EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESUS

Participaciones que estan en contra del Libro de la Vida Verdadera
Responder
manzanares
Mensajes: 157
Registrado: Lun Feb 02, 2009 7:30 pm

EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESUS

Mensaje por manzanares » Lun Mar 22, 2010 10:59 pm

EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESUCRISTO ATRAVES DEL MEDIUM DE: MARIA AMPARO

P. Porque estoy solo, vivo en la soledad, Yo no tengo padre, yo no tengo madre, yo no tengo amigos; por eso estoy desesperado, y porque ya nadie me quiere, a nadie quiero tampoco, pues yo sé que el amor contesta con amor y el desprecio contesta con desprecio por eso desprecio a todos, por eso no amo a nadie, porque a mí nadie me quiere, porque estoy solo, porque nadie me incita ni me platica, , ni me habla, ni me deja que yo le diga mis penas. Quieren que yo sólo pase mis penas. Entonces yo no quiero nada del Mundo ni a nadie del Mundo. Estoy solo. Y los Discípulos, silenciosamente lo escuchan, bajan la cabeza y le dicen:
D. ¿No te has acercado a ninguna Religión? Que pueda cuando menos hablarte algo del Padre?

P. No creo en las Religiones, porque tampoco infunden credibilidad de que en Roma se repartan las riquezas que se tienen, a los pobres que se mueren de hambre. ¿ Cómo puedo creer en las Religiones, si todos aquellos que son sus Representántes, juntan mucho para ellos y dejan que los pobres mueran de hambre? No creo en ellas, ni creo en vosotros, ni creo en nadie. Vivo mientras tenga el valor de quitarme la vida.

D.¿Y cuándo? -le contestó otro Discípulo. Cuando te diste tú la vida, ¿En qué momento te entregaste tú la vida? Para quitártela ahora.
Yo no me hubiera dado nunca la vida, no la quiero. No sé tampoco por qué nací, ni para qué nací. Mis Padres no me dieron amor, no tengo padres y por tanto no me importa la vida.
D. ¡ Oh Creatura perdida en las sombras del desamor y de la indiferencia humana! ¿Por qué hablas así? ¿No ves que estás ofendiendo al Creador, que en una de sus Manifestaciones, es la misma vida, como en otra de sus Manifestaciones múl¬tiples, es el mismo Amor? Amor y Vida, manifestaciones del Señor, del Creador, de Santo Uno. ¿Por qué ofrendes así a Aquel que es Amor, que es Vida, que es Todo? Todo lo que contiene el Espíritu que contiene siempre lo grande y lo Sublime.

P. Yo no conozco a Dios -dijo el Párvulo-. Si yo conociera a Dios le reclamaría, por qué existe la guerra, por qué permite este Remolino. Donde está entonces el orden en que su Sabiduría choca en la Tierra a cada Creatura y en el Cielo a cada Astro, donde está esa Sabiduría, por qué permite esa desarmonía, ese desorden en el Mundo. ¿Por qué no ama a sus Hijos al permitir que se maten los unos a los otros?

D. Calla -dijo el Discípulo-. Calla por Dios, no profanes más la Santidad, que hieres mi corazón con tus palabras. Calla, calla porque el Cristo es Amor. Todo lo que pasa en el Mundo, no lo hace Dios, las obras -que tú ves -las ves así con tus ojos Pecadores y llenos de ignorancia. Es un Mundo desordenado y dices que Dios lo tiene así. El orden no está en este Mundo porque el Hombre lo removió, lo destrozó. ¿ Qué no sabes que este Mundo era hermoso, que no sabes que cuando el Padre entregó la Tierra, entregó el Edén. Entregó la Tierra embellecida y llena de alimentos para sus Hijos, y debió haber sido su evo¬lución, una evolución sin pecado y sin este dolor, como se evoluciona en otros Mundos, de otra manera, más apropiada para la Madre Natura que entregó el Creador, que siempre pone para sus Hijos lo mejor. Y en la Tierra no está lo mejor. Entonces, estás viendo el Mundo pero no estás viendo al Cielo, estás viendo a los Hijos, pero no al Padre. El Padre todo lo llenó en su ritmo creador, armónico, lleno de exactitud y de equilibrio, todo lo hizo perfecto, armónico como El. Y el hombre rompió la armonía y la sigue rompiendo con el desamor; con el alejamiento de unos a otros; se han convertido en enemigos los hermanos, los Hijos del mismo Padre, y eso no lo va a permitir el Padre. Entonces, ¿quién es el que produce todo eso? La negatividad del hombre lleno de ignorancia, es el que ha producido todo aquello y más de lo que tú ves, porque esa negatividad y esa ignorancia han enloquecido al Mundo, han trastornado a la Tierra. Los hombres se han conver¬tido en asesinos, por falta de la Luz de la Conciencia espiritual, por falta de la mente espiritual, por falta de una voluntad espiritual que dirija al hom¬bre hacia el Espíritu.

La Negatividad de la Tierra animalizada, ahogó al Hombre hasta confundirlo, porque el hombre se afinó a la animalidad, se desconectó con la Divinidad, entonces, piensa que tú tienes todo lo que tú dices que no tienes, tú tienes y tendrás siempre un Padre Divino, un Padre Supremo, un Padre Creador, un Padre que nunca dejarás de tenerlo porque mora en ti, pero tú no lo has entendido. Entonces, eres como un Rey que duerme y que no sabe nada por qué duerme. ¿Duerme acaso en cada Creatura, en cada uno de los otros, este Rey? Ese Rey -dijo el Discípulo, debe despertar en el Hombre. Es el Rey que habéis callado por mucho tiempo, que habéis encadenado por mucho tiempo, está por liberarse saliendo de adentro a afuera, hablando la Palabra Clave: TODO ES UNO.

P. Entonces, si es así. ¿ Cómo es que no me muestra su Amor?
D. Porque tú no lo buscas. Al buscarlo, amad a vuestro Semejante, amad al Padre, en sus Hijos, en tus Hermanos. Porque no lo puedes amar aparte de tus Hermanos. Es muy fácil decir: Amo a Dios pero aborrezco a los Hijos de Dios, a mis hermanos. Si los hermanos tienen la misma sangre, Vosotros tenéis la misma Esencia. ¿Cómo podéis entonces hacer enemigos, de la misma Esen¬cia que ha tomado envoltura, y oculta al espíritu al que cubre; es decir: El espíritu cubre el Homb¬re, porque en su desarrollo lo necesitaba. Bajó el hombre, se materializó el hombre, animalizó el hombre -fíjate bien- por su modo de pensar, por su modo de ser, por su modo de sentir se animalizó, bajó, nadie lo obligó, fue su libre y equivocado Albedrío.

Entonces, tú tienes Padre, un Padre que te ama en toda la Humanidad, y tú debes amarlo en toda la Humanidad, debes amar¬lo amando a los demás, porque si tú no tienes comunicación con tus hermanos, cortas, cierras la puerta de comunicación con ellos, y entonces ellos, ya no querrán nada contigo, menos la Hermandad. Abre la puerta de comunicación, trátales, háblales, dales lo que los Cristianos deben dar todos los días.
¿Hermano, buenos días, hermano cómo estás? Por qué no aprendes a escuchar calladamente los dolores de tus hermanos, que no pueden deposi¬tar en ti ninguna queja de ellos, porque tú no quieres escuchar. ¡ Oh Crueldad! ¿ Qué no com¬prendes que estás cerrando la puerta para la co¬municación con los hombres, y por tanto con Dios, que es el Padre de Aquéllos a los que tú no has querido escuchar, hablarles, consolarles, atender-los.

¿Entonces, para qué naciste si no para servir al espíritu? ¿Entonces, para qué naciste, si no para cumplir sus Leyes? ¿Entonces, cómo entiendes la evolución, si no la entiendes como es. Evolucio¬nando al sentimiento para espiritualizarlo, y para sentir la Esencia que debe importarte, importarte lo de tu hermano como te importa lo tuyo, para que tú le importes al Padre también.

Porque si el Padre te ve sin amor, para sus otros Hijos; entonces el Padre está viendo, que tú estás haciendo con tu Libre Albedrío, un Karma cerrándote la puerta con los demás, y apartándote de El y de todos. He aquí por qué la soledad es triste. Porque la soledad quiere decir: Materialismo, Egoísmo, y sobre todas las cosas: Ignorancia, porque no existe la soledad, y si tú la sientes visible, tangible espi¬ritualmente, es que estás lleno, rodeado de Seres que ven lo que haces, lo que piensas, te visitan, y estás viendo tú, pero no con los ojos de la carne, estás viendo con los ojos del Alma, que hay un Universo a plenitud lleno de Vida, de movimiento y fuerza, en el cual estás tú, pero nunca solo; dentro del Universo siempre en movimiento, dentro del Universo, siempre en Unidad.

Entonces, tú tienes Padre, tú eres mi Hermano. Y tienes Madre, porque el Padre Celestial, su Espíritu Santo mani¬festando su maternidad el Hombre, como Padre y Madre; por tanto tienes Padre y tienes Madre, Oh santo espíritu divino, maternal y sagrado. Y tie¬nes Maestro para que te señale los pasos, uno a uno. El Maestro es Cristo, Cristo Jesús. Tú supis¬te que se convirtió, que quiso su Amor, ocultarse en el cuerpo de un hombre puro y limpio, se ocul¬tó, dejó que destrozaran su cuerpo físico, aparen-temente, porque era también un cuerpo no físico como el tuyo, ya que no era del materialismo, que es el cuerpo humano, no.

Entonces, tienes una forma, tienes un Cristo que llena tu corazón, soy Yo soy el Amor comuniques con todas las Creaturas que estén a tu alcance para que no cierren las puertas para ti, y te den el desamor que tú das. La indife¬rencia que tú das, el desprecio que tú das, y te piden de Dios en Manifestación, y yo, hermano mío, te invito a que te contesta Y las palabras con que tú los heriste. Yo no quiero eso para ti; Yo quiero que abras las puertas de la comunicación humana, y sepas decirle a tus hermanos: ¿Hermano, Hijo de mi Padre, buenos días, cómo estás, hay dolor en ti, tienes una pena, yo quiero escucharte? ¿Porque si tú niegas. . . Qué bien se siente escuchar las penas. ¿Sabes por qué se siente bien? Porque es un bálsamo invisible que pones en él y te hace ser amable. Acabará por amarte Aquel que por ti se ha consolado.
Voy a repetirte esta frase: Acabará por amarte, Aquel que por ti se ha consolado. Y el que tú sepas consolar, él sabrá amarte, ir a ti, platicarte sus penas porque él sabe que tú eres la Fuente consoladora y bendecirá a Dios, por ti.

Así en verdad sabes que tienes: Padre, Madre y Maes¬tro, y que con esta Manifestación trilógica de la Divinidad, tienes un Cielo y un Universo lleno de Vida, lleno de Luz y de Amor, que se unen a ti, porque tú ya te has unido a la Verdad de mi Padre, mis Hermanos y Yo; somos Uno con el Cristo y con el Espíritu Santo, porque mi Padre es en el Espíritu Santo, y mi Padre es en verdad en Cristo.. Entender éstas cosas, es entender, lo contrario es no saber lo que digo.

Tú no puedes separar la Trilogía que mora en ti, como un Espíritu, como un Hálito, como una Vitalidad divina, como una Luz que ya quiere aflorar, porque todo lo que está dentro debe manifestarse fuera, por eso, en todos los que están preparados para la Palabra, los que están preparados; Aquellos que deben saber que con envidias con cizaña, nunca estaréis preparados para el Cristo, no porque eso estorba al Cristo para manifestarse; estar preparados es estar amorosos con todos, y ver a todos por igual, tanto al pobre como al rico; pues de no ser así, escogeré primero al Pobre y después al Rico, ya que el Rico no tuvo la alegría del goce espiritual en este Mundo; y el Pobre me tiene a Mí, que soy su alegría y su esperanza, y el Rico tiene vagando la mente y viene a él la vanidad, y después de la vanidad rueda, rueda descendentemente, porque la Espiritualidad, es contraria a la vanidad.


P. Si todas estas cosas son verdad, ya no hablaré como lo hice entonces.
D Tú hablarás diciendo: "Yo soy Rico, ten¬go Padre, tengo Madre Divina, que Espíritu San¬to es, tengo al Cristo que Maestro es; tengo mi Universo que es de mi Padre y que es mío. Soy Rico porque a todos amo, y por eso todos me aman, pues si no los amara, no me amarían. Enton¬ces, yo soy feliz, porque siento la felicidad de mi espíritu; yo soy Ligero para volar, para elevarme alas Altas Moradas de mi Padre, porque Yo soy, no la Carne no; yo soy Aquel que es completo sin la Carne, soy un espíritu, soy Alma que piensa, que siente, que ama que vive, puesto que todas las acciones sin la Materia, el espíritu las lleva a cabo, porque cuando deja otros cuerpos porque son inferiores y ya no los necesita, sigue él con los Cuerpos que deben llegar a ser Luz, para ilu¬minar al Mundo; por eso he ahí el Discípulo y el Parvulito.

P. ¿Por qué los Asesinos son asesinos?
D. Porque no han escuchado al que mora en ellos, porque no han escuchado a mi Padre que Quiere que en vez de dar muerte, den vida; que en vez de herir den la mano y abracen a su Her¬mano. Aunque la muerte es Negatividad es una palabra negativa, porque de hecho, nadie muere, pero ninguna Creatura espiritual, está hecha para la negatividad, está para la espiritualidad que es positiva; siempre positiva; y debes escribir den¬tro de tu Alma, dentro de ti: "Si yo tengo un Sol en mí, ¿por qué ando buscando antorchas peque¬ñas, que las apague el viento, para alumbrarme en las noches con ellas?

Yo tengo un sol dentro de mí, que está lanzando y enviando sus rayos, envía sus centellas hacia afuera; mi espíritu ya quiere comu¬nicarse, mi espíritu ya quiere hablar como todo espíritu hablará desde su propio cuerpo, porque se hará la comunicación interna hacia lo externo pero todavía no estáis preparados porque todavía tenéis...

¿ Queréis saber lo que tenéis? El Anti-Cristo, en Vosotros, porque no queréis amar a los demás humanos, porque sentís para ellos alejamiento y aborrecimiento, envidias y cizañas, y ese es el Anticristo que está en ti; cuidate de él porque produce desarmonía y cizaña en donde está, divide y aparta.

Lo que no es Amor, es desamor; y lo que es desamor, es desarmonía; y lo que es desarmo¬nía, ¿qué es? Desorden, confusión, mas lo que es Amor... Oh Belleza Lo que es Amor, tiene los brazos extendidos para abrazar al Mundo en¬tero. Y decir al Humano: Aquí está mi corazón, aquí está mi pecho, deposita tus penas en mí; porque así hago Labor al Espíritu, porque mi espíritu me pide a mí amor, a través de la Concien¬cia. Habla, pero habla ya como Discípulo -Y el Parvulito sigue haciendo preguntas-.

P. Por qué entonces, Dios se dejó ganar por la Maldad, puesto que está ganando la Maldad?

D. No, eso no. El final de estas cosas es el Triunfo de Dios, en la Humanidad, en las Almas y el Universo, en el Gran Cósmico, El Triunfará. El final para el hombre, no está lejos, mas para el espíritu hay prisa, porque el espíritu necesita en verdad, ir a su casa, al Universo; ir al Padre, con nuestro Padre. Poco a poco, el Parvulito preguntaba una cosa y otra cosa.

P.¿ Cómo nació la luz del día, cómo vino la luz del día.
D. Nació de Dios, como nacen las Estrellas, como las viste tú, Oh Alma mía.

P. ¿Y si yo no siento amor por mis Hermanos, cómo hacer para sentir lo que no siento?

D. Eso demuestra tu escasa evolución. Todavía en tu camino existe, apoderándose de ti la animalidad. Y hay animales más nobles que algu¬nos hombres, como los asesinos, los hombres a veces son peor que los animales.

P. ¿Por qué? Hay muchos por qué, y solamente con la Luz de la Sabiduría que está en ti, si la dejas manifestar, serán contestados uno por uno de los por qué. Y al hombre Profano no le es dado sa¬berlo todo, porque no podría con todo. Porque no puede expresarlo todo, porque no sirve para todo, porque le falta más espíritu, más verdad, más preparación. Le falta la aparición del Foco de la Conciencia, para que sepa por donde va.

-Habla el Maestro.
Yo quiero que tú seas el que estudiando qué es lo que dice el Discípulo y cuál es la voz del Párvulo, comprendas entonces, qué bajo está el Parvulito, y cómo se va elevando al Discipulado, el que dulcemente quiere ir a la Casa de mi Padre. Y tú, en el que el Maestro ha puesto sus complacencias, al atender tus ruegos, dime: ¿ Tú no quie¬res ir a la Casa de mi Padre?

Se acercaron ya los dos mil años y todavía estás con tus labios duros y no dejas al espíritu, que dice: "Sí, quiero ir a la Casa de mi Padre. Todavía estás duro, Pueblo mío a pesar de tanto amor que dejo en ti, y hoy pregunto a Vosotros, Almas Amadas, no queréis ir Vosotros a las altas Moradas de mi Padre?

He ahí, este es el estado de conciencia de los míos, qué pocos contestan. Qué pocas Antorchas se han encendido, qué pocas Luces existen todavía! Pues nuevamente volveré a hablar y volveré a hablar, y hablar respecto al Parvulito y al Discí¬pulo, y el Parvulito le preguntó a los Discípulos.
P. Si yo he ofendido sin querer, con palabras hirientes, ¿qué debo hacer?
D. Debes pedir perdón.
P. ¿Y si ya pedí perdón y no me han con¬testado?
D. Debes volver a pedir perdón.
P. ¿Y si ya pedí siete veces perdón y no me han contestado?
D. Usa la Humildad, y pide perdón setenta veces siete, hasta que tú aprendas la humildad, lle¬garás al Reino de mi Padre. Si tú todavía te rebelas, si todavía ofendes a tus Semejantes, a los que te sirven, a los que te han amado en un tiempo. ¿ No quieres pedirles perdón? Y tienes que pedírse¬los en Alma, porque en Alma se van a ver y se van a hablar, y ahí se van a decir las verdades cada uno, no para disculparse, al contrario, para reco¬nocer los errores que los desarmonizaron.

De alma en Alma, estarán los hombres como en un careo, vas a estar con Aquel con el que estuviste en con¬tienda, que estuviste en enojo, no a disculparte, sino al contrario, a pedirse mútuamente perdón, y al pedirse perdón, surgirá el Amor que es el Per¬donador.

El Amor perdona, como Yo te perdono, y el Amor no ofende, por eso Yo te acaricio y te enseño con mi Ley, porque las Leyes son formadas por mi Padre, todo Amor y Armonía, todo Sabiduría, y El, que formó a las Leyes, te for¬mó a ti.

Y quiero que tengas Cátedras precisamente para Aquellos que vienen diciendo como el Parvulito. ¿Y si no tengo yo religión, dime a qué religión debo ir?

D. Hay en ti la Religión del Amor, hazla en ti, porque el Amoroso está en ti, pero reúnete en algún lugar en donde se hable de Dios, para que ahí se amen reunidos en Grupo, los unos a los otros y se sirvan y se perdonen, porque no va a cada uno a buscar su soledad, su desierto, su peña lejana, en lo alto para no comunicarse. No lo hagas; no ves que tú quedarás también incomunicado.

Cuando desencarnes y busques en Alma un Angel para preguntarle algo, y no lo halles, y busques la comunicación de un Protector, y el Protector cumpliendo la Ley no se haga ver aunque este cerca de ti, pero tú no lo ves, y te sientes solo que como dejaste solos a los demás, te sentirás solo tú también, te sentirás humillado, como tú humillaste a los demás. ¿Para qué naciste? Sino para apren¬der el Evangelio; Yo quiero que nazcas a la Vida de la Gracia, así que haz caridad y más caridad con todos los que próximamente puedan recibir tu auxilio, porque en verdad es una obligación que impone y marca la Ley. No has hecho ningún bien para que seas aplaudido, lo que tú crees que has hecho, es muy poco para lo que debes hacer.

P. ¿Y qué haré yo para lavarme si me en¬cuentro tan sucio? ¿Cómo buscar yo el agua que ha de lavarme?
D Búscala y la encontrarás, se llama llanto y está en el sentimiento. Llorar, llorar y llorar, si te sientes muy pecador, llora para que te laves, porque si no hay agua de lluvia, si no hay agua fuera; lávate con lágrimas de tus ojos, pero purifí¬cate. Si llorando has de reconocer tus errores, lá¬vate con agua, no con agua humana, sino con lá¬grimas que conmueven, con lágrimas que surgen del sentimiento del corazón; órgano sensible del Alma, del corazón, por el cual el Alma emotiva, desborda ternura, por eso Yo quiero que seas dul¬ce y tierno, manso, bueno y sencillo.

Y en verdad, Yo os digo a alguno de mis Trabajadores, de los que tienen mucho Conmigo, recogiendo mi Palabra y que trabajan mucho para el Bien, y que son míos, y que les he puesto nombre espiritual. Sabréis conocer ya al Discípulo, y sabrás conocer la voz del Parvulito, que pregunta al Discípulo que contesta. ¿Qué sois Vosotros, Dis¬cípulos o Párvulos? ¿ Sabéis que el semblante del Discípulo, es todo serenidad y sobre todo, bondad; una mirada que acaricia con la bondad, y una se¬renidad que dice: Toda violencia es desarmonía y toda desarmonía trae consecuencias similares.

Así es tierno y dulce en su mirada y en su palabra, sabrás ya conocer en qué estado estás tú y en qué estado están tus compañeros que trabajan con¬tigo, ¿Cuántos Discípulos crees tú que yo tengo en mis Recintos llamados Escuelas? Llamarles como queráis; Recintos o Templos, porque no importa la religión que se lleve, importa que se haga el bien espiritual, porque es el Tiempo de las Recti¬ficaciones, porque es el Tiempo del Avance, porque es el Tiempo de la Justicia, porque es el Tiempo de Causas y Efectos.

He aquí los efectos, y es el Tiempo en que Yo, tu Defensor, te digo: Si tú pu¬dieras entrar al Reino como es Paz, no te repetiría tanto mis palabras, de prisa, pero no puedes en¬trar al Reino, como estás, porque estando en el Mundo, ensucias al Mundo moral y físicamente, ¿cómo vas a penetrar al Reino con una mente que piensa, pero siempre tiene su yo personal: "Yo voy a hacer para mí, yo quiero para mí". Y el: "para mi", es la negatividad del espíritu. ¿Y qué quie¬res para el espíritu, y qué quieres para tu alma, y con qué vas a hacer tu Reino en la Casa de mi Padre? Yo te amo, Pueblo y por eso Yo te hablo en esta forma; déjame amarte, diciéndote verda¬des para iluminar con ellas a Aquellos que no saben lo que es mi Luz.

Uno de Vosotros, uno de Aquellos que hace tiempo que me siguen y escriben, que hable. -Tú contesta, Amado, Porque te estoy tocando tu corazón.

Contesta el Hermano Miguel.
-Maestro: sobre las diferencias que has ex¬puesto entre Párvulos y Discípulos, yo encuentro las siguientes:
-El Párvulo, ni siquiera se espera a ser ten¬tado por los goces de la vida, para obrar mal; el Párvulo se tienta a sí mismo todavía, y él es el res¬ponsable de sus propias desventuras; el Párvulo todavía no se encuentra suficientemente limpio, para poder experimentar el goce de dar, que es el goce del espíritu, todavía está sujeto al goce de recibir, y por ello se ensucia frecuentemente; el Párvulo ni siquiera se ama a sí mismo todavía porque se entrega a los vicios; el Párvulo no ama a los demás y menos a Dios, porque a Dios que es el que posee todo, como tú lo has dicho, sola¬mente se le puede amar en sus Hijos.

Maestro:. Amado mío, a ti, era al que estaba to¬cando su corazón, porque quiero que seas Participe conmigo. Tú me has ayudado mucho al Trabajo, a lo que hay que darle al Mundo, y todavía te que¬da, como a tu Hermana Amparo, poca vida en la Carne; pero como ustedes dos empezaron el Men¬saje, desde que tú hiciste los Libros, mis Libros; hoy Amado mío te he tocado tu corazón, porque voy a darte una encomienda: He dicho que en esta mañana se abría una nueva veta de oro, un nuevo Camino, una nueva forma de enseñar el Nuevo Mensaje, así, como le llega fuerte a cada uno; y he pensado que la Palabra del Discípulo y del Par¬vulito, Amado mío, tú vas a escribirlo como el: Libro del Diamante, como el Diamante que cierra los Libros de Cristo, aquí en lo que tú trabajaste.

Cuando trabaje ella, por la que estoy dando y seguiré dando, lo poco que falta dar. Quiero que estés con ella porque quiero seguir desarrollando el Mensaje del Discípulo y el Mensaje del Parvu¬lito, ¿sabes que con ello se puede hacer un Libro que abra verdaderamente el entendimiento del Hombre hacia la Sensibilidad de su Hermano? Se te ha dicho mucho: Toda Creatura es tu Hermana, vela con amor, no la distingas nunca, no la seña¬les, no la desprecies; pues ahora para este Mensaje fuerte del Discípulo y del Parvulito, y quiero que tú los pases como un Nuevo Mensaje para la Hu-manidad, porque esto es parte del Nuevo Mensaje, pásalos, escríbelos, aunque sea un libro corto pero fuerte, unas hojas, no importa, pero que hable de una manera, como debe hablarse en el último de los Tiempos, Aquel que ya quiere manifestar lo que tiene dentro para que salga fuera.

Tú Amado mío, estarás al Pendiente de cuando trabaja y cuando le toque e irás con ella, porque quiero desarrollar y hacer un Libro, unas hojas, un escrito, qué importa, pero quiero dejar del Mensaje, lo más fuerte para la conciencia del Hombre.

No me entendie¬ron de un modo, tampoco me entendieron de otro modo; pues ahora pongo esto, que lleva verdadera¬mente a la Meditación, pero a la Meditación de responsabilidades, al cerrar la puerta de la Comu¬nicación humana, al no pedir perdón o al no ser perdonado, porque debéis haceros perdonar; es de¬cir: El que no es humilde, el Dolor lo hará humilde a base de la fuerza del látigo, porque donde hay pecado, donde hay maldad, hay dolor.

¿ Sabes, Miguel que el llanto y el dolor, van juntos cuando no ha llegado el llanto purificador del arrepenti¬miento que eleva y limpia; porque hay dos formas de llorar: El que llora porque está arrepentido, que llora que se lava que se limpia; y el que llora por otras mil cosas de la que creó la vida, de las pri¬sas de la vida, de las pasiones de la vida. ¡ Cuánto lloras por esas cosas! Ese llanto no lava, no puri¬fica, es dolor en vano, y el dolor en vano, no tiene su corona; así pues Amado mío, a ti me refiero; porque el día que toque, porque este Mensaje voy a hacerlo, porque este es el Principio, porque voy a agrandar y voy a poner las palabras del Discí¬pulo y las palabras del Parvulito; la rebeldía, la inocencia en lucha.

El Inocente, que no conoce la rebeldía, porque es tocado por el espíritu, nueva¬mente Miguel voy a unirte a María Amparo como cuando empezaron ustedes a trabajar. Necesitas saber, porque esto va a seguir, y va a seguir hasta que aquellos que dicen ser Entendidos, corto pero tomen la palabra en forma breve, para que tam¬bién tomen su parte en este Documento de Luz del Tercer Tiempo. Así se llamará este escrito: Luz del Tercer Tiempo. Entonces, piensa en ello, lo que vas a escri¬bir, Miguel, para que tú escribas como escribiste con ella, como dos hermanos que fueron, y dos hermanos que siguen siendo, pero ahora ya no puedes, porque les falta poco tiempo ya no puedes estar tan alejado de ella; háblense, comuníquense, porque este Mensaje lo tengo que dar entre los dos; su entendimiento de ella, sirviéndome, inter¬pretando mi pensamiento, y contigo con tu mano para la escritura. Necesito palabras grandes que espiritualicen al Hombre, necesito conocimientos que desmaterialicen la vanidad del hombre, nece¬sito que la Creatura sea humilde, porque la nece¬sito en el Reino de mi Padre.

He estado contigo, Pueblo mío; ahora que ha terminado la parte general de la Cátedra, paso solamente en lo particular a unas cuantas pala¬bras contigo. ¿Estás dispuesto Miguel, a lo que Yo te digo en este día?
-Sí Maestro.
-Habla con ella, pónganse de acuerdo, por¬que tengo que seguir, tengo que seguir tengo que seguir dando Evangelización fuerte, porque ya no se puede perder el tiempo el tiempo es corto, muy corto; entonces debéis estar a la palabra el uno con el otro y debéis de comunicaros a donde se va a trabajar, y debéis estar listo para recibir el Mensaje y hacer el Libro del Tercer Tiempo, o sea, en donde se va a decir en verdad, cómo quitar la Personalidad que tanto daño os hace, para de¬jar en ello lo impersonal.

El espíritu quiere ha¬blarte con amor, quiere enseñarte con amor, déjale al espíritu tu mente, déjale al espíritu tu voluntad Yo iluminaré tu conciencia, oh mi Pueblo, para que tú aprendas que ya no hay mañana largo, hay un mañana corto, muy corto, granjéate la Gloria.

Esta es mi Palabra, utiliza tu Servicio, para ganarte el Reino, el Reino te espera, dejarás. el cuerpo para dejar que tu Alma, busque las Alturas de lo que es blanco, bueno y verdadero; busca la Verdad, búscala en la Altura busca el Amor, con¬tigo estoy, oh Trabajador, de mi Escritura, y ella Trabajadora de mi Palabra, para que el día en que ella trabaje no pierdas el Mensaje que estoy dando, porque es Mensaje precisamente fuerte, fuerte porque los días llegan, el Remolino se acerca y la turbación está con el Hombre. ¿Miguel, estás presto?
-Sí Maestro. Nada más quería preguntarte:
Este Mensaje, es distinto al Mensaje del Maestro Misionero y diverso al Libro Mayor que se ha hecho?

Maestro:. Todo en uno, y uno en todo. El Libro Mayor, lo trabaja mi espíritu y mi misionero; el misionero trabaja mi voluntad en lo que puede en cada cerebro, es la medida; el Cerebro es la medida: Poco, mediano o más. Entonces, fíjate bien lo que Yo te digo: Todo es uno, y todo es mío. El Mensaje del Misionero es mi Voluntad, mi Mensaje, es mi Voluntad, y todo es Uno, porque los Tiempos están cerca, el espíritu está pronto, más la Carne es débil, así pues el Misionero es -fíjate lo que te digo para Mí, mi Trabajador, que pone en cada uno de los labios, lo que cada Criatura puede dar, muy poco, mediano o mucho, pero todo viene de las posibilidades humanas. Mío es el Misionero, mío es todo, y todo es de mi Pa¬dre; Yo también y tú y todos, somos de mi Padre.

¡ Oh gran Sol de soles, Luminar de lumina¬res, todo Tú, uno, Uno tu en todos, mi Padre es Uno, y el Misionero pasa lo que puede hasta donde puede, mas Yo quisiera que pasara mucho; Semi¬llita de Rosa fina que te trae en Verdad al Reino, para que tengas entendimiento y vengas conmigo al Reino de mi Padre, vamos, Miguel, vamos.

Todo es Uno y Uno es Todo, Vamos con El, Creaturas humanas que estáis escuchando mi Pa¬labra, Vosotros que estáis escuchando mi Cátedra; vamos todos con el pensamiento, vamos todos por el amor; vamos todos por la Luz, amaos los unos a los otros, con el amor que Yo os he enseñado. Todo es Uno, Uno es todo; vamos a El y El está con cada uno; oye la Palabra, siente la Palabra; amaos los unos a los otros, amaos los unos a los otros, perdonar, entended y unificar.

Mi Paz y mi Amor os dejo, mi Paz y mi Amor os doy. Miguel, sigue con ella a que aprendas lo que tengo que decir, porque cada vez hay poco tiempo y hay trigo de oro, trigo bueno, queréis trigo, queréis el Reino que Yo doy para Vosotros, vamos conmigo, elé¬vate, elévate de las cosas de la Tierra, busca al Reino de mi Padre, porque el Reino de mi Padre está abierto, amar, perdonar los unos a los otros, daos el abrazo, daos el olvido, pues de no ser así, seguiréis la Rueda, la Rueda del Camino, volver, volver y volver. Amaos los unos a los otros con el amor con el que Yo os he amado. Unios los unos a los otros como si fueseis gotitas de agua que van al Mar, llenos de Cielo, llenos de Luz y todos van al Mar. Vamos al Mar, vamos al Rey, vamos al Padre, vamos al Cristo, vamos al Santo Uno. En Nombre de mi Padre, Yo esperé y seguiré espe¬rando, voy delante de Vosotros, ven. Di conmigo:

"Padre voy contigo, lléname a mí; Padre voy contigo, perdóname ya, ya no voy a cometer los errores, sólo comete errores la Materia, porque el espíritu está encima de todas las cosas; el espí¬ritu es sobre todo; primero el espíritu y luego la Materia. El espíritu dice: Padre, recíbeme estoy dispuesto a perdonar, perdóname, de adentro del corazón, Padre perdóname, Padre, perdóname.

Continuación…….
Maestro:. Una vez más, el Espíritu omnipresente manifiesta la Palabra a través de Aparato humano; una vez más, la Mente de Jesús Cristo se comunica mentalmente amorosamente, con las Creaturas, con mis Ovejas amadas; una vez más llega a ti mi Llamado, para darte con mi Llamado la forta¬leza porque tienes que seguir, porque Yo soy el Camino, y en mi Espíritu está la Verdad y está la Vida, porque mi Padre y Yo, Somos Uno, ya te lo he dicho; por tanto el Pensamiento Cristico, se convierte nuevamente en palabra humana, como complementario del Mensaje, es un complemento:
Pensamiento y Palabra, para traerte, oh Auditorio Amado, mi Mensaje como alimento para ti.

Mensaje super humano, como el alimento que necesita tu entendimiento, tu comprensión, tu alma, tu ánimo, porque estás triste, sobre todo en este Tiempo estás triste. El que te ama, el que te ha amado siempre, antes de que el Mundo fuera, ya mi espíritu era Uno con mi Padre, amaba a un Mundo que iba a formarse, y amaba con ese Mun¬do a todo su Contenido, a cada arenita de la Mar y a cada Hijo de Dios, que es hijo del Hombre.

Mi Amor, siempre eterno, es el eterno Pre¬sente para ti; he aquí que traigo para tu compren¬sión la Luz necesaria porque tu conciencia nece¬sita ya alumbrar, aumentaré tu Luz, para aque¬llos que saben y quieren aumentarla. Para conmo¬ver los corazones, para despertar a las mentes a la sensibilidad espiritual. He tomado ya desde una Cátedra pasada, un tratamiento más para los cora¬zones humanos, una fase más de la Enseñanza, más del Nuevo Mensaje, una forma más porque esta forma se encarga de ayudarte a comprender y a despertar la ternura que está dormida en ti, y te hablaba así. Comprenderás algo de la conversa¬ción de un Discípulo y un Parvulito y el Discípulo contesta porque tiene la Luz del Espíritu Santo, el Parvulito tiene la Luz del Discípulo, el Discípulo al contestar, deja que el Parvulito pregunte todo lo que quiera, y repita las preguntas las veces que quiera; y el Discípulo siempre dará las contesta¬ciones necesarias, aunque sean repetidas.

Triste, muy triste, le pregunta el Parvulito al Discípulo:
P. ¿Por qué, habiendo tanta gente en el Mundo, me siento tan solo y me siento tan triste, rodeado de gente?

Dicipulo: Busca a Dios y te llenarás de grata am¬brosía, te llenarás de Felicidad con su Divina Pre¬sencia, todo tu Ser. Busca a mi Padre.

P. ¿ Cómo voy a buscarlo si nunca lo he visto como es su Rostro ni sé cómo son sus Ojos, cómo saber que El es, dónde encontrarlo para ha¬blar con El?

D. No lo has encontrado porque lo huma¬nizas, no lo has encontrado porque lo materiali¬zas, porque lo haces personal dentro de tu mente. Así no lo hallarás, oh Parvulito, no lo hallarás pensando que tiene una forma humana, y pensan¬do que tiene una estatura y un color humano.
P. ¿ Entonces, cómo he de amarlo, como amar lo que no se ve, cómo amar lo que no se co¬noce?

D. Mi Padre, que es tu Padre y que es el Padre de toda Creatura humana, mi Padre, es: Espíritu, y quien lo ame, debe amarlo sintiendo que El, es Espíritu, y que del Espíritu, es la Verdad y la Vida, y todas las Grandezas que irás com¬prendiendo a medida que dure la larga Clase.


P. ¿ Y cómo voy a ver al Espíritu?
D. De cierto te digo que los ojos carnales, no pueden ver al Espíritu, los oídos carnales no pueden escuchar al Espíritu, la dulce armonía de la Vida, dada en un Mensaje glorioso, no puedes escucharlo con voz humana, porque en verdad cada vez que alguien humaniza a mi Padre, menos lo encontrará, porque lo que es Espíritu, es invisi¬ble para el ojo humano y ningún oído puede encon¬trar su dulce melodía, melodía maravillosa de la Vida pues El es Vida, y su Mensaje es Vida, y Amor y Vida y Verdad, no son tangibles, no se ven como se ven los colores conocidos en la Tierra.

Mi Padre es Espíritu, y el Espíritu busca al Hu¬mano, y sobre todo, siéntelo, porque necesitas desarrollar el Sentido maravilloso de la Sensibi¬lidad, de la que muy poco se habla, pero esa Sen¬sibilidad, debes espiritualizarla, desarrollarla para espiritualizarte con ella. Sé sensible a la Vida divi¬na, sé sensible al Amor del Creador, sé sensible a la Verdad de la Gloria, sé sensible a tu propia Alma, a tu espíritu que vive en ti, sé sensible sim¬plemente a tu Interno, santuario del Invisible

P. ¿ Y quién eres tú que así me hablas?
D. Yo soy un Discípulo de Cristo, y tú eres un Parvulito de la Vida, de la vida humana, por cierto, hasta ahora.
P.¿ Y si tú eres Discípulo de Cristo, dime Por qué entonces los que lo amaban, permitieron que le quitaran la vida?
D. Oh Parvulito amado, un error tras otro error, y tantos errores forman una cadena de errores, al Cristo a Jesús Cristo, al manifestar divino' de mi Padre Celestial, nadie le ha quitado la vida, pues El es la Vida misma destrozaron el cuerpo, eso es verdad, pero al destrozar el cuerpo, su espí¬ritu vive y vivirá siempre, porque en verdad la Vida, no está en un lugar, la Vida es omnipresente. y Cristo es como el Padre, Omniciente y Omnipo¬tente, por tanto, apartaron su cuerpo, destrozaron su cuerpo, pero no le quitaron la vida.

El es Vida, El es Amor, permitió eso, que brotara su sangre que atravesaran sus manos y sus pies, que hirieran y traspasaran su costado, que pusieran en su frente, corona de espinas, y al destrozarlo, así en El pal¬pitaba la Vida, así en El, palpitaba el Amor. En aquel cuerpo destrozado, emanaba sangre con amor, sangre con vida, sangre con perdón; enton¬ces, la Vida es y será siempre el motivo y la razón de toda existencia, en todo Planeta, en toda Es¬fera, cósmicamente la Vida palpita y vive, la Vida es Movimiento Cósmico, y dentro de la Armonía, es algo musical que llega no solamente a una Alma, sino a todas Aquellas Almas que quieren que llegue la Vida.

Esa Vida de Cristo que emanó amor y sangre repartiendo a todos, bendiciones. Esa Vida, sigue moviéndose, por ahora en este Tercer Tiempo, oh Parvulito, en las sensitivas Antenas humanas, hace llegar sus pensamientos, y por su voluntad, los convierte en Palabra; entonces viene del Pensamiento la Palabra, y en la Palabra, el Concierto de Cátedras, y en ese Concierto de Cátedra, hay Enseñanza cumbre para iluminar al Mundo, si el Mundo quisiera, alumbrarse con el Foco inmenso de la Sabiduría que está interno y externo, dentro y fuera de la Creatura; todo está lleno de su Luz, entonces, por qué te sientes solo, oh Parvulito, por qué si el Mundo está lleno de hermanos tuyos, Semejantes a ti, iguales en esen¬cia, iguales en todo, porque dime: ¿ No tenéis Vo¬sotros todos, vuestros sentidos dispuestos como ventanas, para que se asome, para que alumbre el Espíritu Santo, de dentro hacia afuera? Como ven¬tanas que se abren para recibir sol y para dar cla¬ridad.

Así pues, son estas cosas, siempre están en todas partes, porque son maravillosas porque no tienen un lugar, porque la Vida manifiesta la vida, y el que pueda entender estas cosas que las entienda.

P. Tú me confundes, si los hombres y muje¬res que me ven, no me tratan, me ven sufrir, no me hablan, no me consuelan, no me dirigen la pa¬labra ¿cómo quieres que me alegren, si no me quieren?
D. Haz probado tú que no te quieren, les has dado tu amor, para saber que no te correspon¬den el amor que les has dado? Alguien tiene que empezar, empieza tú.
Y después con razón te quejarás que no te quieren. Cuando tú hayas dado amor, bondad, esa dulzura que sale del Alma, esa ternura que brota. Cuando tú a cada Criatura le abras los brazos y le digas: "Hermano mío, ven a mí, yo te amo". Háblales de Amor, y ellos te hablarán de amor, y por ti aprenderán a amar. Te quejas de que te des¬precian. Alguna vez les has dado tú, si tienen ham¬bre, si tienen sed, les has dado tu socorro, de acuerdo con sus necesidades? ¿Has acariciado a los niños que caminan por la calle, a veces sin cariño y sin padre? ¿Has llevado flores a los Altares y a los sepulcros? Las flores de los altares son para que tú hagas obra, obra de amor.

Las flores de las tum¬bas, para que tú también hagas obra de amor. ¿No sabes que hay muchas almas que van a los sepulcros, y en su propio sepulcro se ve su cuerpo astral, como si estuviera su cuerpo de carne, sentado en su propia sepultura? Hay Creaturas ape¬gadas a la Materia, que visitan su tumba y la encuentran sin una sola flor, en el olvido.

Y hay almas que visitan tumbas que no son de él, pero que ahí se sientan a meditar, y adentro de aquella sepultura, hay un mundo que se mueve, porque aquel cuerpo sirvió de alimento a los gusanos que viven y que esos gusanos también son vida, vida animal primitiva, y que se están alimentando y que también ahí hay seres que piensan, filósofos que van a meditar sobre la vida de un gusano en una tumba, Filósofos que van a meditar en un altar, en una montaña, en un valle, en un río lejano, pero que buscan meditar para encontrar algo en lo misterioso y profundo de la mal llamada soledad que no existe porque todo está lleno de seres, de pensamientos y de vida.

P. Tú me hablas de una manera, como no me han hablado nunca nadie antes, y quiero que me sigas hablando.
D. Sigue preguntando, que yo te hablaré.
P. Entonces te preguntaré. ¿Y hay Seres espirituales que visitan lo que fue la tumba de Jesús Cristo?
Sí, hay Filósofos orientales, hay Seres espirituales que van a ver ahí la Luz que ha quedado en aquel campo y que no se apaga, y que está iluminando como el Lucero del Alma.
P. ¿Y hay alguien ahí?
D. Sí, Energía maravillosa que alumbra e ilumina, ya que el cuerpo de Jesús se convirtió en Energía Luminosa, en Energía Curativa, En ener¬gía Esencial vitalizante, para que fuera recibida y absorbida por la Humanidad. De ahí viene la Comunión, cuando el hombre dice que comulga, repite el recuerdo de que el cuerpo de Jesús con-vertido en una Energía y luego en una esencia vitalizante, pasó a la Creatura humana, a fortifi¬car.
Y Vosotros tenéis: Hálito de Cristo, hálito de Jesús; fue recibido lo habéis respirado, como se respira el aire; así habéis respirado su Energía, como respiras también el aire cargado de efluvios de Santo Espíritu; porque el aire que respiras está lleno de Santo Espíritu, por la Omnipresencia de la Vida. Y que me oigan los Catedráticos de todos los lugares de Escuelas diferentes: a todos hablo las cosas grandes, para que el Hombre ya no ande con luces pequeñas: cuando hay mucha Luz para alumbrar en grande, en grande se debe de tomar la Luz.

-Entonces, pensativo, muy pensativo, dijo el Discípulo: Si todo está lleno de esa presencia, también los ríos, tienen presencia de alguien, a pesar de que se ven solos y sólo corre el agua?

D: También ahí hay Creaturas correspon¬dientes al Elemento Agua. Todo el Elemento Agua, está manejado por Creaturas que lo manejan; como están los cuatro Elementos, manejados por Crea¬turas que precisamente lo ordenan todo lo manejan y lo llevan a ti. Ellos purifican el aire, ellos purifi¬can el agua, aunque en la Tierra, hay de dos aguas, en la tierra existe el agua que tomas, para lavarte, para limpiar tu cuerpo; pero también existe la otra agua: Las lágrimas, que también son necesarias a veces para lavarte las manchas que tiene tu mente que debe ser purificada. Pensando equivocado, se mancha el hombre y hay que desmancharlo.

El cuerpo se lava con agua, y la mente se desmancha con lágrimas de arrepentimiento, con lágrimas ver¬daderas del corazón, con el sentimiento del alma, llora arrepentido, que esas lágrimas no es agua que vuelve al mar son lágrimas que recibe Cristo, que recibo yo, porque yo soy la Mente y estoy comunicando en este momento a través de mi Pen-samiento, el Mensaje superior que tú estás reci¬biendo.

Hay de dos aguas en tu Mundo, y si tú quieres lavar tu cuerpo, te interesa limpiar el cuerpo, por qué no te habría de interesar limpiar tu mente, para que tu espíritu brille en tu alma. Mira, mira hacia tu Interno ve dentro de ti y cuando tú ya percibas Una Lucecita que ya la sientas, es que ya está en ti empezando la Iluminación de la Di¬vina Presencia del Santo Espíritu. Platiquemos, oh Parvulito de las cosas grandes, platiquemos de las maravillas que hace el Padre Dios en las Creatu¬ras, y entonces el Párvulo preguntó.

P. Entonces, Dios no forma la Carne del Hombre Carnal. ¿Por qué esa Carne?
D. Oh, qué equivocado estás. No hay nada que no forme mi Padre, el hombre no puede for¬marse solo. Solo no, porque no puede formar un ojo humano con Luz propia. ¿Quién puede formar una boca que habla con una voz y decir su pen¬samiento? ¿ Quién puede formar un cerebro que le sirve a la mente para que ella mande decir sus pensamientos? Porque los pensamientos no sur¬gen del cerebro directamente, surgen de la mente primero y del cerebro después; el cerebro recibe de la mente, pero no vienen directamente al cerebro.

Entonces, la mente primero y el cerebro después, y el cerebro maravilloso con esa maquinaria que nadie puede pensar que el espíritu solo de cada Creatura formó su cuerpo, no solo no; él hizo una pequeña parte e inspirado, y todo lo demás lo hizo el Ser Omnipotente, porque el hombre actúa siem¬pre en pequeño, porque el Padre siempre actúa en Grandeza. ¿ Quién de Vosotros puede hacer o rega¬lar una voz, como mi Padre os da a cada uno de Vosotros, para que pueda hablar con sus Seme¬jantes en lo humano? ¿Quién puede hacer caminar a unos pies, dándoles la fuerza y sobre todo el equilibrio para caminar correctamente? ¿ Puede ha¬cerlo un hombre de la Tierra solo? No, solo no, mi Padre da más, el hombre da poco, mi Padre da mucho, y entonces aprende, oh Párvulo, que todas las cosas maravillosas vienen de El, que es Mara¬villoso.
P.¿Entonces, tú dices que eres Discípulo de Cristo?
D. Sí -dijo él-.
P. ¿Y si eres Discípulo de Cristo, cómo mo¬riste tú.
D. Como todos los Discípulos de Cristo. La mayor parte de los Discípulos de Cristo, no fue precisamente, tranquila su muerte, la mal llamada muerte no vino natural; siempre fuimos persegui¬dos y ejecutados, y así yo fui también ejecutado, y como fui también ejecutado, no vayas tú tam¬bién a ser ejecutado, pero tú acá por las bajas leyes, porque si sigues en errores grandes, si quie¬res que te amen y no amas, si quieres que te den todo lo que tú no das, ¿cómo vas a enseñar, si no has aprendido?

Tienes delante de ti, dos Cami¬nos, el Camino del Amor, que es el Camino de Cristo y es el Camino de los discípulos, del Dis¬cipulado: o tienes el Camino del Dolor, que es el camino del hombre, que es pecaminoso, lleno de errores, de caídas y de dolores. El hombre le tiene miedo al dolor y lo hace, lo forma, lo busca y le teme. ¿ Quién puede entender a la Criatura hu¬mana? Sólo el que entiende todo, sólo Dios, sólo mi Padre.

Y en ese coloquio, en esa larga enseñanza de preguntas y respuestas, tengo a bien traer algunas cátedras para doctrinar en ellas, aquellos que no saben entender de otro modo. A ver si saben en¬tender, por preguntas y respuestas. Porque esta conversación será larga y repetida, porque la Hu¬manidad la necesita, y porque es otra forma del Nuevo Mensaje, es: Discípulo y Párvulo en una Enseñanza, uno en un aprendizaje, el otro en¬señando en el diálogo, hay que dialogar con todo, con todo lo que vive y se mueve, porque todo siente y porque todo sabe; si tú tomas una flor con amor, aquella flor siente tu caricia, si tú tomas una flor con rudeza, aquella flor se siente lastimada.

Para qué sirve aquella Criatura que ha nacido y que no sabe consolar al que sufre? Para qué, si no siente la Sensibilidad, si no le ha llegado el Men¬saje del Consuelo a su corazón. ¿Qué puede hacer una Criatura que no sabe amar. Cuando nace una Criatura servicial en la Tierra, cuando nace una Criatura amorosa en la Tierra, toca la campana de la Gloria, porque nace uno que va a amar o a ser¬vir, a ser útil a la Humanidad; cuando nace una Alma consoladora, que toma cuerpo, toca la cam¬pana del Renacimiento, pero cuando nace la mayor parte de Humanidad, que no sabe nada de nada; ni sabe consolar, ni sabe ayudar, entonces dime:
¿Qué sabe, qué hace, para qué sirve, qué espera su Alma cuando deje el cuerpo, qué sembró para cosechar? Detente Criatura humana, que lo que aquí siembras, allá recoges, y estas Cátedras son dadas así, con todo el Fuego Redentor, para redi¬mir a las Criaturas, hablándoles de una manera, de otra manera y de otra manera, y de todas las maneras que sea necesario para que llegue a Voso¬tros, a vuestro entendimiento, la palabra que de la vida, y toca profundamente la conciencia humana, para saber tú qué eres o quién eres; ¿eres Conso¬lador? Dilo tú mismo. ¿Eres Servicial, sí o no, dilo tú mismo.

Medita ya que has nacido para hacer bien a la Humanidad, o todavía no empiezas en realidad. ¿Sabes compartir ya, tu pan, sabes com¬partir ya o todavía no, porque si todavía no compartes ni tu pan ni tu techo, prepárate, prepárate en ese torbellino de reencarnaciones y desencar¬naciones, porque te faltan muchas, muchas, mu¬chas, hasta que sepas consolar al que sufra, hasta que no despiertes al que llora, hasta que alimen¬tes al que tiene hambre, hasta entonces, no reen¬carnarás; pero Bienaventurado Aquel que sufre, viendo sufrir a sus Semejantes; Bienaventurado Aquel que llora y se une con el llanto de sus Se¬mejantes; Bienaventurado el que comparte, si agua tiene, agua da; Bienaventurado el que extiende la mano y dice:

Hermano de mi misma Esencia y de mi mismo barro, de mi misma arcilla; desde hoy te digo para que nací, nací para servir, nací para amar, nací para hacer mi Casa en el Reino de mi Padre; y eso se hace con obras de amor y con obras de bondad y con obras de caridad y con obras de ternura y de dulzura; ama, y sabrás lo que es: Satisfacción, porque queda la satisfacción del deber cumplido, queda la satisfacción del deber -fíjate bien- que el deber ante Dios, ante mi Padre, encontrarás cumplido, y así sigue la Ense-ñanza, el Diálogo entre el Discípulo y el Parvu¬lito. Y seguirá en muchos domingos, en este lugar o en otro lugar, hasta que de aquí se hagan escri¬tos en que el hombre sepa preguntas y respuestas de todo lo que quiera saber.

¿Quién vistió a las Aves y les dio alas y fuerza para volar? ¿Quién formó una ave, y quien cuenta las que han caído por tierra? El, El Divino Ser, el Padre Celestial que está en los Cielos, que es la Parte elevada del Gran Cósmico, en la Tierra y en todo lugar, en ti, dentro de ti, fuera de ti, El ,El omnipresente maravillosamente dio la Vestidu¬ra a las Aves; a ti también te dio tu Vestidura, tu Vestidura de piel primero; mas tú te revestiste a tu alma, a tu Ser, a tu mente, tu Ser que te lo quiere dar todo, porque el espíritu quiere ya mani¬festarse, ya manifestarse por tus obras, que serán sus obras manifestarse por las palabras espiritua¬les, las palabras espirituales que son bellas, porque es el lenguaje superhumano, el lenguaje que edu¬ca al hombre y además, de lo que lo educa, lo sen-sibiliza hacia la espiritualidad. ¡ Qué bello es hablar hermoso, y para hablar hermoso sólo tiene que ha¬blarse por el espíritu, y ser él el que hable la belleza de la Lengua que iluminará la palabra de los hom¬bres de la Carne; toma lo que venga de Luz de Espíritu a espíritu, así pues deja que el Discípulo y el Parvulito se sigan ayudando, sigan hablando y dialogando entre preguntas y respuestas, porque hay mucho que preguntar y hay mucho que con¬testar.

P. ¿ Y por qué, a muchos les da riquezas, les da salud, les da amor y les da todo; y a los otros, les da miseria y se mueren de hambre, por qué es así Dios, qué no sabe dar de igual manera, como da un Padre Celestial, por igual?

D. No seas blasfemo, dice el Discípulo, esto no es que esté mal repartido por la Divinidad, esto es cuestión de obras del hombre caído, y la evolución del hombre que lucha, cayendo y levan¬tando. Hay Encarnaciones en las que da mucho el Padre, pero da para que sean Depositarios, y den a los demás y además da porque unos dieron tam¬bién, porque ya el Alma, debe ser experimentado en esa forma, entiende esto que voy a decirte: En todas las Reencarnaciones del Alma, tiene que te¬ner todo, pasar por todas las formas de Vida; cuando lo merezca así, llorará y será pobre, cuando lo merezca así tendrá abundancia, y si no sabe re¬partir, volverá a ser pobre; cuando lo merezca así, será el buen Rico que reparte, porque sigue viendo a mi Padre, en la misma bondad de su corazón, porque hay algunos Ricos buenos que reparten al pobre y dan para sus tierras, para sus hospitales o para su sostén; no todos los Ricos son malos, ni todos los Pobres son buenos; hay Pobres, que hur¬tan que asesinan, sin embargo son pobres. dos ve¬ces pobres, pobres porque no ha llegado a ellos la educación que da el espíritu, la moral que da el espíritu cuando llega; entonces en todas tus reen¬carnaciones tendrás que tener de toda clase de manifestaciones, de todas formas de Vida, y tienes que pasar por todas las Naciones, por todos los colores, y sobre todo por todas las enseñanzas; desde la ignorancia hasta la maestría, todo esto experimentará tu alma en diferentes cuerpos, pero evolucionando; pues cómo haría el Alma, para que en una sola vez, en un solo cuerpo, se perfeccio¬nara, no, no puede ser.

La Reencarnación es la fuerza de la lógica, es la gran necesidad del peregrinaje de la Escala, la Reencarnación es la necesidad más grande que tie¬ne toda Criatura que va hacia el Reino; antes de llegar al Reino tendrás que revestir toda clase de materia, y conocer toda clase de nacionalidades desde el negro que tu desprecias, tu hermano, tie-nes que vestir su piel y ser igualmente negro como él; y las razas despreciadas, tú serás de todas, to¬das, porque en todas encarnarás varias veces en cada una, todas las veces que sea necesario; no desprecies a nadie, no sea que al despreciar a tus Semejantes te desprecies a ti mismo, cuando en otra encarnación fuiste negro o algo parecido. Tién¬dele la mano al Enfermo, y al Sano, no sea que un día te nieguen su mano, y no tengas una mano en qué apoyarte. Aquel que ve con indiferencia a sus Semejantes, no sirve para mi Trabajo Crístico, porque no me da la Sensibilidad por la que yo amo a mis Ovejas.

Quiero tu Alma sensitiva para Mí, quiero que practiques la caridad, cuyo nombre verdadero, es en realidad Deber; es el Deber sagrado de la Utilidad, de la Compensación de todos para todos, porque todos tienen que compensarse, compensar el uno con el otro; los que fueron enemigos, ten¬drán que ser amigos y hermanos, ve empezando a amar a tu hermano, para que ya no te queden enemigos, cuando dejes el cuerpo, pero piensa, oh Humanidad, piensa que ni siquiera los sepulcros están vacíos, también sirven de asiento a los Filó¬sofos que van a hacerle poemas a la mal, llamada:
Muerte, pensando que aún ahí se encontraron con la Vida.

Oídos que me oyen y que quiero que me escu¬chen además; y mentes que muy poco o nada me comprenden, escuchad la Palabra de Cristo, escu¬chad la Palabra de Amor; ama y obedece las Le¬yes, porque las Leyes, son Mandamientos de mi Padre, para que los hechos sean por el Camino del Amor.

Santo, si eres Servicial, si eres Tierno, si eres Noble; de no ser así, tu marca será con tu propia sangre y de dolor, porque hasta que aprendas a amar, fíjate bien, hasta que apren¬das a amar, el Dolor ya no te hará llorar. Aprende esto: El Dolor ya no te atormentará cuando apren¬das a amar y a perdonar a tus Semejantes. Aprende ya y dime: "Maestro, yo quiero ser ya el Par¬vulito dócil que va a velar al Enfermo, y que le dice al triste, Así escucharás muchas veces, que hago grande, grande la conversación del Parvulito con el Discípulo; preguntas y contestaciones que for¬man nuevos diálogos para decirte todo lo que quie¬ras saber. Cuando esta forma del Nuevo Mensaje, quede escrita, ahí todo lo que quieras de pregun¬tas y contestaciones, las tendrás, por medio de esta forma nueva de enseñanza, sin que te diga, que siempre va a ser igual, pues habrá una Cátedra como antes, y a veces habrá cátedra así, de pre¬guntas y respuestas.

Y tú eres el Parvulito que con mucha gente a tu derredor, te sientes solo, porque no te has llenado el Alma de Dios, porque no has llenado tu corazón de Dios y de Cristo; siénteme a Mí, que palpito de Amor para mis Semejantes y verás que nunca te sentirás solo, ve a extender tu mano y dale al pobre y verás la satisfacción que siente tu Alma, ve por todos los Caminos de la Vida que están marcados para el Caritativo, ve por todos los Caminos de la Vida y encontrarás qué hacer, y Luz para iluminar tus pasos. Estás ya marcado con la Luz del Espíritu ven aquí, siéntate conmigo, platícame tus penas, desahoga tu corazón que sufre, y es un pecado dejar el sufrimiento en silencio, sin que-rerlo oír, porque estás pecando contra mi propio Amor consolador, estás pecando contra el Espíritu Santo, porque no sabes decirle a tu Hermano: Desahoga en mí tu corazón, desahogame tu Alma y que vengan a mí tus pesares; platícame todo lo que te pasa.

Y te sientas en la orilla de un lago, o te sien¬tas en la banca de un camino, o te sientas en la tierra. Si en el camino has encontrado al que su¬fre, no le dejes que se lleve sus pesares, porque es un pecado, es un error, es el error del Egoísmo, ¿quién eres tú para despreciar al que sufre, al que llora? ¿Por qué lo dejas ir con su dolor y no lo atiendes?
¿ Quieres acaso que esto te suceda a ti en los regresos que tengas de nuevo cuando gimas y sufras y nadie quiera escucharte? ¿Tú sabes lo que se siente cuando se busca un amigo, un her¬mano, una hermana para desahogar su corazón y todos se cierran y nadie quiere escuchar? Hieres, resfrías, dejas desamor y después indiferencia, hie¬res sólo, pero no lo hagas, ni lo vuelvas a hacer.

Si tienes cerca a tu vecino o tu vecina, y pue¬des participar de su pesar o de su angustia, que está más allá de tu comprensión. Pídele al Espíritu San¬to que seas dispuesto a comprender, y platícale a los Menesterosos de tal forma, que queden todas sus penas, fuera de él, del que sufre, para que las recibas tú y se las entregues, como un Ramillete de Rosas, a los pies del Padre, o a mis pies de Cristo. Y es figurado, porque el Espíritu es Espí¬ritu, pero te estoy hablando simbólicamente esto para que quede entendido. Entrégale el dolor con¬solado por ti, como un ramillete de flores a los pies del Maestro del Amor, para que el Amor te dé amor, porque tú has dado amor.

Es bello este Trabajo, trabajar haciendo Obra, sirviendo, tú no sabes el lugar que tienes en el Reino, en el Reino de mi Padre, el que es buen Servidor, el que es comedido, el que es consola¬dor, pero no sabes qué es el Reino, no lo conocerás, mientras no reúnas las condiciones que el Espíritu necesita, para que puedas morar ahí.
Yo te espero, oh Creatura mía, oh Pensamiento de Dios manifestado en esos ojos que brillan y en esos labios que hablan; Yo os espero a Voso¬tros, Almas de esos cuerpos que me escuchan; os espero en el Reino de mi Padre, que es mi Reino, pero así limpios, lavados, purificados; que mientras tú sigues lavando con agua tu cuerpo, segui¬rás desmanchando con lágrimas tu mente y tu alma, para que en ella brille el Espíritu.

Ha sido Cátedra del Espíritu, has sido día del Sol, brillantemente, uniéndose la luz del sol con la Luz de mi Palabra y de mi Amor, ha sido para ti, ha sido para tu corazón, ha sido sobre todo, para tu comprensión, para tu entendimiento; usa el en¬tendimiento y recibirás.

Esta ha sido mi Cátedra, su contenido es fuer¬te, deje que descanse un poco el Discípulo y el Parvulito, después en otra Cátedra, seguirán ellos, haciendo diálogo, mientras puedes dialogar tú con tu alma, tú con tu Ser, tú con tu conciencia, tú con¬tigo mismo; búscate en lo interno, búscate dentro y encontrarás -fíjate bien lo que te digo encon¬trarás en vez de un vacío, todo lleno del Padre, porque el hombre, el hombre Templo de Dios es, Templo de Dios manifestado en cuerpo; purifica tu cuerpo en el Nombre del Padre, purifica tu mente, en nombre de Cristo; purifica tu Alma, en nombre del Santo Espíritu. Límpiate Humanidad, que si no te limpias bien con dolor; ama, para que seas lirnpio con Amor, el Amor mío que dejo en Vosotros. Mi Amor sí sabe consolar al que sufre, mi Amor si sabe consolar al que llora; mi Amor sí sabe recibir al que viene a Mí, si ya sois mansos y humildes de corazón, venid a Mí. Y si todavía no sois mansos y humildes de corazón, tendré que es¬perarlo todavía, para que después vengáis a Mí. Pecador, Criatura de Dios, acuérdate que te estoy esperando mi Amor te bendice, mi Amor te espera, mi Amor es contigo, mi Amor será siempre con¬tigo.

Elias Gutierrez Porras
Mensajes: 152
Registrado: Vie Dic 09, 2005 4:25 pm
Ubicación: Cd. Juarez Chih

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por Elias Gutierrez Porras » Mié Mar 24, 2010 8:14 pm

Saludos a los participantes de este foro:

Impostura, engaño evidente:

Lo siguiente no lo pudo haber dicho el Divino Maestro como asegura el escrito anterior. ni antes ni despues de 1950.
Y ni siquiera me voy a tomar la molestia de decir porque, eso salta a la vista.
¿Dice el escrito?

¿Has acariciado a los niños que caminan por la calle, a veces sin cariño y sin padre? ¿Has llevado flores a los Altares y a los sepulcros? Las flores de los altares son para que tú hagas obra, obra de amor. Las flores de las tumbas, para que tú también hagas obra de amor.

Por favor, no se dejen engañar.

Saludos y que estén bien
Elias Gutierrez

AlbertoTrevino
Mensajes: 319
Registrado: Mié Sep 13, 2006 10:09 pm
Ubicación: Monterrey N.L.

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por AlbertoTrevino » Jue Mar 25, 2010 10:30 am

Saludos a Todos
Manzanares Publico el sig. texto

¿Has acariciado a los niños que caminan por la calle, a veces sin cariño y sin padre? ¿Has llevado flores a los Altares y a los sepulcros? Las flores de los altares son para que tú hagas obra, obra de amor. Las flores de las tumbas, para que tú también hagas obra de amor.

lo cual se contradice totalmente con la enseñanza del Tercer Testamento o Libro de la Vida Verdadera, que es la base del Espiritualismo Trinitario Mariano, siendo mensionado nada uno de tantas contradicciones que existen en ese texto.

Que nos dice el Tercer Testamento

08-208.09 No me sentiré ofendido si no me ofrecéis altares ni flores o si no me encendéis lámparas, porque lo que he buscado todo tiempo en el corazón del hombre, es el altar espiritual.

08-208.10 Las flores son las ofrendas de los huertos y de los valles, cuya fragancia y perfume, llega hasta Mí como un tributo de amor. No usurpéis entonces a los valles y a los huertos sus ofrendas. No encendáis más lámparas que la de la fe en mi Divinidad, porque de nada os servirá encender lamparillas de aceite si está en tinieblas vuestro corazón.

08-208.11 No habéis alcanzado a comprender, y menos a practicar la Doctrina perfecta que os he revelado, y cuyo nombre de Espiritualismo Trinitario Mariano, lo dice todo: elevación espiritual, reconocimiento de la Trinidad de manifestaciones divinas y culto a María, la Ternura Divina.

Saludos a todos y No se dejen Confindir
Oremos, Analisemos y Preguntemosle a Nuestro Padre para que nos de la suficiente Luz para aprender a disernir entre lo falso y lo verdadero, y saber distinguir entre la impostura humana y la Voluntad de Nuestro Padre.

manzanares
Mensajes: 157
Registrado: Lun Feb 02, 2009 7:30 pm

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por manzanares » Sab Mar 27, 2010 8:41 pm

AMADOS HERMANOS:

EL LLEVAR FLORES A LOS SEPULCROS O LAS TUMBAS DE LOS DESENCARNADOS ES HACER BUENA OBRA, ES HACER CARIDAD, ES HACER BUENAS ACCIONES..POR SI NO SABIAN EN LOS PANTEONES HAY MUCHOS ESPIRITUS DESENCARNADOS,CERCA DE SUS TUMBAS DONDE QUEDARON SUS CUERPOS, YA QUE AL MOMENTO DE DESENCARNAR..NO ESTABAN PREPARADOS, NO ESTABAN ARREPENTIDOS DE SUS MALAS ACCIONES,MURIERON DE UNA MANERA REPENTINA ETC. ENTONCES ELLOS BUSCAN QUIEN LOS OIGA, QUIEN LOS ESCUCHE, QUIEN LOS ENTIENDA ETC.....SI USTEDES DESARROLLARAN UN POQUITO LOS SENTIDOS ESPIRITUALES, LOS PODRAN CONTEMPLAR, LOS PODRAN VER, LOS PODRAN SENTIR, LOS PODRAN OLER ETC.

EL ELEVAR UNA PLEGARIA, UNA SUPLICA AL PADRE, POR ESTOS ESPIRITUS..ELLOS SALDRIAN DEL MAL ESTADO ESPIRITUAL EN QUE SE ENCUENTRAN Y ENTONCES ELLOS SE DARIAN CUENTA QUE YA ESTAN DESENCARNADOS Y SE DEJARIAN LLEVAR POR LOS SERES DE LUZ A UN ALBERGUE ESPIRITUAL, DONDE ELLOS RECIBIRAN CIERTA PREPARACION PARA PODER NUEVAMENTE ENCARNAR Y PODER VENIR A PAGAR EL KARMA QUE ACUMULARON EN SUS REENCARNACIONES PASADAS.

EL ENCENDERLES UNA LAMPARA, UNA ANTORCHA ETC TAMBIEN LOS AYUDARIA A DARSE CUENTA QUE YA DESENCARNARON.


CABE ACLARAR QUE ESTA SUPLICA O ESTA PLEGARIA, NO LES VA A QUITAR EL KARMA QUE ELLOS TIENEN ACUMULADO..PERO SI LES SERVIRIA PARA DARSE CUENTA DE SU ESTADO ESPIRITUAL EN QUE SE ENCUENTRAN.

TODOS LOS ESPIRITUS TIENEN QUE PAGAR EL KARMA ACUMULADO PARA DEJAR DE REENCARNAR .

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por gerardo » Dom Mar 28, 2010 8:17 am

Jesucristo mismo le dijo a uno de sus apóstoles: "dejad que los muertos entierren a sus muertos" cuando este le pidio dejarlo ir a sepultar a su padre muerto.

Y ahora dice esa participación que les lleven flores al cementerio?

Ese mensaje no puede ser del Divino Maestro.

Gerardo

Elias Gutierrez Porras
Mensajes: 152
Registrado: Vie Dic 09, 2005 4:25 pm
Ubicación: Cd. Juarez Chih

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por Elias Gutierrez Porras » Dom Mar 28, 2010 8:42 pm

Manzanares expresa su parecer:

EL LLEVAR FLORES A LOS SEPULCROS O LAS TUMBAS DE LOS DESENCARNADOS ES HACER BUENA OBRA, ES HACER CARIDAD, ES HACER BUENAS ACCIONES..POR SI NO SABIAN EN LOS PANTEONES HAY MUCHOS ESPIRITUS DESENCARNADOS,CERCA DE SUS TUMBAS DONDE QUEDARON SUS CUERPOS, YA QUE AL MOMENTO DE DESENCARNAR..NO ESTABAN PREPARADOS, NO ESTABAN ARREPENTIDOS DE SUS MALAS ACCIONES,MURIERON DE UNA MANERA REPENTINA ETC. ENTONCES ELLOS BUSCAN QUIEN LOS OIGA, QUIEN LOS ESCUCHE, QUIEN LOS ENTIENDA ETC.....SI USTEDES DESARROLLARAN UN POQUITO LOS SENTIDOS ESPIRITUALES, LOS PODRAN CONTEMPLAR, LOS PODRAN VER, LOS PODRAN SENTIR, LOS PODRAN OLER ETC.

El que lleva flores a un cementerio es porque no cree en la vida espiritual, y solo vincula a sus seres queridos con la materia que tuvieron en la tierra. Con esa actitud corren el riesgo de hacer que el espíritu se encadene al sepulcro de lo que fue su cuerpo en espera de ser visitado, y no sigue su camino espiritual porque piensa que esta muerto. Esta actitud no beneficia ni al que visita, ni al vistado si ahi estuviera.

EL ELEVAR UNA PLEGARIA, UNA SUPLICA AL PADRE, POR ESTOS ESPIRITUS..ELLOS SALDRIAN DEL MAL ESTADO ESPIRITUAL EN QUE SE ENCUENTRAN Y ENTONCES ELLOS SE DARIAN CUENTA QUE YA ESTAN DESENCARNADOS Y SE DEJARIAN LLEVAR POR LOS SERES DE LUZ A UN ALBERGUE ESPIRITUAL, DONDE ELLOS RECIBIRAN CIERTA PREPARACION PARA PODER NUEVAMENTE ENCARNAR Y PODER VENIR A PAGAR EL KARMA QUE ACUMULARON EN SUS REENCARNACIONES PASADAS.

Si desde donde estemos elevamos una oración por nuestros seres queridos y ellos se encontraran aun en sepulcro donde fue enterrado su cuerpo, se haría la luz en ellos y se retirarían más rápidamente de allí. Además nadie sabemos si esos seres queridos al desencarnar tienen mas luz que los que los consideran turbados.

EL ENCENDERLES UNA LAMPARA, UNA ANTORCHA ETC TAMBIEN LOS AYUDARIA A DARSE CUENTA QUE YA DESENCARNARON.

Una Llama material en nada puede beneficiar a un espíritu desencarnado, a un a un ser espiritual ya sea que se encuentre encarnado o desencarnado la única llama que puede darle luz, es la llama de la Fe, del Amor, de la Caridad, y estos son intangibles porque son de origen espiritual y nada tienen que ver con la materia.

A continuacion transcribo algunos parrafos del Libro de la Vida Verdadera, que nos ayudan a hacer luz en este tema:

06-148.48 Quiero que en vuestro altar interior, arda siempre la llama de la fe y que comprendáis que con vuestras obras estáis poniendo los cimientos donde descansará algún día el gran santuario. Tengo a prueba y en preparación a toda la humanidad dentro de sus diversas ideas, porque a todos les daré parte en la , construcción de mi templo.

11-321.17. ¡Cómo gozará vuestro espíritu con cada pueblo que vaya despertando a la luz del nuevo día, la luz del Tercer Tiempo, en el que todos los hombres se unirán para construir el templo espiritual en homenaje a vuestro Dios; el santuario interior donde brillará la llama inextinguible de la fe y del amor.

En relación a visitar los sepulcros:

07-175.25 Orad por ellos, pueblo, no vayáis, a dejar de amarles y recordadles, porque vuestro recuerdo y vuestras oraciones son un dulce consuelo en su lucha. Nunca los imaginéis turbados o habitando entre tinieblas, porque sería tanto como si vosotros os sintieseis capacitados para dictaminar un juicio y una sentencia sobre ellos; y si aquí en la tierra los humanos suelen ser tan imperfectos e injustos para juzgar las causas de sus semejantes, ¿Qué será tratándose de juicios sobre algún espíritu?

07-175.26 Os digo nuevamente, que a vosotros sólo os toca ayudarles con vuestra oración y con vuestras buenas obras en el mundo.

07-175.27 No sintáis la necesidad de que ellos se manifiesten en alguna forma material en vuestra vida, ya sea tomando un cerebro o de alguna otra manera, porque negaríais la espiritualidad, que, os he enseñado. Tampoco tengáis determinado día del año para invocarles, no; meditad en que lo espiritual vive, fuera del tiempo material y por lo tanto, todo instante podrá ser propicio para aproximaros a ellos a través de la oración espiritual.

07-175.28 Cuántos de esos seres a quienes muchas veces habéis imaginado sufriendo turbaciones, son precisamente los que han luchado por acercaros a este camino de luz que ellos no pudieron encontrar cuando estuvieron en la tierra. No lloréis entonces por ellos y mucho menos tengáis luto porque partieron al valle espiritual; no han muerto, simplemente se adelantaron unos instantes al momento en que vosotros habréis de partir; así fue dispuesto por Mí, para que os preparasen el camino.

07-175.29 Pueblo: ¿Creéis que sea necesario que os diga, que nada tenéis que hacer en los cementerios y que las lágrimas que sobre las tumbas derraméis, son las lágrimas de la ignorancia, de la materialidad y el fanatismo?

07-175.30 El espíritu del que lloráis, vive y os obstináis en darle por muerto en aquel cuerpo que desapareció bajo la tierra. Les dais por perdidos, mientras que ellos, llenos de amor os están esperando para daros testimonio de la verdad y de la vida. Les creéis lejanos o insensibles y sordos ante vuestras luchas y penalidades y no sabéis cuántos pedruscos van apartando de vuestro paso y de cuántos riesgos os van librando.

07-175.31 La ignorancia os obliga a ser ingratos y hasta crueles con vosotros mismos y con los demás, aunque debo deciros: ¿Quién puede ser ignorante después de haber escuchado alguna de mis cátedras?

Saludos y que estén bien.
Elias Gutierrez Porras

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Lun Mar 29, 2010 11:07 am

En atención a todos mis hermanos estudiosos de la Enseñanza Divina.

Observación:

No porque en un Mensaje atribuido al Verbo Divino, se encuentre alguna que otra –aparente o real– contradicción, error o mentira dentro de todo su contexto total, quiera decir que todo el Mensaje es Falso; pues existe aún la posibilidad de que sea debido a las fuertes plasmaciones mentales grabadas en el cerebro o en su mente espiritual, del que fungió como Intérprete de dicho Mensaje; o también, pudiera ser, debido a su falta de Desarrollo de su Facultad de Mediaunidad o al de no haber alcanzado toda su Capacidad de Percepción Espiritual, si su Percepción fue recibida de Espíritu a espíritu o de espíritu a espíritu.

Respetuosamente con mucho Amor, Comprensión y Tolerancia, en Pro de la Superación Espiritual del nuevo Pueblo de Israel y de la Humanidad, en el nuevo Tiempo de Cumplimiento Espiritual dentro de la Tercera Era de Luz.

Atte.: Su hermano: Rafael de Acapulco Gro.

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Lun Mar 29, 2010 1:51 pm

Aclaración Especial, dirigida hacia todos mis hermanos:

Ejemplos de Condicionamientos por Plasmaciones humanas, en el uso de Términos Humanos erróneos, infiltrados dentro de los Mensajes Divinos:

08-208.09 No -ME SENTIRÉ OFENDIDO- (os reclamare) si no me ofrecéis altares ni flores o si no me encendéis lámparas, porque lo que he buscado todo tiempo en el -CORAZÓN- (espíritu) del hombre, es el altar espiritual.

Observación y Explicación al respecto:
Debemos Comprender plenamente, que para Dios, no Existe OFENSA alguna; debido a que dentro de su Majestuosa Comprensión y Misericordia Divinas, no existe algo que pudiese herirle, lastimarle u ofenderle, ya que Él, está más allá de lo que los humanos consideran como OFENSA; puesto que sólo se siente OFENDIDO el afectado, cuando no Comprende plenamente los actos contrarios a él, surgidos a consecuencia de la ignorancia prevaleciente aún en sus agresores.

El Altar o el Templo Espiritual, nunca estará en Especial, en alguna Parte Material; sino en el Todo Mismo Material y Espiritual siempre en Constante Expresión; o sea, en el Sentimiento Purísimo de todos los seres o espíritus hijos de Dios, por medio de su Sentir Espiritual. Aunque, se Comprende plenamente por extensión, el Simbolismo existente en la palabra, que al decir: CORAZÓN… no se refiere con ese término, al órgano humano; sino al Sentimiento puro del espíritu encarnado en el cuerpo humano. Para qué Dios iba a buscar en el cuerpo algo que es demasiado efímero dentro de la Eternidad, Dios lo busca dentro de lo Eterno que es el espíritu; y no, en lo perecedero de la carne o la materia.

Otro Ejemplo de errores expresivos Tolerados:

08-208.10 Las flores son las ofrendas de los huertos y de los valles, cuya fragancia y perfume, llega hasta Mí como un Tributo de -AMOR- (la Naturaleza). No usurpéis entonces a los valles y a los huertos sus ofrendas. No encendáis más lámparas que la de la fe en mi Divinidad, porque de nada os servirá encender lamparillas de aceite si está en tinieblas vuestro -CORAZÓN- (ser o espíritu).

Observación y Explicación al respecto:
Los Tributos de AMOR, sólo surgen de quienes Aman; y sólo Dios y sus hijos, son los que están Capacitados para Amar; la carne o la materia animada –para ser más propio al hablar– no Manifiesta Amor; sólo existe ese Sentimiento –repito– dentro de la Conciencia de su Creador; y también, está existente en cada Conciencia de todos sus hijos, formando parte indeleble en cada espíritu. Conciencias o Mentes Espirituales Evolutivas, que fueron con las que el Padre Celestial Dotó a todos sus hijos –los espíritus– al Principio, en nuestro Nacimiento Espiritual, cuando todos sus hijos brotamos Inocentes y Puros de su Divino Ser.

El Corazón, nunca estará en tinieblas sólo el ser o espíritu lo está momentaneamente. En lo personal debemos ser más deductivos y Tolerantes con los errores existentes, siempre y cuando, no conlleven a una contradicción comprobada o a una mentira y que no vaya acorde, con Respecto a la Verdad Contenida y Aceptada dentro de la Enseñanza Divina vertida en palabra humana por medio de los Mensajes del Verbo Divino entregados en los Tres Tiempos pasados de Comunicación Materializada a la altura de la Comprensión humana.

Existen muchos actos Humanos y Naturales, que erróneamente por el ser humano, son interpretados como Actos de Amor o Virtuosos; sin estos Serlos, dentro de la Realidad Existente.

Respetuosamente con mucho Amor, Comprensión y Tolerancia, en Pro de la Superación Espiritual del nuevo Pueblo de Israel y de la Humanidad, en el nuevo Tiempo de Cumplimiento Espiritual dentro de la Tercera Era de Luz.

Atte.: Su hermano: Rafael de Acapulco Gro.

DonRafadeAcapulco
Mensajes: 662
Registrado: Lun Jul 07, 2008 11:26 pm
Contactar:

Re: EL DICIPULO Y EL PARVULO CATEDRA DEL DIVINO MAESTRO JESU

Mensaje por DonRafadeAcapulco » Lun Mar 29, 2010 3:06 pm

Nota Aclaratoria, hacia todos mis hermanos:

No por lo escrito en mi aporte anterior, quiera decir que estoy de acuerdo con ese “mensaje” atribuido al Cristo; ya que para mi interpretación, contiene muchos errores y mentiras dentro de su contexto, pero las señaladas hasta horita, no ameritarían para que fuese descartado totalmente un mensaje que es considerado como “Divino” por sus aceptadores; se necesitarían argumentos más sólidos e irrefutables, para poder demostrar las mentiras contenidas en ellos y también desglosar lo que hayan expuesto de Verdad en los mismos; tomado, –Obviamente– de lo Auténticamente expuesto anteriormente por el Verbo Divino, proveniente de lo entregado de antes del Año 1950.

Respetuosamente con mucho Amor, Comprensión y Tolerancia, en Pro de la Superación Espiritual del nuevo Pueblo de Israel y de la Humanidad, en el nuevo Tiempo de Cumplimiento Espiritual dentro de la Tercera Era de Luz.

Atte.: Su hermano: Rafael de Acapulco Gro.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado