico experto en lengua aramea:

Abuna di bishemaya (Padre nuestro que estás en el cielo,)
itqaddash shemak, (santificado sea tu nombre,)
tete malkutak (venga a nosotros tu reino,)
tit'abed re'utak (hágase tu voluntad)
kedi bi shemaya kan ba ar'a (en la tierra como en el cielo.)
lajmana hab lana sekom yom beyoma (Danos hoy nuestro pan de cada día,)
u shebok lana jobeina (perdona nuestras ofensas)
kedi af anajna shebakna lejeibina (como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,)
weal ta'alna lenision, (no nos dejes caer en la tentación)
ela peshina min bisha. (y líbranos del mal.)

Ahora, entrando en materia, lo primero, que llama mi atención, es la extraña traducción que de Lucas 11:2-4 se hace, específicamente de las dos primeras oraciones del versículo 2:

“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre”

Porque es la primera vez que leo:

“Padre sea santificado en tu nombre”

¿De qué Biblia es?

Porque esto es ya, en si mismo, un gran error, porque el sentido espiritual de las frases es completamente distinto, por lo mismo, todo aquello que se argumente sobre estas palabras será erróneo y fácilmente puede llevarnos a mal interpretaciones.

Entonces, si el texto es erróneo, no cabe ninguna otra opción que rechazar el texto, aquí les solicito suma atención, porque el texto falso es una trampa, una celada, ya que al rechazar el texto espurio, se condiciona al pueblo espiritualista a rechazar el bueno, esto es a desconocer la oración modelo del “Padre Nuestro”, en otras palabras, habremos sido engañados, para acto seguido, iluminarnos con cualquier otro texto, que no necesariamente tiene que ser espurio, sino uno acorde a nuestras propias creencias.

Por otra parte, no creo que tengan dificultades, en identificar al autor de este engaño, por quien la congregación tendrá que orar, para que la luz de nuestro Padre sea en él, al igual que en todos nosotros.

Adriel, en el sitio siguiente existe una buena reflexión acerca del tema en cuestión: http://www.144000.net/portada/reflexion ... odelo.html



Todos somos uno.

Héctor

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Vie Sep 05, 2008 10:05 am

Hermano, Adriel, busqué el que Ud. estuviese Inscrito en este Foro, pero parece no ser así, puesto que no encontré el nombre con que se presenta horita con su aporte que es de acuerdo a Ud. una aclaración, Divina referente a la pregunta n° 25 referente a otras preguntas más supuestamente hechas a Cristo, nuestro Divino Maestro. ¿Podría tener la amabilidad de facilitarme su Dirección de correo Messenger personal, sea en directo o por medio de este Foro?... la mía, está presente en mis datos de inscripción aquí en el Foro. Le agradeceré bastante, el que nos pongamos contacto si fuese posible de su parte.

Con suficiente Amor, suma Comprensión y Tolerancia hacia todos, en Pro de la Superación Espiritual del Pueblo Israel del Tercer Tiempo y de la Humanidad.

Atte.: Su Hermano: Rafael de Acapulco Gro.

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Gerardo Anaya » Sab Sep 06, 2008 7:57 am

Me parecio otra vez poner lo que en otra parte del foro encontré sobre la oración del Padre Nuestro:
---------------
Y dice con toda introducción:

Según esta oración derivó la versión actual del “Padre Nuestro”. Ella está escrita en arameo, en una piedra blanca de mármol, en Jerusalén / Palestina, en el Monte de los Olivos, en la forma que era invocada por el Maestro Jesús. El arameo era un idioma originario de la Alta Mesopotamia (siglo VI AC), y la lengua usada por los pueblos de la región.

Jesús siempre hablaba al pueblo en arameo.

La traducción del arameo al español, (sin la interferencia de la Iglesia), nos muestra cuan bella, profunda y verdadera es esta oración, acorde con el Maestro Jesús:

“Padre-Madre, respiración de la Vida, ¡Fuente del sonido, Acción sin palabras, Creador del Cosmos!

Haz brillar tu luz dentro de nosotros, entre nosotros y fuera de nosotros para que podamos hacerla útil.

Ayúdanos a seguir nuestro camino respirando tan sólo el sentimiento que emana de Ti.

Nuestro yo, en el mismo paso, pueda estar con el Tuyo, para que caminemos como reyes y reinas con todas las otras criaturas.

Que tu deseo y el nuestro, sean uno sólo, en toda la luz, así como en todas las formas, en toda existencia individual, así como en todas las comunidades.

Haznos sentir el alma de la Tierra dentro de nosotros, pues, de esta forma, sentiremos la sabiduría que existe en todo.

No permitas que la superficialidad y la apariencia de las cosas del mundo nos engañen. Y nos liberes de todo aquello que impide nuestro crecimiento.

No nos dejes caer en el olvido de que Tú eres el Poder y la Gloria del mundo, la Canción que se renueva de tiempo en tiempo y que todo lo embellece.

Que Tu amor esté sólo donde crecen nuestras acciones.

Que así sea”.
----------------------------------

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Alfredo » Sab Sep 06, 2008 12:09 pm

Las preguntas son :
1a. ¿Dijiste tu tal oracion?


Por supuesto que fue nuestro Maestro quien nos dejo esa oración para que el hombre orara inspirado en ella.
Si duda usted de mi, lea lo que enseguida nos dice el mismo Maestro manifestado como Espíritu de Verdad:

01-001.43 En el Segundo Tiempo, Yo os enseñe la oración del Padre Nuestro, para que inspirados en ella, recurrieseis a vuestro Padre en vuestras necesidades y tuvieseis siempre presente la promesa de la venida de su Reino; para que a Él acudieseis en demanda de perdón, consultando con vuestra conciencia si antes ya habíais perdonado en la misma forma a vuestros deudores.

05-132.55 Humanidad, volved a Mí, empezad por orar como Yo os enseñé, para que sintáis la paz de mi llegada; orad espiritualmente delante de Mí, sintiendo aquellas frases que os enseñé y que dicen: ¡Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nos tu reino! Cuántas veces estas palabras que son una invocación para mi venida, las habéis pronunciado sin saber lo que dicen, lo que encierran y por lo tanto sin sentirlas; Cristo os enseñó a orar elevando el pensamiento al Padre Celestial sin que se interpusiera entre el Padre y el hijo imagen o forma alguna; ¿desde cuándo habéis olvidado estas lecciones?

05-136.64 Discípulos, en el Segundo Tiempo mis apóstoles me preguntaron cómo debían orar, y les enseñé la oración perfecta, que vosotros llamáis el ¡Padre Nuestro! Ahora os digo a vosotros: inspiraos en esa oración, en su sentido, en su humildad y en su fe, para que vuestro espíritu se comunique con el mío, porque no serán ya los labios materiales los que pronuncien aquellas benditas palabras, sino el espíritu el que me hable con su propio lenguaje.

06-162.24 Cuando mis discípulos me pidieron que les enseñara a orar, Yo les dí como norma la oración que llamáis el Padre Nuestro, haciéndoles comprender que la oración, la verdadera, la perfecta, será aquella que a semejanza de la de Jesús, nazca espontánea del corazón y se eleve hasta llegar al Padre. Debe encerrar obediencia, humildad, confesión, gratitud, fe, esperanza y adoración.

09-266.51 No una sino muchas veces me habéis preguntado, si al enseñar a mis apóstoles la oración del Padre Nuestro, les entregué una oración para todos los tiempos y Yo os digo que al pronunciar aquella oración lo hice con el fin de enseñarles una forma elevada de hablarle al Padre, una plegaria que contuviera amor, humildad, fe, respeto, conformidad, confianza.
09-266.53 Ahora, al deciros que os elevéis espiritualmente, no borro de vuestro corazón aquella oración modelo, aquella oración perfecta, sólo quiero que en vez de hablarme con los labios lo hagáis con el pensamiento y que en lugar de concretaros a repetir una a una las frases que componen aquella oración, os inspiréis en ellas para que los pensamientos que forméis en vuestro espíritu, lleven como el Padre Nuestro, amor, humildad, fe, respeto, conformidad y confianza en el Padre.


2a. ¿Nos induciste con ella a repetirla siempre que nos dirijamos al padre o que nos quieres decir al respecto?

Por supuesto que no, El nunca quiso que repitiésemos nada maquinalmente como enseñan en las religiones que se debe hacer. Los rosarios novenarios y otras repeticiones fueron impuestas por quienes desconocían la verdad del evangelio, y en cambio tenían graves influencias paganas.
Exactamente antes de la oración llamada del Padre Nuestro, ya se nos conminaba a no realizar dichas repeticiones:

Mat 6:7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.
Mat 6:8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.


También en las cátedras del Verdadero y único Espíritu de Verdad nos dice:

04-084.52 Dejad que el postrero me pida, mas vosotros, ¿Qué podéis pedirme que no poseáis? ¿Por qué me pedís lo que ya lleváis en vuestro ser? Si pronunciáis la oración del Padre Nuestro que os enseñé, hacedlo sintiendo y comprendiendo su esencia y entonces dejad mansamente que se haga la voluntad del Padre, “Así en la Tierra como en el Cielo”. Penetrad en mi Doctrina y encontraréis en vosotros tesoros y dones que hoy no creéis, poseer.

01-001.44 Ahora os enseño la oración espiritual, la que no brota de los labios, sino de lo más profundo de vuestro espíritu y que con humildad y confianza me dicen "Señor, hágase en nosotros vuestra voluntad".

06-166.52 No dejéis que sean solamente los labios los que me llamen "Padre", porque muchos soléis hacer esto maquinalmente. Quiero que cuando digáis "Padre nuestro que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre", dejéis que esa oración brote de lo más puro de vuestro ser, meditando cada una de sus frases para que luego quedéis inspirados y en perfecta comunión Conmigo.

06-166.53 Yo os enseñé la palabra poderosa, maestra, aquella que verdaderamente acerca al hijo hacia su Padre. Al pronunciar con unción y respeto, con elevación y amor, con fe y esperanza la palabra Padre, las distancias desaparecen, los espacios se acortan, porque en ese instante de comunicación de espíritu a Espíritu, ni Dios está lejos de vos, ni vosotros os encontráis lejos de Él. Orad así y en vuestro corazón recibiréis a manos llenas el beneficio de mi amor.

09-266.52 Mal han hecho quienes se han concretado a repetir maquinalmente mis palabras y también los que no han tomado aquella oración como un modelo para hacer sus propias oraciones.


El hecho de que existan muchos que no entiendan lo anterior, o le achaquen errores a esa oración, no significa que sea falsa.
El Espíritu que se muestra en el Libro de la Vida Verdadera, es el Espíritu de Verdad, no hay contradicción en Él, Por ello invito a Adriel y a los que como él opinen a que revisen y valoren la verdad de los escritos en los que creen. No sea que queriendo servir a Dios estén sirviendo a intereses de confusión y materialismo.

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Gerardo Anaya » Sab Sep 06, 2008 2:17 pm

Sólo una pequeña observación:
Alfredo escribió:
05-132.55 Humanidad, volved a Mí, empezad por orar como Yo os enseñé, para que sintáis la paz de mi llegada; orad espiritualmente delante de Mí, sintiendo aquellas frases que os enseñé y que dicen: ¡Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nos tu reino! Cuántas veces estas palabras que son una invocación para mi venida, las habéis pronunciado sin saber lo que dicen, lo que encierran y por lo tanto sin sentirlas; Cristo os enseñó a orar elevando el pensamiento al Padre Celestial sin que se interpusiera entre el Padre y el hijo imagen o forma alguna; ¿desde cuándo habéis olvidado estas lecciones?
La parte resaltada con azul, ¿sería Cristo o Jesús? A mi parecer debería de decir Jesús.

¿Qué opinan?

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Lun Sep 08, 2008 7:58 am

Ya CORREGIDO, el párrafo, debería decir:

05-132.55 Humanidad, volved a Mí, empezad por orar como YO OS ENSEÑE, para que sintáis la paz de mi llegada; orad espiritualmente delante de Mí, sintiendo aquellas frases que os enseñé y que dicen: ¡Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nos tu reino! Cuántas veces estas palabras que son una invocación para mi venida, las habéis pronunciado sin saber lo que dicen, lo que encierran y por lo tanto sin sentirlas; Cristo os enseñó (A TRAVÉS DE JUESÚS OS ENSEÑE) a orar elevando el pensamiento al Padre Celestial sin que se interpusiera entre el Padre y el hijo imagen o forma alguna; ¿desde cuándo habéis olvidado estas lecciones?

Con suficiente Amor, Comprensión y Tolerancia hacia todos, en Pro de la Superación Espiritual del Pueblo Israel del Tercer Tiempo y de la Humanidad.
Atte.: Su Hermano: Rafael de Acapulco Gro.

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Alfredo » Lun Sep 08, 2008 3:20 pm

Saludos a todos.

01-016.07 Meditad y concluiréis por comprenderme, aceptando que antes que Jesús, ya era Cristo, porque Cristo es el amor de Dios.

01-019.57 Quiero que seáis como vuestro Maestro, para llamaros justamente mis discípulos. Mi herencia es de amor y de sabiduría. Fue Cristo el que vino a vosotros y es Cristo el que os habla en estos instantes, mas no tratéis de separarme de Dios, ni mirarme fuera de El, porque Yo soy y he sido siempre Uno con el Padre. Os he dicho que Cristo es el Amor Divino, por lo tanto no tratéis de separarme del Padre. ¿Creéis que El sea un Padre sin amor a sus hijos? ¿Cómo lo concebís? Ya es tiempo que lo reconozcáis.

02-039.48 Si os digo que Cristo es el amor del Padre, comprended que Cristo es divino. ¿Qué de extraño hay en que Dios haya hecho encarnar su amor, para manifestarlo a un mundo carente de espiritualidad? ¿No es esto una prueba de caridad perfecta entregada a los que no pudiendo ir al Padre, son buscados por Él?

04-091.33 En el Segundo Tiempo, Cristo, el mismo que os está hablando en este instante, se hizo hombre y habitó en la Tierra; mas ahora lo tenéis en espíritu, cumpliendo así una promesa hecha por El a la humanidad, la de venir era un nuevo tiempo a traeros el supremo consuelo y la luz de la verdad, esclareciendo y explicando todo cuanto a los hombres les había sido revelado



En mi opinión, si Cristo es el amor de Dios, Él fue quien nos enseño a través del entendimiento humano y Él mismo, el Cristo a través de Jesús nos enseño a orar, no veo razón para modificar este párrafo.

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por AlbertoTrevino » Lun Sep 08, 2008 4:48 pm

En la enseñanza 91:28 tomo 4 nos dice lo sig:
“Cristo, el Verbo de Dios, fue el que habló por boca de Jesús, el hombre limpio y puro.”
O sea que Cristo fue el que inspiró a través de Jesús la forma de orar y de elevar nuestro pensamiento a Nuestro Padre celestial.
Por lo tanto yo no le veo ninguna dificultad cuando se extrae su esencia.

Saludos.

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Gerardo Anaya » Lun Sep 08, 2008 7:31 pm

Alberto, Alfredo... :mrgreen:

Es cierto que Cristo era antes de Jesús, y que Cristo se manifestó a través de la carne humilde de Jesús. No hay lugar a dudas.

Pero, cuando oró Jesús antes de ser apresado diciendo: "Padre, si es posible aparta de Mí este cáliz, mas no se haga mi voluntad sino la tuya". ¿Quién oró Cristo o Jesús?

Podrían decirme tal vez: “Que Cristo nos estaba dando una prueba de humildad y de obediencia de Sí mismo en la envoltura de Jesús”. Mas, entonces, ¿por qué sufrió, por qué según las Escrituras hasta sus sienes se cubrieron de sangre ante la prueba que se avecinaba?

Y es que, Jesús era parte humana y sentía como hombre. Por eso para mí es más correcto que Jesús siendo y sintiendo como hombre en una elevación hacia el Padre, el Cristo que le animaba, oró para enseñarnos como elevarnos en una comunicación de hijo (nosotros) a Padre.

Aquí hay algo y pregunto: ¿El Padre habita en nosotros? Y tenemos la certeza de que sí, de que habita dentro y fuera de nosotros, mas no podemos decir que Él se manifiesta en nosotros como en Jesús lo hizo, porque aún no somos en humildad y obediencia como nuestro Maestro lo fue. Mas Jesús se hizo obediente y por eso nuestro Padre, siendo el Cristo, el Verbo, el Maestro, el Amor Divino mismo se manifestó en Jesús.

¿Qué opinan?

JAVIER
Mensajes: 303
Registrado: Mar Dic 20, 2005 10:34 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por JAVIER » Mar Sep 09, 2008 8:43 am

12.366.83. Cuando Cristo, en cuanto hombre, sintió todo el dolor y por un instante en ese dolor fué abandonado por el Espíritu, dijo en cuanto hombre, en cuanto humano: "Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?
12.366.84. Hoy os digo a todos los que delante de Mí vivís,camináis, sufrís y pecáis: Cuando sintáis la flaqueza de la carne, invocad a vuestro espíritu, imitando al Maestro. El espíritu es más fuerte que la carne. La carne siempre es y será frágil. Mas cuando las pruebas fuesen muy grandes para el espíritu y superiores a él, buscadme y será entonces el único caso en que le permita decir a vuestra envoltura sintiendo la ausencia del espíritu por la misma fuerza de la prueba: "¡Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?" y al instante un rayo de luz será en vuestros ojos, en vuestro espíritu y lo levantaré en el camino dándole pruebas de que no va solo, de que un Dios nunca abandona, que el Padre no puede dejar a sus hijos, y menos en el instante de las grandes pruebas, cuando aquellas están testificando en pleno a su Señor.

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por AlbertoTrevino » Mar Sep 09, 2008 9:34 am

Saludos a todos

11-320.56. Yo Cristo, a través de Jesús, el hombre, manifesté la gloria del Padre su sabiduría y su poder. El poder fue empleado para obrar prodigios en bien de los necesitados de fe en el espíritu, de luz en el entendimiento y de paz en el corazón. Ese poder, que es la misma fuerza del amor, fue derramado sobre los necesitados, para darse íntegro a los demás, a tal punto que no lo empleé para mi propio cuerpo, que también lo necesitaba en la hora suprema.

11-320.57. Yo no quise hacer uso de mi poder para evitar el intenso sufrimiento de mi cuerpo, porque al hacerme hombre fue con el fin de padecer por vosotros dándoos una prueba palpable, divina y humana de mi infinito amor y mi piedad por los pequeños, por los necesitados, por los pecadores.

11-320.58. Todo el poder que manifesté para los demás, lo mismo al limpiar a un leproso, al darle luz al ciego y el movimiento al paralítico, que al convertir a los pecadores y resucitar a los muertos; toda la potestad que manifesté delante de las turbas, para darles pruebas de mi verdad, ya probándoles mi autoridad sobre los elementos y mi potestad sobre la vida y la muerte, no quise siquiera emplearla para conmigo, dejando que mi cuerpo viviera aquella pasión y sintiera aquel dolor. Cierto es que mi poder habría evitado todo dolor a mi cuerpo, pero ¿Qué mérito hubiese tenido ante vosotros? ¿Qué ejemplo habría dejado Yo al alcance del hombre, si hubiese hecho uso de mi poder para evitarme el dolor? Era preciso despojarme de mi poder en aquellos instantes, renunciar a la fuerza divina para sentir y vivir el dolor de la carne, la tristeza ante la ingratitud, la soledad, la agonía y la muerte.

11-320.59. Por eso los labios de Jesús pidieron ayuda en la hora suprema, porque su dolor era real, mas no era tan sólo el dolor físico el que agobiaba al cuerpo febril y exhausto de Jesús, era también la sensación espiritual de un Dios que a través de ese cuerpo era vejado y escarnecido por los hijos ciegos, ingratos y soberbios, por quienes estaba dando aquella sangre.

11-320.60. Jesús era fuerte por el espíritu que lo animaba, que era el Espíritu Divino y podía haber sido físicamente insensible al dolor e invencible ante las pruebas de sus perseguidores; pero era necesario que llorase, que sintiese, que ante los ojos de la multitud cayese una vez tras otra, agotadas las fuerzas de su materia y que muriese cuando de su cuerpo se hubiese escapado la última gota de sangre.

11-320.61. Así quedó cumplida mi misión en la Tierra. Así terminó la existencia en el mundo de Aquél a quien días antes había proclamado Rey el pueblo,precisamente al entrar en Jerusalén.

11-320.62. Los mismos que me habían recibido fueron a acompañarme al Calvario y muchos que habían cantado: ¡Hosanna! ¡Hosanna! después fueron a gritar:¡Crucificadle! ¡Crucificadle! Pero también muchos que me recibieron en su corazón preparado con amor y con fe, me siguieron fielmente hasta el último instante, dejando caer sus lágrimas sobre la huella de sangre que iba dejando su Maestro.

11-320.63. Para los que me miraron con la luz de su espíritu, fui el mismo Dios hecho hombre; para quienes sólo me vieron a través de sus sentidos, no fui la verdad, ya que mi muerte en cuanto hombre les confundió haciéndoles sentirse defraudados. Estos fueron los que se burlaron, los que se llamaron engañados, recordando la vehemencia con la que Jesús les prometía un Reino lleno de goces, mas ahora, viéndole doblegado bajo el peso de la cruz y mas tarde sujeto a una cruz humillante, no pudieron menos que reir y vociferar que Jesús era un falso profeta que no merecía vivir.

11-320.64. Pobres ignorantes entendimientos, pobres espíritus materializados que se confundían ante sus propias conjeturas; "Si es el Hijo de Dios ¿Por qué no ha sido salvado de las manos de sus opresores y verdugos? Si en su voz y en su diestra está el poder ¿Por qué se quejó en la cruz de haber sido abandonado? Si El es la vida, el que resucitaba a los muertos ¿Por qué murió a manos de insignificantes hombres?"

11-320.65. No era tiempo aún de que la luz llegase al espíritu de aquellas criaturas. Todavía tendrían que caminar por el sendero de la vida para llegar a comprender la divina verdad de mi dolor y de mi muerte. En cambio, quienes me amaron con el espíritu, no tuvieron un instante de confusión ni de duda,y mientras más veían padecer a su Señor, mayor era su admiración ante aquellas pruebas de amor infinito, de justicia y sabiduría perfectísimas.

11-320.66. El mismo ladrón Dimas, de quien todos hubiesen dicho que poseía un corazón lleno de tinieblas, incapaz de descubrir un átomo de mi verdad, supo conocer mi Divinidad, precisamente allí donde otros dejaron de reconocerla:En la cruz. El supo mirar mi luz, él logró descubrir mi amor, él vió la humildad de Jesús y la ceguedad del mundo, y porque había sufrido mucho en la Tierra y había sido juzgado y había conocido el cadalso, me comprendió y se dijo en su corazón: "Bien está que yo muera en una cruz, como ladrón y malhechor, pero ¿Por qué ofrecéis al Maestro este cáliz, a este hombre del que sólo bienes habéis recibido?" Y al ver la paciencia y la humildad con que el justo Jesús agonizaba, no pudo contenerse y exclamó: "Señor, cuando estés en tu Reino, acuerdate de mí"...

11-320.67. Sí, amado Dimas, tú fuiste conmigo en el Paraíso de la luz y de la paz espiritual, a donde llevé a tu espíritu, en premio a su fe. ¿Quién hubiese dicho a los que dudaban que en Jesús, moribundo y sangrante, habitase un Dios, que en el ladrón que agonizaba a su diestra se ocultase un espíritu de luz? El tiempo pasó y cuando la calma renació, muchos de aquellos que me negaron y escarnecieron fueron penetrando en la luz de mi verdad, por lo que su arrepentimiento fue grande y su amor para seguirme fue inquebrantable.

11-320.68. Yo había legado al mundo, desde la cruz, el Libro de la Vida y la sabiduría espiritual. Un libro para ser analizado y comprendido por los hombres a lo largo de los siglos, de las eras y los tiempos. Por eso dije a María, estremecida de dolor a los pies de la cruz: "Mujer, he ahí a tu hijo", señalándole con la mirada a Juan, quien representaba en ese instante a la humanidad, pero a la humanidad convertida en el buen discípulo de Cristo a la humanidad espiritualizada.

11-320.69. A Juan también le hablé diciédole: "Hijo: he ahí a tu Madre". Palabras que ahora voy a explicaros.

11-320.70. María representa la pureza, la obediencia, la fe, la ternura y la humildad. Cada una de esas virtudes es un peldaño de la escala por donde Yo descendí al mundo para hacerme hombre en el seno de aquella mujer santa y pura.

11-320.71. Esa ternura, esa pureza y ese amor, son el seno divino, donde la semilla de la vida es fecunda.

11-320.72. Esa escala, por la que Yo descendí a vosotros para hacerme hombre y habitar con mis hijos, es la misma que os presento para que a través de ella ascendáis hacia Mí, transformándoos de hombres en espíritus de luz.

11-320.73. María es la escala, María es el seno materno. Buscadla a ella y me encontraréis a Mí.

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Gerardo Anaya » Mar Sep 09, 2008 9:44 am

¿Y con los anteriores parrafos del LVV, que me tratan de explicar Javier y Don Alberto?

JAVIER
Mensajes: 303
Registrado: Mar Dic 20, 2005 10:34 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por JAVIER » Mar Sep 09, 2008 9:56 am

Yo nada, tú eres capaz de analizar por ti mismo

Gerardo Anaya
Mensajes: 265
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: Unas preguntas sobre la Oracion

Mensaje por Gerardo Anaya » Mar Sep 09, 2008 9:58 am

Nooooooooo, eso no se vale... :mrgreen:

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado