Unidad Espiritual

Foro General de la Tercera Era
Rogelio
Mensajes: 1
Registrado: Mié Sep 13, 2006 11:09 am
Ubicación: Mexico D.F

Unidad Espiritual

Mensaje por Rogelio » Mié Sep 13, 2006 12:31 pm

Hola a Todos:

Quisiera poner a consideracion de todos ustedes el siguiente cuestionamiento sobre la unidad espiritual.

El Padre nos ha dicho que no enfrentemos batallas esteriles, y sin embargo nos seguimos empeñando en hablar de templos de rutina, o de los 22 preceptos, o si los hechos de Roque Rojas, que si las Limpas y la comunicacion con los muertos etc.
Nos ha dicho que hay un tiempo para analizar, pero tambien hay un tiempo para actuar y sobre todo nos ha dicho que quiere a su pueblo unido en lo espiritual.
que estamos haciendo para estar unidos espiritualmente, es triste percatarse que no hemos entendido nada del mensaje y de la doctrina del Divino Maestro ya que seguimos enfrascados en nuestros problemas y cuestionamientos, sin percatarnos que deberiamos estar trabajando de lleno por todos nuestros hermanos, espiritualistas y no Espiritualistas, que practican Culto, religion , fanatismo, Idolatria, eso es lo que menos nos deberia importar.
El tiempo para actuar ya esta dado y solo basta que cualquiera de nosotros lo persiva o lo pregunte en cualquier oracion al Padre o a cualquiera de nuestros hermanos de luz.
Los que tenian que ser llamados ya lo han sido, no todos han escuchado pero si todos han sido llamados.
Lo que se esta dando actualmente en la comunicacion de Espiritu a espiritu va mas alla de lo que en ocaciones nuestro corto entendimiento nos deja saber, sin embargo cuando la comunicacion esta saturada de amor no existen barreras ni limites.
Hace un año se logro a traves de la union espiritual de muchos hijos de Dios (y no Fueron Espiritualistas Trinitarios Marianos) que los huracanes que azotaron la peninsula de Yucatan no ocacionaran perdida de vidas humanas, y sin embargo seguimos sin entender lo que el poder de la union espiritual puede lograr para ayudar a nuestros hermanos que realmente lo necesitan.
Recuerden que ustedes tienen el privilegio de saber de lo que se trata el camino del cierre del 6o Sello. sin embargo la gran mayoria no lo entiende y/o no lo sabe, ellos son los que el padre nos ha pedido que ayudemos con nuestra oracion.

Cuando vamos a iniciarla en conjunto?
Cuando vamos a entender que eso es lo unico que se nos ha pedido?
Cuando vamos a dejar las cosas que nos dividen a un lado?

Cuando vamos a acercar nuestro espiritu a nuestro hermano?

La enseñanza de Padre en este Tercer tiempo esta dada para el espiritu y por lo tanto requiere de un analisis espiritual.

Con Cariño

Y con el mayor respeto

Rogelio






















Rogelio

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

Unidad Espiritual

Mensaje por gerardo » Mié Sep 13, 2006 11:10 pm

Estimado Rogelio:

Me gustan sus comentarios, pero le suplico observe la situación desde varios puntos de vista, para ampliar el sentido de lo que sucede.

Es cierto que hay muchas participaciones con preguntas, dudas, y debates sobre varios temas espirituales, algunos de ellos relacionados con el tercer testamento, o con explicaciones del mundo espiritual, o con los 22 preceptos, o con los centros de rutina, etc, etc, etc.

Pero para mí, muy en lo personal, y hasta donde yo alcanzo a entender, es una muestra evidente de que hay preocupación en varios grupos de reunión acerca del tema de la unificación espiritual del pueblo.

Incluso se han llevado a cabo varias "convenciones" o reuniones a nivel nacional en la Ciudad de México y en algunos estados en los últimos meses, tratando de hacer un llamado a los muchos (o pocos, según sea su criterio) grupos de reunion espiritualista, para tratar de impulsar una labor de unificación entre todos los espiritualistas.

Entonces, para mí es muy claro que existe la inquietud de avanzar, de unificarse, de incrementar la labor espiritual de los que han escuchado el llamado. Y creo firmemente que esta inquietud es positiva.

Todas las participaciones que usted ve en este foro son una pequeña muestra de la inquietud de muchas gentes por hacer una labor más espiritualizada, y una labor más unificada. Pero esto no es fácil, se requiere de mucho esfuerzo, pero se tiene gran esperanza en la promesa que Dios nos ofrece en todas las enseñanzas que nos ha dejado.

Mientras más intensa es la partcipación de algún visitante a este foro, creo que mayor es el deseo de unificar criterios, y mayor es el ansia de mejorar la comunicación entre los distintos grupos espiritualistas.

Varias de las personas que conozco en lor grupos que visito ya realizan una labor espiritual en mayor o menor grado. Conozco a unos pocos que han realizado una labor muy meritoria durante largos años, sin perder la fé en Dios, y sin embargo participan en este foro con cuestionamientos que aunque intensos, creo que son muy saludables y necesarios para los demás participantes.

Yo no creo que sólo están para poner comentarios en este foro y nada más. Al contrario, sé que hay varios que realizan una labor diaria y precisamente por eso son testigos de la gran necesidad que hay de analizar las enseñanzas del espiritualismo trinitario mariano, y de enseñar conceptos espirituales a los hermanos a los que ayudan y socorren.

Por esto le pregunto y le comento al mismo tiempo: acaso no es nuestra misión el llevar la doctrina espiritualista trinitaria mariana a todos nuestros hermanos, comenzando con los más necesitados (espiritualmente)? Yo creo que sí.

Así pues, sea usted bienvenido a este foro, y no se desaliente, que yo creo que detrás de muchas de las preguntas y comentarios que usted ve en este sitio hay un deseo sincero de avanzar en la búsqueda y esclarecimiento de nuestra misión espiritual. No todos tenemos la misma capacidad de entendimiento, o la misma elevación espiritual en nuestra labor diaria. Pero si no intentamos no podremos avanzar.

Gracias,

Gerardo

Gerardo Anaya
Mensajes: 273
Registrado: Mié Jun 28, 2006 11:03 pm

Re: Unidad Espiritual

Mensaje por Gerardo Anaya » Jue Sep 14, 2006 11:43 am

Cuando vamos a iniciarla en conjunto? Cuando nos unamos en Su voluntad.

Cuando vamos a entender que eso es lo unico que se nos ha pedido? Cuando aceptemos Su voluntad.

Cuando vamos a dejar las cosas que nos dividen a un lado? Cuando cada quien deje su voluntad a un lado y acepte la Voluntad de Aquél que le confió la misión espiritual.

Cuando vamos a acercar nuestro espiritu a nuestro hermano? Cuando vayamos en conjunto como un solo corazón, un solo pensamiento, un solo espíritu; pero para ello hay que ACEPTAR la VOLUNTAD de nuestro PADRE y no las pequeñas voluntades como lo pueden ser las nuestras.

Cientos y cientos de reformas se pueden hacer a nuestra forma de comprender o concebir la Obra divina, ¿pero qué cambio o qué reforma necesita la Voluntad de nuestro Padre?

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

Mensaje por gerardo » Jue Sep 14, 2006 6:29 pm

A Gerardo Anaya:

Le agradezco su participación, y estoy de cuerdo con casi todo lo que menciona.

Hasta donde yo he estado acostumbrado en los foros que he visitado, se usan letras de otro color para indicar tono de voz en una plática. Se usan letras de distinto tamaño para indicar algo así como volumen de voz en una plática.

Entiendo muy claramente el uso de los colores en su participación. Mas según los tamaños de las letras que usó parece que está hablando a voz en cuello.

Me alegra su intensidad, pues el asunto es igual de importante, pero quisiera pedirle cuide un poco el volumen de su voz, que sus opiniones son muy claras y fáciles de entender.

Ha habido algunas participaciones en las que se siente como si fueran gritos. No es la suya, por supuesto.

En general, eso es lo que me gusta de este foro, que se puede usar colores y tamaños para dar más énfasis a lo que queremos decir.

Bueno, pero lo que quería mencionar es que yo creo que parte del problema (en mi opinión personal) es que en general no somos personas que se pongan de acuerdo en algo fácilmente. Mucho menos en asuntos delicados como lo son los asuntos espirituales.

Como ejemplo recordemos cómo nos portamos en una congestión de tráfico en la calle. Mientras la mayoría de nosotros esperamos pacientemente en fila a que avance el tráfico, nunca falta el avezado que se sale de la línea y trata de meterse en segunda fila, tratando de ahorrase unos minutos a costa del sufrimiento de los demás. Antes de que nos demos cuenta, ya no es sólo uno, sino muchos, y hasta en quinta fila, o incluso sobre la banqueta. Igual somos en lo espiritual. Mientras muchos tratan de participar en el bien común, siempre sale alguno que quiere hacer las cosas a su manera, y al intentarlo saca de quicio a los demás, y al final todo se hace un desorden.

Creo que usted está muy acertado al decir:"Cuando vamos a dejar las cosas que nos dividen a un lado? Cuando cada quien deje su voluntad a un lado y acepte la Voluntad de Aquél que le confió la misión espiritual."

Y cuándo será esto? Yo creo que por algún lado tenemos que empezar. Y tal vez sea más fácil empezar por algo sencillo y pequeño, que sea fácil de ponernos todos de acuerdo, que algo más complicado.

En alguna reunión le trataba yo de decir a los niños: Cuando oran a Dios, qué le piden? Dénme un ejemplo!. Uno de los niños contestó: "Que quite las guerras del mundo". Le comenté que yo creía que era una petición buena. Pero después traté de ponerlos a pensar: Qué será más fácil: que se quiten las guerras del mundo, o que se quiten los pleitos entre dos hermanos de la misma familia? Todos los niños de la reunión contestaron al mismo tiempo: "pues que se quiten los pleitos entre dos hermanos". Pues yo creo que funciona igual entre adultos. Pidamos a Dios nos ayude con nuestros pleitos personales, que nos ilumine para aprender a controlar nuestros impulsos allí donde estemos, con aquél que tengamos problema. Si logramos la paz con uno que esté más cerca, entonces tal vez podremos lograr la paz con dos, y entonces tres, y así sucesivamente.

Pero si trato de apacentar al mismo tiempo a los veinte que asisten a una reunión cualquiera en el mismo rato, pues probablemente va a ser difícil.

Yo creo que todo se puede, pero poco a poco. Así nos lo indicó Jesús en sus enseñanzas, cuando nos dijo: si vas camino al templo con tu ofrenda, y en eso te acuerdas de una deuda que tienes con tu hermano, deja tu ofrenda allí donde estés, y ve y paga to deuda a tu hermano primero, no sea que te acuse ante el juez y te metan a la cárcel, y tengas que pagar hasta el último centavo. De este modo, si tenemos contiendas en lo pequeño, no debiéramos de tratar de resolver las contiendas en lo grande, sino resolver primero las contiendas en lo pequeño, y ya después Dios nos ayudará a resolver las contiendas grandes.

Hay varias enseñanzas en este sentido en las escrituras. No creo que podamos convencer a todos a un tiempo de formar una sola voluntad con Dios así de fácil. Tenemos que trabajar de uno por uno. Si logramos enseñar y convencer a uno, al cabo del tiempo nos sorprenderá cuando veamos que ya todos escucharon nuestro llamado.

Gracias,

Gerardo Lopez

Gerardo Anaya.

Tocayo...

Mensaje por Gerardo Anaya. » Jue Sep 14, 2006 8:02 pm

Acabo de entrar nuevamente al Foro y leí tu comentario, el cual agradezco; me llamo la atención cuando dices del color y del tamaño de las letras que a veces llegó a utilizar. No creí que fuera interpretarse como un alzamiento de voz. Más puedo decirte hermano a ti como a los demás, que solo lo hago para resaltar algo que me parece muy importante por lo menos para mí, solo eso.

En sí cuando quiero hacer énfasis sobre algo en especial, utilizo los signos de exclamación, entonces ahí, si denoto como puedes tu decir un alzamiento de voz, y cuando más signos de exclamación tenga una frase o un párrafo escrito, es mas grande ese alzamiento de voz, pero mientras no los utilice, será solo algo que he querido resaltar, solo eso. Y si no hay signos de exclamación en parte alguna, es una voz que solo quiere expresar el contenido o la meditación de un tema o análisis espiritual.

Cuando lleguen a ver letras grandes y en color, no me malinterpreten hermanos míos, lo hago muy seguido en la mayoría de mis escritos, así como al iniciar un tema en especial como al terminar el mismo tema.

De antemano gracias por tu observación, muchas de las veces nos son necesarias esas observaciones para mejorar con el transcurso del tiempo.

A propósito, ¿qué Foros visitas?, ¿puedes darnos los sitios webs?

Otra cosa que me llamo la atención y por lo cual me atreví el decirte "tocayo" es porque creo que tu primer apellido es López, para mí es ese mi segundo apellido: Gerardo Anaya López. Qué coincidencia, ¿verdad? ¿Cuál es tu segundo apellido?

Si leen estos párrafos también mis otros hermanos que escriben en este Foro, pienso que no estaría nada mal que cada uno llegase a escribir con su nombre propio, claro si no hay inconveniente; serviría para identificarnos mas mutuamente.

Con respecto a las pequeñas cosas por hacer para lograr nuestra unificación espiritual, en alguna manera tienes razón, más también es de pensarse que el tiempo nos ganó nuevamente en esta Era. Hay poco tiempo para nuestra unificación y al decir o expresar, que solo la Voluntad de nuestro Padre nos unirá, es porque, es lo único que hoy puede llevarnos a una unificación más despierta y más real con los tiempos en que vivimos.

Hace unos años pensaba igual que tú, pequeñas cosas para unificarnos, pero es tan corto el tiempo, que llegue a entender, que nuestros espíritus como Israelitas espirituales tienen la evolución suficiente para atender el llamado del Padre, para no confundirnos más en el camino espiritual y en nuestra misión encomendada.

Bueno espero que haya aclarado lo de las letras.

luis arroyo
Mensajes: 1
Registrado: Lun Sep 11, 2006 3:06 pm

COMO PODEMOS AYUDAR LOS LABRIEGOS QUE NO VIVEN EN MEXICO

Mensaje por luis arroyo » Sab Dic 02, 2006 2:42 pm

En el nombre de mi padre yo los saludo.Como podemos contribuir con las enseñanzas, nosotros que vivimos en Europa?,
Me disculpa de esta pregunta por que yo e intentado acercar a las personas de modo espiritual pero veo que no es facil , aveces he llegado a escribirles a labriegos voluntarios como yo, que viven en diversas partes de aqui (españa, francia ,alemania, .. ) pero ninguno me ha respondido, por que queria saber como esta afrontando este tema o enseñanzas,con las demas gentes y como lo estan dando a conocer.queria sugerencias, pero no me funciono. Algun hermano me pudiera sugerir algo yo estoy haciendo lo imposible , hago lo que puedo ya que tengo una enfermedad (spondiloartritis siero negativa ) y la estoy combatiendo con todas mis fuerzas,y mucha gente me dice que no tengo fe, pero como decimos los mexicanos( Yo no me se rajar),con la ayuda de Dios estoy intentando salir adelante,y creo que como labriego no estoy dando muy buen ejemplo, para aquellos que quiero acrecar a .Dios
Nececito sugerencias y un buen consejo que haga renacer ,el fenix, para resuirgirs de mis cenisas.
gracias que dios los bendiga y la virgen los portega con su manto divino.

gerardo
Mensajes: 323
Registrado: Mié Dic 21, 2005 3:02 am

Mensaje por gerardo » Dom Dic 03, 2006 3:55 pm

Luis:

Yo estoy radicado en Cd. Juárez, Chihuahua.
He platicado con personas que han radicado recientemente en Europa, y además tengo una hermana que radica en Alemania. Por lo que he escuchado de estas personas, es muy difícil iniciar una conversación sobre los temas espirituales con las personas que no saben de esto.

Incluso, puedo decir que aún entre nuestra propia gente (en México) es difícil entablar conversaciones sobre el tema.

Yo personalmente puedo decir que he encontrado más facilidad entre las amistades, o entre conocidos que después de tomar confianza en nosotros se atreven a preguntar qué creencias religiosas tenemos. Y es con estas personas con las que más fácil se puede iniciar un contacto, y poco a poco hablarles del tema que nos interesa.

Por otro lado, cuando cualquiera de nosotros le tiende la mano a un hermano en necesidad, esta persona, generalmente en muestra de agradecimiento, le interesa saber por qué nosotros (usted o yo) tuvimos la caridad de escuchar su llamado de ayuda, o por qué nosotros nos dimos cuenta de la necesidad que aquella persona tenía y acudimos en su ayuda.

El caso es que yo creo que, como se nos dice en las enseñanzas, es a través de nuestra vida diaria, con el ejemplo, como podremos abrir las puertas de los corazones de las gentes. Esto del ejemplo significa para mí que nuestro comportamiento con la gente debe ser tal que se sientan por sí mismos interesados en qué cosas pensamos, y qué es lo que nos motiva a hacer la obras que realizamos.

Un compañero de trabajo me platicó un día una experiencia que tuvo muy impactante. Un vecino suyo parecía ser un hombre solitario, no platicaba con nadie (o así parecía), pero todos los días salía a su jardín a cuidar sus plantas, y cortaba el césped cada semana. Entonces mi compañero de trabajo notó que cierta semana su vecino no salía a cuidar su jardín, pero no se atrevió a ir a su casa a tocar y preguntar si su vecino estaba bien. Fué hasta dos semanas después que volvió a ver al vecino salir a cuidar su jardín. Pero esta vez, el vecino andaba en muletas, y con trabajos cortaba las plantas y las regaba, pero seguía saliendo todos los días a cuidar de su jardín. Al saludarlo, le preguntó a su vecino que cómo estaba, y aquél contestó que bien, con algunas dificultades, pero bien.

Poco tiempo después volvió a notar que su vecino no salía a cuidar su jardín. Pensó que tal vez estaría otra vez enfermo. Días después volvió a verlo en el jardín, pero esta vez en silla de ruedas, pues le faltaba una pierna. Se enteró de que a causa de la diabetes habían tenido que amputarle una pierna. Pero el vecino seguía contestando "estoy bien, con un poco de dificultades, pero bien en general".

Habían pasado varios meses, casi un año desde que veía a su vecino salir a cuidar su jardín, viendo cómo era normal primero, luego en muletas, luego en silla de ruedas, luego al final lo sacaban en silla de ruedas, pero ya no podía cuidar de su jardín por sí mismo, pues había perdido sus dos piernas.

Lo que este compañero me comentó a raíz de estas experiencias, es cómo le impresionaba el ver que su vecino, a pesar de la terrible enfermedad y las limitaciones que le producía, seguía con su afán de cuidar de su jardín, y sobre todo que cuando le preguntaban cómo estaba, aquél contestaba: "bien, con un poco de dificultades, pero bien en general".

Y mi compañero de trabajo nos dijo un día que se sentía avergonzado de quejarse todo el tiempo por cosas menores, acerca del trabajo, acerca del dinero, acerca de las personas, pero cuando vió que su vecino tenía mil veces más dificultades y no se quejaba, sino que seguía con su labor, y al preguntársele siempre decía que estaba bien. Esto hacía que mi compañero de trabajo meditara en sus problemas.

Poco tiempo después, mi compañero de trabajo nos platicó que supo que finalmente su vecino llegó al final de su existencia en este mundo material, víctima de la enfermedad que le aquejaba. Supo por otros vecinos que el enfermo murió tranquilo, sin renegar. Esto hizo efecto en mi compañero de trabajo, pues dejó de quejarse por cualquier cosa, y cambió su actitud acerca de la vida y sus dificultades. Fué entonces cuando estuvo más interesado en saber sobre las enseñanzas de Jesucristo, y en saber sobre qué hace que algunas personas en gran dolor material sean capaces de soportar sin quejarse, y más aún, sean capaces de enseñar a los demás algunas cosas que no tienen nada que ver con lo material.

La lección que aprendimos los que escuchamos esta historia es que probablemente (por que de nada humano podemos estar seguros) la labor que realicemos durante nuestra vida material no rinda frutos en esta vida, sino más allá de nuestro paso por este mundo.

Si pensamos en la labor de los apóstoles durante su vida material, quizá pudiéramos decir que el mundo fué ingrato con ellos, y que no lograron mucho con su esfuerzo y sacrificio. Pero si pensamos que gracias a ellos la doctrina del cristianismo se extendió por todo el mundo, hasta llegar a nosotros, entonces podemos decir que el afán de ellos no estaba en ver frutos en su vida material, sino en sembrar una semilla que iba a tardar en dar frutos varias generaciones.

Así, yo creo que nuestra labor debiera ser con gran perseverancia y fé en que los resultados van a ser buenos, si no en esta vida material, en alguna otra, cuando Dios lo tenga así planeado.

Muchos de nosotros podemos ver que cuando analizamos el transcurso de la vida de nuestros padres y abuelos, podemos ver que algo de lo que ellos sembraron lo estamos cosechando nosotros, y que si ellos no lo planearon así como un legado para nosotros, al menos Dios nos permite ver cómo es que nuestras obras pueden rendir frutos en un tiempo que va más allá de nuestra vida material.

Por ello es que se nos pide que tengamos fé en que Dios sabe cómo tiene planeados los eventos de nuestra vida, para enseñarnos a sembrar como aquéllos apóstoles de tiempos de Jesucristo.

Si acaso pudiera yo darle una recomendación acerca de cómo hacer para poder extender la doctrina entre la gente de la tierra donde radica, sólo se me ocurre el relacionarse con las personas, el tratar de conocer mucha gente e interactuar con muchos, ya sea brindando ayuda dentro de sus propias posibilidades, ya sea espiritualmente a través de la oración, o materialmente, platicando, dando consuelo, dando apoyo moral,etc.

Conozco personas por acá que pudieran decir lo mismo que usted menciona de que es muy difícil, pero ellos persisten en la lucha, y a veces han estado a punto de renunciar, pero Dios les deja ver señales de que no deben rendirse, y siguen en su camino.

Tenga fé, y si puedo ofrecerle un poco de compañía desde acá, pues somos varios los que participamos en este foro, y estoy seguro que hay algunos que pueden ofrecerle otros consejos y palabras de apoyo.

Gracias por sus comentarios.

Gerardo

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados