La Virgen de Guadalupe

Foro General de la Tercera Era
Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Alfredo » Lun May 04, 2009 6:01 pm

Saludos amigos.

Siendo que la Doctrina Espiritualista Trinitaria es también Mariana, me parece necesario definir las diferencias entre lo Mariano y lo Guadalupano.
Tengo algunas notas históricas sobre el asunto, las cuales en varias participaciones habré de mostrarlas y expondré también mis análisis sobre los hechos.
Para empezar diré que el propósito de estas líneas es buscar que mi pueblo, este pueblo de México se dé cuenta de que más que ser guadalupano debe buscar ser mariano.
Para explicar a que me refiero, demostraré más adelante que el culto a la virgen de Guadalupe, es un culto materializado e idolatra mientras que el culto a María debe ser espiritual y elevado.
Espero que al finalizar este tema -si sucede algún día- podamos tener una idea clara del origen y las razones del culto a la virgen de Guadalupe así como preguntas como las que siguen:

¿Cuando y donde se inicia el culto a la virgen de Guadalupe?
¿Qué es la virgen de Guadalupe?
¿Existió Juan Diego?
¿Existieron las apariciones?
¿Por qué fue edificado un templo en honor a la virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac?
¿De qué material es el manto?
¿Con que pintura fue hecho?
¿Es bueno llevarle gallo a la virgen de Guadalupe?
¿Son necesarias las peregrinaciones el 12 de diciembre?
¿Es verdad que no contiene pintura hecha por el hombre?
¿Es esa imagen producto de un milagro?
¿Es cierto que refleja a personajes como a Fray Juan de Zumárraga en los ojos?
¿Es cierto que es un manto milagroso?

Le pido a usted que lee estas líneas, que por favor agregue sus preguntas para poder referirme a ellas cuando de mi punto de vista.
Reconociendo que es un tema delicado, pido a los que participen en el, que nos expresemos con respeto a las creencias de los demás, aunque también con fidelidad a la verdad y con suficiente claridad para evitar malos entendidos.

JOSHUA
Mensajes: 1
Registrado: Mié May 06, 2009 12:17 am

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por JOSHUA » Mié May 06, 2009 12:26 am

Estimadisimo amigo.
El hombre no es perfecto y como tal su culto hacia Dios tampoco lo es. En el caso del culto guadalupano el hombre siente en el ese amor maternal divino que en otros cultos no se da. Por esa razón Dios decidió que en México se manifestara el Espiritu divino en este tercer tiempo porque el mexicano lleva en si el sentimiento maternal de María.
Mi hermano, no caigamos en materialismos y sus trampas que nos llevan a crear diferencias con nuestros hermanos de cultos diferentes. El guadalupano lleva en si ese amor maternal espiritual de Dios a traves de la virgen de Guadalupe y eso es lo que importa, no nos debe importar cual fuere el nombre material a quien va enfocado ese amor. El mundo espiritual no se maneja por nombres sino por lo que emana de tu espiritu, asi sean sentimientos, pensamientos, etc.
Bendiciones.

Elias Gutierrez Porras
Mensajes: 152
Registrado: Vie Dic 09, 2005 4:25 pm
Ubicación: Cd. Juarez Chih

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Elias Gutierrez Porras » Mié May 06, 2009 6:20 pm

Este foro es para difusión, estudio y análisis de la enseñanza de Nuestro Padre entregada en este tercer tiempo, así como tambien en los dos tiempos anteriores.

El tema me parece a mi muy valido, importante y necesario de ser analizado, y esto se debe hacer con caridad y sin ofender a nadie en sus creencias. El compañero que propone el tema no lo esta haciendo entrando irrespetuosamente a un sitio o foro de ninguna religión ni con el fin de ofender a nadie en sus creencias, pero si lo hace con la libertad de pensamiento que deben tener los que buscan y comparten la verdad y les agrada analizarlo todo y retener lo bueno.

Así que no debemos desanimar ni coartar su libertad de decirlo independientemente que se este de acuerdo o no con lo que el quiere exponer.

Los profetas de los primeros tiempos hablaban de cosas que al pueblo no le gustaba y lo hablaban de manera enérgica y contundente. ¿Porque no ha de hablar de la misma manera quien sin ser profeta tenga el anhelo de despertar a sus hermanos y sacarlos de la confusión para que ofrezcan un culto más perfecto a su Señor y Creador?

Ahora bien, entrando en tema, les comparto algo de lo que dice Nuestro Padre en este Tercer Tiempo en relación a como debe ser el Verdadero culto a Dios.

Párrafos tomados del Libro de la Vida Verdadera

03-072.17 Mi presencia sorprende a esta humanidad impreparada para recibirme. Mi manifestación en espíritu en este Tercer Tiempo, coincide con el mayor materialismo de la ciencia, el que ha llegado a su mayor altura. Veo las armas con las que los hombres se preparan para combatir mi Doctrina, que son: su ciencia, su filosofía, sus teorías materialistas, su egoísmo, su ambición y su soberbia. Mas Yo poseo una espada que es la verdad cuyo resplandor nadie puede resistir, su luz en este tiempo iluminará a la humanidad y pondrá a descubierto todo lo que sea falso y destruirá la tiniebla. Cuando mi luz brille en todas las sendas y la verdad sea en todos los espíritus, ¿Quién podrá dar albergue a la impostura? ¿Quién podrá engañar a su hermano?

03-072.18 El corazón humano se ha endurecido hasta llegar a hacerse insensible a lo espiritual, que es su esencia y su origen. Yo os digo que mientras mi caridad llama a vuestro corazón sin recibir respuesta, las criaturas inferiores al hombre y todo lo creado, sienten la presencia del Creador. Hablo a los montes y me responden; hablo a la aves y me contestan con trinos; bendigo los valles y ellos se alfombran de flores; en cambio hablo a los hombres y para ser oído tengo que morir, en cuanto hombre, delante de ellos; mas si he venido nuevamente es porque se que su espíritu se levantará a la luz de mis lecciones para volver al camino verdadero.

03-072.19 Pueblo amado, os doy el nombre de Israel porque una vez más he venido a entregaros mi Ley y a enseñaros el culto perfecto. Lejos estabais de adorar a los elementos y a los astros, como lo hicieron los antiguos; sin embargo, os encontré en este tiempo entregados a una nueva idolatría. Mi palabra ha tenido que luchar contra vuestros errores y todavía en muchos corazones quedan raíces de pasadas costumbres, creencias y tradiciones.

03-072.20 ¿En dónde están los dioses de oro y plata que los hombres forjaron en tiempos pasados y en dónde las divinidades que creó la imaginación de la humanidad? Piedra sobre piedra han ido cayendo de los altares imperfecta­mente erigidos.

03-072.21 Hoy vengo hasta vosotros con una enseñanza que aunque al mundo le parezca imposible practicarla, una vez que es comprendida, es la más fácil de cumplir. Vengo a enseñaros el culto del amor a Dios a través de vuestra vida, de vuestras obras y de la oración espiritual, la que no es pronunciada por los labios en un sitio determinado, ni necesita de formas o imágenes para inspirarse.

03-072.22 No es mi voluntad que sigáis viviendo entre tinieblas; por eso os he enviado mi luz invitándoos a comunicaros de espíritu a Espíritu con vuestro Dios.

Saludos y que estén bien.
Elías Gutiérrez

Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Alfredo » Lun May 11, 2009 11:45 pm

Saludos a todos.
Saludos amigo Joshua.

Se dice que un cierto porcentaje de mexicanos son católicos, pero que el 100% son guadalupanos. Este servidor se declara mexicano no católico ni guadalupano… gracias a Dios.
Pero más allá de que las estadísticas sean correctas o no, el hecho es que un buen número de entre nuestro pueblo confía en la imagen conocida como la virgen de Guadalupe, y atreves de esa imagen manifiesta su amor al eterno femenino que existe en Dios y que Él manifestó a través de María.
El riesgo en el que se encuentra quien adora a la imagen, o como dicen; a través de la imagen, es precisamente que siendo un objeto material, necesariamente su existencia tiene un término.
¿Que pasaría con la fe de los guadalupanos si esa imagen es destruida?
Seguramente se encontrarían desolados, sintiéndose huérfanos aun en la misma presencia de su Madre espiritual.
Aun el hecho de creer que deben acudir a un lugar determinado para sentir la caricia maternal limita su riqueza y desarrollo espiritual, aparte de hacerlos objeto de explotación material.

El objetivo de estos análisis no es el descalabrar la fe de nadie, sino robustecer la fe de todos. Para ello, debemos recordar lo que es la fe:

Heb 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Y si la fe es la convicción de lo que no se ve, entonces la confianza y convicción en lo que se ve, no es fe, o por lo menos, no es una fe madura.

Pidamos pues como los apóstoles al Señor: “Auméntanos la fe”, y no nos conformemos con el culto imperfecto que nos fue enseñado ni lo prolonguemos. Este es tiempo de lucha, la verdad debe imperar sobre la mentira, la idolatría y la ignorancia. Dios justifica al que comete el error, erradicando el error del que es justificado.

Un poco de Historia…
Antes de que el europeo llegare a estas tierras, ya existía un culto precisamente en el cerro del Tepeyac, adonde acudían gentes de muy lejanas comarcas, en busca de la que consideraban su madre Tonantzin, pues decían que allí se había aparecido una jovencita que les rebelaba cosas muy bellas y profundas.

Tras la llegada de los españoles, estos, a sabiendas de ese culto y para aprovecharlo, erigieron allí una ermita en honor a la virgen de Guadalupe, pero ¿Cual Virgen de Guadalupe?, ¿Acaso la que refieren que apareció a Juan Diego?
La virgen de Guadalupe “honrada” en ese lugar, era una copia de una imagen que se adoraba y hasta la fecha se adora en España, de hecho, existen en el presente guadalupanos españoles que reclaman que la imagen adorada en Extremadura -la cual también es morena- es la “madre” de todas las vírgenes de Guadalupe que se adoran en el mundo, incluyendo la mexicana. Pues dicen, y tienen razón, que es la original virgen de Guadalupe muy anterior a cualquier otra imagen que lleva ese nombre y cuyo culto se remonta hasta alrededor del siglo trece de nuestra era, mientras que según el mito de las apariciones, estas sucedieron hasta 1531, más de 250 años después.

¿Pero por que escogieron la imagen de la virgen de Guadalupe de Extremadura para colocar allí un santuario?
Porque entre los españoles y en particular entre los conquistadores estaba muy difundido el culto a aquella imagen y quisieron tener alguna representación más cercana.

Con el pretexto de evangelizar, los españoles destruían loa templos de los antiguos mexicanos, y encima de sus ruinas erigían los “templos cristianos” para lograr que, con el paso del tiempo, las nuevas generaciones que adoraban en aquellos lugares, cambiaran su culto prehispánico, al culto impuesto por ellos.
Los casos de la Pirámide de Cholula en Puebla, de Tlatelolco y del templo Mayor en la ciudad de México, sirven entre muchos otras, para ilustrar esas prácticas.

Lo mismo sucedió con la tal ermita dedicada a la Guadalupe de Extremadura España erigida en el cerro del Tepeyac, donde desde tiempo antes se adoraba a Tonantzin cambiando así el objeto de culto.
Más como no existe crimen perfecto, no pudieron aquellos engañadores borrar todas las huellas de su maquinación, y muchos hechos sencillos de verificar, han trascendido la historia.

Considere usted lo que escribió Fray Bernardino de Sahagún en el Libro Historia General de la Nueva España:

“Cerca de los montes hay tres o cuatro lugares donde solían hacer muy solemnes sacrificios, y que venían a ellos desde muy lejas tierras. El uno de estos es aquí en México, donde está un montecillo que se llama Tepeacac, y los españoles le llaman Tepeaquilla, y ahora se llama Ntra. Señora de Guadalupe; en este lugar tenían un templo dedicado a la madre de los dioses que llamaban Tonantzin, que quiere decir Nuestra Madre; allí hacían muchos sacrificios a honra de esta diosa, y venían a ellos de muy lejas tierras, de mas de veinte leguas, de todas estas comarcas de México, y traían muchas ofrendas; venían hombres y mujeres, y mozos y mozas a estas fiestas; era grande el concurso de gentes en estos días, y todos decían vamos a la fiesta de Tonantzin; y ahora que esta allí edificada la iglesia de Ntra. Señora de Guadalupe también la llaman de Tonantzin, tomada ocasión de los predicadores que a Nuestra Señora la Madre de Dios la llaman Tonantzin.

De donde haya nacido esta fundación de esta Tonantzin no se sabe de cierto, pero esto sabemos de cierto que el vocablo significa de su primera imposición a aquella Tonantzin antigua, y es cosa que se debía remediar porque el propio nombre de la madre de Dios Señora Nuestra no es Tonantzin, sino Dios y Nantzin; parece esta invención satánica, para paliar la idolatría debajo la equivocación de este nombre Tonantzin, y vienen ahora a visitar a esta Tonantzin de muy lejos, tan lejos como de antes, la cual devoción también es sospechosa, porque en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora, y no van a ellas, y vienen de lejas tierras a esta Tonantzin, como antiguamente.”


Lo anterior fue escrito en el año de 1576, mientras que las supuestas apariciones de la virgen de Guadalupe al supuesto indio Juan Diego lo fechan en 1531. Como usted puede notar, Sahagún muestra que en su tiempo, las apariciones eran completamente desconocidas.

En otra oportunidad analizare un poco más lo escrito por Sahagún, por ahora meditemos en que no es necesario tener una imagen frente a nuestros ojos para sentir la presencia espiritual de María.

05-126.70 Amad a María, vuestra dulce Madre, buscadla espiritualmente; no pongáis delante de vosotros efigie alguna para sentirla cerca. Ella es la ternura de Jehová, que habéis visto manifestarse en todos los tiempos. Es vuestra intercesora divina. Amadla, para que Yo pueda decirle nuevamente: "¡Madre, he ahí a tu hijo!"

JAVIER
Mensajes: 303
Registrado: Mar Dic 20, 2005 10:34 pm

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por JAVIER » Mar May 12, 2009 8:25 am

Cōātlicuē es una divinidad azteca, madre de Huitzilopochtli. Su nombre significa en náhuatl 'La de la Falda de Serpientes'. Diosa terrestre de la vida y la muerte. También recibía los nombres de Tonāntzin 'nuestra (to-) venerada (-tzin) madre (nān-)' y Teteōīnān 'madre (nān-) de los dioses (teteō-)'.

Era representada como una mujer usando una falda de serpientes y un collar de corazones que fueron arrancados de las víctimas de los sacrificios. Tenía garras afiladas en las manos y los pies. Coatlicue era una diosa sedienta de sacrificios humanos. Su esposo era Mixcóatl, la serpiente de las nubes y dios de la persecución. Como virgen, alumbró a Quetzalcóatl y Xólotl.

Es la parte femenina de la dualidad universal: Quetzalcoatl/Cihuacoatl, o mujer serpiente.

Diosa de la tierra y la fertilidad, también muestra un lado más sombrío, en diversas representaciones la mitad de su rostro es de mujer y la otra mitad muestra un cráneo descarnado, pensando en la descomposición y degradación que hace de la tierra fértil en primer lugar. Coatlicue, diosa madre, es un claro ejemplo de la dualidad en la cual la cosmología precolombina parece basarse, la intrínseca relación vida y muerte, dos caras del mismo concepto.

La representación más conocida de Coatlicue en el Museo de Antropología e Historia de la Ciudad de México, se muestra con la característica falda de serpientes, sin embargo se pueden ver serpientes por todo el monumento y sustituyendo partes de la anatomía. La cabeza es sustituida por dos serpientes que se encuentran, símbolo de la dualidad que al crearse dio inicio a todo el universo,otra referencia serían las coyunturas enmascaradas (con rostros). En la base, fuera de la vista del visitante está Tlaloc, sosteniendo dos cráneos en las plantas de los talones de la diosa.

Coatlicue era la madre del dios Huitzilopochtli. Ella dio a luz a Huitzilopochtli luego de que una pluma se le metiera en el vientre mientras estaba barriendo. Ese embarazo misterioso ofendió a sus otros cuatrocientos hijos (los Centzon Huitznahua) que, instigados por Coyolxauhqui, decidieron matar a su deshonrada madre.

Así lo hicieron, pero Huitzilopochtli salió de la matriz (o el estómago) de su madre armado completamente y acabó con sus hermanos y hermanas estrellas. Huitzilopochtli cortó la cabeza de su hermana Coyolxauhqui y la arrojó al cielo donde se convirtió en la Luna.

Otras leyendas dicen que Mixcóatl fue el padre de Huitzilopochtli.

Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Alfredo » Mar May 19, 2009 12:08 pm

Del escrito de Fray Bernardino de Sahagún, se pueden resaltar varios puntos:

1 Lo que él describe sucedía desde antes de la llegada de los españoles.
2 Cuando los españoles trataron de imponer el culto a la virgen de Guadalupe conocida de ellos, los antiguos mexicanos siguieron buscando adorar a la Tonantzin antigua y así le seguían llamando cosa que al fraile le pareció sospechosa.
3 El nombre Tonantzin, que quiere decir “Nuestra Madre” fue rechazado por Sahagún porque según él, no debía ser “nuestra madre”, sino la “madre de Dios” como hasta ahora repiten en sus rezos, lo cual es completamente absurdo, pues Dios es increado.
4 El fraile se opuso a que se le dijese Tonantzin a la virgen de Guadalupe, calificando el hecho de llamarle así como “invención satánica”.
5 A pesar de lo anterior, el nombre de Tonantzin fue utilizado por los creadores del mito en el relato del Nican Mopohua, donde plasmaron el cuento de las apariciones.

Solo el escrito de Sahagún podría ser suficiente para desechar todas las fabulas que se generaron después sobre las apariciones. Sin embargo, puesto que es muy grande la confusión, se hace necesario abundar más en explicaciones y pruebas.

EME 16.03. ¿Quién es la Madre, quién es María?
16.04. El espíritu de María ha estado siempre en Dios pues es la ternura divina, es el amor maternal que existe en la Divinidad, es la parte femenina universal de Dios.

16.05. Quiso el Padre, que esa parte femenina del Espíritu Divino encarnara en el Segundo Tiempo , haciéndose mujer para que cumpliese en la humanidad un destino sublime, mujer que iba a atravesar el camino humano de todas las mujeres, desde niña a doncella, a desposada y a madre, llegando a los umbrales de la ancianidad, y por medio de su vida humana así dejara un ejemplo a las mujeres de todos los tiempos, brotando de ella el hijo que habría de albergar al Verbo del Padre, y ese hijo fué Jesús.

16.24. María no es la madre de Dios, María mujer es la madre de Jesús y la parte espiritual de María es, como hemos explicado, el amor maternal y universal que vive en el Espíritu Divino, es la feminidad que existe en el Espíritu Universal, porque Dios está en todos los elementos, como El lo ha dicho, está en todas las naturalezas y en todas las cosas, es el Alfa y la Omega, el Amor de los Amores.

16.25. Por eso sois Marianos, porque sabéis sentir el calor de María espiritualmente, esa ternura que se acerca a vosotros, y que es caricia maternal que os inspira una gran confianza para arrepentiros ante el Juez Supremo, purificándoos con ese amor sublime y maternal, para poder presentaros dignamente ante los Ojos del Señor.
16.26. Ese amor maternal ha estado en todos los tiempos, mas no ha sido reconocido ni aceptado por todos los hombres, ni por todos los pueblos, sectas y religiones.

16.27. Ella es mirada por unos de una forma, por otros de otra, pero vosotros, Espiritualistas Trinitarios Marianos, lleváis ese nombre porque sois los que habéis amado a vuestra Madre Celestial, sintiéndola a través de los tiempos, y porque supisteis recibir en vuestro espíritu, al pié del Calvario, aquella ternura, aquel calor.

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por AlbertoTrevino » Vie May 22, 2009 9:46 am

Saludos a Todos
Creo importante analizar la sig. enseñanza
con un poco mas de tiempo quisiera comantar al respecto.

05-125.41 Yo fui quien señaló en aquel tiempo el lugar y la hora para mi advenimiento en cuanto hombre; también Yo he marcado el lugar y el tiempo en que vendría entre los hombres en la Tercera Era. Todo fue preparado con perfecta justicia y sabiduría. Una nueva tierra había de, ser testigo de mi nueva venida; el occidente habría de iluminarse con el resplandor de mi presencia. Escuchad: Hace tiempo en el norte de vuestras tierras habitaba una grande tribu, de la cual surgió un profeta inspirado por mi luz. El levantó y condujo a aquel pueblo en pos de una hermosa tierra, donde deberían fundar su ciudad. Ante tan grata promesa, aquellas tribus se levantaron con la esperanza de merecer aquella gracia. Atravesaron selvas, cruzaron desiertos y escalaron sierras; nada los detuvo, y cuando a su paso encontraron obstáculos, su fe les ayudó a vencerlos hasta llegar al lugar profetizado, que era, como en el Primer Tiempo, una imagen de Canaán, la "tierra Prometida" a los israelitas, la tierra que manaba leche y miel.

05-125.42 Ved cómo la hoja del árbol no se mueve sin mi voluntad y cómo nada es ajeno a mis designios y planes divinos.

05-125.43 Aquella tribu inspirada en la fe de una promesa que llegó a ver cumplida, levantó su ciudad, y en ella elevó a su Dios su culto primitivo, formó sus hogares y dio esplendor a su imperio, que en su magnificencia se semejó al de Salomón. Fue aquella tierra, según las promesas, tierra de bonanza y de prosperidad. El varón era fuerte, la mujer dulce y tierna, y ambos eran hermosos; mas llegó el tiempo en que ese pueblo había de conocer el nombre y la obra de Cristo, su Señor, llegando a ellos la buena nueva en labios de hombres extraños que venían del otro lado del mar y a los cuales ya habían visto en sueños. Muy grande fue la misión de quienes trajeron a estas tierras la luz de mi doctrina; mas en verdad os digo que fueron muy pocos los que supieron cumplir con la ley de amor, de caridad y humanidad, que mis enseñanzas aconsejaban, porque en su mayoría aquellos hombres se dejaron poseer de la codicia, olvidando todo principio de fraternidad, haciendo correr a torrentes la sangre inocente, para adueñarse de cuanto sus ojos contemplaban.

05-125.44 Los invasores derribaban los ídolos de aquel pueblo, haciendo que éste blasfemara en contra del Dios que aquellos venían a revelarles con tanta injusticia y con tanta crueldad. ¿Podían aquellos idólatras reconocer a través de actos tan inhumanos a Cristo, el Dios del amor, Aquel que a nadie quita la vida, sino que antes da la suya para salvar al mismo que le ha ofendido? Aquellas tribus cayeron bajo la esclavitud y el dominio del fuerte, como en el Primer Tiempo Israel había caído bajo el yugo de Faraones y Césares. Fueron tiempos de dolor, de amargura y de lágrimas, los que vinieron sobre aquel pueblo, y fue entonces cuando su clamor, resonando en los cielos, atrajo sobre sí como un manto de infinita ternura, el amor de María, la dulce Madre del universo.
05-125.45 Por su sensibilidad, ese pueblo estaba destinado a ser mariano, porque al reconocer y amar esa divina verdad, encontró la escala espiritual que conduce a Mí a los espíritus.

05-125.46 Y ese pueblo, ¿cuál es? Es el vuestro, el cual después de sus luchas y de su larga jornada ha contemplado la llegada del Tercer Tiempo, con mi nueva venida.

05-125.47 Es mi palabra viva la que estáis escuchando, para que con ella destruyáis todo el fanatismo y toda la idolatría de que hubieseis rodeado mi nombre, enseñándoos un culto por medio del cual podáis buscarme de espíritu a Espíritu. Muy grande y fuerte de espíritu será este pueblo, cuando viva y practique el culto que le vengo enseñando entonces podrá abolir la mentira y llevar a otras tierras el mensaje de espiritualidad y de luz que esperan las naciones.

05-125.48 Este pueblo estará preparado para aquella lucha en que mi justicia presida la gran batalla de ideas, credos y doctrinas. Todos se sorprenderán cuando en medio del torbellino escuchen una voz serena y firme que será la de mis discípulos, cumpliendo su misión de fraternidad espiritual.

05-125.49 Por ahora comprended que mientras los hombres no logren alcanzar la completa espiritualidad, tendrán que necesitar de templos materiales, y de colocar delante de sus ojos formas o imágenes que les hagan sentir mi presencia.

Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Alfredo » Mié May 27, 2009 5:49 pm

En general, el asunto de las apariciones carece de todo sustento histórico y muy por el contrario, existen numerosos testimonios que derriban los argumentos de quienes sostienen ese mito.
Nuestro pueblo no debiera requerir confirmación material alguna para creer en María, aunque acaso sí para desechar las fabulas. Por ello les pido que consideren lo escrito por el historiador Don Joaquín Garcia Icazbalceta para Don Pelagio Antonio Labastida y Dávalos, quien fuera arzobispo de México de 1863 a 1891.


Carta al Ilmo. Sr. Arzobispo de México D. Pelagio Antonio
de Labastida y Dávalos
Ilmo. Señor.
(Octubre, 1883)

1.— Me manda V.S.I que le dé mi opinión acerca de un manuscrito
que se ha servido enviarme, intitulado: "Santa María de Guadalupe de
México, Patrona de los Mexicanos. La verdad sobre la Aparición de la
Virgen del Tepeyac, y sobre su pintura en la capa de Juan Diego. Para
extender, si posible fuera, por el mundo entero el amor y el culto de
Nuestra Señora".

5.— Presupongo desde luego que al hacerme V.S.I. su pregunta, me
deja entera libertad para responder según mi conciencia, por no
tratarse de un punto de fe: que si se tratara, ni V.S.I. me pediría
parecer, ni yo podría darle.

12.— El primer testigo de la Aparición debiera ser el Ilmo. Sr.
Zumárraga, á quien se atribuye papel tan principal en el suceso y en
las subsecuentes colocaciones y traslaciones de la imagen. Pero en los
muchos escritos suyos que conocemos no hay la más ligera alusión al
hecho ó á las ermitas: ni siquiera se encuentra una sola vez el nombre
de Guadalupe. Tenemos sus libros de doctrina, cartas, pareceres, una
exhortación pastoral, dos testamentos y una información acerca de sus
buenas obras. Ciertamente que no conocemos todo cuanto salió de su
pluma, ni es racional exigir tanto; pero si absolutamente nada dijo en
lo mucho que tenemos, es suposición gratuita afirmar que en otro
papel cualquiera, de los que aun no se hallan, refirió el suceso.

Si el Sr. Zumárraga hubiera sido testigo favorecido de tan gran
prodigio, no se habría contentado con escribirlo en un solo papel, sino
que le habría proclamado por todas partes, y señaladamente en
España, adonde pasó el año siguiente: habría promovido el culto con
todas sus fuerzas, aplicándole una parte de las rentas que expendía
con tanta liberalidad: alguna manda ó recuerdo dejaría al santuario en
su testamento; algo dirían los testigos de la información que se hizo
acerca de sus buenas obras: en la elocuente exhortación que dirigió á
los religiosos para que acudieran á ayudarle en la conversión de los
naturales venia muy al caso, para alentarlos, la relación de un prodigio
que patentizaba la predilección con que la Madre de Dios veía á
aquellos neófitos. Pero nada absolutamente nada en parte alguna.

En las varias Doctrinas que imprimió tampoco hay mención del
prodigio. Lejos de eso, en la Regla Cristiana de 1547 (que si no es
suya, como parece seguro, á lo menos fué compilada y mandada
imprimir por él) se encuentran estas significativas palabras: "Ya no
quiere el Redentor del mundo que se hagan milagros, porque no son
menester, pues está nuestra santa fe tan fundada por tantos millares
de milagros como tenemos en el Testamento Viejo y Nuevo". ¿Cómo
decía eso el que había presenciado tan gran milagro?... Parece que el
autor de la nueva apología no conoce los escritos del Sr. Zumárraga,
pues nunca los cita y solamente asegura que si nada dijo en ellos, dijo
bastante con sus hechos levantando la ermita, trasladando la imagen,
etcétera.

Es necesario decir, para de una vez, que todas esas construcciones de
ermitas y traslaciones de la imagen no tienen fundamento alguno
histórico. Todavía el autor discute la posibilidad de que el Sr.
Zumárraga hiciera una de esas procesiones á fines de 1533, siendo ya
cosa probada con documentos fehacientes que estaba entonces en
España, y que volvió a México por Octubre de 1534.


Como se puede apreciar por lo escrito por Icazbalceta, el arzobispo Zumárraga ni se entero del asunto.
Conviene aclarar que lo escrito arriba es tan solo una pequeña parte del reporte de que hizo aquel historiador y que por razones de espacio solo publique lo que creí más relevante para este artículo. Le invito a que lea el reporte completo que se encuentra digitalizado en varios sitios de internet, por ejemplo:
http://www.proyectoguadalupe.com/PDF/ca ... alceta.pdf


Le invito a que considere su responsabilidad ante el pueblo que nuestro Padre califico de mariano mas no de guadalupano. Si usted pregona amor a este pueblo, no permita que lo sigan esclavizando.


12-360.37. … Por eso el Padre os ha dicho en este día: Los que conocen a María, no la conocen en su verdad. La miran solamente como mujer, la contemplan solamente como madre humana y en torno a Ella han creado cultos, ritos, festines y fanatismos. Por esa adoración idolátrica se han olvidado del cumplimiento de las leyes del Señor, de la palabra del Maestro y de amarse los unos a los otros.
12-360.38. No es así como el Padre quiere que el mundo conozca a María, ni es así como quiere que la amen. No es María solamente la mujer, ya os lo he dicho: María es la esencia maternal que existe en lo divino y que se manifiesta en todo lo creado.
12-360.39. Si la buscáis vosotros en la soledad de la noche, en el silencio que nada perturba, allí en el Cosmos, su imagen encontraréis, y si la buscáis en la fragancia de las flores, también la encontraréis, y si la buscáis en el corazón de vuestra madre, allí la tendréis. Si vosotros la queréis encontrar en la pureza de la doncella, allí la miraréis también, y así como en ella, en tantas y tantas obras, donde se refleja la imagen del eterno femenino que existe en Dios y está en toda la Creación.

Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Alfredo » Mié Jun 10, 2009 10:43 am

Saludos a todos.
En otro tema, Moisés 51 escribió:

“…LOS PARTICIPANTES ESTAN CAYENDO EN CONTRADICCIONES PUES DEFIENDEN LA ANTIIDOLATRIA PERO PARTICIPAN CON TEMAS TAN BURDOS COMO LA "VIRGEN DE GUADALUPE" LA CUAL SABEMOS QUE ES EL MAYOR FRAUDE DE ESTE NUESTRO PAIS…”

Primero pregunto a Moisés 51 o a quien pudiera dar razón: ¿en qué consiste tales contradicciones?

Y ya que estamos en esto, debo decir que estoy de acuerdo en que el asunto de la virgen de Guadalupe es el mayor fraude en la historia de nuestro país, pero ¿será verdad que todos lo sabemos?, me atrevo a asegurar que no, ni siquiera entre los que participan en este foro existe plena conciencia de ello. Sé que este tema es molesto para muchos, y lo es porque aun no hemos comprendido hasta qué grado le daña al pueblo de México y a otros pueblos latinoamericanos esa mentira.

Los que promueven oficialmente ese culto, en su grande mayoría lo hacen a sabiendas del fraude, se convierten en cómplices del engaño debido a que son muchísimas las ganancias materiales que obtienen a través de el.
A esos, les importa muy poco lo que el pueblo crea. Se dicen guías espirituales de las multitudes, sin embargo no son para quitar de nuestros pueblos la confusión, la ignorancia y el fanatismo que se acrecienta. Si por allí alguno viste a un monito de esos que son llamados “El niño Jesus” con ropa de futbolista, lo toleran y permiten el culto a la imagen porque les traen ganancias materiales, si por allá alguien quiere publicar en el periódico “parroquial” agradecimientos al Espíritu Santo por dinero lo hacen, y se justifican diciendo “al fin y al cabo esas son las creencias de las gentes”.

Así sucedió con el célebre Guillermo Shulemburg quien fuera abad de la basílica de Guadalupe por 33 años, es decir en todo ese tiempo, el tal hombre estuvo administrando los dineros que entraban a la basílica de Guadalupe y no debió haber sido removido de su cargo pues el nombramiento de abad de la basílica era de por vida.
Sin embargo fue removido, y ¿sabe usted por qué?, Porque se atrevió a comentar lo que él y muchos de ellos siempre han sabido, que el asunto de las apariciones de la virgen de Guadalupe es falso, y que Juan Diego nunca existió. El no quería que se canonizara a Juan Diego no porque fuera un vil engaño, sino para evitarle a su religión la vergüenza de ser señalada cuando los pueblos se dieran cuenta de la farsa.

Jamás le afecto enseñar falsedades y mentiras, él vivía entre los Señores de este mundo, jugando al golf, divirtiéndose sanamente, siempre contento con la promoción que se le daba cada 12 de diciembre con las mañanitas a la “virgen” , estaba feliz con las peregrinaciones y visitas de tantos millones que acudían cada año, ¿que podía importar que él supiera que todo aquello era mentira, si eso les era muy útil para seguir “evangelizando” aun que fuere con el evangelio Judas, con perdón del Iscariote.

Y los que le sucedieron ¿corrigieron algo?, sí por supuesto que sí, ahora se aseguran que quienes están a cargo no den declaraciones que pongan en riesgo su gran negocio, pues ya invirtieron mucho en el, ya pasearon en varias ocasiones a Juan Pablo II al cual van a canonizar, pues él a su vez canonizó a Juan Diego, ya invirtieron en copias digitalizadas del manto de Guadalupe que venden a precios muy cómodos (para ellos), con el cual, le entregan también un certificado de autenticidad, firmado por el flamante Cardenal Rivera, y que también contiene nada menos que una bendición que dio Juan Pablo II. En fin, después de la salida forzosa de Shulenburg, su negocio ha sido robustecido.

Debido a todo ese engaño, desde hace siglos fue escrito:
Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. (Apocalipsis 18:4-5)

No confundamos pues a María con supuestas manifestaciones materializadas.

01-005.10 La presencia de María en el mundo, es una prueba de mi amor por los hombres; su pureza es un milagro celestial revelado a vosotros. De Mí descendió a la Tierra para hacerse mujer y en su seno germinase la semilla divina, el cuerpo de Jesús, donde hablaría el Verbo. Ella viene a manifestarse nuevamente en este tiempo.

01-005.11 Como un arca celestial será el amor de María para vosotros; con Ella os reuniréis, como se reúnen los hijos en torno de la madre. Oid su dulce palabra y que Ella no encuentre endurecidos vuestros corazones, conmovéos y arrepentíos, para que penetren en vosotros su luz y sintáis su ternura. Una vez así preparados, prometed ante vuestro Dios, ante María y delante de Elías, que formaréis un solo cuerpo y una sola voluntad; prometed ante el Arca de la Nueva Alianza, que lucharéis incansablemente por arrancar de vuestro corazón el egoísmo, el odio y el fanatismo; y si cumplís vuestra promesa, en verdad os digo: la purificación que por medio del dolor estáis sintiendo, pasará.

Ricardo
Mensajes: 36
Registrado: Jue Oct 29, 2009 2:55 pm
Ubicación: Ixtapaluca, México
Contactar:

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Ricardo » Mar Nov 24, 2009 1:15 pm

En Nombre de Nuestro Padre Dios Eterno saludo a todos mis Hermanos:

Bien, Comprendiendo la que dice nuestro hermano Alberto, veo que el pueblo mexicano (al cual pertenesco) siempre ha buscado el cobijo espiritual que puede darnos Nuestra Madre Purisima.


Se que la mayoría de los mexicanos católicos ignoran que lo que se está haciendo con el irse a peregrinar a la Basílica es IDOLATRÍA, ¿Por qué? Pues resulta que en el año 787 se llevó a cabo un concilio en la ciudad de Nicea (es esa misma que el emperador Constantino realizó un concilio en 325), el cual, durante el Siglo VIII surgieron los movimientos iconoclastas.

Los movimientos iconoclastas suelen tener el objetivo de acabar entre la población con los ritos o adoraciones paganas que permanezcan disfrazados en la religión dominante. En ese caso se dío en el Cristianismo. La iconoclasia en el mundo cristiano ha sido motivada principalmente por una interpretación de los Diez Mandamientos, que prohíben la elaboración y veneración de las imágenes.

Bien, Citamos lo que se dice en la pagina de Wikipedia sobre el Concilio (http://es.wikipedia.org/wiki/Concilio_de_Nicea_II).

El Concilio de Nicea II se celebró del 24 de septiembre al 13 de octubre de 787 en Nicea. Fue convocado por Irene, madre del emperador Constantino VI. Los participantes más destacados de la asamblea fueron Adriano I, los legados papales: el Arcipreste romano Pedro y el Archimandrita del monasterio griego de san Saba y el patriarca de Constantinopla Tarasio.

El concilio fue convocado a raíz de la controversia iconoclasta iniciada por el emperador León III el Isáurico en el 726. Los iconoclastas negaban la legitimidad de las imágenes y su culto. Se habla de diversas causas en esta postura: cierto esquema todavía monofisita que no había sido totalmente vencido, la influencia musulmana y judía en el imperio de Oriente, el origen sirio del emperador León III, y el deseo de contrarrestar el poder de los monjes, defensores de la iconodulia, doctrina contraria a la iconoclasta. Además los iconoclastas usaban argumentos derivados de la prohibición que en el Antiguo Testamento vetaba la creación de imágenes (cf. Éx 20, 4; Dt 5, 8) o de la filosofía platónica ya que el uso de imágenes implica representar modelos a partir de lo que solo son sombras o reflejos.

Los cánones del concilio permiten hacer una distinción entre el culto dado a Dios y la veneración especial tributada a las imágenes. Así se evitaban ambos extremos igualmente presentes en la cultura oriental: la adoración de la imagen como si fuera Dios mismo y por otro lado la destrucción de estas por miedo a la idolatría o por motivos de conveniencia y paz.

La intervención de la emperatriz regente Irene fue continua y fuerte. Ella misma presidió los trabajos de la última sesión asegurándose así de que las conclusiones fueran en la línea favorable a las imágenes.

Una de las novedades en este Concilio es la baja asistencia de los patriarcas orientales. Sólo asistió el de Jerusalén (que llegó con retraso) y el de Constantinopla. Nicea II declaró no ecuménico el sínodo de Constantinopla del 754, por no haber sido celebrado en comunión con la iglesia de Roma.


Como se nos muestra, el concilio llega a violar la enseñanzas divinas contenidas en los 2 Testamentos anteriores al Tercero (que luego se recalca), porque se permite el culto a las imágenes gracias a los monjes partidarios del culto a la imágenes, por esa razón, el Divino Maestro nos dijo:

Enseñanza 122

57 Vengo a reconstruir mi templo, un templo sin muros ni torres, porque está en el corazón del hombre. La torre de Babel, aún divide a la humanidad, mas sus cimientos serán destruidos en el corazón de los hombres. La idolatría y el fanatismo religioso, han elevado también sus altas torres, pero ellas son endebles y tendrán que caer. En verdad os digo que mis leyes tanto divinas como humanas son sagradas y ellas mismas juzgarán al mundo. No cree la humanidad ser idólatra y en verdad os digo, que está adorando todavía al "becerro de oro".


Tomando en cuenta lo que subrayé, puedo decir que la Iglesia Católica Apostólica Romana y la Iglesia Griega Ortodoxa no creen ser idólatras al permitir el culto de reliquías e imágenes.

En cuanto a la ignorancia de los mexicanos católicos, dice Nuestro Padre:

Enseñanza 360

37. Eso significa esta revelación, ¡Oh pueblo amado! Por eso el Padre os ha dicho en este día: Los que conocen a María, no la conocen en su verdad. La miran solamente como mujer, la contemplan solamente como madre humana y en torno a Ella han creado cultos, ritos, festines y fanatismos. Por esa adoración idolátrica se han olvidado del cumplimiento de las leyes del Señor, de la palabra del Maestro y de amarse los unos a los otros.


Todo pasó gracias a los iconódulos (más bien idólatras) que lucharon contra los iconoclastas. Los iconoclastas estaban dentro de la verdad.

Hermanos, digan NO A LA IDOLATRÍA.

La Paz de Nuestro Padre Dios Eterno esté con toda mi hermana Humanidad.

En pro de la Espiritualidad y la Paz.
Ricardo.



AlbertoTrevino escribió:Saludos a Todos
Creo importante analizar la sig. enseñanza
con un poco mas de tiempo quisiera comantar al respecto.

05-125.41 Yo fui quien señaló en aquel tiempo el lugar y la hora para mi advenimiento en cuanto hombre; también Yo he marcado el lugar y el tiempo en que vendría entre los hombres en la Tercera Era. Todo fue preparado con perfecta justicia y sabiduría. Una nueva tierra había de, ser testigo de mi nueva venida; el occidente habría de iluminarse con el resplandor de mi presencia. Escuchad: Hace tiempo en el norte de vuestras tierras habitaba una grande tribu, de la cual surgió un profeta inspirado por mi luz. El levantó y condujo a aquel pueblo en pos de una hermosa tierra, donde deberían fundar su ciudad. Ante tan grata promesa, aquellas tribus se levantaron con la esperanza de merecer aquella gracia. Atravesaron selvas, cruzaron desiertos y escalaron sierras; nada los detuvo, y cuando a su paso encontraron obstáculos, su fe les ayudó a vencerlos hasta llegar al lugar profetizado, que era, como en el Primer Tiempo, una imagen de Canaán, la "tierra Prometida" a los israelitas, la tierra que manaba leche y miel.

05-125.42 Ved cómo la hoja del árbol no se mueve sin mi voluntad y cómo nada es ajeno a mis designios y planes divinos.

05-125.43 Aquella tribu inspirada en la fe de una promesa que llegó a ver cumplida, levantó su ciudad, y en ella elevó a su Dios su culto primitivo, formó sus hogares y dio esplendor a su imperio, que en su magnificencia se semejó al de Salomón. Fue aquella tierra, según las promesas, tierra de bonanza y de prosperidad. El varón era fuerte, la mujer dulce y tierna, y ambos eran hermosos; mas llegó el tiempo en que ese pueblo había de conocer el nombre y la obra de Cristo, su Señor, llegando a ellos la buena nueva en labios de hombres extraños que venían del otro lado del mar y a los cuales ya habían visto en sueños. Muy grande fue la misión de quienes trajeron a estas tierras la luz de mi doctrina; mas en verdad os digo que fueron muy pocos los que supieron cumplir con la ley de amor, de caridad y humanidad, que mis enseñanzas aconsejaban, porque en su mayoría aquellos hombres se dejaron poseer de la codicia, olvidando todo principio de fraternidad, haciendo correr a torrentes la sangre inocente, para adueñarse de cuanto sus ojos contemplaban.

05-125.44 Los invasores derribaban los ídolos de aquel pueblo, haciendo que éste blasfemara en contra del Dios que aquellos venían a revelarles con tanta injusticia y con tanta crueldad. ¿Podían aquellos idólatras reconocer a través de actos tan inhumanos a Cristo, el Dios del amor, Aquel que a nadie quita la vida, sino que antes da la suya para salvar al mismo que le ha ofendido? Aquellas tribus cayeron bajo la esclavitud y el dominio del fuerte, como en el Primer Tiempo Israel había caído bajo el yugo de Faraones y Césares. Fueron tiempos de dolor, de amargura y de lágrimas, los que vinieron sobre aquel pueblo, y fue entonces cuando su clamor, resonando en los cielos, atrajo sobre sí como un manto de infinita ternura, el amor de María, la dulce Madre del universo.
05-125.45 Por su sensibilidad, ese pueblo estaba destinado a ser mariano, porque al reconocer y amar esa divina verdad, encontró la escala espiritual que conduce a Mí a los espíritus.

05-125.46 Y ese pueblo, ¿cuál es? Es el vuestro, el cual después de sus luchas y de su larga jornada ha contemplado la llegada del Tercer Tiempo, con mi nueva venida.

05-125.47 Es mi palabra viva la que estáis escuchando, para que con ella destruyáis todo el fanatismo y toda la idolatría de que hubieseis rodeado mi nombre, enseñándoos un culto por medio del cual podáis buscarme de espíritu a Espíritu. Muy grande y fuerte de espíritu será este pueblo, cuando viva y practique el culto que le vengo enseñando entonces podrá abolir la mentira y llevar a otras tierras el mensaje de espiritualidad y de luz que esperan las naciones.

05-125.48 Este pueblo estará preparado para aquella lucha en que mi justicia presida la gran batalla de ideas, credos y doctrinas. Todos se sorprenderán cuando en medio del torbellino escuchen una voz serena y firme que será la de mis discípulos, cumpliendo su misión de fraternidad espiritual.

05-125.49 Por ahora comprended que mientras los hombres no logren alcanzar la completa espiritualidad, tendrán que necesitar de templos materiales, y de colocar delante de sus ojos formas o imágenes que les hagan sentir mi presencia.

Ricardo
Mensajes: 36
Registrado: Jue Oct 29, 2009 2:55 pm
Ubicación: Ixtapaluca, México
Contactar:

Re: Otros comentarios

Mensaje por Ricardo » Mar Nov 24, 2009 1:42 pm

Hermanos:

Se que el tema de las apariciones es muy comtrovertido, ya vi que a veces puesde tornarse falso o verdadero, me motiva tambien em poner dos puntos

A) Si la aparición fuera verdad: que necedad fue la de Fray Juan de Zumárraga al no creer en el mensaje que dio Juan Diego, a fuerzas tenía que pedir una señal para creer en Nuestra Madre Purísima. Nunca debió perdirle una prueba material a Nuestra Madre debido al culto idólatra.

B)Si la aparición fuera mentira: que abominación más grande hicieron los españoles, primero destruyeron los idolos aztecas para imponer otros idolos (que fueron las imágenes de Dios, de la Virgen y de los Santos), y como tenían presentes los discursos del Segundo Concilio de Nicea de 787, provocó que muchos mexicanos de ayer y de hoy cayeran en idolatría otra vez.

La Paz de Nuestro Padre Dios Eterno esté con toda mi hermana humanidad.

En pro de la Espiritualidad y la Paz.

Ricardo.

Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Alfredo » Jue Abr 29, 2010 3:54 pm

Saludos amigos

Buscando otra información encontré esta sobre un artículo publicado originalmente en la revista proceso, que da cuenta de lo que algunos altos prelados de la iglesia de Roma ocultan a sus feligre$e$.

Por supuesto que recordé que había un hilo de este foro en donde debía de estar.

Si tiene tiempo, dese la oportunidad de revisar la siguiente página:
http://www.sectas.org/SeccionesEspecial ... lupana.asp
Como siempre, le invito a que saque usted sus propias conclusiones.


LA GUADALUPANA: TRES IMÁGENES EN UNA. (Por Rodrigo Vera)
De acuerdo con un estudio inédito, elaborado por un experto en arqueomicrobiología, la imagen venerada de la Virgen de Guadalupe está formada en realidad por tres figuras superpuestas, la más antigua de las cuales fue pintada por Marcos Aquino en 1556.

San Antonio, Texas.- Bajo la imagen de la Guadalupana venerada hoy en el Tepeyac, anteriormente se pintaron otras dos figuras de la Virgen. La más antigua de ellas —con un Niño Dios en su regazo— ESTÁ FIRMADA POR EL PINTOR MARCOS AQUINO Y FECHADA EN 1556.

La segunda imagen, cuyo rostro presenta rasgos más indígenas que la actual, fue pintada en el siglo XVII, al igual que la Guadalupana moderna. Así, ésta se sobrepuso a las dos imágenes anteriores y probablemente la pintó el artista novohispano Juan de Arrue.

Lo anterior se desprende de un análisis que, en 1999, le realizó a la imagen el investigador Leoncio Garza-Valdés, un connotado experto en arqueomicrobiología de la Universidad de San Antonio, Texas.

El cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, así como las autoridades de la Basílica de Guadalupe, fueron quienes contrataron los servicios del especialista, reconocido internacionalmente por sus estudios del Santo Sudario de Turín, Italia.

En la amplia sala de su domicilio particular, decorada con óleos antiguos, Garza Valdés refiere:
En enero de 1999, me habló de México monseñor José Luis Guerrero, amigo mío, para preguntarme si me interesaba estudiar el lienzo de Nuestra Señora de Guadalupe. Yo, inmediatamente, le respondí que sí, puesto que, casualmente y por esos días, la editorial estadunidense Doubleday me había propuesto escribir sobre la Guadalupana.
—¿Y también habló usted con el cardenal Rivera Carrera?
—Así es. Primero le hablé por teléfono para pedirle su permiso oficial. Después me entrevisté personalmente con él, en su casa de la Ciudad de México. Ahí me recomendó el cardenal Rivera: ‘Doctor, quiero que reporte la verdad y solamente la verdad’. Y eso es lo que he hecho al pie de la letra.

Cuenta que realizó los estudios en dos sesiones de trabajo, las noches del 4 y 5 de febrero de 1999. Pero antes de hacerlos, sostuvo un encuentro con monseñor José Luis Guerrero, las autoridades del santuario y el Consejo de Investigadores Guadalupanos.
Esto es lo que tenemos, le dijeron al investigador. Y le pusieron sobre la mesa el estudio que, en 1982, le realizó a la imagen el perito en restauración José Sol Rosales.

En dicho documento, SOL ROSALES DEMUESTRA QUE LA ACTUAL IMAGEN DE LA VIRGEN FUE PINTADA POR UNA MANO HUMANA. Detalla, incluso, su preparación, los materiales base de sus colores y los repintes que se hicieron a la figura (Proceso 1333)

Prosigue Garza-Valdés: Ese encuentro fue en la misma Basílica de Guadalupe, el 4 de febrero, día en que comencé el estudio. RECUERDO QUE, BAJO JURAMENTO, QUISIERON IMPONERME EL SECRETO ABSOLUTO DE MIS INVESTIGACIONES. POR SUPUESTO QUE ME NEGUÉ. Les dije que mis investigaciones eran precisamente para publicarlas en un libro, como ya lo había hecho con la sábana santa (Santo Sudario). Finalmente aceptaron mis condiciones.

—¿Por qué le solicitaron estudios a usted, si ya tenían los del maestro Sol Rosales?
—Anteriormente, yo había descubierto ciertas bacterias que producen plástico, sobre todo en superficies antiguas. Pensaron que el lienzo del Tepeyac pudiera tener este tipo de contaminación bacteriana, que le da cierta pátina a las superficies antiguas. Ésa fue la idea inicial de mi investigación.
—¿Y cómo descubrió luego las dos imágenes de la Guadalupana, pintadas bajo la actual?
— Déjeme serle honesto y recalcar que yo no andaba buscando eso. Yo buscaba la capa bioplástica de las bacterias. Nunca imaginé que fuera a encontrar dos imágenes escondidas bajo la actual. Fue un hallazgo inesperado, de chiripa. Hubieran excomulgado a quien antes se imaginara esto.

Pues bien, entré a la bóveda, donde en las noches se guarda la imagen, y empecé a fotografiarla. Utilicé cámaras con filtros especiales que sólo dejan pasar radiaciones electromagnéticas de entre 250 y 400 milimicras, que es el espectro del ultravioleta. Son filtros nuevos que acaban de salir.

Me regresé a Texas. Entregué mis películas al laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Antonio. El revelado me lo entregaron el 10 de febrero. Al analizarlo me di cuenta de que, empalmadas una sobre otra, en el lienzo hay realmente tres pinturas, es decir, que bajo la imagen actual se esconden otras dos.

La Virgen de Marcos Aquino
El científico se inclina sobre la pequeña mesa de centro de la sala, y de una carpeta extrae una fotografía que muestra al reportero. AHÍ SÓLO SE ALCANZA A DISTINGUIR LA FECHA 1556. Y, ABAJO, DOS INICIALES: M. A.

Luego explica con orgullo:
Es la firma que encontré estampada en la imagen más antigua. Como ve, data de 1556. Y la firma Marcos Aquino, el pintor de quien ya se decía que había pintado la Guadalupana.

Se arrellana nuevamente en su sillón y, de cara al espeso jardín que reluce tras los ventanales, platica sobre las referencias que ya tenía de ese pintor:
La primera vez que supe de Marcos Aquino, o Marcos Cipac, como también se le conoce, fue en un libro del maestro Manuel Toussaint, Pintura colonial en México. Ahí, precisamente, se menciona que Aquino había pintado la imagen Guadalupana.

AUNQUE YA DESDE 1556, DURANTE LAS INVESTIGACIONES QUE MANDÓ HACER ALONSO DE MONTÚFAR, EL SEGUNDO ARZOBISPO DE MÉXICO, TRES DE LOS TESTIGOS AFIRMABAN QUE LA PINTURA LA HABÍA HECHO UN INDIO Y MENCIONABAN A MARCOS AQUINO O MARCOS CIPAC. DE MANERA QUE AL DESCUBRIR ESAS INICIALES NO TUVE DUDA DE QUE ERAN LAS DE ÉL.
— ¿Y cómo es esa primera imagen de la Guadalupana pintada por Aquino?
— Es muy distinta a la actual. La Virgen no usa túnica sobre su cabello. Y, además, sobre su brazo izquierdo sostiene al Niño Jesús desnudo. Pero también le salen los rayos solares tras su espalda, y bajo sus pies está la media luna sostenida por un angelito. Es una Inmaculada Concepción.

— El investigador asegura que esta imagen es una copia fiel de la Virgen que se encuentra en el coro del Monasterio de Nuestra Señora, en Extremadura, España.
— Esa Virgen del coro es de 1498. Está hecha en un altorrelieve en madera. Yo viajé a Extremadura para comprobarlo, explica.
—¿Cómo supo que Marcos Aquino copió esa Virgen de Extremadura y no otra?
— Bueno, hice un estudio iconográfico de varias imágenes semejantes a la Guadalupana. Pero, además, encontré documentos del siglo XVI que hablan sobre las similitudes entre las dos vírgenes. Claro, era cuando en México se exhibía la Guadalupana de Aquino, cuando aún no se la cubría con la segunda Virgen.

APARTE, UNA PERSONA CON QUIEN TRABAJÉ MUY ESTRECHAMENTE, EL FRANCISCANO FRAY DOMINGO GUADALUPE DÍAZ Y DÍAZ, TAMBIÉN ME INDICÓ QUE EN ESA VIRGEN DE EXTREMADURA SE INSPIRÓ AQUINO PARA PINTAR LA GUADALUPANA.
Sobre Aquino, algunos historiadores señalan que fue un artista nahua formado en el colegio de San José de los Naturales, dirigido por fray Pedro de Gante. Y que pintó la Guadalupana a instancias del arzobispo Alonso de Montúfar.

A lo largo de su trayectoria profesional, Garza-Valdés ha conjugado las ciencias biológicas con la arqueología. Inicialmente estudió medicina y después hizo una maestría en antropología y arqueología. Más tarde se especializó en arqueometría, disciplina que utiliza diversos instrumentos científicos para investigaciones arqueológicas.

Es profesor e investigador de microbiología en la Universidad de San Antonio, Texas. Ahí inició una nueva disciplina científica: la arqueomicrobiología, que estudia los depósitos bacterianos en superficies arqueológicas.

Como producto de sus investigaciones del Manto de Turín, escribió su libro Huellas de la sangre de Cristo, traducido a varios idiomas. Y pronto publicará su investigación Tepeyac: cinco siglos de engaño a un pueblo noble, que justamente trata sobre los descubrimientos de las tres imágenes.

La segunda Virgen
Garza-Valdés explica que la Guadalupana pintada por Aquino fue posteriormente cubierta con una capa de pintura blanca, sobre la que se plasmó la segunda Virgen.
Y aporta algunos detalles sobre ésta: Tiene un rostro más indígena que la actual. Es de características más bizantinas. Y está desplazada 15 centímetros hacia la derecha de la Guadalupana que conocemos ahora. Por lo demás, ambas tienen una postura muy semejante.

El científico vuelve a tomar su carpeta con fotografías. Saca una en la que aparece el rostro de esta segunda Virgen, muy nítido. Efectivamente, sus rasgos son más indígenas y tiene los ojos más abiertos que la Guadalupana actual.
—¿Por qué salió tan clara la fotografía de esta segunda Virgen?
—Porque, a diferencia de la primera, los pigmentos que se usaron en esta pintura tienen una gran emisión de ultravioleta. Y el filtro que usé sólo deja pasar estas emisiones.

—¿Cuándo se pintó esta imagen y quién es su autor?
—Mire, en el Archivo General de la Nación me encontré con un documento, de 1625, en el que se testifica que SE LE PAGÓ AL ARTISTA JUAN DE ARRUE POR HABER PINTADO LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE GUADALUPE.
Pero aquí surge una incógnita: ¿Se le pagó por haber pintado la imagen de la segunda Virgen, o por pintar la imagen de la Guadalupana actual? No se sabe. Una de las dos imágenes es, pues, de Juan de Arrue y fue pintada en 1625. Eso es lo único cierto. También puedo asegurar que ambas imágenes son de ese siglo.

—¿Y quién fue Juan de Arrue?
—Sé que fue hijo de una indígena y un español. Su padre fue un pintor-escultor que vino de Sevilla. Antes de llegar a la Nueva España, trabajaba en la catedral de Sevilla. Es todo lo que conozco de él.

—¿A la segunda imagen también se le cubrió con una capa de pintura blanca para después hacer la tercera?
—Efectivamente, así fue. Se le puso su aparejo. Y esto ya lo dice el maestro José Sol Rosales en su análisis. AL IGUAL QUE ÉL, YO TAMBIÉN COMPROBÉ QUE EL LIENZO ES DE CÁÑAMO, Y NO DE IXTLE, COMO ANTERIORMENTE SE CREÍA. Al material se le llamaba cañamazo de España, y con él se hacían, en el siglo XVI, las velas de los bergantines.

—Sin embargo, Sol Rosales solamente detectó una imagen de la Guadalupana. No encontró las otras dos que usted dice que están debajo.
—Él no podía detectar otra Virgen más que la tercera. No pudo ver las otras dos porque no tenía los filtros adecuados, que apenas acaban de salir. No tenía filtros ni para infrarrojo ni para ultravioleta. Él lo que utilizó fue luz ultravioleta.

—El lienzo del Tepeyac mide 1.72 metros de altura. ¿No es muy largo como para ser la tilma de Juan Diego?
—De ser cierto eso de la tilma, Juan Diego hubiera sido un verdadero atlante de Tula, altísimo. PERO REALMENTE JUAN DIEGO NO EXISTIÓ. LO PRUEBAN LAS TRES VÍRGENES PINTADAS QUE ENCONTRÉ. PARA QUÉ INSISTIR ENTONCES EN ESE ASUNTO.

Garza-Valdés revela que, durante su análisis, en la bóveda donde se guarda por las noches a la Guadalupana, lo acompañaron las siguientes personas: Antonio Macedo, entonces rector de la Basílica; monseñor José Luis Guerrero, consultor de la causa de canonización de Juan Diego; el nahuatlato Mario Rojas Sánchez; el doctor Gilberto Aguirre, de la Universidad de San Antonio; y el fotógrafo Lester Rosebrock, de la misma Universidad.

Aclara que no utilizaron ninguna iluminación especial ni quitaron el acrílico que protege la imagen:
La única iluminación que usamos fue la de la bóveda. Por las noches, la imagen de la Virgen se hace girar para que entre en esa especie de bóveda bancaria. Las fotos las tomamos con el acrílico puesto. En una segunda etapa de mi investigación, aún pendiente, analizaré la imagen ya sin el acrílico.

EL EXPERTO AGREGA QUE HA MANTENIDO AL TANTO DE SUS HALLAZGOS AL CARDENAL RIVERA CARRERA Y A JOSÉ LUIS GUERRERO, QUIENES, PARADÓJICAMENTE, SON DOS DE LOS MÁS FUERTES PROMOTORES DE LA CANONIZACIÓN DEL INDÍGENA.
Ellos han estado al tanto de cada uno de mis descubrimientos. Los he mantenido muy bien informados, dice.
—¿No ha tenido problemas con ellos, ya que ellos dicen creer en las apariciones de la Virgen?
—Indiscutiblemente que, a raíz de mis investigaciones, tomamos polos opuestos. Por eso monseñor Guerrero dice que él es mi amigo-enemigo. Yo lo aprecio mucho. Y hemos continuado con nuestra estrecha amistad. Viene a San Antonio a visitarme y seguido nos telefoneamos.

Mire, la mayoría de los aparicionistas son gente muy noble y muy honesta. Ellos dicen lo que creen, de modo que no están mintiendo. Pero, a lo largo de generaciones, han estado viviendo en el autoengaño. ¿Por qué? PUES PORQUE ESO DE LAS APARICIONES DE LA VIRGEN ES UN ENGAÑO MUY BONITO, Y A TODOS NOS LLENA DE ORGULLO Y DE EMOCIÓN.

YO CREO QUE NO HAY NINGÚN PROBLEMA EN SEGUIR CREYENDO EN UNA LEYENDA. ¡NINGUNO! EL PROBLEMA SURGIÓ AL QUERER CANONIZAR A UNA PERSONA QUE NO EXISTIÓ. Todo hubiera ido muy bien si no se hubiera cometido ese error.
—¿Y cuándo continuará usted el análisis del lienzo del Tepeyac?
—El cardenal Rivera Carrera me indicó que, por lo pronto, no quiere que yo realice nuevos estudios. ME PIDIÓ CONTINUARLOS DESPUÉS DE LA CANONIZACIÓN DE JUAN DIEGO.




(Las mayúsculas fueron agregadas por su servidor solo para resaltar algunos aspectos del escrito original que NO ESTÁ ALTERADO, usted puede verificar su autenticidad visitando la página referida arriba, o en la revista Proceso de Mayo de 2002)

Alfredo
Mensajes: 889
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Un restaurador de la guadalupana expone detalles técnicos

Mensaje por Alfredo » Jue Jun 03, 2010 9:32 am

Saludos amigos,

Este artículo escrito por Rodrigo Vera lo leí hace años en la revista Proceso, y aunque luego lo busque en casa, ya no lo pude encontrar, por ello me dio gusto encontrarlo en internet para poder compartirlo con ustedes.
Quien guste de verificar la fuente puede consultar la Revista Proceso No. 1343 del 28 de julio de 2002, o bien el siguiente enlace:
http://www.sectas.org/SeccionesEspecial ... roceso.asp



“Cuando el restaurador José Antonio Flores Gómez tuvo a la mano la imagen de la Guadalupana, en 1947, no le quedó duda: se trataba de la obra de un artista, no el producto de un milagro. Desde entonces ha guardado silencio. Ahora, en entrevista con Proceso, relata los pormenores de los trabajos de restauración que realizó a la imagen, en la que encontró descarapeladuras propias de cualquier pintura humana, lo mismo que las huellas de otros muchos retoques hechos en el curso de los siglos.

Cuando tuve enfrente a la imagen de la Guadalupana y la pude observar de cerca, hasta ese momento me di cuenta que no es una obra divina, afirma José Antonio Flores Gómez, quien en dos ocasiones ha restaurado la imagen más venerada del país.
Agrega: Inmediatamente me dije cuando vi los estragos: ‘Éste es causado por la humedad, éste otro por los hongos que hay en el ambiente, éste de acá es un repinte’... En fin, la Guadalupana tiene las descarapeladuras de cualquier obra humana.
—¿Es, en definitiva, una obra pintada por un ser humano?
—Sí, por supuesto. Es la obra de un artista, no es producto de ningún milagro.
—¿Dónde queda entonces Juan Diego, en cuya tilma, supuestamente, se estampó milagrosamente esa imagen?
—Eso sí quién sabe. Ni los historiadores han podido darle un apoyo histórico. Pudo haber existido ese indígena. Pudo ser una persona de carne y hueso, como nosotros. Pero de que la Virgen de Guadalupe imprimió su imagen en la tilma, a mí me consta que eso no es cierto.

A sus 78 años de edad, el restaurador de la Guadalupana rompe un silencio de décadas, en las que se negó a dar a conocer su trabajo. Finalmente, hoy habla de las dos ocasiones —en 1947 y 1973— en que restauró la imagen; sus esfuerzos por corregir los estragos que el tiempo provocó en la pintura; los recursos técnicos que utilizó para remozarla y su relación con las autoridades del santuario que, de manera discreta, contrataron sus servicios y le indicaron las modificaciones que querían en la imagen.

Aclara de entrada: Antes de mí, otros restauradores ya le habían dado retoques a la imagen. Eso lo noté desde la primera vez que intervine. Y estoy seguro que otros más intervinieron después de mí.
—¿Cuántos restauradores habrán trabajado en esa imagen?
—Es muy difícil saberlo. Dificilísimo. Pero calculo que alrededor de 20.
Cuenta Flores Gómez que en 1947 era un joven restaurador que tenía su estudio en la calle Belisario Domínguez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Entre sus amistades había pintores, escultores, periodistas, escritores... pero también sacerdotes que trabajaban en la Catedral Metropolitana.
Fue entonces cuando fue a buscarlo a su estudio, de parte del entonces abad de la Basílica de Guadalupe, Feliciano Cortés, un sacerdote para que restaurara la imagen.

Yo llevaba buena amistad con algunos sacerdotes de Catedral y con artistas de toda clase. Alguno de ellos me recomendó. Lo cierto es que un día llegó a mi estudio un sacerdote que se apellidaba Vargas, es lo único que recuerdo. Me dijo que el abad de la Basílica quería verme. Y me llevó hasta el despacho del abad, a quien noté muy preocupado. Ahí me mostró una foto de la imagen, en la que se veían unas cuarteaduras muy notables. ‘¿Qué puede hacer usted para remediar esto?’, me preguntó el abad.
Yo pensé: ‘¡Ah, caray! Si es una imagen divina, no tiene por qué pasarle esto’. Vi sobre todo una gran cuarteadura vertical que iba desde la cabeza hasta los pies de la Virgen. Aparte, tenía otras cuarteaduras horizontales menos visibles. Estoy seguro de que eran producto de dobleces. El lienzo en algún tiempo estuvo doblado y por eso se resquebrajó la pintura.

También vi que la imagen ya tenía retoques hechos por otros restauradores. Se lo hice notar a los encargados del santuario. El padre Vargas quería que repintara una parte de la túnica de la Virgen. Yo le decía: ‘Padre, no conviene meterse en eso’. Pero él me ordenó: ‘Usted hágalo’.
—¿Qué le hizo usted finalmente a la imagen Guadalupana?
—Un levantamiento de pintura en ciertas partes. Y también restaurar las quebraduras.
—¿Volvió a pintar las partes a las que le quitó la pintura?
—Claro. Una restauración implica pintar las partes dañadas, no toda la imagen, porque eso es ya una repintada, que es otra cosa. De manera que le metí mano a una parte de la túnica. Pero no a las estrellas estampadas en ella porque ya estaban repintadas. No quise meterme en más problemas.

El misterio de las estrellas
Flores Gómez está en la sala de su casa. Paredes decoradas con paisajes marinos, bodegones y retratos al óleo pintados por él mismo. Su estudio está en un cuarto contiguo. Ahí tiene más óleos montados sobre caballetes de madera, que sostienen lentes circulares de aumento que agrandan los detalles de las pinturas.

Hay también varias reproducciones guadalupanas al óleo. Y fotografías... muchas fotografías de la imagen original tomadas en distintas fechas. El restaurador va a su estudio y saca una carpeta con fotos. Las muestra al reportero.
Comenta: Con las estrellas pasa una cosa curiosa. Mire, si uno observa estas fotos tomadas en distinta época, el número de picos en algunas estrellas no coincide. De pronto, por ejemplo, esta estrella aquí tiene cinco picos, pero acá ya aparece con seis. ¿Qué significa esto? Pues que les han quitado o agregado picos durante las distintas restauraciones.
—¿Cuánto tiempo tardó usted en restaurar la imagen en el 47?
—Unos 10 días. Por cierto, la primera vez que analicé la imagen, estaba colocada en el piso y sin marco. Yo ni la saqué ni la cambié de lugar. Estaba lista para que la restaurara. Observé que unas personas remozaban el altar y limpiaban el marco de la imagen. Otros restauradores colocaban oro de hoja en el altar. Todos trabajaban a marchas forzadas porque en pocos días se celebraría un gran homenaje a la virgen, creo que ese era un año mariano.

También trabajé apresuradamente en esos 10 días. Incluso, por el poco tiempo, no hice todo lo que debía para que la imagen quedara totalmente restaurada. Recuerdo que, mientras hacía mi trabajo, hubo dos fotógrafos extranjeros, un noruego y un sueco, que directamente tomaban fotos a la pintura.
También tomé fotografías a la imagen. Acostumbro llevar la historia de cada trabajo importante que hago, para registrar el antes y el después. Pero las personas de la Basílica me pidieron los rollos... y tuve que entregarlos.
—¿Qué tipo de pintura usó al repintar la imagen?
—De agua. Era obligado. Tenía que ser de las disueltas en agua y no en aceite, porque son de las que se usaron originalmente. De ahí que se hayan desprendido tan fácilmente.

El deterioro
Apasionado de la pintura desde que era niño, José Antonio Flores Gómez estudió la carrera de derecho en los años cuarenta, mas no la concluyó. Prefirió dedicarse de lleno a la pintura, la fotografía y la restauración. Egresado de la Academia de San Carlos, donde estudió pintura cuando el muralista Diego Rivera era el director, Flores Gómez se especializó, con éxito, en el retrato, al grado de que, por encargo de la Presidencia de la República, realizó retratos al óleo de algunos mandatarios mexicanos, como Gustavo Díaz Ordaz, Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari.
Pese a su edad, actualmente el restaurador se mantiene activo: posee una modesta galería de arte en la calzada de Tlalpan y continúa pintando y realizando trabajos de restauración.
Con tenis y con una camiseta deportiva, el viejo restaurador relata cómo, en 1973, remozó por segunda vez la pintura del Tepeyac.
Me contrataron de la misma forma que la vez anterior. Llegó una persona a buscarme a mi taller para decirme: ‘Tenemos antecedentes suyos, el abad Guillermo Schulenburg quiere hablar con usted’. Y fui a ver al abad. Pensé que sería muy solemne. Pero no. Fue muy simpático y amable conmigo.

De entrada, Schulenburg me sorprendió cuando me dijo con naturalidad que la pintura era ‘una obra humana’ y que quería que ya no sufriera más ‘alteraciones’, así llamaba él a los retoques. No creía en el milagro. Eso sí, era muy respetuoso de la devoción popular. Y me contrató solamente para que reentelara y le diera una limpieza al lienzo. Habían pasado 26 años desde que yo había restaurado la imagen.
—¿Y cómo la encontró después de tantos años?
—Noté que estaba deteriorándose más, porque entonces la imagen se exponía casi al natural en la vieja Basílica de Guadalupe. Tenía adherido el humor del ambiente. Es ese humor invisible de la gente que muy lentamente se va acumulando en todas las obras y que nosotros llamamos la pátina.

Hoy, en el nuevo santuario, la imagen está más protegida. Se guarda por las noches en una bóveda bien acondicionada que la cuida de los daños del ambiente. Intervinieron expertos y técnicos en preservación de obras de arte. Pero a mí me tocó sin bóveda... Eran otros tiempos.
—¿En qué consistió la limpieza que realizó?
—La limpié meticulosamente con cepillo, durante tres días y en sesiones completas. Había que hacerlo con muchísimo cuidado. Nada de usar aspiradora y cosas de esas, porque se hubieran desprendido las cáscaras de pintura floja. Tan sólo mire usted aquí. ¡Fíjese!

Y el restaurador apunta a los rayos dorados que salen de la espalda de la virgen, en una fotografía a detalle. Son rayos descarapelados, escamas a punto de desprenderse.
—¿Y el reentelamiento cómo lo hizo?
—Utilicé tela de manta que antes se conocía como ‘manta del cien’. Era muy popular. Y para analizar la trama del tejido usé un simple cuentahilos, que es el que utilizan las tejedoras y los fabricantes de textiles. No hay necesidad de microscopios electrónicos ni de aparatos sofisticados. Basta con el cuentahilos.
Descubrí que la tela no es de ixtle, como se dice, pues el ixtle tiene una trama muy tosca, muy rústica, con un cordel muy grueso. En cambio, la imagen Guadalupana está pintada sobre una trama muy fina, como la que se saca del algodón.
—¿Cuánto le pagaron por su trabajo?
—Como 350 pesos.
—¿No es muy poco?
—No, no. Yo creo que estuvo bien para ese tiempo. Tomando en cuenta que no fue mucho trabajo ni utilicé muchos materiales.

Los empastes
Nueve años después de haber contratado los servicios del restaurador, en 1982, Schulenburg quiso saber mayores detalles sobre la pintura. Para esto, le pidió un estudio al perito José Sol Rosales, exdirector del Centro Nacional de Registro y Conservación para Obra Mueble, del INBA.
Sol Rosales confirmó en su peritaje que la imagen era una obra pictórica humana, realizada con colores elaborados a base de cochinilla, de sulfato de calcio —conocido entonces como tizatl— y de un negro extraído del hollín del humo del ocote.

El análisis detalló otras características de la pintura: su estilo, los repintes que se le aplicaron a lo largo del tiempo, las mutilaciones sufridas, la capa de preparación que le sirvió de base y hasta las salpicaduras de agua y parafina derivadas del culto (Proceso 1333)
En secreto, Schulenburg envió el estudio al Vaticano para advertir sobre los riesgos que se corrían al canonizar a Juan Diego, a quien, según la tradición, milagrosamente se le estampó la imagen en su tilma.
Igual que Sol Rosales, el restaurador Flores Gómez asegura que los pigmentos son de cochinilla, tizatl y humo de ocote, entre otros.

En la pintura se combinan pigmentos vegetales y minerales, disueltos en agua. Es una pintura al temple. Es muy lógico. En aquel tiempo sólo podían utilizarse pinturas naturales.
El restaurador destapa un pequeño frasco. En su interior hay un polvo amarillento y petrificado, listo para recibir el pincel.
Explica: Mire, esta tierrita da una tonalidad dorada. Durante siglos se le ha llamado ‘tierra de ocre’. Con ella se pintaron los rayos de la Virgen. Aún se fabrica.
Lamenta los empastes con que algunos restauradores cubrieron partes de la imagen, provocando un fuerte contraste con la pátina original.

Principalmente en el rostro de la Virgen se nota mucho un empastamiento. Y a un doblez de la túnica hasta le cambiaron su color original. De cualquier forma, es muy difícil que la pintura de los retoques, nueva y vivaz, armonice con la pátina de la pintura primitiva.
—¿Usted ha conocido a otros restauradores de la imagen?
—No. A ninguno. Los restauradores que han intervenido lo han hecho con exagerada discreción. Nunca lo han querido confesar.
—¿Las autoridades del santuario lo obligaron a guardar silencio?
—No. Más bien yo mismo me obligué a callar, por seguridad.
—¿Qué se siente haber restaurado a la imagen más venerada de México?
—Una sensación muy rara, pero al mismo tiempo como de temor. Sí, se siente temor. Pues nacimos en un medio en el que todas las familias son guadalupanas y la mayoría cree en el milagro, entre ellas la mía
.”

Marcelo
Mensajes: 23
Registrado: Dom Ago 02, 2009 5:12 pm

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por Marcelo » Dom Jun 13, 2010 4:04 pm

Hermanos benditos me dirijo a ustedes con el fin de entrar al tema del tratado, que corresponde a lo que ustedes llaman la Virgen de Guadalupe:

Quien es aquel que lleva la verdad.
Quien es aquel que con piel de oveja mansa, encierra dentro al Lobo Hambriento.
Quien es aquel que con limpio ropaje blanco, asegura absoluta pureza dentro de sí.

Despues de esta pequeña reflexión les puedo decir, que hay muchas versiones con respecto al cuadro en el cual se plasmo la figura de la Guadalupana.

Como es posible que Juan de Pagmos en el año 94 de nuestra era, cuando el se encontraba en el destierro pudo dar la descripción exacta de lo que es la figura de la Guadalupana.
Y esto lo pueden constatar en el Apocalipsis de Juan el Teólogo.

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: La Virgen de Guadalupe

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Dom Jun 13, 2010 8:45 pm

"Las Guadalupanas"

-La mexicana, hija de la española-

Sanjuana Martínez y Rodrigo Vera

Revista PROCESO N° 1414, 7 de Diciembre de 2003

Desde hace siete siglos, en la provincia española de Extremadura se venera a la Virgen de Guadalupe. Su imagen fue llevada a la Nueva España por los primeros evangelizadores, lo que dio origen a la guadalupana mexicana. Los encargados del Monasterio de Guadalupe están convencidos: La Guadalupe de México se inspiró en ésta de España, y las apariciones al indio Juan Diego sólo son una "preciosa narración". Y agregan que es tal la similitud entre ambas vírgenes, que las autoridades de la Basílica prácticamente no quieren saber nada de la española.
Extremadura, España.- Para historiadores y autoridades eclesiásticas de esta provincia española, el culto a la Virgen de Guadalupe, imagen que aquí se venera desde hace siete siglos, fue llevado a la Nueva España por los primeros evangelizadores, lo que dio origen a la Guadalupana de México. Sin embargo, sostienen, esta imagen fue desligada totalmente de la original mediante "leyendas" y supuestas apariciones en el cerro del Tepeyac, que incluso la transformarían en símbolo de identidad nacional.
Fue tanto el afán por desligar a la Virgen del Tepeyac de la de Extremadura que, actualmente, las autoridades de la Basílica de Guadalupe ni siquiera tienen contacto con los franciscanos que aquí custodian el imponente Monasterio de Guadalupe, donde se encuentra la antiquísima Virgen española, que era venerada por Cristóbal Colón y Hernán Cortés.
El historiador Fray Sebastián García, actual cronista del monasterio, dice a Proceso: "En México, las autoridades de la Basílica de Guadalupe no aceptan la vinculación histórica de aquella Virgen con la nuestra. Y la mayoría de los mexicanos cree que su Virgen de Guadalupe es la única; ignoran que la original se encuentra aquí".
--¿No hay entonces ninguna relación entre la Basílica y este monasterio?
--No, ninguna. Esto no quiere decir que haya hostilidad. Simplemente no tenemos ninguna comunicación. ¡No hay nada! Y nosotros no tenemos ningún ánimo de confrontar.
--Algún intercambio religioso debe haber entre los dos santuarios guadalupanos...
--No, no, ninguno. A los mexicanos que vienen, simplemente se les atiende muy bien. Y mire, aquí han llegado obispos de México a visitar a nuestra señora de Guadalupe, pues saben que aquí está la raíz de la Virgen mexicana. Recuerdo, sobre todo, al hoy cardenal Javier Lozano Barragán, quien, siendo obispo de Zacatecas, realizó una visita a nuestro monasterio y conversando nos dijo: "Aquí están nuestras raíces". Claro que ya en público cambian su discurso.
--¿La devoción guadalupana de México salió entonces de aquí?
--Por supuesto. Y no sólo salió a México, sino a toda América, donde existen muchos santuarios dedicados a Santa María de Guadalupe: en Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador... Cristóbal Colón visitaba este monasterio y era devoto de la Virgen. En su honor, le puso Guadalupe a una isla que descubrió en Las Antillas. Cada año, todavía viene al monasterio una peregrinación de esa isla. Hernán Cortés y otros conquistadores eran de Extremadura y veneraban también a la imagen, a la que Cortés usó en el estandarte con el que entró a Tenochtitlán, que aún se conserva en el museo del Castillo de Chapultepec.
"En aquel tiempo, ésta era la Virgen más venerada en toda Europa. Los reyes católicos Isabel y Fernando solían visitar el monasterio; incluso aquí llegaron a reunirse con Colón. De todo esto hay una vasta documentación. Y yo he escrito libros y artículos sobre el asunto."
Fray Sebastián charla con los reporteros en su amplio despacho, situado en lo alto de una de las torres del monasterio. La intensa luz entra por una ventana gótica desde la que se domina la sierra de Villuercas. Abajo se ven los techos de teja, las casas enjalbegadas de Guadalupe; el pequeño poblado de 2 mil habitantes que circunda al monasterio.
Autor de Guadalupe de Extremadura en América y Guadalupe, historia, devoción y arte, el religioso franciscano es también el bibliotecario del monasterio. Tiene 76 años, y sobre su suéter azul luce el blanco alzacuello. Deambula un momento entre los viejos óleos que decoran las paredes. Luego, señala:
"El Papa Juan Pablo II vino a visitarnos en noviembre de 1982. Es indiscutible la estima tan grande que le tiene a la Virgen de Guadalupe de México. Pero se dio cuenta de que aquí están sus orígenes. Dijo que antes de haber ido a la Basílica del Tepeyac, debió haber venido aquí para comprender mejor la devoción mexicana."
--¿La Guadalupe de Extremadura despierta la misma devoción que la Guadalupe de México?
--No, nosotros recibimos mucho menos fieles, en parte porque estamos aislados entre montañas. Cuando llega una peregrinación de 3 mil gentes, nos las vemos negras para atenderla. En cambio, la Basílica de Guadalupe está en una moderna ciudad que tiene varios millones de habitantes y cuenta con todos los servicios.
--¿Cuántos fieles reciben ustedes al año?
--Alrededor de medio millón. Cifra muy menor a la de quienes van al santuario del Tepeyac, cuya Virgen además se convirtió en un símbolo nacional, en un signo de la identidad mexicana. La copia se ha hecho más famosa que la original. O podríamos decir, valga la expresión, que la hija es más que la madre.
La Virgen del coro
Una carretera sinuosa trepa la sierra de Villuercas, coronada por filosas puntas de roca. Aquí y allá se ven olmos, olivos cargados de racimos. Las ovejas pastando dan vida al solitario paisaje extremeño. Más allá se distinguen por fin las torres almenadas del enorme monasterio, también de roca, levantado durante los siglos XIV y XV.
Sus interiores son suntuosos. Fue declarado por la Unesco, en 1993, patrimonio de la humanidad. Sus salones albergan ricas colecciones de libros de coro y ornamentos religiosos atiborrados de joyas. Atesora también pinturas de renombrados artistas, como Zurbarán, El Greco, Goya, Rubens...
En una cámara especial se exhiben los relicarios, mantos y coronas de la Virgen de Guadalupe. De ahí, lo más preciado son, sin duda, sus coronas en oro y plata, cada una adornada con miles de diminutas piedras preciosas: diamantes, esmeraldas, perlas, zafiros...
Y en lo alto del altar luce la venerada imagen de Santa María de Guadalupe, cubierta con ricos ropajes y sosteniendo un niño Dios y un cetro de oro. Es una Virgen negra, de estilo románico. Algunos códices remontan su origen al siglo primero del cristianismo. Investigaciones posteriores indican, sin embargo, que un autor anónimo la talló en madera de cedro, en el siglo XII.
Se dice que, para evitar su profanación, la escultura estuvo enterrada durante la conquista árabe aquí cerca, en la riberas del río Guadalupe -palabra que se castellanizó del árabe wad al luben (río escondido)-, hasta que la encontró un pastor llamado Gil Cordero. La leyenda empezó a hablar de apariciones marianas por boca de peregrinos, poetas y predicadores. Lo cierto es que al principio se le construyó una ermita, que con el tiempo se transformaría en el actual monasterio gótico y mudéjar.
... Y a la Virgen, como al río, se le llamó Guadalupe.
Fray Sebastián García refiere que, durante la conquista de la Nueva España, "familias enteras de españoles propagaron la devoción a la Virgen en el nuevo mundo, al igual que los primeros misioneros". Sin embargo, aclara que la imagen difundida no era la de la "Virgen titular", sino la de la Virgen de Guadalupe que está en el coro del santuario.
Dice: "La iconografía de la Virgen del coro la reproducían los propios monjes del monasterio, que eran habilidosos dibujantes y pintores. Ellos repartían estampas con esa imagen, que ya estaba en el coro en 1498".
--¿Por qué eligieron a la del coro para evangelizar América?
--Porque eran muy celosos con su imagen titular. Muy reservados en ese aspecto, temían que otros santuarios la reprodujeran con exactitud y la colocaran en sus altares. Eso pasó con la guadalupana de México, que pintó el indio Marcos Cipac, pero tomando como modelo a nuestra Virgen del coro.
La Guadalupe del coro está situada frente al altar, hasta el otro extremo de la nave del santuario. Mira de frente a la imagen titular... Y sí, es muy similar a la Virgen del Tepeyac: rayos dorados salen detrás de su manto, y bajo sus pies hay una luna sostenida por un querubín. La diferencia es que ésta lleva al niño Dios en su regazo.
Explica fray Sebastián: "Es ésta una Inmaculada Concepción tallada en madera. De estilo gótico flamenco, muy extendido en la Europa de los siglos XV y XVI".
--¿Por qué la de México no lleva niño?
--Porque los misioneros vieron que los indígenas no estaban capacitados para comprender la concepción virginal de Cristo. Y para no meterse en barullos, la pusieron sin niño.
Por su parte, el historiador Arturo Álvarez Álvarez, con base en documentos del siglo XVI, ha abundado sobre los inicios de la devoción guadalupana en el cerro del Tepeyac, promovida por los misioneros que levantaron ahí una ermita a la Virgen de Extremadura, la cual era atendida por los religiosos del convento de Santiago Tlatelolco.
En su investigación denominada El primer siglo guadalupano (México, 1524-1648), Álvarez reproduce las cartas escritas en la Nueva España por fray Diego de Santa María, por el sacerdote portugués Antonio Freyre y por el propio virrey Martín Enríquez, en las que dan cuenta de dicha devoción. Algunos de estos escritos están dirigidos al rey Felipe II, quien siempre estuvo al tanto de la evolución del culto guadalupano.
Estas misivas -recalca el investigador- jamás mencionan la aparición de la Virgen al indio Juan Diego, como tampoco la mencionan en sus escritos fray Bernardino de Sahagún y el primer arzobispo fray Juan de Zumárraga, quien, según la tradición mexicana, fue testigo directo del milagro de las rosas.
En entrevista, Arturo Álvarez dice convencido:
"La Guadalupe de México se inspiró en ésta de España. No hay ninguna duda. Y que me perdonen si lo digo con toda crudeza. Pero yo llevo más de 50 años estudiando el tema de las dos Guadalupes, y así fue. Los hechos son irrefutables."
--¿Y dónde queda entonces la aparición de la guadalupana al indio Juan Diego, en diciembre de 1531?
--Ésa es una preciosa narración que, en su tiempo, nadie conocía, ni el propio Zumárraga, hasta que fue escrita más de un siglo después. Y la historicidad de Juan Diego no se puede demostrar. Doy sólo un dato que constata que la de México se inspiró en la Virgen española: al principio, la festividad en el Tepeyac era el 8 de septiembre, que es cuando aquí festejamos a la Virgen extremeña. Ya después se cambió al 12 de diciembre, para ajustarla con la fecha que se pone en la leyenda de las apariciones. Dicho traslado debió realizarse por 1660.
--¿La Guadalupe de México es, entonces, obra del pintor Marcos Cipac, como sostienen algunos historiadores?
--Sí. Estoy totalmente convencido de ello. El indio Marcos fue uno de los más consumados pintores de ese tiempo, al grado de ser elogiado por el cronista Bernal Díaz del Castillo. Se inspiró en la Guadalupe del coro para pintar la Virgen radiada del Tepeyac.
Exaltación patriótica
Álvarez fue, durante 29 años, religioso franciscano y trabajó también en el monasterio de Guadalupe, donde se encargó de sus archivos históricos. Su pasión por el tema lo llevó a escribir el voluminoso libro La Virgen de Guadalupe en el mundo, así como Guadalupe en los clásicos y en los viajeros antiguos, en el que estudia las referencias que han hecho de la guadalupana poetas, dramaturgos, novelistas y viajeros, como Miguel de Cervantes, Luis de Góngora, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Tirso de Molina y Miguel de Unamuno.
Lamenta que en México no quiera aceptarse el vínculo entre las dos Guadalupes, lo cual se debe, en gran parte, dice, a la "exaltación patriótica" que provocó la independencia de México, luego de que Miguel Hidalgo enarboló, en 1810, un estandarte con la Guadalupe del Tepeyac para convertirla en Virgen primigenia y símbolo nacional.
"Muchísimos mexicanos ignoran que en España está la Virgen original. Sería bueno que las dos Guadalupes se confraternizaran, que México y España realizaran reuniones sobre el asunto. Para nosotros es un orgullo la versión iconográfica y la fe que despierta la Virgen del Tepeyac, que eclipsó en gran medida a la Virgen de Extremadura. Aquí hemos intentado, en varias ocasiones, entablar una fraternidad."
--¿Por qué no se ha logrado?
--Principalmente por la reticencia de las autoridades de la Basílica de Guadalupe. No quieren admitir a la Virgen española. Yo mismo fui testigo de ese rechazo. Recuerdo, por ejemplo, que en 1950 llegó al monasterio el entonces arzobispo primado de México, don Luis María Martínez. Venía acompañado por un grupo de obispos y peregrinos mexicanos. Nos traían una imagen de la guadalupana de México que, con gran entusiasmo, colocamos en nuestro santuario.
"Preguntamos al arzobispo Martínez si podríamos, en correspondencia, enviar una escultura de nuestra Virgen para que se pusiera en la Basílica de Guadalupe. Nos dijo que sí, que con mucho gusto. De manera que encargamos la talla a un escultor de primera línea. Resultó una imagen preciosa, a la que se le colocó corona y cetro. Antes de mandarla a México, la imagen hizo un recorrido triunfal por todos los pueblos de Extremadura. La gente se volcaba en procesiones, se le hicieron festivales folclóricos, misas solemnes y otros actos devocionales. Embalada, la Virgen se embarcó a México. Pero al llegar a la Basílica del Tepeyac, se negaron a admitirla. Dijeron que ahí no podía estar. Para nosotros fue un golpe brutal."
--¿Qué fin tuvo esa Virgen?
--No sé dónde quedaría. Al principio, la relegaron a la capilla del hospital Español de la Ciudad de México. Yo la fui a ver en 1966. Habían desaparecido su cetro y su corona. Después, hace apenas tres años, volví a visitarla, pero ya no la encontré. Su lugar estaba vacío. Pregunté al capellán por la Virgen, pregunté a varias personas... todas me contestaron que no sabían nada.
"A nuestro monasterio también vino el arquitecto que levantó la nueva Basílica del Tepeyac, Pedro Ramírez Vázquez. Lo acompañaba su esposa. Como cualquier peregrino, besó el manto de la Virgen, recorrió el monasterio y conoció su historia. Al final, dijo: 'Ahora comprendo por qué en México no quieren hablarnos de esta Virgen de Guadalupe'."

La leyenda, por encima de la historia

Actualmente, el monasterio está a cargo de 10 franciscanos, quienes se apoyan en un centenar de seglares para mantenerlo. El superior de esta comunidad religiosa es fray Guillermo Cerrato, delgado él, rostro anguloso, como salido de los cuadros de El Greco que decoran los macizos muros. Su sencilla vestimenta contrasta con la magnificencia de los tesoros que están bajo su cuidado.
"Toda esta riqueza en pinturas, esculturas, libros corales y joyas sirve para provocar y mantener la fe de un pueblo creyente", refiere mientras deambula por los corredores del claustro.
Cuenta que del siglo XIV al XVII se vivió el esplendor del monasterio. Entonces sólo lo igualaba el de Santiago de Compostela. Después vino una "época de abandono y decaimiento". Lo saqueó en 1808 el ejército invasor de Napoleón Bonaparte, y en 1835 padeció la desamortización de los bienes del clero. A partir de 1908, los franciscanos se instalaron en él.
Mientras fray Guillermo conversa, un puñado de fieles entra en procesión al santuario, llevan un pañuelo azul anudado al cuello. Se mezclan con un ruidoso grupo de escolares adolescentes, controlados por una monja que trae un silbato. Turistas extranjeros fotografían una antigua fuente circular
"Muchas personas vienen atraídas por la historia y el arte que encierra el monasterio. Muchas otras se acercan por devoción. Unas y otras salen al final convencidas de que el centro de esta casa es el icono de la Virgen", comenta el superior. Coincide en que "la Virgen de México nació bajo la advocación de la Guadalupe de Extremadura". Y agrega que, si lo demuestra la historia, "al indio Juan Diego no se le pudo aparecer otra Virgen que no fuera la de Extremadura".
Como encargado del monasterio, fray Guillermo dice que procura mantener un "distanciamiento respetuoso" con las autoridades de la Basílica de Guadalupe en México, "para no abrir posibles heridas". Ese distanciamiento se mantuvo durante todo el proceso de canonización de Juan Diego, a quien finalmente el Papa hizo santo el año pasado. Los franciscanos se mantuvieron al margen de la pugna entre los llamados aparicionistas y antiaparicionistas que discutían la existencia del indígena.
El cronista fray Sebastián García revela que Guillermo Schulenburg, el abad que fue expulsado del Tepeyac por no creer en las apariciones de la guadalupana, un día le habló por teléfono para tratar el tema:
"Hablamos de todas esas cosas y de la posible canonización de Juan Diego. Yo le dije que el asunto de la Virgen del Tepeyac es una cuestión mexicana, que nosotros no teníamos por qué meternos en eso."
--¿Schulenburg quería que usted lo apoyara?
--No. Simplemente me pidió mi opinión. Y yo se la di. De eso hará unos cuatro años [1999].
--Y durante la investigación vaticana para canonizar a Juan Diego, ¿los consultó, a ustedes, la Congregación para la Causa de los Santos? ¿Envió investigadores a este monasterio?
--No, que yo sepa. Tal vez consultaron nuestros libros que se encuentran en cualquier biblioteca de España. Quizá no les convencieron. No lo sé. Al Vaticano lo que le interesaba era comprobar la existencia de Juan Diego y las apariciones del Tepeyac.
--¿No invalidan a esas apariciones el hecho de que la Guadalupe mexicana sea una copia de la de Extremadura?
--La devoción mexicana salió de aquí, ¡es cierto! Construimos una ermita en el Tepeyac, ¡es cierto! Y bueno, ya después pudo aparecerse la guadalupana, ¿por qué no? No son cosas contradictorias. En fin, nosotros respetamos mucho la decisión del Vaticano de canonizar a Juan Diego. El problema es que, en México, a la leyenda se le dio carácter de historia. Es una leyenda hasta el relato que habla de las apariciones, el Nican Mopohua.
--La aparición de la Virgen de Extremadura al pastor Gil Codero también es aquí una leyenda.
--¡Sí! ¡sí! ¡Por supuesto! Pero nosotros deslindamos muy bien lo que es leyenda de lo que es historia. Eso de que nuestra Virgen estuvo escondida cerca del río, durante la conquista árabe, tampoco lo podemos probar. No hay documentos al respecto. ¡Pura leyenda!
--¿A usted, como religioso de este santuario, no le causa problemas el decir que las apariciones de su Virgen son leyenda?
Fray Sebastián sonríe por la pregunta. Concluye de buen humor:
--Ningún problema. No pasa nada. Aquí las apariciones de la Virgen no son ningún dogma nacional. Lo que pasa es que allá, en México, son más puristas que el Papa.

Nota: Copia textual, tomada de una página de Internet. ...

Observación:
Ambas “Guadalupanas” fueron inspiradas y tomadas del Miraje de Juan, narrado en la Biblia; solo que la primera está con el niño y la segunda no; pero ambas están sin corona de 12 estrellas y pisando al supuesto “querubín” que simboliza la niñez; y eso no está narrado en lo que contempló Juan.

Respetuosamente con mucho Amor, Comprensión y Tolerancia, en Pro de la Superación Espiritual del nuevo Pueblo de Israel y de la Humanidad, en el nuevo Tiempo de Cumplimiento Espiritual dentro de la Tercera Era de Luz.

Atte.: Su hermano: Rafael de Acapulco Gro.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados