MITOS en el Tercer Testamento

Foro General de la Tercera Era
eduardochavez
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 7:30 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por eduardochavez » Vie Sep 22, 2017 6:27 pm

Saludos a todos:

Estimado Alfredo y demás hermanos. Primero propongo una definición operativa de "ángel caído": espíritu que pecó antes de encarnar y que precisamente por su pecado se hizo necesaria su encarnación, para iniciar su camino de restitución. Por otro lado hasta donde los estudiosos del tema saben, el Universo tiene unos 13 mil millones de antigüedad y la Tierra unos 4,500. Por tanto, si la creencia que expresas de que la desobediencia de los espíritus se dio antes de la Creación del Universo, apoyado en la cita 12.345.47, diría que dicha cita establece que ya habían vibraciones del bien y del mal, cuando apareció el primer hombre en el mundo. De lo que podemos deducir que el "experimento Tierra", ya se había efectuado en otros Mundos o moradas, con similares resultados a los nuestros, dando origen a las vibraciones del mal que los espíritus desobedientes comenzamos a generar. Pero, entonces, el primer espíritu encarnado en el Universo fue un "ángel caído" o fue, como afirma nuestro Padre (1.35.50) un espíritu que requería soporte material para evolucionar. Porque, podemos suponer que los primeros espíritus encarnados no habían pecado y que en su experiencia con la carne, varios fueron sucumbiendo, para dar como resultado lo que se cita en 12,345.47: un conglomerado de espíritus confundidos y turbados generando vibraciones del mal que estaban presentas en el momento de la primera encarnación en la Tierra.

Continuo enseguida.

eduardochavez
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 7:30 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por eduardochavez » Vie Sep 22, 2017 8:45 pm

Por otra parte, la explicación 50 ubica al personaje de luzbel, antes de la creación del universo (párrafos 6 a 8) y su pecado desemboca en la creación de dicho universo. Por lo que no sólo sería el primer hombre en la Tierra, si no el primer espíritu encarnado en el universo. Lo que contradice la afirmación de nuestro Padre en 12.345.47. Ahora, el personaje de luzbel, pudo haber sido un espíritu que ya había encarnado en otras moradas o mundos y que probablemente ya hubiese pecado en alguno de ellos y poder traer el pecado remanente de soberbia antes de encarnar como Adam. En fin, que lo que dice la EME50 al respecto parece ser falso o un mito.

Ahora, en cuanto a que el espíritu siempre está (o debería estar) a cargo de su materia en toda decisión, coincido con Alfredo. Sólo que el Padre menciona en su Doctrina (1.15.5) a nuestro libre albedrío y nuestra materia como los dos desafíos principales que enfrenta todo espíritu encarnado para poder evolucionar, porque ambos pueden inducir a la desobediencia. En nuestro caso, como humanidad de este planeta Tierra tendríamos que agregar la influencia del mundo espiritual de oscuridad, como lo aclara la cita 12.345.47, y como se expresa en las citas de Pablo y Juan.

Por lo anterior insistiría que no está plenamente demostrado la existencia de "ángeles caídos", según la definición propuesta. Porque según lo expresa nuestro Padre en 1.35.50, la creación del universo material tuvo como objetivo proporcionar un apoyo, un báculo para la evolución de los espíritus, y no agregó como otra razón el hecho de que estuviéramos pecando antes de encarnar. No en esta cita, ni en ninguna otra parte del LVV, que yo sepa.

eduardochavez
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 7:30 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por eduardochavez » Vie Sep 22, 2017 9:03 pm

Sigo con otra reflexión más: Es evidente que existe un mundo espiritual de oscuridad, que a semejanza del crimen organizado, se dedica a esparcir el mal. Y que está multicitado en los Tres Testamentos. Mundo que peca por profesión (y en algunos casos por ignorancia) en el ámbito espiritual con repercusiones importantes en el ámbito material. Por tanto, el pecado y la desobediencia si está presente en dicho ámbito espiritual, y ya estaba al instante de la primer encarnación en la Tierra. Sin embargo, ello no significa que la desobediencia y el pecado comenzaron en el Universo Espiritual, luego de la creación de los espíritus por nuestro Padre, por las razones antes dichas.

eduardochavez
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 7:30 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por eduardochavez » Dom Sep 24, 2017 5:22 pm

Estimado Gerardo:
Una disculpa por responder hasta ahora. Me parece que la cuestión sigue siendo, si algún o algunos espíritus pecaron antes de la Creación del Universo Material. Y si ello contribuyó a detonar dicha Creación.
Ahora, con relación a las citas bíblicas que haces, me parece que ninguna corrobora dicho pecado previo. En el caso de Job, se refiere a un personaje (satanás) que bien pudo haber acumulado pecado en sus experiencias encarnadas y que ahora esta sirviendo a los altos intereses del Padre, tentando a Job. Claro este personaje está rodeado por toda la parafernalia construida por la visión católica entorno a él, la cual ha desmentido claramente nuestro Padre en su Doctrina. El pasaje de Caí y Abel, no le encuentro relación con este análisis. En Gen. 6.1-3, se habla (en la versión Reina-Valera 1960) se habla de "los hijos de Dios", no necesariamente ángeles, por lo que entiendo que se refiere a espíritus ya encarnados. Juan 3.9-11, simplemente nos dice que el que peca es hijo del mal y el que persevera en el bien es hijo de Dios. Claro que en esta cita de Juan se usa la palabra "diablo" que entenderíamos (si aplicamos la Doctrina), como una personificación del mal, nuestro mal perpetrado desde la primera encarnación en este mundo (Tierra) y no la parafernalia católica: satanás=diablo=ángel caído. Corintios 6:1-8, habla sobre nuestra falta de autoridad moral para juzgar a cualquier otro (incluidos los ángeles) dada nuestra amplia trayectoria pecadora. La frase "habremos de juzgar a los ángeles", denota que el ignorante no puede juzgar al perito sobre cualquier tema. Sólo cuando se convierta en perito y lo supere, podrá juzgarlo. Hasta aquí las cita biblicas.
Continúo enseguida.

eduardochavez
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 7:30 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por eduardochavez » Dom Sep 24, 2017 6:33 pm

Gerardo, en cuanto a las citas del LVV, puedo decir que en 130.42 las frases "ángel de la guerra" y "ángel de la paz" son una forma simbólica de referirse al conglomerado de espíritus del mal que influyen negativamente en la humanidad encarnada, y al conjunto de espíritus del bien que lloran ante el avance de dichas huestes del mal, con nuestra complacencia o complicidad (voluntaria o involuntaria). E205.35, sólo confirma que ambas clases de espíritus somos hijos de Dios, junto con el resto de las creaturas de su Creación.

La cita 222.38, nos aclara que los primeros hombres, fueron espíritus que encarnaron con todas sus capacidades espirituales o "angelicales". Esto es, con todos sus dones y con su conciencia en comunicación plena con el Creador pero, que en su experiencia humana, afloró su debilidad, su ingratitud y al irse materializando cada vez más, fueron perdiendo su espiritualidad original. Generándose el mal, el dolor , la lucha fratricida y el sufrimiento. Esta cita es particularmente ilustrativa, porque prácticamente nos está diciendo que los primeros hombres no habían pecado: "Quise que al venir a la Tierra, no perdiesen su gracia y viviesen en paz y conformidad", se entiende que al estar en "gracia" no vivían en pecado, Pero la carne (y las malas influencias) detonó su inclinación al mal: "mas el hombre, no lo quiso así y su debilidad e ingratitud, su falta de espiritualidad dieron origen a un mundo de dolores y de luchas. Por tanto, al menos aquí en la Tierra, no existió el "ángel caído" como primer ser humano encarnado.

Finalmente, la cita 295.7-13, nos corrobora la inexistencia del infierno, de un príncipe del mismo que se le opone al Padre: "ese ser imaginario a quien llamáis Lucifer o Satanás, no existe sino en la mente de quienes no han podido interpretar espiritualmente mis palabras" (¿Lucifer = Luzbel?) . "En verdad os digo que existen en el valle espiritual grandes espíritus de tiniebla... pero esos seres no son demonios... No os asombréis si os digo que su naturaleza es la misma que tiene vuestro espíritu y la misma que tienen aquellos seres llamados ángeles por vosotros." Aqui nos aclara el padre que "ángeles y demonios" tienen la misma naturaleza, esto es: son espíritus muy elevados en el bien o espíritus muy avanzados en el mal.

Espero haber respondido las preguntas. Bendiciones. (

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por gerardo » Lun Sep 25, 2017 8:11 pm

Eduardo:
Primeramente, creo necesario arguir acerca de lo que es un mito.

Un mito es una creencia popular no basada en la realidad, sino en ideas falsas generalmente exageradas.

Pero lo principal es que es una "creencia popular", esto es, una creencia arraigada en la gente.

Lo que estamos aquí analizando, Cesar le ha llamado "mito", pero no entiendo el por qué.

Estamos hablando de una creencia popular, o una creencia extendida entre bastante gente?

Así, mi siguiente comentario es este: están hablando de que la EME-50 es falsa. Pero, ¿por qué le han llamado mito?

Ahora, volviendo al asunto principal de este análisis, tengo varias respuestas a sus cuestionamientos.
1. En la E130.42, acerca del angel de la guerra, usted dice de "espiritus que influyen negativamente en la humanidad encarnada", como si solamente tuvieran influencia en la Tierra. Pero esto no es necesariamente asi. ¿Por qué se le llama entonces "ángel de la guerra"? Cuando se hace referencia a un ángel, se trata de seres del mundo espiritual, no del mundo material. Además, si hay por allí un ángel confundido y malvado, ¿por qué hemos de pensar que solamente ejerce su influencia en el mundo material?

2. Sigue usted, al igual que muchos de nuestros hermanos (y este es un punto que sigo tratando de aclarar en varias de las reuniones que se llevan a cabo), considerando que la materia es inherentemente una fuente de tentaciones, y este sí es un mito. La materia no contiene tentación, ni es inferior en ninguna manera, pues ello supone que Dios creó algo malo en su naturaleza. La tentación no está en la materia, ni en nuestra carne, ni en este mundo material. La tentación está en nuestras debilidades espirituales, en nuestra vanidad y soberbia. ¿Por qué hemos de considerar a este mundo material como un mundo inferior? ¿como un mundo bajo? Hasta en la EME50.27 se mencionan "las más bajas esferas", pero no se nos aclara el significado de dicha frase. Tengo una pregunta: ¿de donde sacamos que Dios creó al mundo material a consecuencia del pecado en el mundo espiritual? Esto es, que Dios creó al mundo después que se dió el primer pecado. Si Dios sabía que ibamos a pecar, ¿acaso esperó Dios a que pecáramos para entonces crear el mundo material? Esto no tiene sentido. Dios todo lo sabe, y El tiene el plan perfecto. Nosotros no sabemos ese plan. Sólo se nos dice las cosas que hizo Dios.

3. Me sorprende que usted no considere el pasaje de Caín y Abel como espiritual igual que material. No reconoce usted allí un pasaje que se aplica en los dos mundos (material y espiritual). Dos hijos de Dios, puros desde el principio, y que uno de ellos se enoja porque Dios mostró preferencia por su hermano. Esto para mí es una de las enseñanzas fundamentales de la Biblia, y que luego nos la explican con abundantes detalles en el Libro de Job. Esta enseñanza es totalmente aplicable al mundo espiritual y al material. Es la explicación más profunda que yo creo se nos ha dado del significado del pecado.

4. Por último, yo creo que Dios no reacciona a nuestros actos, como si no supiera lo que vamos a hacer. Dios no creó el mundo material como resultado de nuestro pecado. Lo creó según su plan perfecto, como un jardín hermoso donde pudiéramos venir a aprender lecciones necesarias en nuestro desarrollo espiritual. Dios no se arrepiente de sus creaciones, aún cuando así nos parezca que dice en las escrituras. Si El se arrepintiera no seria perfecto, y no seria Dios todopoderoso. Dios no hace experimentos, coimo para ver qué pasa.

Bueno, luego continuamos.





Alfredo
Mensajes: 882
Registrado: Jue Dic 22, 2005 6:02 pm
Ubicación: Cd. Juarez Mexico, El Paso,TX USA

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por Alfredo » Vie Oct 06, 2017 12:38 pm

Saludos muy estimados,

Primero pido disculpas por no haber podido participar como quisiera.

Sabiendo que dejo algunas cosas pendientes, me quiero referir solo a un asunto.

La explicación 50 dice lo siguiente:

50.07. Mas este ángel, viendo su propia hermosura, dejó que se infiltrara en él el orgullo acompañado de la soberbia, y ya no quiso ser menos que Dios; anheló un Universo que regir, donde ser poderoso y ser el rey.
50.08. Al contemplar el Padre tal soberbia, en Su infinito amor hacia esa criatura, creóle un universo, y aquel espíritu tomó carne en el primer hombre de la Tierra, Adán.


Me parece interesante que en esos párrafos no se menciona que Dios le creo, a ese espíritu, "el universo", sino "un universo". No quiero decir que existen universos paralelos (como algunos medio locos afirman), sin embargo creo que la definición de universo no necesariamente implica toda la creación material.

Por ejemplo, el ámbito de acción de una hormiga aunque amplio es reducido, el universo para esa hormiga será su campo de acción, el campo donde esa hormiga puede existir; lo mismo sucede con las otras especies, y aun con la especie humana, pues su existencia está limitada a un espacio y a un tiempo.

Según entiendo, puesto que aquel espíritu no tenía una capacidad ilimitada, tampoco podía pedir un universo ilimitado (pues ni siquiera en su mente podría concebirlo); esa sería la razón de llamarlo “un universo” en vez de “el universo”.

Llamarlo entonces “un universo” (en vez de “el universo”) tiene varias implicaciones; entre ellas, que el espíritu de quien encarno como Adán no necesariamente fue el primero en haber errado, pues sabiendo que la tierra fue creada mucho tiempo después que muchos otros astros, bien podían aquellos representar parte de las moradas donde otros ángeles rebeldes y obedientes podrían haber encarnado; recordemos que el concepto de luzbel o ángel caído no solo se aplica al espíritu de Adán, sino que este en un concepto más amplio que nos incluye a nosotros, y por consecuencia a todos quienes en alguna forma nos revelamos a los dictados de Nuestro Padre.

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por gerardo » Dom Oct 22, 2017 1:35 pm

Alfredo:
Con respecto a su última participacion, yo he entendido de los pasajes del Génesis que el pecado ya era presente en el mundo espiritual antes de que Adán fuere puesto en la Tierra.
Menciono esto por el pasaje de Génesis 3:1 al 6, donde se nos habla de la desobediencia y la parábola de la serpiente antigua.
Entonces, no percibo yo una diferencia entre "un universo" y "el universo".
Yo interpreto el contexto acerca del ángel caído, la soberbia, y el mundo material para que en él el hombre aprendiera.
Por otro lado, no necesitamos especular acerca de si la Tierra fué creada mucho después que las estrellas. Ese tema está muy aparte del tema que nos interesa.


eduardochavez
Mensajes: 81
Registrado: Lun Ago 23, 2010 7:30 am

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por eduardochavez » Dom Oct 22, 2017 6:40 pm

Saludos hermanos:
Alfredro, me parece que en tu participación del 6 de octubre, nos quieres vender una idea que no casa ni con la misma explicación 50. Puesto que el el párrafo 6 dice lo siguiente:
50-6. Retrocedamos hasta antes de que comenzaran los tiempos: Nuestro Padre, en el Más Allá, estaba circundado por seres espirituales, y vosotros habéis dado el nombre de Luzbel a uno de aquellos seres, un ser de una belleza extraordinaria, de una luz hermosa.
Claramente dice: "antes de que los tiempos comenzaran" o antes de la creación del Universo o antes de la creación del espacio-tiempo. Por tanto la aparente sutileza que indicas no es tal. Pienso que si el Mundo espiritual se refería al Planeta Tierra, simplemente hubiese dicho: "el Padre en su infinito amor, creole un mundo, para que lo gobernara"

Es todo mi comentario, bendiciones.

CESAR
Mensajes: 114
Registrado: Mié Ago 11, 2010 1:55 pm

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por CESAR » Vie Nov 24, 2017 1:32 pm

Alfredo escribió:Saludos amigos todos,

Cesar,
Independientemente de quienes y con que fin hayan usado antes los versiculos que te propuse, creo que es necesario analizarlos.

Pido que por favor se de respuesta a estas preguntas:
Cunado habla al rey de Tiro, ¿Le esta hablando a un ser espiritual o a un humano?
Si a un hombre, como es que le llama querubin en el v14?
]


Saludos Alfredo, contesto tus preguntas:

Claramente este versículo se refiere al rey de la ciudad de Tiro, y por lo tanto a un humano. El Versículo 28:2 del mismo pasaje lo confirma: “Hijo de hombre, dí al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios;” (Biblia Reina de Valera)

En otras versiones, como en la “Biblia de las Américas,” se confirma lo anterior: 28:2 Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: "Así dice el Señor DIOS: 'Aun cuando tu corazón se ha enaltecido y has dicho: "Un dios soy, sentado estoy en el trono de los dioses, en el corazón de los mares", no eres más que un hombre y no Dios, aunque hayas igualado tu corazón al corazón de Dios.

Como dije anteriormente, en esos versículos no se está hablando de ningún ángel caído, simplemente no hay razón por pensarlo, a menos que nos estemos acercando a la Biblia con un concepto ya formado, buscando cualquier apoyo, por poca relevancia que tenga para respaldar el mito.

La palabra querubín, en referencia al rey de Tiro, no puede tomarse en sentido literal, pues ello implicaría que un “ser espiritual” fungió como gobernante de aquélla ciudad mercante.

Querubín simplemente puede ser una expresión para referirse a la gracia que revestía aquél gobernante, reconocido por su inteligencia, fama y habilidad para acumular riqueza, lo que a la postre lo llevaría a sentirse un “dios.”

Por otra parte, debemos considerar que versículo 28:12 del Libro de Ezequiel comienza diciendo:

"28:12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile…"

Aunquen en otras versiones de la Biblia, la palabra “endechas” es sustituida por “elegía,” una y otra, aluden al género “lírico,” es decir, a la poesía expresada en forma de canción, en donde el lenguaje coloquial o metafórico son regla general, de suerte que el significado de las palabras no puede tomarse siempre en sentido literal.

Continuaré…

CESAR
Mensajes: 114
Registrado: Mié Ago 11, 2010 1:55 pm

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por CESAR » Vie Nov 24, 2017 1:47 pm

Alfredo escribió:Saludos amigos todos,

Cesar,
Independientemente de quienes y con que fin hayan usado antes los versiculos que te propuse, creo que es necesario analizarlos.

Pido que por favor se de respuesta a estas preguntas:
Cunado habla al rey de Tiro, ¿Le esta hablando a un ser espiritual o a un humano?
Si a un hombre, como es que le llama querubin en el v14?
Saludos Alfredo, contesto tus preguntas:

Claramente este versículo del Libro de Ezequiel se refiere al rey de la ciudad de Tiro, y por lo tanto a un humano. El Versículo 28:2 del mismo pasaje lo confirma: “Hijo de hombre, dí al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios;” (Biblia Reina de Valera)

En otras versiones, como en la “Biblia de las Américas,” se confirma lo anterior: 28:2 Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: "Así dice el Señor DIOS: 'Aun cuando tu corazón se ha enaltecido y has dicho: "Un dios soy, sentado estoy en el trono de los dioses, en el corazón de los mares", no eres más que un hombre y no Dios, aunque hayas igualado tu corazón al corazón de Dios.

Como dije anteriormente, en esos versículos no se está hablando de ningún ángel caído, simplemente no hay razón por pensarlo, a menos que nos estemos acercando a la Biblia con un concepto ya formado, buscando cualquier apoyo, por poca relevancia que tenga para respaldar el mito.

La palabra querubín, en referencia al rey de Tiro, no puede tomarse en sentido literal, pues ello implicaría que un “ser espiritual” fungió como gobernante de aquélla ciudad mercante.

Querubín simplemente puede ser una expresión para referirse a la gracia que revestía aquél gobernante, reconocido por su inteligencia, fama y habilidad para acumular riqueza, lo que a la postre lo llevaría a sentirse un “dios.”

Por otra parte, debemos considerar que versículo 28:12 del Libro de Ezequiel comienza diciendo:

28:12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile…

Anquen en otras versiones de la Biblia, la palabra “endechas” es sustituida por “elegía,” una y otra, aluden al género “lírico,” es decir, a la poesía expresada en forma de canción, en donde el lenguaje coloquial o metafórico son regla general, de suerte que el significado de las palabras no puede tomarse siempre en sentido literal.

Continuaré…

CESAR
Mensajes: 114
Registrado: Mié Ago 11, 2010 1:55 pm

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por CESAR » Sab Nov 25, 2017 7:01 pm

Continúo:

Alfredo Escribió:

Saludos amigos todos,

Cesar,
Independientemente de quienes y con que fin hayan usado antes los versiculos que te propuse, creo que es necesario analizarlos.

Pido que por favor se de respuesta a estas preguntas:
Cunado habla al rey de Tiro, ¿Le esta hablando a un ser espiritual o a un humano?
Si a un hombre, como es que le llama querubin en el v14?

¿Cómo explican los versos 14 y 15?
Eze 28:14 Tú, querubín grande, cubridor: y yo te puse; en el santo monte de Dios estuviste; en medio de piedras de fuego has andado.
Eze 28:15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad.
¿No está hablando de un ser perfecto que luego mostró maldad?
¿No es eso la definición de un ángel caído?, o ¿Cuál es la definición de un ángel caído?

¿Y que decir del verso 17?
Eze 28:17 Enaltecióse tu corazón á causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría á causa de tu resplandor: yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.
¿No sugiere ese párrafo que este ser fue arrojado por tierra queriendo decir que cayó de la gracia de quien le creo?
¿Acaso ese párrafo no recuerda la explicación 50 del mundo espiritual?
En la parte donde dice:
“… vosotros habéis dado el nombre de Luzbel a uno de aquellos seres, porque esa de una belleza extraordinaria, de una luz hermosa.
Mas este ángel, viendo su propia hermosura, dejó que se infiltrara en él el orgullo acompañado de la soberbia, y ya no quiso ser menos que Dios”

Por otro lado, propuse también el análisis del salmo 82, en el cual dice a seres espirituales:
“Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis.”
¿No les parece que ese párrafo les estaba diciendo “como hombres moriréis” a quienes no eran hombres?, ¿no sería absurdo, por evidente, decirle a un hombre que como hombre habría de morir?

¿No les parece que la frase... “Y como cualquiera de los príncipes caeréis” da una idea de que, no solo habrían de morir como hombres, sino que al decirles (en plural) “como cualquiera de los príncipes caeréis”, habrían de encarnar y llegar a ser príncipes, es decir, gobernantes?; ¿no es también en eso similar al ejemplo que nos presenta la explicación 50?

Espero sus respuestas...



Saludos a todos:

Tratando de dar una respuesta integral, comenzaré por contestar las siguientes preguntas:

¿No es eso la definición de un ángel caído?, o ¿Cuál es la definición de un ángel caído?

A esas interrogantes agregaría las siguientes: ¿Cuál es el origen y de donde proviene la idea de la existencia de los “ángeles caídos”? ¿Por qué en la Biblia nunca se habla expresamente de ellos?

Bien, fue la Iglesia Católica el artífice y difusor del mito de los “ángeles caídos” para respaldar una de las más perversas falacias que por siglos han confundido a la humanidad: La existencia de Satanás y otros demonios a su servicio.

Aunque el origen de este mito se pierde en el pasado de tradición Católica, fue en Concilio de Letrán IV de 1215, en donde se incorporó como parte del dogma Católico la existencia de un “ángel caído” llamado Satanás, quien junto a otros ángeles se reveló contra Dios, noción que hoy día subsiste y se enseña a los feligreses como parte de la doctrina católica a través del Catequismo, mismo que en lo conducente transcribo a continuación:

La caída de los ángeles
391 Detrás de la elección desobediente de nuestros primeros padres se halla una voz seductora, opuesta a Dios (cf. Gn 3,1-5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cf. Sb 2,24). La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser “un ángel caído,” llamado Satán o diablo (cf. Jn 8,44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios. Diabolus enim et alii daemones a Deo quidem natura creati sunt boni, sed ipsi per se facti sunt mali ("El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos") (Concilio de Letrán IV, año 1215: DS, 800).


Esa visión continúa siendo respaldada por pontífices y jerarcas de la religión católica. En la Audiencia general de fecha 13 de agosto de 1986, el Papa Juan Pablo II, dijo al respecto:

JUAN PABLO II
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 13 de agosto de 1986

La caída de los ángeles rebeldes
[…]
Las precedentes catequesis sobre los ángeles nos han preparado para comprender la verdad, que la Sagrada Escritura ha revelado y que la Tradición de la Iglesia ha transmitido, sobre Satanás, es decir, sobre el ángel caído, el espíritu maligno, llamado también diablo o demonio.

2. … Así el espíritu maligno trata de transplantar en el hombre la actitud de rivalidad, de insubordinación a Dios y su oposición a Dios que ha venido a convertirse en la motivación de toda su existencia.

4. La Iglesia, en el Concilio Lateranense IV (1215), enseña que el diablo (satanás) y los otros demonios "han sido creados buenos por Dios pero se han hecho malos por su propia voluntad". […] . En este sentido escribe San Juan que: "el diablo desde el principio peca" (1 Jn 3,8). Y "él es homicida desde el principio y no se mantuvo en la verdad, porque la verdad no estaba en él" (Jn 8, 44).

5. … En el libro del Génesis encontramos una descripción precisa de esa mentira y falsificación de la verdad sobre Dios, que satanás (bajo la forma de serpiente) intenta transmitir a los primeros representantes del género humano:
… Satanás invita al hombre a liberarse de la imposición de este juego, haciéndose "como Dios".

7. Como efecto del pecado de los progenitores, este ángel caído ha conquistado en cierta medida el dominio sobre el hombre. Esta es la doctrina constantemente confesada y anunciada por la Iglesia, y que el Concilio de Trento ha confirmado en el tratado sobre el pecado original (cf. DS 1511): Dicha doctrina encuentra dramática expresión en la liturgia del bautismo, cuando se pide al catecúmeno que renuncie al demonio y a sus seducciones.

Y a decir verdad, todo esto sucede desde el comienzo por obra del espíritu maligno que es presentado en la Sagrada Escritura como una persona, aunque se afirma que no está solo: "somos muchos", gritaban los diablos a Jesús en la región de las gerasenos (Mc 5, 9); "el diablo y sus ángeles", dice Jesús en la descripción del juicio futuro (cf. Mt 25, 41).

8. Según la Sagrada Escritura, y especialmente el Nuevo Testamento, el dominio y el influjo de Satanás y de los demás espíritus malignos se extiende al mundo entero.

9. Debemos finalmente añadir que las impresionantes palabras del Apóstol Juan: "El mundo todo está bajo el maligno" (1 Jn 5, 19), aluden también a la presencia de Satanás en la historia de la humanidad, una presencia que se hace más fuerte a medida que el hombre y la sociedad se alejan de Dios.

Comprendemos así por que Jesús en la plegaria que nos ha enseñado, el "Padrenuestro", que es la plegaria del reino de Dios, termina casi bruscamente, a diferencia de tantas otras oraciones de su tiempo, recordándonos nuestra condición de expuestos a las insidias del Mal-Maligno. El cristiano, dirigiéndose al Padre con el espíritu de Jesús e invocando su reino, grita con la fuerza de la fe: no nos dejes caer en la tentación, líbranos del Mal, del Maligno. Haz, oh Señor, que no cedamos ante la infidelidad a la cual nos seduce aquel que ha sido infiel desde el comienzo.”


Ahora bien, tanto en el Catequismo como en Audiencia del Papa Juan Pablo II, se afirma que la historia de los ángeles caídos fue revelada por las Escrituras y luego transmitida en el tiempo por la tradición de la Iglesia Católica, pero, ¿Cuáles son los pasajes Bíblicos que sustentan la creencia de que Satanás es un ángel caído? Desde su origen, la Iglesia recurrió a 2 pasajes inconexos para tratar de legitimar el mito de los ángeles caídos, aunque para ello tuviere que recurrir a una interpretación tendenciosa que hoy en día resulta insostenible. El primero de esos pasajes bíblicos es Isaías 14; el segundo pasaje es Ezequiel 28.[ Este último es el que nos presenta Alfredo para “justificar” la existencia de los ángeles caídos. Mientras que el primero es una profecía que habla de la caída del al rey de Babilonia, el segundo profetiza la caída del rey de Tiro. Sobra decir que ninguna cita al supuesto ángel rebelde.

Continúo

CESAR
Mensajes: 114
Registrado: Mié Ago 11, 2010 1:55 pm

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por CESAR » Sab Nov 25, 2017 7:19 pm

Cito a continuación la elocuente explicación del investigador e historiador Eduardo Mondaca, consultable en la página: https://eduardomondaca.com/lucifer-el-angel-caido-is-14-y-ez-28/, con cuyo análisis coincido plenamente:

"LUCIFER, EL ÁNGEL CAÍDO (Is.14 y Ez.28)

El nombre «Lucifer» posiblemente sea el término con menos fundamento bíblico que exista, para defender la posición de que éste fue el nombre que tuvo Satanás en el cielo antes de revelarse contra Dios y por lo que se identificó posteriormente como el ángel caído. Fue la Iglesia Católica quien adoptó muy temprano en sus doctrinas la idea de que Satanás o diablo fue una vez un ángel perfecto, creado por Dios, y acabado de hermosura; tomándose del pasaje de Isaías 14, en donde se narra una profecía muy clara y directa sobre la caída de uno de los reinos más poderosos e influyentes de la historia, el imperio babilónico, y su último rey —Belsasar. Leamos como dice el texto:

Isaías 14:12-20

12¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.
13Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;
14sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
15Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.
16Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos;
17que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?
18Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honra cada uno en su morada;
19pero tú echado eres de tu sepulcro como vástago abominable, como vestido de muertos pasados a espada, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto hollado.
20No serás contado con ellos en la sepultura; porque tú destruiste tu tierra, mataste a tu pueblo. No será nombrada para siempre la descendencia de los malignos.

Éste es el primero de una serie de oráculos o profecías que se pronuncian en el libro de Isaías, acerca del fin de las potencias mundiales de aquellos días, y de las naciones que circundaban a Israel. Isaías no es el único que pronuncia esta clase de sentencias o juicios divinos, también lo hace Jeremías y Josué, como veremos más adelante. En realidad, la profecía sobre Babilonia comienza en el capítulo 13 y concluye en el verso 23 del capítulo 14. Si uno lee con una mente sana, me explico, con una mente no contaminada con la idea preconcebida de un ángel caído, puede percibir muy claramente que la profecía en sí en ningún momento alude a un ser sobrenatural, sino que exclusivamente está referida al rey de Babilonia (v.4).

El interprete común tiende a impresionarse muy fácilmente con el estilo literario del oráculo, lo cual provoca, finalmente, que se confunda en su tarea de interpretarlo. Expresiones como las que leemos en el verso 12, llenas de dramatismo y poesía, son muy propias del idioma hebreo, y las encontramos por doquier en la Biblia: «¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!»

Éste es el único versículo, en toda la Biblia, en donde pareciera que se estuviera hablando de un ángel que fue expulsado del cielo; y es justamente de esta metafórica expresión que la Iglesia romana se tomó para sustentar su doctrina sobre la preexistencia de Satanás como un ángel perfecto. Sin embargo, al leer detenidamente los versículos 12 y 13 uno puede observar como que hubiera una especie de contradicción entre las expresiones: “caíste del cielo” y “subiré al cielo”, lo cual hace inmediatamente absurdo suponer que aquí se esté hablando de un ángel que fue arrojado del cielo, porque para caer del cielo se necesita, primeramente, haber estado allí. Pero el verso 13 dice: “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono,…” ¿Por qué se cree que tal rebelión tuvo lugar en el cielo, donde este supuesto ángel perfecto moraba, cuando acá dice tan claro que este lucero (Lucifer) «decía en su corazón», o sea, maquinaba en su mente: «subiré al cielo»? —La verdad que aquí no existe ninguna contradicción. Lo que pasa es sencillamente que la palabra cielo, en este contexto, tiene una connotación muy diferente a la que conocemos. La expresión: «¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!» está relacionada directamente con la caída del rey de Babilonia y que al parecer se trataría de Belsasar, nieto de Nabucodonosor, y quien gobernaba Babilonia en el momento que los medos invadieron la ciudad.

Caer del cielo implica caer de la posición más alta a la que un hombre puede llegar, por eso la figura del cielo, pues para nosotros significa infinito, lo máximo; no existe nada que esté por encima del cielo. En cuanto al término “lucero”, éste no tiene ningún significado espiritual, simplemente es para complementar la figura del cielo. El lucero es la estrella más resplandeciente en el firmamento, la más sobresaliente. Para Belsasar, el cielo era la figura de su poderío y grandeza. Él se sentía como el astro más esplendoroso entre todas las estrellas; sin embargo, Dios, de allí lo bajó. También podría ser, considerando que el capítulo 13 declara sentencia sobre la ciudad imperial, que la profecía señale directamente la caída de Babilonia y no la caída de un rey. El libro de Daniel describe la majestuosidad que alcanzó Babilonia bajo el reinado de Nabucodonosor, cuya gloria y grandeza fue figurada en visión como un gran árbol, cuya copa llegaba hasta el cielo (Dn.4:20 y 22).

Es posible que la expresión «¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!» esté referida a esa grandeza alcanzada por Nabucodonosor y que fue traspasada posteriormente a sus hijos y nietos, quienes continuaron con la dinastía real hasta que Darío el medo sitió Babilonia y la sometió a esclavitud.

Es increíble cómo teólogos y exegetas bíblicos (aunque no todos, afortunadamente) no puedan conciliar el contenido de Isaías 13:1-22 y 14:1-11 con el resto del oráculo, que continúa en el verso 12 y hasta el 23 del capítulo 14. Aquí no hay ningún signo indicativo que señale que a partir del verso 12 la profecía cambia abruptamente de contexto y da paso a uno nuevo —revelar el origen de Satanás.

Los defensores de esta posición, no pudiendo ignorar el indiscutible destino y cumplimiento que tuvo la profecía, han tenido que recurrir a su inventada ley de la doble referencia, para concluir que aunque en verdad la profecía fue dirigida originalmente al rey de Babilonia,
no obstante, a partir del verso 12 del capítulo 14, la profecía toma un doble significado y comienza a revelar el origen de Satanás, cuando aún era Lucifer (estrella de la mañana); y cómo cayó de esa elevada posición en el cielo, considerando, además, las propias palabras de Jesús en Lucas 10:18 —cuando dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo».

El sentido de las palabras de Jesús ya las explicaré más adelante, pero lo que me interesa aclarar ahora es que el pasaje de Isaías 14, específicamente a partir del versículo 12, no tiene ninguna doble referencia, sino que es simplemente la continuación de la misma profecía sobre el rey de Babilonia que comenzó en el capítulo 13. Le invito a que lea cuidadosamente el capítulo 13 de Isaías, en él encontrará mucha luz para comprender mejor el pasaje del capítulo 14. Los primeros versículos del capítulo 14 nos dan una leve pero reveladora imagen de cómo era el rey de Babilonia:

“el que hería a los pueblos con furor, con llaga permanente, el que se enseñoreaba de las naciones con ira, y las perseguía con crueldad” (v.6).

Luego describe lo que producirá su caída entre los moradores de la tierra e, incluso, el notable cambio en la naturaleza misma:
Toda la tierra está en reposo y en paz; se cantaron alabanzas Aun los cipreses se regocijaron a causa de ti, y los cedros del Líbano, diciendo: Desde que tú pereciste, no ha subido cortador contra nosotros. El Seol abajo se espantó de ti; despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte, hizo levantar de sus sillas a todos los príncipes de la tierra, a todos los reyes de las naciones. Todos ellos darán voces, y te dirán: ¿Tú también te debilitaste como nosotros, y llegaste a ser como nosotros? (vv.7-10).

No puede haber ninguna duda que la descripción, en estos versos, alude a un hombre de carne y huesos, a un ser humano semejante a nosotros; aunque con mucho poder y autoridad, pero finalmente un hombre —el rey de Babilonia. «Cómo caíste del cielo», se refiere precisamente a la forma en que terminó su imperio y poderío. Aquel que debilitaba las naciones fue derribado hasta ser reducido a nada (cortado fuiste por tierra).

El capítulo 13 revela cuál sería el pueblo que usaría Dios para derribar a este monarca: «He aquí que yo despierto contra ellos a los medos, que no se ocuparán de la plata, ni codiciarán oro» (v.17). Daniel 5:30 y 31 dice sobre el fin del imperio babilónico:

«La misma noche fue muerto Belsasar rey de los caldeos. Y Darío de Media tomó el reino, siendo de sesenta y dos años».

Si volvemos a Isaías 13 leeremos cómo quedaría Babilonia después de la invasión de los medos: “Y Babilonia, hermosura de reinos y ornamento de la grandeza de los caldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastornó Dios” (v.19).

Es muy evidente que la descripción de este pasaje corresponde única y exclusivamente a Belsasar, último rey de Babilonia. Cortado fuiste por tierra, significa su exterminio total, su muerte. El verso 11 dice: Descendió al Seol (sepulcro) tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán. Si este pasaje aludiera a Satanás, ¿por qué dice la profecía que su soberbia descendió al sepulcro? Sencillamente porque no está hablando de un ser espiritual ni de un ángel caído. Los espíritus no pueden morir, ni mucho menos pueden quedar encerrados en un sepulcro; aquí simplemente se está hablando de una persona. Los versos 16 y 17 confirman aun más esta tesis: Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?

Pretender ver en la profecía de Isaías 14 una alusión a Satanás, me parece que solo es posible cuando se tiene una mente totalmente impregnada de una filosofía dualista, que es la que lamentablemente posee el cristianismo actual. El pasaje es muy claro y preciso en su descripción, obviamente entendiendo el estilo literario de la lengua hebrea de la época. Revisemos nuevamente los versículos 16 y 17.

Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?

¿Le parece a usted que aquí se esté describiendo a un ser espiritual? —No —la verdad que no. El texto alude a aquel varón que hacía temblar la tierra y que trastornaba los reinos. Describe a un tirano, a un poderoso monarca que Dios redujo a polvo. Es más, los versos 18 al 20 mencio­nan que ni siquiera hubo sepulcro digno de rey para él. El rey de Babi­lonia no sería sepultado, en la hora de su muerte, como los demás reyes de la tierra; la razón, porque esa noche la ciudad fue teñida de sangre y el cuerpo de Belsasar pudo confundirse, probablemente, en medio de la gran mortandad que los invasores sembraron sobre Babilonia.

Ezequiel 28:12-19
El otro pasaje favorito de los defensores de este postulado es Ezequiel 28:12 al 19 y que al igual que éste, que acabamos de revisar, no trata del origen de Satanás, sino que es una profecía específicamente sobre el rey de Tiro.
12Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura.

13En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.
14Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.
15Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.
16A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.
17Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.
18Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.
19Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán so¬bre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.
Ezequiel 28 e Isaías 14 son los pasajes favoritos para quienes promueven la falsa doctrina sobre el origen de Satanás. Y digo falsa, porque definitivamente ésta no tiene lugar en las Sagradas Escrituras, sino que obedece a suposiciones fundadas sobre leyendas mitológicas que describían el origen de muchas de las deidades de los pueblos antiguos. Leyendas que la religión consideró interesantes, como punto de referencia, para encontrar en la Biblia algo que insinuara, al igual que en la mitología, el origen del dios antagónico al Ser supremo, es decir: «cómo fue que nació Satanás».

¿Qué significa en realidad el pasaje que acabamos de leer?

Si uno lee con entendimiento, aplicando sentido común a la lectura, y considerando responsablemente la gramática en el texto, debe concluir que el oráculo de Ezequiel 28 tiene un destinatario definido, el rey de Tiro: «Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura» (v.12). No existe ninguna palabra o signo, en todo el pasaje, que insinúe que la profecía podría tener siquiera una doble referencia. Si usted observa bien, es a partir de los primeros versículos de Ezequiel 28 que se está afirmando a quien va dirigida la sentencia, y, además, las razones por las qué Dios ha determinado semejante castigo para este monarca: «Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios» (v.2). Si este versículo, como la totalidad del pasaje, estuviera referido al origen de Satanás, ¿cómo podría explicarse el hecho de que quien está recibiendo la sentencia sea tratado simplemente como un ser humano? —Observe:

• di al príncipe de Tiro (v.2) —No dice: di a Lucifer, sino di al príncipe de Tiro.
• siendo tú hombre y no Dios (v.2) —No es un espíritu, sino simplemente un hombre.
• Al sepulcro te harán descender (v.8) —Si se hubiese tratado de un ángel, los ángeles son espíritus, por lo tanto no mueren; no necesitan ser enterrados en sepulcros.
• Tú, hombre eres, y no Dios, en la mano de tu matador (v.9) —No simplemente es un hombre, sino —además, alguien lo mataría
• De muerte de incircuncisos morirás por mano de extranjeros (v.10) —Nuevamente se menciona su condición humana, pero en un estado rebajado: incircunciso, es decir, miserable para la mentalidad hebrea.
• Por la abundancia de tu comercio, te llenaste de violencia, y pecaste (v.16 – NVI) —Se describe a un hombre muy hábil en sus transacciones comerciales con los demás reyes, por lo que llegó a ser muy poderoso, económicamente hablando, razón que los descolocó en sus sentimientos, llenándose de orgullo y codicia: Era tan singular tu belleza que te volviste muy orgulloso. ¡Tu orgullo y tu hermosura te hicieron perder la cabeza! Por eso te arrojé al suelo y en presencia de los reyes te hice quedar en ridículo (v.17 – TLA)

Ahora bien, lo que distrae al teólogo e intérprete bíblico es el lenguaje figurado empleado entre los versículos 13 y 17, lo cual hace que no advierta claramente el verdadero sentido de la profecía. La expresión: En Edén, en el huerto de Dios estuviste, no significa que el personaje señalado haya estado en el huerto del Edén literalmente, sino sencillamente se refiere a la posición esplendorosa que éste disfrutó durante su vida. En primer lugar, pertenecía a un linaje real, es decir, estuvo en la más alta posición en la que un ser humano podría vivir. Huerto del Edén, en este contexto, es símbolo de abundancia y gloria, como puede apreciarse también en el siguiente verso:

Ez. 36:35 “Y dirán: Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén; y estas ciudades que eran desiertas y asoladas y arruinadas, están fortificadas y habitadas”.

Ezequiel recurre al lenguaje figurado para describir características importantes del rey de Tiro, algo muy usual en la profecía. Generalmente tales características estaban relacionadas con la cultura, leyendas e, incluso, con la geografía del lugar citado por el profeta.

Al igual que en la profecía de Isaías 14, en donde pudimos observar muy claramente, la sentencia apunta en primer lugar a la ciudad y luego a su rey, por lo tanto, podemos decir que la profecía de Ezequiel 28 comienza en el capítulo 26, con la sentencia de la caída de Tiro a manos del rey de Babilonia (v.7).

Es más que obvio que el oráculo va dirigido a un rey quien era muy conocido por los reyes del antiguo oriente y, además, por la estrecha relación que mantuvo por años con el pueblo de Dios, en sus más importantes gobernantes: David y Salomón. Debe saber usted que fue el rey de Tiro quien suministró gran parte de los materiales, como madera de cedro y ciprés, además de mucho oro, para la construcción tanto de la casa de David como finalmente para el templo.

A continuación me gustaría que leyera el pasaje de Ezequiel 28 en una versión diferente: Traducción en Lenguaje Actualizado (TLA), y luego compárelo con la versión tradicional Reina-Valera 60. Haciendo este ejercicio se puede concluir, más categóricamente, que la profecía de Ezequiel 28 no tiene ninguna doble referencia, sino únicamente la que estuvo en la mente del profeta en el momento de pronunciarla.

Lamento por el rey de Tiro (Versión TLA)
11Dios también me dijo:
12Ezequiel, entona un canto fúnebre por el rey de Tiro. Dile de mi parte lo siguiente: Tú, rey de Tiro, eras perfecto en todo; tu sabiduría y tu belleza no tenían comparación.
13Vivías en el jardín de Edén, y te adornabas con piedras preciosas. Tus joyas y tus aretes estaban hechos de oro, y desde el día de tu nacimiento estuvieron a tu disposición.
14Un ángel te protegía, mientras pisabas piedras de fuego en el monte elegido por Dios.
15Desde el día en que naciste te habías portado bien, pero un día mostraste tu maldad.
16En los muchos negocios que hacías, llegaste a ser muy violento. Por eso te arrojé de mi montaña. ¡El ángel que te protegía te alejó de las piedras de fuego!
17Era tan singular tu belleza que te volviste muy orgulloso. ¡Tu orgullo y tu hermosura te hicieron perder la cabeza! Por eso te arrojé al suelo y en presencia de los reyes te hice quedar en ridículo.

Finalmente, como un último aporte para una mejor comprensión de este pasaje, podría decir que el rey de Tiro se había enriquecido colosalmente a causa de sus astutas negociaciones con los demás reyes de la tierra (v.16). Además, el rey de Tiro tenía grandes intereses en Israel, pues poseía tierras que Salomón le habría regalado en gratitud por todo los materiales y todo el oro que el rey de Tiro, Hiram, donó para la construcción del templo y el palacio real en Jerusalén (1Re.9:10 y 11). La expresión: «Yo te eché del santo monte de Dios» (v.16), significa: «te expulsé de la tierra de mi pueblo», quienes están simbolizados, en este pasaje, por las piedras de fuego. La estrecha relación que había entre Tiro e Israel se acabó para siempre. El rey de Tiro dejó de ser el querubín protector de los hebreos."

Continuaré

CESAR
Mensajes: 114
Registrado: Mié Ago 11, 2010 1:55 pm

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por CESAR » Lun Nov 27, 2017 1:01 pm

Continúo:

La explicación 50 del “Mundo Espiritual de Luz” se hace eco de este mito medieval en los siguientes términos:

“6. Retrocedamos hasta antes de que comenzaran los tiempos, hermanos míos: nuestro Padre, en el más allá, estaba circundado por los arcángeles, y vosotros habéis dado el nombre de Luzbel a uno de aquellos seres, porque era de una belleza extraordinaria, de una luz hermosa.”


Nótese como este párrafo atribuye la autoría de Luzbel o Lucifer a la humanidad, no a la Biblia, pues dice: “y vosotros habéis dado el nombre de Luzbel a uno de aquellos seres…”, pero ¿Cómo podría atribuirle la humanidad el nombre de Luzbel al supuesto “Ángel Caído” protagonista de una historia inexiste en la Biblia? ¿Cómo podría la humanidad crear este mito en una época en que la Biblia era desconocida para la gran mayoría de la población, pues además de que era un libro prohibido, existían grandes índices de analfabetismo, la imprenta no existía y los pocos ejemplares que circulaban se encontraban escritos en latín? En definitiva, este mito no es producto de una creencia popular. Fue maquinado por la cúpula eclesiástica quien acuñó el nombre de Lucifer o Luzbel para personificar al “ángel caído,” el supuesto oponente de Dios: Satanás, pues como hemos visto, desde antes del Concilio de Letrán de 1215, la tradición Católica enseñaba que en sus orígenes, Satanás era un ángel llamado Luzbel o Lucifer. Debemos considerar que en aquéllos tiempos no existía la opinión pública, nadie conocía a ciencia cierta lo que decía la Biblia y contradecir el credo católico implicaba enfrentar el juicio del tribunal de la “Santa Inquisición,” de este modo, la leyenda del ángel caído, como muchas otras, lograron subsistir hasta nuestros días.

La mención de Luzbel o Lucifer es una prueba más del origen espurio de la explicación 50, pues se sabe que en las Biblias antiguas, dicho nombre se empleaba para nombrar a Satanás.

Sobre el origen del nombre Lucifer, consúltese el siguiente enlace: https://www.taringa.net/posts/apuntes-y ... Caido.html, del cual transcribo lo siguiente:

Se le imagina como el ángel más bello de la creación y también como el causante del mayor drama cósmico jamás ocurrido. Cuenta la leyenda que, seducido por su propio orgullo, arrastró a una gran parte de los ángeles que adoraban a Dios, provocando una rebelión cuyas consecuencias últimas son la existencia del dolor, la maldad y la muerte en el mundo… Pero su historia está llena de contradicciones, y una de ellas es la ausencia de una verdadera historia.

“…un acontecimiento de tal magnitud, de tamaña trascendencia para el ser humano, no podía pasar desapercibido para los autores de la Biblia. En sus páginas deberíamos encontrar un relato pormenorizado del suceso y de cuáles fueron sus causas. Pero no es así. De hecho, el nombre de Lucifer ya no aparece en ninguna Biblia moderna, aunque sí estuvo presente en las antiguas. Fue borrado de la historia, pero no de la leyenda…”


La explicación 50 del “Mundo Espiritual de Luz”, nos presenta una versión ad hoc al Tercer Testamento, tratando de perpetuar el mito del ángel caído. Veamos: ¿qué es lo que nos dice esta explicación acerca de los “ángeles caídos”?

Haciendo un paralelismo con la leyenda de Satanás, la explicación 50 señala que Luzbel es un símbolo que representa a todo el género humano. Mientras que Satanás fue expulsado del Reino de Dios, en la explicación 50 se afirma que los humanos perdimos el paraíso Terrenal a casusa del pecado de Adán y Eva, pues recordemos que en la aludida explicación se dice: “… y todo cuanto el Padre puso en este paraíso, lo habéis perdido por haberle dado aposento a la tentación y a la desobediencia” y más adelante remata: 47. Estudiad y analizad, hermanos, para que comprendáis mejor las razones de vuestra presencia en este plano, en este mundo, que ha sido vuestro paraíso perdido, mismo que lograréis recobrar merced a la revelación del Espíritu Santo.” Es decir, el Luzbel de la explicación 50 no aspira al Reino de Dios, sino a recuperar el supuesto paraíso terrenal que el Padre le creó, lo cual resulta punto menos que rídiculo a la luz del LVV, por decir lo menos.

Voy a reproducir lo que dije anteriormente en el foro “Naturaleza del Alma”:

La narrativa de la “Explicación 50” refiere que antes del inicio de los tiempos, el Padre se encontraba en el Más Allá rodeado de Arcángeles, entre ellos Luzbel, quien contemplando su propia hermosura, dejó que la soberbia fuera en él y ya no quiso ser menos que su Padre, y anheló un mundo propio que regir, motivo por el que el Padre, como muestra de su gran amor, le creó su propio reino: La Tierra, la que originalmente fue un paraíso para los primeros pobladores Adán y Eva, un jardín donde toda la creación entregaba y tributaba a esa “pareja humana,” todo para su manutención y cuanto les fuera menester en la vida, pero que al probar del fruto prohibido y caer en la red de la tentación carnal, Adán y Eva perdieron el paraíso que el Padre les había entregado para recreo y evolución, agregando de manera lapidaria que Luzbel representa a todo el género humano y que este planeta Tierra ha sido nuestro paraíso perdido, el cual lograremos “recuperar” merced a la revelación del Espíritu Santo, pues en dicha explicación literalmente se lee: “47. Estudiad y analizad, hermanos, para que comprendáis mejor las razones de vuestra presencia en este plano, en este mundo, que ha sido vuestro paraíso perdido, mismo que lograréis recobrar merced a la revelación del Espíritu Santo.”

Como podrán notar, en esta explicación 50 categóricamente se afirma que el “paraíso” del que hablan las Escrituras del Primer Tiempo fue este Planeta Tierra, lo cual denota una interpretación material que no repara en que, por tratarse de una parábola, el significado literal de las palabras no alcanza a revelar el mensaje espiritual que encierra aquélla Enseñanza. Tan es así, que en la propia explicación 50 que se analiza, se afirma que este mundo ha sido nuestro paraíso perdido y que lo podremos recobrar “merced a la revelación del Espíritu Santo,” lo cual es absurdo, habida cuenta que nuestra estancia en este plano es pasajera, pues ya lo dijo el Padre, somos herederos de su Reino, y su Reino no es de este mundo. La explicación 50 desvirtúa el significado espiritual de la parábola del “Paraíso,” atribuyéndoles a los primeros pobladores de la Tierra un estado de confort palaciego en donde el ocio, la haraganería y la ausencia de todo esfuerzo para procurarse el sustento eran la ley que imperaba en el reino de Luzbel, que para muchos una añoranza, resultando evidente que ese “paraíso” nunca existió y por lo tanto jamás podrá ser recuperado dado que el espíritu del hombre fue creado para la lucha, el esfuerzo y la evolución a través de los méritos en este y en otros mundos, de modo que, ¿Cómo podríamos conformarnos con menos? ¿Acaso nuestro destino final está en este Plantea Tierra?, evidentemente, no. Vivir en estado de contemplación y pasividad no es propio de un ser dotado de voluntad y libre albedrío

Continúo…

CESAR
Mensajes: 114
Registrado: Mié Ago 11, 2010 1:55 pm

Re: MITOS en el Tercer Testamento

Mensaje por CESAR » Lun Nov 27, 2017 2:56 pm

Continúo:

En base a lo anterior, respondo las preguntas de Alfredo:

Alfredo escribió:

Cómo explican los versos 14 y 15?

Eze 28:14 Tú, querubín grande, cubridor: y yo te puse; en el santo monte de Dios estuviste; en medio de piedras de fuego has andado.
Eze 28:15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad.
¿No está hablando de un ser perfecto que luego mostró maldad?
¿No es eso la definición de un ángel caído?, o ¿Cuál es la definición de un ángel caído?


En cuanto al uso de la palabra querubín, reitero aquí mi respuesta:

Querubín simplemente puede ser una expresión para referirse a la gracia que revestía aquél gobernante, reconocido por su inteligencia, fama y habilidad para acumular riqueza, lo que a la postre lo llevaría a sentirse un “dios.”

Por otra parte, debemos considerar que el versículo 28:12 del Libro de Ezequiel comienza diciendo:

28:12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile…”

Aunque en en otras versiones de la Biblia, la palabra “endechas” es sustituida por “elegía,” una y otra, aluden al género “lírico,” es decir, a la poesía expresada en forma de canción, en donde el lenguaje coloquial o metafórico son regla general, de suerte que el significado de las palabras en este pasaje, no puede tomarse siempre en sentido literal.

También es de considerarse la explicación de Eduardo Mondaca cuando afirma:

“Debe saber usted que fue el rey de Tiro quien suministró gran parte de los materiales, como madera de cedro y ciprés, además de mucho oro, para la construcción tanto de la casa de David como finalmente para el templo.

… el rey de Tiro tenía grandes intereses en Israel, pues poseía tierras que Salomón le habría regalado en gratitud por todo los materiales y todo el oro que el rey de Tiro, Hiram, donó para la construcción del templo y el palacio real en Jerusalén (1Re.9:10 y 11). La expresión: «Yo te eché del santo monte de Dios» (v.16), significa: «te expulsé de la tierra de mi pueblo», quienes están simbolizados, en este pasaje, por las piedras de fuego. La estrecha relación que había entre Tiro e Israel se acabó para siempre. El rey de Tiro dejó de ser el querubín protector de los hebreos."


Alfredo Escribió:

Eze 28:15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad.
¿No está hablando de un ser perfecto que luego mostró maldad?

No es lo mismo “crear” que “criar.” El párrafo a estudio dice: “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado.”

En la versión de la Biblia "Traducción en Lenguaje Actualizado" (TLA), el párrafo en cuestión se lee de la siguiente forma:

15Desde el día en que naciste te habías portado bien, pero un día mostraste tu maldad

Claramente el párrafo en cuestión refiere que aquél gobernante en sus inicios se condujo de manera diligente y con rectitud, hasta que la avaricia y la altivez lo hicieron caer de la gracia de Dios.


Alfredo escribió:
¿No es eso la definición de un ángel caído?, o ¿Cuál es la definición de un ángel caído?

Según la tradición católica, que no la Biblia, un ángel caído es aquél que fue creado bueno, pero por propia voluntad se hizo malo y decidió revelarse contra Dios. Bajo esta visión, Lucifer y los demás ángeles que le siguieron son “ángeles caídos,” sin posibilidad de redención.

De acuerdo a la explicación 50 del “Mundo Espiritual de Luz” la humanidad entera es un ángel caído simbolizado por Luzbel. De acuerdo a esta visión, estos “ángeles caídos” solo aspiran a recobrar el paraíso terrenal, el Edén que el Padre les creó especialmente debido a que anhelaban un reino propio que regir.

Cualquiera de estas dos visiones carecen de sustento en las Escrituras, la primera deviene de la “tradición de la iglesia”, la segunda de la EME 50 y se contrapone al LVV.

Entonces, ¿Cuál es la definición de ángel caído? Debido a que, como hemos visto, este concepto carece de todo fundamento, puede significar cualquier cosa, lo mismo un “ángel rebelde,” “un demonio,” "el genero humano", “un jugador de foot-ball que tramposamente se tira un clavado para buscar un penalti”, etc.

Alfredo escribió:
Y que decir del verso 17?
Eze 28:17 Enaltecióse tu corazón á causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría á causa de tu resplandor: yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.
¿No sugiere ese párrafo que este ser fue arrojado por tierra queriendo decir que cayó de la gracia de quien le creo?
¿Acaso ese párrafo no recuerda la explicación 50 del mundo espiritual?
En la parte donde dice:
“… vosotros habéis dado el nombre de Luzbel a uno de aquellos seres, porque esa de una belleza extraordinaria, de una luz hermosa.
Mas este ángel, viendo su propia hermosura, dejó que se infiltrara en él el orgullo acompañado de la soberbia, y ya no quiso ser menos que Dios
"


¿Acaso no fuiste tú el que dijo:

[i]… les propongo que abramos diversos hilos con los temas contenidos en la Explicación 50, de manera que podamos analizarlos desde cero, sin que para argumentar utilicemos los conceptos plasmados en ella” " La razón de argumentar sin usar la Explicación 50, es porque se está poniendo en duda su autenticidad. Seguramente no sería aceptable que argumentara con los párrafos de la 50 para confirmar la misma explicación."? [/i] :shock:

Continúo...

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado