Monte Sinaí...

Para compartir sueños, videncias y sus análisis
Gerardo Anaya
Mensajes: 269
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Monte Sinaí...

Mensaje por Gerardo Anaya » Vie Ene 11, 2019 11:21 pm

Buenas noches amigos... hoy de madrugada tuve un sueño que tiene un significado espiritual, el cual quiero compartirles:

Me encontraba caminando con normalidad por la ciudad y entraba a un sitio desconocido para mí, era como un lugar algo vacío de personas, donde a cierta altura había imágenes religiosas. No les hice el mayor caso, me aleje y seguí caminando; mas sentí una necesidad de orar y para ello deseaba encontrar un espacio elevado para hacerlo. Seguí caminando y quería encontrar ese espacio, entonces entrecruce calles de la ciudad, y de repente era como si ya me encontrase entre las calles angostas de Jerusalén, lo reconocí por la forma de sus paredes y por sus habitantes. Seguí caminando y era tanto mi necesidad de encontrar ese espacio elevado, que salí de entre esas calles y enfrente de mí de repente apareció el Monte Sinaí, era tan hermoso y me causo una gran impresión el ver ese Monte. Todo el Monte estaba tapizado con un verdor de bosque, sus laderas eran como lo doble de ancho de lo normal como lo conocemos, e igualmente ese verdor de bosque era con sus laderas; entonces fije mi vista hasta arriba y cual fue mi sorpresa el contemplar su cumbre rodeado de nubes como si estuviese tupido por agua, eran grises y blancas, se oía el estruendo del trueno envolviendo todo el lugar, sus rayos los contemplaba, era muy hermoso esa visión. Y allí quería llegar, deseaba llegar hasta arriba; pero pronto como se encontraba frente de mí, de repente el Monte Sinaí se alejo; entonces seguí caminando, y en ese caminar sentía que ya tenía una meta a donde ir y llegar. Mas atravesé como un jardín, el jardín era hermoso e invitaba a quedarse, pero no me detuve, mi meta era el Monte; una planta detuvo por un instante mi caminar y eso me inquietaba, me enojaba, sin embargo pude desenredarme y seguí andando. Mas de repente entre a un edificio muy alto, sus paredes eran blancas y muy gruesas, y sus vidrios cristalinos, y no sabía qué hacer, vi como un elevador, lo tome y subí, y al llegar a cierta altura, iba a descender del elevador, pero de repente ese espacio giro y entre sus paredes gruesas sólo quedo un espacio por donde salir, y seguía girando ese lugar, entonces salí antes de quedar atrapado. Mi vista al salir se detuvo en un espacio redondo enfrente, era elevado donde estaba y allí podía contemplar todo desde arriba, pero no me quería quedar allí, y seguí caminando, y baje del edificio. Entonces una escalera plegable sujetada a la pared, detuvo mi camino, me sujeto de la vestimenta, y otra vez sentí enojo, y algo sentí en ese instante, una voz que me decía: "tranquilo". Y me tranquilice, me desenrede de la escalera y seguí bajando... y ya iba de salida del edificio, cuando a mi vista se presento un cuarto donde había una persona enferma, quería seguir adelante y no detenerme; pero no pude, sentía que no podía dejar a esa persona enferma y entré al cuarto, la acaricie y ella me sonrió. Cual fue mi sorpresa que era mi madre, y me sorprendí el contemplarla ya a una muy avanzada edad, con sus cabello blanco, delgada y su tez llena de arrugas; ella se dirigió a otra cama y en esa cama se encontraba mi padre, e igualmente de muy avanzada edad, delgado, sus cabellos blancos... ambos se abrazaron, sonrieron del uno para el otro, cerraron ambos sus ojos, se sentía ese cariño por los dos, y el cabello de mi padre se tornaba ante ese abrazo, ante esa sonrisa de mi madre en color negro... era como si ella le devolviera algo de vitalidad. Mi madre me dijo escoge una flor, y escogí una flor amarilla, y en mi propio pensamiento me decía: "en verdad no sabes a quien estás ayudando cuando lo haces". Los dejé abrazados y salí del lugar, mas entonces no sabía a donde dirigirme, y un hombre que parecía judío me dijo: "sigue allá", y fui. Y de repente el Monte Sinaí se hallaba de nuevo enfrente de mí, tan grande y majestuoso se contemplaba en mis sueños; y ya recorría sus caminos verdosos, y llegue a un despejado donde había algunas sillas, y allí algunos se encontraban sentados contemplando esa maravilla; pero no me quería quedar allí y seguí andando... mas adelante contemplé a los lados del camino, personas vendiendo cosas en ese lugar ya sagrado, lo cual consideré incorrecto, sentí molestia por lo que estaban haciendo, mas también reflexione que no era el quien iba emitir un juicio de lo que se hacía. Seguí caminando y el Monte ya estaba cercano, y ese era mi alegría, y una voz me preguntó: "¿y la flor?", y ya no la tenía en mis manos, y le dije a esa voz: "la he perdido, mas la llevo en mi corazón", y sentí el contento en esa voz que me pregunto. Seguí andando y el camino se dividió en dos, y cada camino tenía dos columnas y en medio de ellas un bloque, uno más alto que el otro. Y me pregunte: "qué camino iba elegir"... y elegí el del bloque que era más alto, me iba a costar más trabajo subirlo, pero lo iba hacer; y mire a mi izquierda y al hacerlo había otro camino más que no había visto, allí pude contemplar a muchos con vestimenta blanca, sonriendo e iban juntos. Mas yo ya había elegido mi camino, y veía ese bloque alto y me preguntaba cómo lo iba a superar, entonces a lado mío apareció como una barda hecha del mismo Monte, y sentí alegría, porque ya podía superar ese bloque. Mas cuando subí la barda, abajo contemple que había otro camino, y me preguntaba qué había en ese camino... Allí le pedí a nuestro Padre, que no terminara el sueño, quería saber que es lo que había en los cuatro senderos, mas en todos ellos sabía y sentía que era lo alto del Monte. No pude resistir despertar, y desperté y el sueño allí terminó... Mas al abrir los ojos como otras veces ha sido de costumbre, vi con los ojos abiertos los cuadrados pequeños saturando todo el techo de mi habitación, con esa luz en cada cuadro, pero ahora hubo algo en particular... un aro de luz de varios colores, como cuando el sol es rodeado por ese halo de luz de día, me quede contemplando aquello, hasta que poco a poco se desvaneció... Aquí terminó mi sueño y visión.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado