REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO de JC?

Foro General de la Tercera Era
cristina
Mensajes: 325
Registrado: Dom Feb 08, 2009 1:00 pm
Ubicación: Riehen/Basel - Suiza

REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO de JC?

Mensaje por cristina » Mié Oct 17, 2012 11:46 am

TEMA: ES NUESTRA REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO
DE JESU-CRISTO Y DE SU SANGRE?


Hola a Todos,

en las ultimas semanas he leido algunos libros de hermanos cristianos
que desarrollaron mucho el don de la curacion y que fundan este don
en los siguientes parrafos del Nuevo Testamento.


Matteo 8,17: Para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta Isaias, que dijo: El mismo tomo nuestras enfermedades, y llevo nuestras dolencias.

Isaias 53,4-5: Ciertamente llevo el nuestras enfermedades y sufrio nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
Mas el herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre el; y por su llaga fuimos nosotros curados.

1.Pedro 2,24: El cual mismo llevo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos a los pecados, vivamos a la justicia por la herida del cual habeis sido sanados.

Yo recuerdo haber leido en el TT que el sacrificio de Jesucristo no "basta" para nuestra redencion, sino que tenemos que hacer meritos y seguir Su ejemplo. En el Nuevo Testamento
he encontrado otros dos parrafos que indican al sentido que le da el TT al sacrificio de JC.


Juan 14,6: Jesus le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mi..

Juan 13,34: Un mandamiento nuevo os doy: Que os ameis unos a otros; como os he amado, que tambien os ameis los unos a los otros.

**********************************************************
Para tener mas seguridad sobre esta diferencia que existe entre la creencia de algunos
cristianos y lo que dice el TT he estudiado este tema y lo quiero publicar aqui, para que
lo podais aprovechar. Porque seguro que va a ser uno (de muchos puntos cruciales) que
generaran disputas y agresiones hacia el TT respectivamente hacia sus seguidores.

E. 21:22. Aprended a amaros, a bendeciros, a perdonaros los unos a los otros; a ser mansos y dulces, buenos y nobles, y entended que, de no hacerlo así, no tendréis en vuestra vida ni el más leve reflejo de las obras de Cristo, vuestro Maestro.
23. A todos hablo y os invito a destruir los errores que por tantos siglos os han detenido en vuestra evolución.
24. Tomad por escudo el amor y empuñad como espada la verdad y pronto encontraréis el camino. No temáis ser sembradores de amor, porque ya no están Pilatos ni Caifás en el mundo para que juzguen a mis discípulos. Pequeños calvarios encontraréis a vuestro paso, mas pasad por ellos dejando huella de fortaleza, de serenidad y fe.
25. Cristo os dio su ejemplo, pero es y seguirá siendo el eterno Maestro, en espíritu y en verdad.
26. El Espíritu de Verdad y Consolación, es el mismo Espíritu de Dios que palpitó en Jesús amoroso que habitó entre los hombres y que palpitará en vosotros cuando sepáis amar como El os enseñó.

E. 29: 37. Cuando Jesús fue en la cruz, no hubo espíritu que no se sintiera estremecido ante la voz de amor y de justicia de aquél que moría desnudo como la misma verdad que entregó en su palabra. Quienes han analizado la vida de Jesús, han reconocido que ni antes ni después de El, ha existido quien lleve a cabo una obra como la suya, porque fue obra divina que con su ejemplo salvará a la humanidad.
38. Llegué con mansedumbre al sacrificio, porque sabía que mi sangre habia de convertiros y salvaros. Hablé con amor y os perdoné hasta el último instante porque vine a traeros una enseñanza sublime y a trazaros el camino con ejemplos perfectos hacia la eternidad.
39. Quizo la humanidad hacerme desistir de mi propósito buscando la fragilidad de la carne y no desistí. Quisieron los hombres hacerme blasfemar y no blasfemé. Mientras más me ofendian las turbas, más piedad y amor tenia de ellas y cuanto más herían mi cuerpo, más sangre manaba de él para dar vida a los muertos a la fe.
40. Esa sangre es el símbolo del amor con que tracé el camino al espíritu humano. Dejé mi palabra de fé y esperanza a los hambrientos de justicia y el tesoro de mis revelaciones a los pobres de espíritu.
41. Hasta que el tiempo pasó, la humanidad se dio cuenta de quién habia estado en el mundo; entonces, la Obra de Jesús fue tenida por perfecta y divina, reconocida como sobrehumana. ¡Cuántas lágrimas de arrepentimiento! ¡Cuánto remordimiento en los espíritus!

E. 45:81. En aquel tiempo, Jesús fue a orar al huerto de los olivos porque se aproximaba su sacrificio. Hoy vengo a deciros: Orad y recordad aquel ejemplo para que encontréis la fortaleza en el Señor; porque en verdad os digo, que el cáliz que bebí en aquella noche fue muy amargo, pero también el que hoy me ofrece nuevamente esta humanidad, ¡Cuán amargo es! En él están todas las lágrimas, la sangre y el dolor de los hombres.
82. Así os enseño, ¡Oh, amados discípulos! A orar para esperar las grandes pruebas, mas nunca pesará el pecado de todos los hombres sobre uno solo. Solamente Cristo cargó sobre sus hombros el pecado de toda la humanidad, desde Adán hasta el último.
83. Los que se mofen interiormente de estas manifestaciones, son aquellos que escupieron mi rostro, y los que me están juzgando, son los que me azotaron en aquel Segundo Tiempo. El pecado y las tinieblas de esta humanidad son la cárcel donde recibo todas las torturas.
84. Preparaos, porque las turbas de increyentes y las legiones de espíritus turbados os perseguirán y entonces les diré; dejad a mis discípulos, ellos no son culpables.
85. Velad y orad, vivid en paz y tendréis mi fortaleza en vuestro espíritu, porque os alimentaréis con el pan de la vida eterna.
86. Ha llegado la hora en que recordéis a Cristo, el Divino Maestro, en sus últimos instantes en la cruz. Aquellas horas de tinieblas en el mundo, en que mi presencia iluminó a los espíritus que me esperaban.
87. Sobre un nuevo Calvario me ha levantado la humanidad en este Tercer Tiempo, y desde mi cruz os contemplo, oh multitudes. La luz de mi Espíritu desciende a los hombres como en aquel tiempo, mi sangre se derramó gota a gota sobre la humanidad. Mis sufrimientos divinos son como heridas que se abren ante la ingratitud y los pecados de los hombres, mas hoy de ellas manará agua de gracia, para que los ciegos vean y los malos se rediman. Si herís al árbol, él manará savia. Yo soy el Arbol de la Vida Verdadera el cual os da vida cuando intentáis destruidle.
88. ¿Quién me ayudará en este tiempo con mi cruz? Vosotros, discípulos. Y el que llore por sus pecados y de ellos se arrepienta y regenere, será recordado por la humanidad como aquella mujer pecadora que regó mis pies con sus lágrimas y los secó con su pelo.
89. Benditos los que sientan en su corazón el dolor de su Señor, su sed de amor, porque en el más allá, les haré que me contemplen en todo mi esplendor.

E. 158: 23. Os digo una vez más, que en Mí será salva toda la humanidad. Aquella sangre derramada en el Calvario es vida para todo espíritu, mas no es la sangre en sí, puesto que ella cayó en el polvo de la tierra, sino el amor divino que en ella está representado. Cuando os hable de mi sangre, ya sabéis cuál es y qué significado tiene.
24. Muchos hombres han derramado su sangre al servicio de su Señor y por el amor a sus hermanos; mas ella no ha representado el amor divino, sólo al espiritual, al humano.
25. La sangre de Jesús sí representa el amor divino, porque no hay ninguna mancha en ella, en el Maestro nunca hubo un pecado y de su sangre os dió hasta la última gota, para haceros comprender que Dios es todo para sus criaturas, que a ellas se entrega completamente, sin reservas, porque las ama infinitamente.
26. Si el polvo de la tierra bebió aquel líquido que fue vida en el cuerpo del Maestro, fue para que comprendieseis que mi Doctrina habría de fecundar la vida de los hombres con el divino riego de su amor, de su sabiduría y de su justicia.
27. El mundo, incrédulo y escéptico de las palabras y ejemplos del Maestro, combate mi enseñanza diciendo que Jesús derramó su sangre por salvar del pecado a la humanidad y que a pesar de ello, el mundo no se ha salvado; que peca más cada día a pesar de estar más evolucionado.
28. ¿En dónde está el poder de aquella sangre de redención? Se preguntan los hombres, mientras los que deberían enseñar los verdaderos conceptos de mi Doctrina, no saben satisfacer las preguntas de los hambrientos de luz y sedientos de conocer la verdad.
29. Os digo que en este tiempo, tienen más fondo y mayor sentido las preguntas de los que no saben, que las respuestas y explicaciones que a ellas dan los que dicen conocer la verdad; mas Yo he venido nuevamente a hablaros y he aquí mis palabras para los que piensan que aquella sangre alcanzó el rescate de los pecadores ante la justicia divina, de todos aquellos que estaban perdidos y condenados al suplicio. Yo os digo que si el Padre que todo lo sabe hubiera creído que la humanidad no iba a aprovechar y entender toda la enseñanza que en sus palabras y obras les dió Jesús, de cierto que nunca lo hubiese enviado, porque el Creador nunca ha hecho nada inútil, nada que no esté destinado a dar su fruto; mas si El le envió a nacer, crecer, padecer y morir entre los hombres, es porque sabía que aquella vida radiante y fecunda del Maestro, quedaría marcando con sus obras un camino imborrable, como huella indeleble, para que todos sus hijos encontraran el sendero que los llevara al verdadero amor y que cumpliendo con su Doctrina los condujera a la mansión en la que los esperaba su Creador.
30. También sabía que aquella sangre que hablaba de pureza, de amor infinito, al derramarse hasta la última gota, enseñaría a la humanidad a cumplir con fé en su Creador la misión que la elevara hasta la Tierra Prometida, donde al presentar su cumplimiento pueda decirme: "Señor, todo está consumado".
31. Ahora puedo deciros que no fue la hora en que se derramó mi sangre en la cruz, la que marcara la hora de la redención humana. Mi sangre aquí quedó, en el mundo presente, viva, fresca, trazando con la huella sangrienta de mi pasión, el sendero de vuestra restitución que os llevará a conquistar la morada que os tiene prometida vuestro Padre.
32. Os he dicho: Yo soy la fuente de la vida, venid a lavaros de vuestras manchas para que caminéis libres y salvos hacia vuestro Padre y Creador.
33. Mi fuente es de amor, inagotable e infinita, de eso es de lo que os habla mi sangre derramada en aquel tiempo, ella selló mi palabra, ella rubricó mi Doctrina.
34. También en el desierto entregue a mi pueblo un símbolo: el maná, a pesar de que le confiaba mi Ley.
35. En este tiempo tenéis otro maná, no es el mismo que alimentó materialmente al pueblo. Tenéis también mi sangre, aunque no sea aquella que brotara de las heridas de Jesús.
36. Estoy en espíritu y vosotros en espíritu me estáis oyendo. Os sustentáis con mi palabra, que es el pan de vida eterna y os purificáis llevando a la práctica mis enseñanzas. Ahora comprended que para alcanzar vuestra salvación, debéis de poner también la parte que os corresponde, que es amor y caridad hacia vuestros hermanos.
37. Os he dado mi sangre, sabed recibirla. Si con el solo hecho de que os la hubiera dado, os bastara para alcanzar la salvación, de cierto os digo que ya nadie pecaría, que ya no sería necesaria la Tierra para la expiación de los pecados, porque entonces ya todos los hombres estarían habitando en la Gloria.
38. Yo quiero que os hagáis dignos de llegar al Señor, por vuestros propios méritos, porque siendo seres conscientes, merecéis gozar de la infinita gracia, de la dicha inefable de haber llegado al seno del Padre, porque le supisteis amar y también amasteis sus criaturas, que son vuestros hermanos.
39. Sobre mis méritos fundad los vuestros. Ellos os trazan el camino, os conducen a lo más alto del espíritu, allí en donde existe la luz, la paz, la vida verdadera.

E. 168:16. Ahora, a muchos siglos de distancia de aquellos acontecimientos, os digo que, a pesar de haber derramado mi sangre por toda la humanidad, sólo han logrado alcanzar su salvación los que han tomado el camino que Jesús vino a enseñaros, mientras que todos aquellos que han persistido en la ignorancia, en su fanatismo, en sus errores o en el pecado, aún no están a salvo.
17. Yo os dije que si mil veces me hiciera hombre y mil veces muriera en la cruz, mientras la humanidad no se levante a seguirme, no habrá alcanzado su salvación. No es mi cruz la que debe salvaros, sino la vuestra; Yo llevé la mía a cuestas y en ella expiré en cuanto hombre, y desde ese instante fui en el seno del Padre. Vosotros debéis imitarme en mansedumbre y en amor, llevando a cuestas vuestra cruz con verdadera humildad hasta alcanzar el final de vuestra misión para llegar a ser también con vuestro Padre.

E. 9-248,5: Mi amor, en forma infinitamente superior, corta el mal en el corazón de mis hijos, a veces sacrificándome Yo mismo. Cuando los hombres me crucificaron, cubrí con mi dulzura y mi perdón a mis verdugos y les dí vida. En mis palabras y en mis silencios les llené de luz, les defendí y les salvé. Así corto el mal, deteniéndolo con mi amor y defendiendo y salvando al malhechor. Aquellos perdones fueron, son todavía y serán eternamente veneros de redención.

E.45: 84. Preparaos, porque las turbas de increyentes y las legiones de espíritus turbados os perseguirán y entonces les diré; dejad a mis discípulos, ellos no son culpables.
85. Velad y orad, vivid en paz y tendréis mi fortaleza en vuestro espíritu, porque os alimentaréis con el pan de la vida eterna.

miguel
Mensajes: 14
Registrado: Sab Jun 11, 2011 12:35 am
Ubicación: puebla

Re: REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO de JC?

Mensaje por miguel » Mié Oct 17, 2012 10:14 pm

Hace tiempo que conoci el tercer testamento a decir verdad no profesaba una religion , pero fui catolico desde pequeño deje de asistir a la misa catolica. Cuando fui creciendo solo conocia las religiones por el intenet, anuncios y las afirmaciones que escuchaba de los predicadores que algun dia llegaban a nuestra puerta ,brevemente no sabia nada acerca de religiones Cuando lei concientemente por primera vez que jesus murio por nuestros pecados la unica explicacion que yo encontraba era " el murio para que fueramos salvos el es camino ama a jesus para que puedas ser perdonado de todos tus pecados"y es que esa duda fue porque conoci el T.t al aparecer cada vez mas dudas que respuestas
Lei el nuevo testamento y quede maravillado aun con lo poco que comprendia y asombrado con leer el t.t no mentire no se analizar las catedras espiritualmente y aun no lo comprendo y sin embargo cada lectura me da una enseñanza
y poder actuar en base a estas es algo muy bello


01-025.19 En el Segundo Tiempo me escucharon grandes multitudes, millares de enfermos sanaron con sólo ser toca
dos por Mi o con escuchar mi palabra de ternura, o siendo contemplados por mi amorosa mirada. Muchos de ellos me amaron y reconocieron aunque no todos me siguieron, porque sólo doce fueron los que me acompañaron hasta el fin. Sus nombres son inmortales por el ejemplo de perfección, de virtud y sacrificio que os legaron, mas no eran perfectos cuando les llamé, si lo hubieran sido no les hubiera llamado para enseñarles.

01-025.20 Entre vosotros tampoco encuentro justos o perfectos, mas os transformaréis a través de mi enseñanza y grandes obras podréis hacer. Duro es el corazón de la humanidad, pero os iluminaré en el camino para que salgáis avantes.

01-025.21 En el Segundo Tiempo, cuando mis apóstoles se diseminaron por el mundo. Pedro tuvo instantes de flaqueza ante las persecuciones, la crueldad y la dureza de los hombres, y queriendo huir de Roma para salvar su vida, contempló la silueta de Jesús que llevando a cuestas la cruz avanzaba hacia la ciudad pagana, Pedro preguntó a su Maestro: "¿A dónde vas, Señor"? A lo cual contestó Jesús: "A morir nuevamente por vosotros". Pedro sollozando ofreció a su Señor volver al seno de los pecadores para salvarlos, aún a costa de su sangre y de su vida, para morir imitando a su Maestro.

cristina
Mensajes: 325
Registrado: Dom Feb 08, 2009 1:00 pm
Ubicación: Riehen/Basel - Suiza

Re: REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO de JC?

Mensaje por cristina » Vie Oct 19, 2012 10:59 pm

Me pregunté amenudamente como puede ser posible, que algunos hermanos (y hermanas) cristianos hayan podido desarrollar tanto el don de curacion y realizar tantos prodigios basandose solamente en Marcos 10,45, y sin conocer el TT.

Marcos 10,45: Porque el Hijo del hombre tampoco vino para ser servido, mas para servir, y dar su vida en rescate por muchos.

Ellos interpretan este parrafo, como que Jesu-Cristo se dejo hacer prenda por nosotros. Y si nosotros acceptamos y creemos en ello, nosotros estamos salvos y sanos en El.

Juan 13,1: ...como habia amado a los suyos que estaban en el mundo, amolos hasta el fin.

Juan 12,24: De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, el solo queda; mas sie muriere, mucho fruto lleva.

Juan 12,25: El que ama su vida, la perdera; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardara.

Poniendo en relacion con Marcos 10,45 los parrafos de Juan (arriba expuestos) nos podemos dar cuenta, que Cristo tambien nos dio con su sacrificio un maximo ejemplo. El nos amó hasta el final (Juan 13,1) dando Su vida -aborreciendola- y de esta manera acogiendonos a nosotros con todos los sufrimientos que en ese momento de la crucificacion le causamos.
Un sublime acto que llego a transcender a la humanidad a un nivel superior! Un acto y un ejemplo a la vez porque nos enseña a hacer lo mismo con nuestros semejantes.


Si nosotros queremos desarrollar el don de la curacion debemos estar prestos a ofrecernos como prenda; debemos aborrecer nuestra vida y darla por la vida o la salud de nuestros hermanos enfermos. De tal manera que nuestra oracion podria ser: Padre, salvalo y dejame cargar a mi con sus enfermedades.
Pero cuidado, si queremos desarrollar ese don, debemos llevar una vida limpia segun la Lay y estar prestos a la oracion, resistir las tentaciones y servir a nuestros semejantes – porque sino enfermaremos gravemente!


08.223.17. Bien sabéis cuál es la preparación que debe tener el discípulo para poder recrearse con el fruto de su espiritualidad y que es la de llevar una vida limpia, el estar prestos a la oración, a servir a vuestros semejantes, a resistir las tentaciones, a fin de que en el instante de necesitar vuestra fuerza espiritual y vuestros dones para llevar a cabo alguna obra de amor, encontréis dispuesto vuestro ser, y así tengáis la satisfacción de ver hecho realidad el prodigio que en vuestra oración solicitasteis de vuestro Padre.

***************************************************

Nuestros hermanos cristianos pregonan que somos salvos por la sangre que derramó Jesu-Cristo en el madero. Segun ellos Su sangre nos limpia de todo pecado. Que dice la biblia al respeto?

Apocalipsis 7,13-14: Y respondio uno de los ancianos diciendome: Estos que estan vestidos de ropas blancas, quienes son y de donde han venido? ... Estos son los que han venido de grande tribulacion y han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del cordero.

Apocalipsis 12,11: Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero y por la palabra de su testimonio; y no han amado sus vidas hasta la muerte.

Aqui podemos leer que los redimidos lavaron y blanquearon ellos mimos sus ropas en la sangre del cordero. El lavar y blanquear la ropa es una actuacion activa. Sabemos que el TT nos dice que la sangre de Jesu-Cristo simboliza Su Amor y que nos salvamos a traves de nuestros meritos de caridad. Entonces yo deduzco que el lavar y blanquear nuestra ropa en la sangre del cordero significa eso; elevarse hacia lo divino, empaparse con Su amor y tratar de vivir una vida amorosa, pacifica, humilde hacia los demas.
El final de Apoc. 12,11 dice de nuevo: y no han amado sus vidas hasta la muerte. Ahi me viene la siguiente declaracion de Jesus: Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os seran añadidas! (Mateo 6,33)
Muy claramente El Padre nos revela que confiemos plenamente en Su Ley y en Su Amor, y que actuemos con desinteres y sin miedo a perder nuestras vidas. Tambien en caso que estemos enfermos o mal siutados, no debemos temer – porque El lucha por nuestra causa si nosotros luchamos por la Suya. (Mateo 10,33): Cualquiera pues que me confesare delante de los hombres, le confestare yo tambien delante de mi Padre que esta en los cielos).

Juan 13,5-14: Jesus se levanto de la cena y se quito su ropa y tomando una toalla se arrodillo. Luego puso agua en un lebrillo y comenzo a lavar los pies de los discipulos y a limpiarlos con la toalla con que estaba ceñido. ... Dijole a Pedro: si no te lavare, no tendras parte conmigo....Dijoles a todos: Pues si yo, el Señor y Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros tambien debeis lavar los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros tambien hagais.

Aqui leemos que Jesus se quito su ropa y comenzo a lavar los pies. No se podria interpretar este pasaje de tal manera que "quitarse la ropa" pueda simbolizar que "dejamos" nuestro interes por nuestra propia vida osea que no nos preocupamos mas por nosotros, nuestra salud, etc y que nos volvemos hacia nuestros semejantes necesitados para ayudarles.
"Y comenzo a lavar los pies y a limpiarlos"
, de tal manera que cuando nos dedicamos a los demas con todo desinteres personal, a traves de nuestra caridad hacia ellos les ayudamos a "lavar y limpiar" sus ropas. En este acto nos ensuciamos nosotros mismos – este seria el punto en cual nos hacemos prenda por ellos - pero haciendolo en el nombre de Nuestro Padre y Maestro Divino no arriesgamos nada, sino que hacemos mucho fruto y el prodigio de la curacion se puede realizar. (Marcos 4,20: los que oyen la palabra, y la reciben, y hacen fruto una a treinta, otro a sesenta y otro a ciento.)

Vd. que opinan?

Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO de JC?

Mensaje por Alfredo » Lun Nov 12, 2012 9:16 pm

Saludos a todos,
Saludos Cristina.

Estoy de acuerdo con la afirmación que hacen los evangelistas cristianos, al decir que por la sangre derramada por nuestro Maestro somos salvos, solo que la interpretación que esas palabras tienen para mi puede ser muy distinta a lo que algunos de ellos interpretan.

Como dice en uno de los párrafos que propusiste, Su Sangre es una representación de Su Amor, entonces necesariamente que somos salvos por el Amor derramado por el Maestro.
Solo nos falta comprender y aceptar ese amor para practicarlo pues no sería posible decir que hemos sido Salvos por su Sangre (Amor), si no existe en nosotros, ni sentimos ese Amor.

El Maestro dijo:
Si me amáis, guardad mis mandamientos. (Juan 14:15) por lo que guardar sus mandamientos son una evidencia de que le amamos, y amarle es una evidencia de haber sido salvos pues, ¿cómo podríamos evidenciar nuestra salvación de otra forma?

Sin embargo, creo que lo que también mucho se discute es ¿cómo somos salvos?
Lo que entre ellos se repite, es que somos salvos por fe y no por obras. Solo que también en ese punto me parece que no compartimos el mismo criterio, ni siquiera todas las religiones evangélicas piensan igual en ese punto.
Hay quienes interpretan que la salvación se obtiene cuando una persona dice creer en El Señor, y si ya son o piensan ser salvos, no creen necesario obrar el bien, o hacer merito alguno.

Por otro lado existen religiones cristianas que enseñan que para lograr la salvación es necesario que el individuo realice cierto tipo y calidad de obras, lo cual es también erróneo pues como dice el apóstol Pablo:
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios Efe 2:8

La realidad es que aunque somos salvos por gracia, lo natural de quien ha depositado su confianza en el Verbo de Dios, es que escuche Su Voluntad y la cumpla, y de esa forma labre para sí y para sus semejantes un lugar mejor dentro del infinito plano de evolución del los espíritus. Pues el propósito de nuestro Padre no es solo la Salvación, sino también la Evolución y Perfeccionamiento de sus hijos.

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

REDENCION A TRAVES DEL SACRIFICIO de JESUCRISTO ?

Mensaje por gerardo » Vie Nov 23, 2012 3:26 pm


Para Cristina:

cristina escribió: Si nosotros queremos desarrollar el don de la curación debemos estar prestos a ofrecernos como prenda; debemos aborrecer nuestra vida y darla por la vida o la salud de nuestros hermanos enfermos. De tal manera que nuestra oración podría ser: Padre, sálvalo y déjame cargar a mi con sus enfermedades.
Pero cuidado, si queremos desarrollar ese don, debemos llevar una vida limpia según la Lay y estar prestos a la oración, resistir las tentaciones y servir a nuestros semejantes – porque si no enfermaremos gravemente!


Yo creo que no se nos pide que nos ofrezcamos en prenda por nuestros hermanos.

Yo creo que el ejemplo de Jesucristo fue que El estuvo dispuesto a llevar en Si Mismo nuestros pecados, reconociéndonos como Sus hermanos!

Entonces, si no podemos culpar a nadie por nuestros pecados, entonces cuando Él se sacrificó por nosotros no quiso decir que Él se ofrecía en prenda por nosotros, sino que Él aceptaba como suyos nuestros pecados, JUNTO CON NOSOTROS!, Jesucristo no fué sacrificado por Dios, sino por nosotros mismos!!!!! Esto es muy importante!

Meditemos: si somos reos de muerte a causa de nuestros pecados, entonces al morir Jesucristo por nosotros, debemos sentirnos redimidos por su sacrificio, pero solamente si creemos que Él aceptó como suyos nuestros pecados, y asi, en el dia del juicio, uno de nosotros ha de pagar por los pecados, y si El nos salva es para darnos la oportunidad de hacer lo mismo por nuestros demás hermanos!!!!

Nuestra salvación está en aceptar el sacrificio de Jesucristo como redención de nuestros pecados, para que asi podamos nosotros, siguiendo el mismo ejemplo, redimir a otro (u otros) de nuestros hermanos, y darles la salvación.

El sacrificio de Jesucristo sólo tiene sentido en la medida que aceptemos Su ejemplo y sigamos su camino, luchando por la salvación de nuestros hermanos. Si no creemos y aceptamos el sacrificio de Jesucristo por nuestros pecados, entonces tampoco aceptamos la redención de nuestros pecados por Él.

Si nosotros en nuestro egoísmo pensamos que cada quien se salve a si mismo, entonces no creemos en la redención que Jesucristo nos ofrece…..

Entonces, no se trata de pedirle a Dios: sálvalo y déjame a mí cargar con sus enfermedades. Mas bien es pedirle a Dios misericordia reconociendo que el enfermo es mi hermano, y que me duele tanto como si yo tuviera esa enfermedad, y que estoy dispuesto a ayudarle y acompañarlo en todo lo que este a mi alcance dentro de la voluntad de Dios, y que hare mi mejor esfuerzo en ayudarlo a que avance en su desarrollo espiritual y que pueda sobrellevar esta prueba tan difícil.

Si reconocemos que Dios tiene toda la sabiduría y todo el poder, no podemos siquiera pensar en ofrecerle un trueque a Dios pidiéndole que cambie la enfermedad de nuestro hermano a nosotros. Si Dios permitió la enfermedad en nuestro hermano es porque Él sabe lo que el hermano necesita y lo que nosotros necesitamos. Y nosotros sólo podemos pedir misericordia hacia nuestro hermano, contribuyendo de la mejor manera a la salvación espiritual de nuestro hermano, que en fin de cuentas es lo que Dios busca de nosotros. Quizá, viendo Dios nuestra entrega y dedicación hacia nuestro hermano, y la aceptación de nuestro hermano hacia la prueba que tiene enfrente, aminore el dolor causado por la enfermedad.

Usted qué opina?


Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados